La defensa de la vida del pequeño Vox

Es curioso que se crease una organización política con un nuevo nombre y, según varios de sus fundadores, para recuperar el rumbo perdido por su anterior partido, y que al final, en el poco tiempo que lleva de vida, ya se han puesto de relieve que los vicios y costumbres que les enseñaron los siguen practicando en su nueva etapa política.

En la campaña electoral de las pasadas elecciones europeas, unas veces decían que eran provida, otras que en el congreso posterior a las elecciones se decidiría, y otras que personalmente estaban a favor de la vida, etc.

No vamos a entrar a valorar si han obrado de mala fe, ya que, como políticos expertos que son, porque así nos lo han demostrado, tenían derecho a estar en una organización y decir lo que personalmente consideraban oportuno. ¡Todo un ejemplo de disciplina y coherencia política!

El caso es que ahora, finalmente, en su congreso, se declaran “a favor de la cultura de la vida”. Si no fuera porque estamos hablando de vidas humanas, y de la tomadura de pelo a muchos ciudadanos, sería para partirse de risa.

Por cierto, para quienes consideran necesario el derecho de la gestante para que pueda asesinar a quien está viviendo en su vientre materno, les hemos de decir que hay estados en los que es obligado que la autora sepa y vea a quién va a asesinar. Y en la mayoría de ellos, no hay tantas asociaciones provida como en Europa, dispuestas a ayudar a las sorprendidas y necesitadas madres, en todos los sentidos. Y para los de nuestra España querida, que se sepa que hay miles de parejas que están dispuestos a adoptar y a acogerlos, aún cuando las previsiones sean de que nacerán con taras. Datos disponibles para quienes los deseen.

Miguel Aguilella

Presidente del Partido Familia y Vida