Reflexión en Cataluña

Estimado amigo lector,

En unos días hemos de votar en Cataluña para elegir los representantes en el Govern.

Para aclarar las ideas, ¿Qué consecuencias directas se derivan de la posible proclamación de la república independiente en Cataluña?

La ruptura desde Cataluña del acuerdo Constitucional tiene por lo menos dos requisitos a cumplir. Por una parte, la autorización de todos los ciudadanos españoles para su independencia. Y por otra, acordar el modo de devolver a los españoles la deuda contraída durante la democracia por quienes han estado representando a Cataluña desde sus instituciones.

Dicho esto, el programa del Partido Familia y Vida no aparece en esta convocatoria electoral porque su candidatura no ha presentado los avales exigidos por los partidos políticos con representación parlamentaria. No recordamos que estos hayan expresado su voluntad de acabar con este impedimento. Tampoco plantean votar a las personas, en listas abiertas, o facilitar espacios y tiempos en igualdad de condiciones para todos los candidatos. Tampoco se habla de suprimir la financiación y subvención del Estado a los gastos realizados por los partidos políticos en la campaña electoral, etc.

Para quienes acuden a Familia y Vida, recordamos que nuestro emblema es nuestro lema. Y sabemos que forma parte de un futuro social, político y económico estable. No se puede hablar de Bienestar Social si no se ayuda al concebido para nacer, y a tener padre y madre, con salario maternal. Tampoco hay Bien Común si no se ayuda a la familia a superar las dificultades que a lo largo de la vida surgen para atender las necesidades de sus hijos; de manutención, ropa, educación, enseñanza, sanidad. Tampoco hay Empleo digno si no se facilita con salario y condiciones de trabajo adecuados, haciendo real la conciliación familiar. Tampoco hay Libertad de pensamiento ni de opinión si no se permite nacer al concebido, ayudar al matrimonio entre hombre y mujer, la implantación del cheque escolar, la conciliación familiar, la diferencia natural entre la mujer y el hombre, la creencia religiosa, etcétera.

Tenemos claro que nuestros objetivos son muy básicos y que están ligados a la sociedad del futuro. La que tenemos que garantizar para nuestros jóvenes.

Pero, ¿En qué marco político?

En el que decidan los ciudadanos y ateniéndonos a la ley. Y la ley emana de la Constitución, que garantiza la convivencia y cohesión social.

El Partido Familia y Vida plantea votar, sin lugar a dudas.

Ya hemos visto para qué ha valido el voto útil y el mal menor considerado durante los últimos años; para crear el mal mayor. Tenemos que pensar en el bien posible, y, como mínimo, en el voto en conciencia.

Y si no encuentra la opción política para confiarle su voto, le proponemos/ le propongo que vote al partido político más afín pero escribiendo en la papeleta de su candidatura aquello que le reclama o recrimina de su programa o ideas. Poniendo, por ejemplo, “El aborto es un crimen”, “El empleo tiene que ser digno”, “La mejor oferta educativa es el Cheque escolar”, “¿Para cuándo el Salario Maternal?”, “Hombre y Mujer somos personas diferentes”.

¡Superemos los complejos y miedos, los respetos humanos, los prejuicios, que nos paralizan! ¡Y vivamos y trabajemos con esperanza activa, poniendo manos a la obra!

Espero que ese gran porcentaje, próximo al 40 %, de ciudadanos que no acude a las urnas habitualmente tome parte activa en estas elecciones y hagan saber su opinión para que el resultado facilite la interpretación y toma de decisiones a los próximos responsables políticos.

Gracias por su atención. Y si le gusta, ¡Difúndalo!

Miguel Aguilella

Partido Familia y Vida

A la M.H. Sra. Carme Forcadell y a los diputados y diputadas del Parlamento Catalán

Desde el Partido Familia y Vida nuevamente nos dirigimos a Usted para hacer una propuesta al Parlamento.

En las últimas elecciones catalanas de 2012 y 2015, nuestra formación no pudo participar por no reunir el número de avales requeridos que la ley electoral española marca y que rige en Cataluña. Con la legislación vigente en Cataluña, -ley de consultas catalana- tampoco es posible nuestra participación.

Pues bien, entendemos que mientras no tengamos ley electoral propia, seguiremos sin poder participar sino de forma eventual y siempre con la carga discriminatoria de conseguir el 0,1% del censo electoral en cada circunscripción. En la circunscripción de Barcelona se necesitan más de cuatro mil avales cada contienda electoral.

