EL GRAN ESCÁNDALO: EN ESPAÑA LA IDEOLOGÍA CASTIGA EL TENER HIJOS

 

La noticia ha vuelto a estallar y lo hace desde hace unos años con constancia entomológica: los nacimientos en España siguen en caída libre, de acuerdo con los datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística. Ahora ya solo 1,26 hijos por mujer en edad fértil. En diez años, desde el 2008 hemos descendido de una cifra que ya era mala 1,44 a la actual, que es de derribo demográfico

Las últimas cifras del INE indican que España registró el año pasado el menor número de nacimientos a partir de 1942, justo después de la Guerra Civil. Continúa por quinto año consecutivo y hacia arriba, el déficit vegetativo, es decir, la diferencia entre nacimientos y muertes. que alcanzo casi las 55.000 personas el año pasado. Mueren muchos más españoles que nacen, y la tendencia es ir a más.

Esta catástrofe demográfica, generada por no tener hijos, tiene graves consecuencias que no quieren ser asumidas por toda una parte de la opinión, que se niega a aceptar que las pensiones, el estado general del bienestar, la productividad y, por lo tanto, los ingresos futuros serán progresivamente afectados por esta situación.

Dos son las causas fundamentales del problema. Uno es socioeconómico. España es el único país de Europa que no tiene una política de apoyo a la familia y a la natalidad. Las consecuencias son obvias porque tener un hijo cuesta dinero. Y no sólo eso, sino que te hará perder dinero en el futuro. Recordamos otra evidencia de que la ideología dominante permanecería oculta: la causa determinante de la brecha salarial entre hombres y mujeres es la maternidad. Las madres tendrán una pensión más baja para las mujeres que no han engendrado y esto es una injusticia radical, porque la que ha hecho una contribución decisiva al sistema público de pensiones será precisamente la madre; El herido.

La segunda causa es ideológica y se traduce en una moralidad que considera que la maternidad es como una losa para las mujeres, que las impide realizarse. Por otra parte, crecen las uniones basadas en vínculos débiles, mientras que el matrimonio, especialmente el católico, disminuye año tras año. Evidentemente esto se traduce en hogares inestables, donde tener un hijo es más complicado. De hecho, casi 1 de cada 2 hijos es de madre soltera en España. En realidad, no se trata solamente de mujeres solas, sino que también cuentan en aquella cifra los hijos que nacen en parejas que no han sido formalizadas. Este escenario evidentemente no predispone al segundo hijo, y castiga al que ha nacido a un futuro difícil e inestable.

Todo esto no solo está destruyendo España, porque la inmigración es un complemento, pero no la solución a largo plazo. Muchos economistas constatan que la desigualdad crece en este país, uno de los mayores de toda Europa, porque la recuperación de rentas y ocupación que se produce en los periodos de expansión económica no compensa los retrocesos de los periodos de crisis. Y la desigualdad debe además combatirse con una mejor política redistributiva. También apuntan a la gran debilidad que nos diferencia de la UE: la falta de ayudas económicas a la familia.

Por otra parte, la brecha salarial se reduce si se compensa a la madre con una retribución ahora y con una aportación adicional después, cuando se jubile. Todo esto tendría múltiples efectos beneficiosos, mejoraría la natalidad, apoyaría la tarea educadora de las familias, reduciría la desigualdad, y se corregiría la injusticia. Pero nada se hace mientras se derrocha el dinero en subvenciones, convenios i políticas de género, que difunden la mentalidad anti maternal. En España nacen pocos niños por la ideología oficial que impera. Esa es la razón primordial, que evitan las políticas comunes en Europa en esta materia.

Los cristianos no podemos ser indiferentes a este doble desastre que se ha apoderado de nuestra sociedad. Doble, porque en primer término significa el rechazo a la voluntad de Dios que no es otra que el matrimonio como la institución deseada por Él, como Romano Guardini escribe en El Señor: “Es Él quien, al crear al hombre y a la mujer, los hizo complementarios. El matrimonio contraído es una unión que surge del mismo Dios. Ambos cónyuges forman una unidad en Dios tan legítima que no son más que ‘ una sola carne ‘.

