El presidente de Portugal aboga por la inconstitucionalidad de la eutanasia

eutanasia

Marcelo  Rebelo de Sousa ha enviado la Ley de Eutanasia portuguesa al Tribunal Constitucional para la revisión de la constitucionalidad de la misma

El presidente de la República de Portugal, Marcelo  Rebelo de Sousa, ha enviado un Requerimiento sobre  la Ley de Eutanasia portuguesa al Tribunal Constitucional para la revisión de la constitucionalidad de la misma .

Rebelo es socialdemócrata y considera que la eutanasia es contraria a la defensa de las personas.

La instancia a la que recurre el presidente debe ahora revisar la Ley propuesta por el congreso de Portugal.

Y es que las más que razonables dudas sobre la constitucionalidad de la Ley abren la esperanza de que esta ley pueda quedar rechazada.

España también se encuentra en pleno proceso de aprobación de una Ley de eutanasia impulsada por el Gobierno de PSOE y Podemos. El proceso se encuentra avanzado y no se ha estimulado un debate social, político y jurídico que merece un fenómeno tan sensible y polémico.

Por contra, en Portugal, las acciones de los grupos que defienden la dignidad de la vida así como los profesionales sanitarios y personalidades del mundo jurídico y académico han reclamado a sus legisladores que no es función del Estado matar y ponen sus esperanzas y las de todos los portugueses en la decisión judicial de su Tribunal Constitucional. ¿Llegará ese debate a España?

La ONU, da la alarma por estas leyes pro eutanasia

Los expertos en derechos humanos de la ONU expresaron su alarma por una tendencia creciente de promulgar leyes que permitan el acceso a la eutanasia basada en gran parte en tener una discapacidad o condiciones de discapacidad, incluso en la vejez.

“Todos aceptamos que nunca podría ser una decisión bien razonada que una persona que pertenece a cualquier otro grupo protegido, ya sea una minoría racial, de género o minorías sexuales, ponga fin a su vida porque experimenta sufrimiento debido a su condición”, afirmaron los expertos.

Y prosiguen, “la discapacidad nunca debe ser un motivo o una justificación para poner fin a la vida de alguien, directa o indirectamente”.

POR FORUM LIBERTAS

Reflexiones a propósito de la legalización del aborto en la Argentina

POR MARIO CAPONNETTO 

Adelante la Fe – 27/01/2021

Finalmente, cumplidos todos los plazos y procedimientos legales, tras ser sancionada por el Parlamento en la fatídica madrugada del 30 de diciembre de 2020 (una fecha que quedará en la historia de las grandes desgracias de nuestra maltrecha Nación), el pasado domingo 24 de enero de 2021, entró en vigencia la ley 27.610 que legaliza la eufemísticamente llamada “interrupción voluntaria del embarazo”, esto es, en buen romance, el asesinato intrauterino de un ser humano en gestación.

De hecho, desde 2012, el aborto legal regía en el país; en efecto, el tristemente célebre “fallo FAL” de la Corte Suprema de Justicia -en realidad una ley bajo la apariencia de un fallo judicial ya que no se limitaba a interpretar una ley vigente, sino que imponía otra totalmente nueva, con su secuela de los llamados “Protocolos ILE” (interrupción legal del embarazo) impuestos obligatoriamente a todos los Estados provinciales, constituía una indisimulada imposición del aborto por vía judicial. Ahora, esta nueva ley no hace sino ratificar y ampliar lo que ya estaba vigente. Pues bien, este hecho nos mueve a formular algunas reflexiones.

 En primer lugar, ¿qué es lo que la ley consagra? No otra cosa que el derecho de la mujer a matar a su hijo en gestación, hasta la semana catorce inclusive, sin otra causa que su simple, expresa y omnímoda voluntad de matar. Léase con atención el artículo 4 de la nueva ley:

Interrupción voluntaria del embarazo. Las mujeres y personas con otras identidades de género con capacidad de gestar tienen derecho a decidir y acceder a la interrupción de su embarazo hasta la semana catorce (14), inclusive, del proceso gestacional.