El Partido Familia y Vida nació en 2002 y participó en todas las elecciones hasta 2010, a partir del cual sólo lo hemos podido hacer en pocas ocasiones debido al sobreesfuerzo que implica alcanzar de nuevo en cada nueva convocatoria electoral el número de avales electorales, siendo esto un punto de partida absolutamente discriminatorio respecto de los partidos parlamentarios.

El objeto de esta carta es exponer nuevamente al Parlamento Catalán el déficit democrático que tenemos TODOS en Cataluña y pedir una Ley electoral de mínimos.

Esto permitiría las mismas condiciones de participación y, pues, la igualdad previa de oportunidades a TODOS los partidos, tanto los que tienen como los que no tienen representación parlamentaria actual y daría voz a las personas que ahora no tienen voz para sentirse representados electoralmente. Son los votos de los ciudadanos los que deben permitir la presencia o no de unos partidos u otros en el Parlamento e instituciones representativas, y no unas pre-condiciones que cierran el paso a los partidos aún no parlamentarios y favorecen la endogamia de los partidos actualmente parlamentarios.

Proponemos al Parlamento Catalán el sencillo traslado de la ley electoral española con los requisitos anteriores a la modificación del enero de 2011 en Cataluña lo que permitiría la participación ciudadana de los partidos sin representación evitando la recogida de avales (que implica la identificación personal, con nombre completo, nº DNI, fecha de nacimiento firma, municipio de empadronamiento) -en el bien entendido que Cataluña somos los únicos de España que no tenemos Ley electoral propia y sometidos a esta discriminación respecto al resto de ciudadanos del españoles- .

Atentamente,

Junta Directiva PFyV en Cataluña

 

26 marzo 2017 Partido de las Familias de Alemania – Familienpartei Deutschlands

El Partido de las Familias de Alemania fundado en 1981. Ha obtenido 4.433 votos, un 0.8% , en las elecciones regionales del Sarre de ayer, 26 de marzo de 2017  En las elecciones regionales de 2012 obtuvo un 1.7% de los votos.

Desde 2014 tiene un eurodiputado en el Parlamento Europeo gracias a los 202.871 votos obtenidos.

Dispone de un diputado regional en Thuringia.

En el Sarre dispone de 10 concejales. Así como 1 en  Baden-Wurtemberg, 2 en Brandenburgo y 3 en Renania del Norte-Westfalia. 

Este partido propone que ningún matrimonio joven debe renunciar a la paternidad por motivos económicos ni debe recurrir al aborto.

     Wikipedia la enciclopedia libre

¿Quién es demócrata?

 

Todas las religiones son tentativas concurrentes de acercarse hacia la inimaginable verdad sobre Dios.

Sin embargo hay quién niega la posibilidad objetiva de la Verdad y habla de una naturaleza deísta pero que en ningún caso es un ser personal.

También afirma, que las religiones monoteístas como la cristiana, judía, musulmana,…  derivan de una religión primitiva y por tanto afirmar la existencia de una Verdad equivale al absolutismo.

Y en consecuencia dice: el que se adhiere a una Verdad absoluta no puede considerársele demócrata.

Por Josep Carreras 

Elección de Trump (y 2): el sistema electoral nunca es neutro, pero… ¿quién le pone el cascabel al gato?

No existe ningún sistema electoral perfecto: a veces la incorrección se ha hecho a propósito porque quienes redactaron y aprobaron la ley ven que les favorece

El sistema electoral norteamericano ha permitido que Donald Trump ganara las elecciones a pesar de que en el conjunto del país obtuvo menos votos que Hillary Clinton. La elección del presidente de los Estados Unidos se hace por los llamados “votos electorales”. Quien gana en un Estado se lleva todos los votos electorales que corresponden a aquel Estado.

Tras las elecciones, numerosas manifestaciones se han producido en diversas ciudades bajo el lema de “He is not my President”, y algunos han exigido que lo sea Hillary Clinton por haber obtenido más votos. En estos últimos días, además, algunos sectores demócratas a partir de una iniciativa de los ecologistas están forzando al recuento planteando un posible fraude informático.  No entramos en ello. Ya se verá la solución.