Los cristianos debemos abrir una reflexión dirigida a la acción para ver qué hacer a fin de transformar las políticas y las mentalidades. No debemos callar más, ni andar cada uno por su cuenta.

POR FORUM LIBERTAS

LOS PLAZOS DEL ABORTO, -ABORIRI, PERECER- EN ESPAÑA

DESPENALIZACIÓN DEL ABORTO,

-ABORIRI, PERECER-

LEY DE 1985 Y SUS SUPUESTOS

1º Peligro para la vida o la salud física/psíquica de la madre: desde la concepción hasta el 9º mes, final del embarazo.

2º Violación: desde la concepción hasta la 12ª semana, 3er mes de embarazo.

3º Graves taras físicas/psíquicas del feto: desde la concepción hasta la 22ª semana de embarazo.

LEY DE 2010 Y DERECHO AL ABORTO -ABORIRI, PERECER-

1º A petición de la madre: desde la concepción hasta la 14ª semana de embarazo.

2º Causas médicas (anomalías del feto o peligro para la vida o la salud de la embarazada): desde la concepción hasta la 22ª semana de embarazo.

3º Si hay malformaciones incompatibles con la vida del feto o si este padece una enfermedad grave o incurable: desde la concepción hasta el final del embarazo, 9º mes.

Eugenesia según la Real Academia Española: Estudio y aplicación de las leyes biológicas de la herencia orientados al perfeccionamiento de la especie humana.

LA BUENA MUERTE Y EL SUICIDIO ASISTIDO

PREGUNTAS DESAFIANTES

  • Si una persona con una enfermedad terminal, en plena posesión de sus facultades mentales, sufre terribles dolores y quiere acabar con su sufrimiento, ¿quién tiene derecho a impedírselo?
  • Los médicos siempre han ayudado a la gente en su camino hacia la muerte. ¿Por qué prohibir el suicidio asistido en el que se ayuda a morir en paz?

Fueron los soviéticos los primeros en legalizar el aborto; en el caso de la eutanasia, ese dudoso honor corresponde a la Alemania nazi, en septiembre de 1939.

Es legal en Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Colombia.

No legalizar el suicidio asistido es la mejor forma de evitar que discapacitados, ancianos, enfermos, deprimidos y otra población vulnerable acaben con su vida por miedo a ser una carga económica, emocional o asistencial para los demás.

Ayudar a un suicidio es corromper la compasión. Un Estado que lo apoye está creando una ominosa nueva opción que rápidamente dañara el valor sagrado de la vida.

LA LEY EN ESPAÑA

Por desgracia, en España, la eutanasia y el suicidio asistido forman parte de la agenda política de la izquierda (y de buena parte de la derecha), como broche final de la ética de la autonomía. Si “yo soy mío”, nadie me puede impedir quitarme la vida o -si estoy impedido- de pedir ayuda para suicidarme. Se plantea como el último paso de la ampliación de derechos.

En 2018, con la urgencia del que piensa que es uno de los problemas más acuciantes en España, el PSOE presentara otro proyecto en las Cortes pocas semanas después de formar gobierno. En ese texto, se describe la eutanasia como un ” derecho individual” al que podrán acogerse quienes sufran “una enfermedad grave e incurable con un pronostico de vida limitado” o “una discapacidad grave, crónica e irreversible” que les causen “un sufrimiento insoportable”.

Pero no es una ley para enfermos terminales, porque ellos no quieren morir. Rafael Mota, presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos, afirma: “cuando un enfermo ingresa en cuidados paliativos te dice que así no se puede vivir. Cuando lleva un tiempo bien tratado, deja de pedir la muerte.

En medio del debate, la asociación catalana E-Cristians ha puesto de relieve algo que pocas veces se menciona: los aspectos económicos de la eutanasia y el suicidio asistido. El Estado se beneficia, porque aligera los costes en sanidad y pensiones. Es la contrapartida real a la falta de nacimientos. Cuando los gastos en sanidad crecen porque aumenta la población en edad avanzada, que sufre enfermedades crónicas complejas, cuando saben que las pensiones no alcanzan, y que cada vez hay menos jóvenes para trabajar, la eutanasia se convierte en la medida fácil de los poderosos para cuadrar el presupuesto público. Por si fuera poco, es una medida mucho más usada por/para la gente con pocos recursos económicos, porque los de rentas altas no tienen problemas para acudir a los cuidados paliativos. Una contradicción más en un gobierno que se declara de izquierdas.