 Está claro, pues, que la llamada “interrupción voluntaria del embarazo” es un derecho de la mujer, derecho irrestricto, no sujeto ni condicionado a nada más que la mera voluntad materna. No hay causales de aborto: éstas sólo se aplican a partir de la semana quince como expresamente lo dispone el mismo artículo cuarto de la ley:

Fuera del plazo dispuesto en el párrafo anterior, la persona gestante tiene derecho a decidir y acceder a la interrupción de su embarazo solo en las siguientes situaciones:

a) Si el embarazo fuere resultado de una violación, con el requerimiento y la declaración jurada pertinente de la persona gestante, ante el personal de salud interviniente.

En los casos de niñas menores de trece (13) años de edad, la declaración jurada no será requerida;

b) Si estuviere en peligro la vida o la salud integral de la persona gestante[1].

Es decir, la ley distingue claramente entre el aborto, sujeto únicamente a la voluntad materna y elevado a la categoría de un derecho humano fundamental, y el aborto por determinadas causas que, como se deprende de la sola lectura del texto, son asaz difusas e imprecisas.

 Se impone, por tanto, una distinción que considero esencial. Hasta ahora el aborto se planteaba como un hecho que respondía a ciertas causas; algo así como una “solución” (si cabe esta palabra) a un problema planteado a partir de una gestación. La discusión, entonces, discurría por otros carriles: se estaba ante un dilema de carácter social, psicológico o médico; y frente a ese dilema el aborto se proponía como solución. Se podía, por tanto, argumentar que el aborto no era la salida de cara a dichos dilemas: el aborto no resuelve el drama de la violación, no es un medio adecuado para enfrentar determinados problemas de salud, pública o individualmente considerada, no es el camino que conduzca a la resolución de problemas psicológicos o sociales. Ahora no: el aborto hasta la semana catorce no viene a pretender “resolver” problema alguno, ni se plantea como salida frente a un dilema. Es simplemente el derecho absoluto de una mujer a matar a su hijo de catorce semanas de gestación.

 Pues bien, ¿cómo es un ser humano a las catorce semanas de su gestación? La respuesta la da la más elemental embriología: basta con una simple mirada a una ecografía. A lascatorce semanas de embarazo tiene lugar el paso de embrión a feto; éste pesa unos treinta gramos y mide aproximadamente diez centímetros. Parece un bebé en miniatura. El saco vitelino ha desparecido y su alimentación se realiza por vía de la placenta, un órgano materno fetal que irá creciendo junto con el feto. Si bien la cabeza sigue siendo todavía desproporcionada en relación al cuerpo, los rasgos faciales van haciéndose cada vez más evidentes y hasta puede verse como el feto (un ser humano en gestación) hace gestos con los músculos de su cara, se chupa el dedo y la pequeña mano y agita sus brazos. La imagen de la ecografía muestra claramente la cara con ojos, nariz, labios y mentón; la cabeza y el cuello están visiblemente separados entre sí. El reflejo de agarre también está claramente desarrollado: lo practica a veces con su propio cordón umbilical. El cuerpo, las extremidades y todos los órganos internos ya están formados: tiene cerebro, corazón, riñones, aparato respiratorio, tubo digestivo, aparato osteomuscular; en lo que sigue el feto no hará sino crecer y madurar. A partir de esta semana es posible, incluso, determinar el sexo.

 Entonces, ¿a quién estamos eliminando? Ya ni siquiera caben los falaces argumentos de que se trata de un conjunto indefinido de células o que el cigoto y las primeras organizaciones celulares no pueden considerarse un ser humano. Ya no hay dudas. Aquel que puede ser eliminado por la sola voluntad materna tiene rostro, tiene una mirada que espera ver la luz, brazos y manos que esperan extenderse más allá del tranquilo y silencioso claustro del útero, piernas y pies que aguardan caminar por los caminos de la tierra, pulmones que aguardan el aire fresco de las mañanas, oídos que esperan los sonidos del mundo… Esta ley consagra el filicidio como derecho humano. Es la barbarie en todo su trágico esplendor.