No hay sistema neutro… ni perfecto

No existe ningún sistema electoral perfecto. A veces la incorrección se ha hecho a propósito, de manera estudiada, porque quienes redactaron y aprobaron la ley ven que les favorece. En otras ocasiones quizás no hubo una directa intencionalidad, pero no resulta totalmente neutro en sus resultados.

Así, puede parecer que el sistema más equitativo y exacto sería el de una lista única para todo un país, de forma que se aplicara de forma estricta una persona-un voto. El más votado sería el ganador, y por ello el futuro presidente. Pero en un caso como este las zonas de poca población quedarían de facto subsumidas, poco menos que desaparecidas en lo global, que estaría totalmente en manos de las grandes áreas urbanas. Por ello, casi sin representación los más abandonados, los que pueden estar más deprimidos. Y también sin representación los partidos que solo tienen implantación en una determinada parte del país.

Si se hacen correcciones, de forma que se compense con una discriminación positiva  a las zonas con menos población, se cae en que no hay igualdad en el valor de un voto emitido en un lugar u otro.

Esto se da en España, por ejemplo con el Senado. Todas las provincias eligen el mismo número de senadores, pero algunas pueden tener diez veces más población que otras. O en el caso del Parlamento catalán, se prioriza a las provincias con menos población, Girona, Tarragona y, sobre todo, Lleida, en detrimento de Barcelona. Porque si se hiciera exactamente proporcional según población, esta última se llevaría casi todos los representantes. Pero se da la circunstancia de que este sistema que corrige la desproporción demográfica favorece a partidos que tienen mucha implantación en zonas rurales, en detrimento de los que su mayor peso radica en el área metropolitana de Barcelona.

La distribución por provincias u otras circunscripciones electorales de menor dimensión favorece a unos y perjudica a otros. Así, la ley electoral española, con circunscripción provincial, ha favorecido a los grandes partidos –que hasta hace poco eran solo el PP y el PSOE-  y a los partidos nacionalistas que concentran voto, mientras perjudicó a los que tienen voto disperso aunque su suma sea importante. El caso más paradigmático a lo largo de décadas ha sido el del Partido Comunista de España (con el PSUC o ICV catalán) que tenía habitualmente muy pocos diputados en el congreso -solo un par en algunas legislaturas- a pesar de sumar en total más del doble de votos que CiU, que podía alcanzar unos 15 diputados, y seis o siete veces más votos que el PNV, que lograba 5 o 6 diputados. Ello era consecuencia de que los partidos nacionalistas concentran todo su voto en muy pocas provincias, en tanto que el PCE tenía voto disperso por las 52 circunscripciones (incluyendo Ceuta y Melilla).

Otros que salen perjudicados por muchos sistemas electorales son los partidos pequeños, ya que se exige unos porcentajes mínimos de votos –que suelen ser el 3 o el 5 por ciento- para tener representación parlamentaria. Ello tiene el objetivo de evitar una gran fragmentación de las Cámaras y, en consecuencia, hacer difícil la gobernabilidad. Pero lo cierto es que beneficia a los partidos grandes y perjudica a los pequeños.

Los sistemas mayoritarios muchas veces favorecen a uno u otro partido, y de forma similar se dan casos con el sistema proporcional.

En Estados Unidos, el sistema de “votos electorales” favorece a unos más que a otros. En este caso a Trump sobre Clinton. En otros puede ayudar más al Partido Demócrata que al Republicano.

Por todo ello es muy difícil hacer o reformar una ley electoral. ¿Quién le pone el cascabel al gato? Porque todos los partidos sacan la calculadora para detectar si les favorece o perjudica. Y, matemáticamente, como el número total de diputados a elegir es fijo, lo que favorece a unos perjudica a otros. En Cataluña hace décadas que se plantea hacer una nueva ley pero no ha salido. En la española se han propuesto reformas, y tampoco.

Aceptar las reglas del juego… o cambiarlas, pero antes

El activismo pro Clinton ha salido masivamente a la calle diciendo que Trump no es su presidente, y esgrimiendo como argumento que aquella globalmente tuvo más votos.

No tienen razón. Hay unas reglas del juego que hay que aceptar. A título personal puedo afirmar que varios de los presidentes que ha tenido España y Cataluña en las últimas décadas tampoco me han entusiasmado o incluso a alguno lo he considerado un desastre nacional, pero en modo alguno puedo argumentar que no vale la votación que le llevó a la presidencia. Cualquier ciudadano podría decir lo mismo.