CÓMO DEFENDER LA FE SIN LEVANTAR LA VOZ

AUSTEN IVEREIGH

YAGO DE LA CIERVA

JACK VALERO

Ed. Palabra

8ª edición, febrero 2019

LA BUENA MUERTE Y EL SUICIDIO ASISTIDO

“Si lo miramos con franqueza, llegamos a la conclusión de que la comunidad tiene derecho de poner un precio a vivir en ella”, escribió el dramaturgo y eugenista George Bernard Shaw en 1934. ” Si las personas encajan en esta vida, déjenlas vivir en condiciones humanas decentes. Si no encajan, mátenlas de una manera humana decente”.

CÓMO DEFENDER LA FE SIN LEVANTAR LA VOZ

AUSTEN IVEREIGH

YAGO DE LA CIERVA

JACK VALERO

Ed. Palabra

EL ABORTO COMO EUGENESIA SOCIAL Y ECONÓMICA

La cuestión acerca de la legitimidad del aborto encierra en realidad dos cuestiones: la consideración del aborto en sí mismo y qué debería el Estado legislar al respecto.

Pocos se atreven a argumentar que el aborto es un bien moral, como si se tratase de eliminar un quiste o un tumor. Un embarazo no es una enfermedad. Defender que lo es supone olvidar cómo lo viven las mujeres y sus entornos: como un verdadero drama. En la inmensa mayoría de los casos, no se elige realizar un aborto voluntario como quien busca algo bueno, sino como un mal menor. En ese sentido, lo máximo a lo que aspiran los defensores del aborto es a demostrar que es una cuestión indiferente desde el punto de vista ético. El único argumento para apoyar el aborto es la fuerza moral de la autonomía: las mujeres tienen derecho a decidir por sí mismas si continuar su embarazo o interrumpirlo.

Sin embargo, este argumento se tambalea. La libertad y autonomía de la persona puede justificar el aborto solo si fuera una acción moral buena o al menos indiferente. Pero habiendo otra persona en juego, la libertad del individuo no basta, del mismo modo que tampoco existe el derecho de adueñarse de un ser humano o de violar a alguien. Legislar en contra del aborto es como legislar contra la esclavitud, la violación  o el asesinato: no limitan la libertad de quien quiere practicarlo, Porque nadie tiene derecho a hacer daño a otro. La libertad no es nunca absoluta: se detiene ante los derechos de los demás.

El otro argumento para defender el aborto es pragmático. Puesto que los embarazos no deseados son inevitables, y algunas mujeres encontrarán siempre la manera de interrumpirlo, las que lo hacen  no deberían ser criminalizadas, y la actividad debería estar regulada y supervisada.

(Continuará)

CÓMO DEFENDER LA FE SIN LEVANTAR LA VOZ

AUSTEN IVEREIGH

YAGO DE LA CIERVA

JACK VALERO

Ed. Palabra

LOS SERES HUMANOS SOMOS LA SOLUCIÓN NO EL PROBLEMA

Son muchos los organismos internacionales y las administraciones públicas las secundan que la causa de la pobreza es la superpoblación y que para salir de dicha situación es tener menos hijos.

En España nos lo hemos creído. En 1980 teníamos una tasa de 2.1 hijos por mujer y ahora nos encontramos en 1.3 hijos por mujer, sin tener garantizadas las pensiones.

España esta colapsada demograficamente y ello es una bomba de relojería.

Sembraron la semilla del mito maltusiano – una población numerosa reduce la renta per cápita- y no lo hemos creido y ahora pagamos las consecuencias.

Los políticos que sembraron esta semilla y fomentaron este problema, agravándolo con el supuesto derecho al aborto ahora nos vuelven a engañar diciendo que tienen la solución.

En 2010 American Economic Review dijo: “Las poblaciones numerosas fomentan una mayor especialización y una mayor inversión en educación, transmitida en parte en ciudades más grandes y más importantes”

EDITOR