 Una segunda reflexión apunta a otro aspecto tan o, quizás, más importante que el primero. La consagración del aborto legal en Argentina viene a culminar, por ahora, un largo proceso de descristianización de nuestra sociedad, profundamente secularizada por décadas de laicismo y en los últimos treinta y siete años por el imperio irrestricto de la democracia, hija de la derrota de Malvinas y sirvienta del Nuevo Orden Mundial. La agenda de esta democracia estuvo muy clara desde el principio: transformar de raíz la identidad católica e hispánica de la Argentina desterrando de cuajo cuanto vestigio, por débil y remoto que fuera, restase de esa identidad, mediante una guerra cultural despiadada que se ha venido ejecutando sin pausa a lo largo de todo el periplo democrático. El objetivo, expresamente buscado y procurado, de esta guerra no era ni es otro que imponer en nuestro país el falso humanismo globalista con su falsa ética de derechos humanos, democracia sacralizada, ideología de género y ecologismo radicalizado.

 Por esta razón, a partir sobre todo de la experiencia kirchnerista, este proceso de descomposición se ha ido acelerando con la sanción de un conjunto de leyes inicuas: divorcio, educación sexual, salud reproductiva (anticoncepción), matrimonio igualitario, identidad de género y ahora el aborto. En consecuencia, la sanción de esta ley debe necesariamente ser vista y examinada en este contexto general que, por otra parte, no es sino el capítulo argentino de un proceso universal de desintegración de las naciones otrora cristianas.

La pregunta que hay que plantearse, en consecuencia, es esta: ¿qué resistencia efectiva hemos opuesto como católicos y argentinos a esta guerra cultural y a su brutal ofensiva? Una respuesta adecuada a esta pregunta nos obliga a efectuar un cierto paralelismo con la guerra revolucionaria que en los años sesenta y setenta tiño de sangre y muerte la vida nacional. Aquella era otra guerra aun cuando, en muchos aspectos, sus objetivos respectivos coincidan en más de un punto. Era una guerra que buscaba la conquista del poder mediante el terror para imponer la utopía comunista. Era más frontal, más cruda y cruenta en sus métodos, dirigida desde un muy bien identificado y visible centro de poder que contaba para ello con agentes locales.

 Apresurémonos a decir que, pese al heroísmo y al sacrifico, incluso de la vida, de muchos, aquella guerra se perdió. Las fuerzas naturales de resistencia a cuyo cargo debió estar una contraofensiva inteligente y eficaz, fracasaron. Mutatis muntandis, también en esta guerra cultural las fuerzas naturales de resistencia fallaron. Pero el mayor fracaso se ha de atribuir a nosotros, católicos, a quienes el Señor nos mandó ser luz del mundo y sal de la tierra. Hemos estado muy lejos de ser sal y luz.

 Nos hemos limitado a ofrecer resistencias -mayores o menores- a cada una de las ofensivas del enemigo sin una clara conciencia de que debíamos oponer una resistencia orgánica, global, sistemática y, por encima de todo, auténticamente católica. El cargo va especialmente dirigido a la Jerarquía. Prueba de ello es, entre otras muchas que pueden enumerarse, la lamentable declaración de la Conferencia Episcopal Argentina dada a conocer el mismo día 30 de diciembre del año pasado. Pero no podemos eludir la grave responsabilidad que en esto le cabe al laicado.

 Lo que se perdió, o parece haberse perdido, entre los católicos, es la noción de que existe un orden social y político cristiano, que se inspira en el Evangelio, y que es preciso luchar y velar porque ese orden sea instaurado: omnia instaurare in Christo. Es la noble bandera del Reinado Social de Jesucristo la que ha sido arriada. Y esta defección ha sido el fruto amargo de una conciencia católica disminuida. Así el ideal de la Ciudad Católica, imagen terrena de la Ciudad de Dios, fue sustituido por la ciudad pluralista en la que apenas si hemos pedido un lugar para Cristo en el concierto de la pluralidad de todas las opiniones en una suerte de nueva Babel. Nos hemos olvidado que allí donde Cristo, Verdad encarnada, no reina, reina en su lugar el Padre de la Mentira que es homicida.

La Cristiandad, es cierto, ya no existe como la hemos conocido. La Iglesia del post Concilio, por su parte, se encargó de sepultarla. Esto no debe sorprendernos pues sólo a la Iglesia le ha sido prometida la permanencia hasta el fin de los tiempos. Pero esto no quiere decir que no nos propongamos reconstruirla levantando, como dice San Pío X, la ciudad de los hombres sobre sus cimientos naturales y sobrenaturales bajo la guía de la Iglesia.