Si se considera que las reglas del juego son inapropiadas o injustas hay que cambiarlas. No son algo inmutable ni de derecho natural. Pero deben cambiarlas antes de las elecciones, no negarse a aceptarlas si los resultados de unos comicios no gustan.

En el caso de Estados Unidos, si muchos consideran inadecuado el sistema electoral deben promover su cambio a lo largo de esta legislatura para aplicarlo en las elecciones previstas para dentro de cuatro años, pero no para las ya realizadas.

Por Daniel Arasa

Elección de Trump (1): lecciones a la prensa, las encuestas y Hollywood

Desde hace cierto tiempo se está comprobando que, casi en la práctica totalidad, las encuestas electorales fallan

No me gusta Donald Trump, ni muchas de sus declaraciones, acciones y exabruptos. Como profesor le daría una pésima nota si fuera alumno mío. No me entusiasma su elección y hemos de estar a la espera de cómo actúe. Pero no escondo que tan poco o aún menos que él me encandilaba Hillary Clinton. La ideología que hay tras esta, la ideología de género, es de una enorme perversidad. Sumarle la promoción del aborto hasta el día del parto. No son solo teorías o anuncios electorales. Lo ha ido promoviendo, defendiendo e imponiendo en muchos países del mundo a través de los cargos que ha ocupado.

Pero no es a las elecciones en sí mismas ni a las causas de los resultados a lo que pretendo referirme en este momento, sino sacar algunas consecuencias de aspectos que se pueden considerar “colaterales”.

Fracaso de las encuestas

Han fallado todas las encuestas, absolutamente todas.

No es el primer caso. Desde hace cierto tiempo se está comprobando que, casi en la práctica totalidad, las encuestas electorales fallan. Se alegará que la gente no dice la verdad de lo que votará o de lo que votado, pero el resultado claro es que las encuestas no sirven para otra cosa que engordar las cuentas de las empresas que las realizan y para que se monten más y más tertulias y debates en televisiones y radios en base a algo que no es más que humo y que se demuestra además falso.

Vemos que las encuestas están fallando casi siempre. Entonces, ¿para qué hacer encuestas cuando sabes que no sirven? ¿Por qué gastar tanto dinero? ¿Por qué crear expectativas falsas?

Esto vale no solo en Estados Unidos, sino para todo el mundo, incluida España.

Puede entenderse la encuesta hasta un tiempo antes de las elecciones porque puede ayudar a ver por dónde van los tiros y detectar tendencias, pero resulta más que evidente que no sirven cuando se está ya muy cerca de la fecha electoral. Y tampoco las hechas a pie de urna el día de las elecciones.

Los medios de comunicación influyen poco

La práctica totalidad de la prensa mundial, incluida la española, apoyaba a Hillary Clinton. Rotundamente. Basta revisar hasta los diarios españoles más derechistas. Por supuesto los de izquierda. Y todas las televisiones, y las radios… Por supuesto, los medios norteamericanos.

Sin embargo, Trump ganó.

Al margen de respetar la libertad de expresión y de que cada medio pueda adoptar la postura que crea conveniente, lo ocurrido demuestra que han perdido influencia. Lo que digan los periódicos, la televisión, la radio y hasta muchos medios digitales no lleva a que la gente lo siga a la hora de votar.

Quedan a años luz aquellos tiempos de hace solo 30 o 40 años en que un editorial crítico de un periódico importante hacía temblar a un gobierno, de que una información de televisión marcaba la línea de actuación de la gente. Recuerdo casos personales en que una información mía difundida por la agencia Europa Press y reproducida por diversos medios provocaba a veces una gran polvareda, o que a raíz de tal publicación se resolvía un asunto que llevaba mucho tiempo enquistado.

Nos puede doler a los periodistas, pero influimos muchísimo menos.

Quizás se debe a que las informaciones que se difunden se han multiplicado por miles porque todo el mundo lanza infinidad de mensajes a través de las redes, con lo que todo se ha banalizado. También lo que dan los medios de comunicación de masas. Lo que diga tal o cual periódico para muchos no tiene más relieve que lo que le pueda llegar por whatsapp o leer en facebook o en un twit.

Hollywood y Broadway tampoco

La práctica totalidad del mundo del espectáculo y del cine se volcó en pro de Hillary Clinton y se dedicó sistemáticamente a burlarse y denostar a Trump.