La última reflexión que nos suscita esta amarga derrota es qué debemos hacer en el futuro. Es necesario que el catolicismo argentino abandone su actual postura de ir a la zaga de los acontecimientos y pase a la ofensiva. Esta ofensiva ha de consistir en una lucha orgánica y sostenida, que abarque todos los frentes posibles, en pro de la instauración de un orden cristiano en nuestra patria. La idea de que no sólo los individuos sino también las naciones tienen la grave obligación de servir al Dios verdadero y de someterse a sus mandamientos ha de ser retomada tras décadas de falso pluralismo y de un no menos falso ecumenismo que nos han llevado a una radical descristianización de nuestra sociedad y de nuestra cultura.

 El aborto legalizado es, por ahora, el fruto más amargo de nuestras reiteradas claudicaciones.

POR MARIO CAPONNETTO 

Adelante la Fe – 27/01/2021

LA ONU APROVECHA UNA RESOLUCIÓN SOBRE EL COVID-19 PARA PUBLICITAR EL ABORTO

ONU

Una resolución exhorta a los estados a “garantizar el derecho de las mujeres y las niñas del máximo nivel posible de salud, incluidos los derechos reproductivos”

Un representante del Vaticano ha afirmado que la inclusión de una referencia a los “derechos reproductivos” en una resolución de la ONU sobre la lucha contra el coronavirus es “profundamente preocupante y divisoria”.

El arzobispo Gabriele Caccia hizo el comentario el 11 de septiembre después de que la Asamblea General de la ONU en Nueva York aprobó la resolución, titulada “Respuesta integral y coordinada a la pandemia de COVID-19“.

La resolución exhortó a los estados a “tomar todas las medidas necesarias para garantizar el derecho de las mujeres y las niñas al disfrute del más alto nivel posible de salud, incluida la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos”.

Monseñor Caccia, el Observador Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas (ONU), dijo que “la Santa Sede considera muy lamentable que la resolución adoptada incluya la referencia profundamente preocupante y divisiva a ‘salud sexual y reproductiva y derechos reproductivos’”.

Continuó: “De acuerdo con sus reservas expresadas en las conferencias internacionales celebradas en Beijing y El Cairo, la Santa Sede reitera que considera que la frase ‘salud reproductiva’ y términos relacionados se aplican a un concepto holístico de salud, que abarca a la persona en la totalidad de su personalidad, mente y cuerpo “.

“En particular, la Santa Sede rechaza la interpretación que considera el aborto o el acceso al aborto, el aborto selectivo por sexo, el aborto de fetos diagnosticados con problemas de salud, la subrogación materna y la esterilización como dimensiones de la ‘salud reproductiva’ o como parte de la salud universal cobertura.”

Las críticas del arzobispo fueron repetidas por un representante de los Estados Unidos, que votó en contra de la resolución de la ONU.

La misión de Estados Unidos ante las Naciones Unidas dijo que se oponía a la inclusión de los “derechos reproductivos” en la resolución.

“No aceptamos referencias a ‘salud sexual y reproductiva’, ‘salud sexual y reproductiva y derechos reproductivos’ u otro lenguaje que sugiera o establezca explícitamente que el acceso al aborto legal está necesariamente incluido en los términos más generales ‘servicios de salud’ o ‘servicios de salud’ en contextos particulares relacionados con las mujeres ”, dijo en la ONU.

“Estados Unidos cree en las protecciones legales para los no nacidos y rechaza cualquier interpretación de los derechos humanos internacionales que requiera que cualquier estado proporcione acceso seguro, legal y efectivo al aborto”.

Estados Unidos también votó en contra de la resolución porque respaldaba el “papel de liderazgo clave” de la Organización Mundial de la Salud en la lucha contra el virus.

El observador permanente del Vaticano ofreció varias otras críticas a la resolución, que fue adoptada por 169 votos a favor, dos en contra (Estados Unidos e Israel) y dos abstenciones (Hungría y Ucrania).

Caccia dijo: “Debido a que la comunidad internacional debe permanecer unida frente a la pandemia, la Santa Sede apoyó la idea de esta ‘resolución ómnibus’ desde el principio y durante las negociaciones enfatizó la necesidad de un enfoque común y basado en el consenso.”

“Es lamentable que esta resolución ómnibus, lanzada como un medio para mostrar al mundo que la Asamblea General es una y para reunir muchas iniciativas relacionadas con COVID, se adopte sin consenso”.

Respaldó el llamamiento de la resolución para una “inmunización extensa” para combatir COVID-19, pero subrayó la importancia de las vacunas que están “libres de problemas éticos” y disponibles para todos.

Asimismo, lamentó “la exclusión de las organizaciones religiosas de la lista de quienes desempeñan un papel importante en respuesta a la pandemia”.

Si bien acogió con agrado las referencias del texto a cuestiones de derechos humanos, dijo que estaban “obstaculizadas por una falta de precisión en la terminología y en su base en el derecho internacional de los derechos humanos”. También sugirió que las referencias a los ancianos, que eran especialmente vulnerables al virus, eran inadecuadas.

“Esta preocupación debería haber sido reforzada al enfatizar que las decisiones de salud que afectan a las personas mayores siempre deben respetar su derecho a la vida y nunca ser interpretadas de otra manera”, dijo el representante de la Santa Sede en la ONU.

POR FORUM LIBERTAS

 

MEJOR BUENAS AMIGAS QUE MUCHOS “LIKES”

pexels-sebastian-voortman-214576

Las grandes amistades son fundamentales para el desarrollo de la personalidad en la adolescencia, subraya Meg Meeker en su libro (1).

Como adultos, los padres valoran las amistades con la perspectiva del tiempo y los azares de la vida; pero sus hijas no tienen esa perspectiva, y en el momento en que entablan una amistad, casi al instante, comparten su mundo emocional con gran facilidad: secretos, pensamientos, sentimientos. Las chicas necesitan contrastar con alguien las experiencias vitales para comprender mejor lo que les sucede, especialmente si viven alguna experiencia traumática, como la separación de sus padres o el fallecimiento de un familiar muy querido.

Las grandes amistades ayudan a definir la propia identidad de nuestras hijas al margen de la familia: por eso son muy importantes las buenas amigas, y nefastas las malas, por el daño que les pueden hacer.

Cuando una chica entabla amistad con otra que tiene una autoestima elevada, su propia autoestima aumenta. Curiosamente, resulta más fortalecedor tener una buena amiga que un grupo de amigos. La revista de investigación Child Development señala que las chicas de 15 a 16 años que tienen una buena amiga más que un grupo extenso de amigos, muestran mayores niveles de autoestima y menos ansiedad social y depresión a los 25 años, en comparación con aquellas compañeras que tenían mayor popularidad.

En otro estudio de características similares se llega a la conclusión de que las chicas que prefieren tener amistades concretas también tienen mayor facilidad para gestionar tareas sociales y de desarrollo cuando se hacen adultas que aquellas que formaban parte de pandillas más extensas.

Para una adolescente es más importante tener una buena amiga que gozar de popularidad dentro de una pandilla

Todo esto es algo que a los padres les cuesta entender, porque asocian la felicidad de una hija con su índice de popularidad. En el fondo, tener que lidiar con las complejas relaciones de un grupo en una edad emocionalmente inestable puede producir en una chica estrés y hacerla más vulnerable a la presión del grupo.

Meeker señala que muchos padres le preguntan qué deben hacer cuando sus hijas antes que salir prefieren quedarse en casa para leer, escuchar música o trabajar solas en un proyecto escolar. Su respuesta es que quizá no deben hacer nada, porque su comportamiento es perfectamente normal, sencillamente una manera de ser.

Las chicas necesitan tener amigas leales y buenas. Como padres, dice Meeker, debemos ayudarles a reconocer y perseguir esas amistades, que pueden ayudarles a transformar su vida de manera positiva. 

 


(1) Meg Meeker, Raising a Strong Daughter in a Toxic Culture. 11 Steps to Keep Her Happy, Healthy, and Safe, Regnery, 225 págs. Acaba de aparecer una versión española: Educar hijas fuertes en una sociedad líquida. 11 pasos hacia su felicidad, bienestar y seguridad, Palabra, 238 págs., traducción de Ana Corzo Santamaría.