Es habitual en todas las elecciones que la mayoría de quienes componen estos mundos que sintetizamos en “Hollywood” y “Broadway” apoyen al candidato demócrata a la Casa Blanca, de forma que los prorepublicanos sean bastante minoritarios. Pero el caso actual ha sido extremo. Si se sabía de algún actor, director, actriz, guionista… que apoyaba a Trump aparecía como una rara avis. Uno entre muchísimos adversarios.

Este mundo tan influyente de las estrellas del cine y de la canción también ha fracasado. La gente visionará sus películas o asistirá a sus musicales, adorará las formas de vida de muchos de ellos…, pero a la hora de votar tampoco les ha hecho caso.

El mundo de la farándula ha de hacer también su reflexión. ¿por qué ya no influyen? Quizás son menos estrellas de lo que aparentan ser o de lo que los medios de comunicación reflejan.

Hasta su propio partido

Hasta el aparato y los dirigentes del propio partido republicano estaban contra Trump. Unos cuantos de ellos incluso declararon públicamente que votarían a su adversaria. Pero aun así venció Trump.

Es normal en Estados Unidos que la disciplina de partido no funcione como en Europa y que la gente cambie su voto con mayor facilidad. Más que estructuras estables e ideologizadas, los partidos son ante todo máquinas electorales que se activan cara a los comicios, pero no es lógico llegar a tal extremo de que si la mayoría de altos cargos rechacen a su propio candidato ello no haga mella en el electorado. En Europa, todo partido dividido pierde.

Otros que también han de reflexionar: ¿qué papel juegan los partidos?

Por Daniel Arasa

Resultados de las elecciones en el País Vasco

Dentro de los habituales modestos resultados, el Partido celebra los obtenidos ayer. Para nosotros el poder presentarnos y permitir a la gente votar en conciencia es el mayor logro. Por ello poder presentarnos en Guipúzcoa por vez primera es la mayor de las alegrías y constatar que con escasos medios y sin apoyo mediático generalista 800 personas de aquella provincia han confiado en nosotros es para celebrarlo por todo lo alto.

En Vizcaya, respecto a la anterior convocatoria hemos mejorado en 200 votos llegando hasta los 1020. Muy agradecidos quedamos a tanto vizcaíno que considera que expresar que se desean otras políticas no es tirar el voto.

A todos ellos decirles que seguiremos trabajando por estas ideas.

Acto de cierre de campaña: crónica

fin-de-campana

A las 18:00 comenzaba el acto de cierre de campaña del Partido. Miguel Aguilella, nuestro presidente tomaba la palabra y nos hacía un balance de la situación. Afirmó que la mayor responsabilidad de que hayan parecido y con cierto éxito, los nuevos grupos políticos recae en los que han ostentado el poder autonómico y central estos últimos años. Una gestión mala y sobre todo deshonesta es la responsable.

Señaló que gran cantidad de problemas se derivan de una ineficaz legislación y política entorno a la familia y la vida. Sobre esto volvería Urko de Azumendi cabeza de lista por Vizcaya.

Que como  primera idea se centró en la ley de muerte digan, esa eutanasia encubierta que se ha hecho legal en la comunidad autónoma. Y que se ha legislado con unanimidad, pero sin debate mediático, político o popular.

Terminó su intervención refriéndose a la natalidad, la bajísima tasa que España, y Vizcaya, posee en este concepto, un problema que agrava el de la s pensiones, sistema que quebrará en breve, y en las dificultades que están teniendo las familias numerosas para llegar a fin de mes. Si no se cuidan a estas familias con poca esperanza podemos desear un aumento de la natalidad.

fin-de-campana2

Tras las intervenciones hubo una serie de preguntas y comentarios de los asistentes y podemos saludar a tantos buenos amigos y simpatizantes.

 

Acto fin de campaña en Derio, Vizcaya

larrabarri

El partido invita a todos sus simpatizantes al acto de cierre de campaña que se celebrará el viernes 23 a las 18:00 en el caserío Larrabarri de Derio.

Asistirán como ponentes Miguel Aguilella, presidente del Partido y Urko de Azumendi cabeza de lista por Vizcaya.

Será un buen momento para departir sobre la situación política, sobre cómo ha ido la campaña y saludar a tantos buenos amigos.

Les esperamos.