Mejor buenas amigas que muchos “likes”

POR ÁLVARO LUCAS PARA ACEPRENSA

RENOMBRADO MÉDICO HOLANDÉS RECONOCE LA “PENDIENTE RESBALADIZA” EN LA EUTANASIAAGREES THAT THERE IS A ‘SLPPERY SLOPE’

¿Qué mejor lugar para analizar este asunto que Holanda?

(BioedgeMichael Cook) “Los grupos de presión contra la eutanasia quieren que el público crea en la inevitabilidad de la pendiente resbaladiza, pero sus temores son injustificados“, es una de las advertencias que hacen recurrentemente aquellos que defienden la legalización de la eutanasia.

¿Qué mejor lugar para analizar este asunto que Holanda?

En 2019, según las cifras oficiales, hubo 6.361 casos de eutanasia, el 4,2 por ciento del total de muertes en el país. En otras palabras, una de cada 25 personas mueren a manos de un médico en los Países Bajos. Y esas son sólo las cifras oficiales. Es ampliamente aceptado que un buen número de muertes por eutanasia no se reportan, sobre todo porque a los médicos no les gusta el papeleo extra que implica.

¿Qué opinan los médicos holandeses sobre la evolución de la eutanasia?

Al menos uno de ellos está bastante satisfecho.

En un artículo publicado en NTGV, la revista de la Asociación Médica Holandesa, el Dr. Bert Keizer reflexiona sobre la historia de la eutanasia holandesa. Allí, de forma algo sorprendente, reconoce que la eutanasia se desliza por una “pendiente resbaladiza”. Mejor dicho, le parece bien.

El Dr. Keizer es un veterano de la eutanasia holandesa. Filósofo y geriatra, ahora trabaja para el Expertisecentrum Euthanasie, el nuevo nombre de Levenseindekliniek (la clínica del fin de la vida). Nació como un proyecto de la NVVE, la Sociedad Holandesa del Derecho a Morir. Keizer escribe:

Tras el cambio de siglo, ocurrió lo que nuestros colegas británicos habían predicho años antes con una complacencia no disimulada: los que se embarcan en la eutanasia se aventuran por una pendiente resbaladiza por la que irrevocablemente se deslizan hacia la matanza aleatoria de enfermos indefensos“.

Pero esto no le molesta demasiado. A sus ojos, ampliar los criterios de elegibilidad para la eutanasia es el camino del progreso. Después de todo, también sucedió con el aborto.

Con cada límite que nos fijamos, existe la posibilidad de traspasarlo. Esto también se aplica en las áreas periféricas de la conducta ética. El aborto antes no estaba permitido, luego apenas, luego hasta las 12 semanas y ahora incluso hasta las 20 semanas. Ese “incluso” lo dice todo. Algo similar se está haciendo ahora en el campo de la investigación de embriones humanos, donde estamos empezando a dejar la etapa del ‘nunca’“.

Y describe el progreso de la eutanasia en los Países Bajos.

Así ha ocurrido con la eutanasia. Cada vez que se dibujaba una línea, también era superada. Empezamos con los enfermos terminales, pero también aplicamos a los enfermos crónicos el sufrimiento desesperado e insoportable. Posteriormente, las personas con demencia incipiente, los pacientes psiquiátricos, las personas con demencia avanzada, los ancianos que luchaban contra una acumulación de dolencias de la vejez y, por último, los ancianos que, aunque no sufran una enfermedad discapacitante o limitante, siguen encontrando que su vida ya no tiene contenido. El desafortunado término “vida completa” se utilizó para el problema de este último grupo”.

Lo que el Dr. Keizer ha presenciado en su larga carrera es el cambio gradual pero inevitable de lo que los médicos están dispuestos a hacer por sus pacientes. Tal vez “pendiente resbaladiza” suena demasiado duro, porque evoca la imagen de una caída precipitada por un precipicio. Keizer prefiere pensar en ello como una erosión gradual de los límites.

En retrospectiva, es cierto que ahora proporcionamos la eutanasia a personas a las que les habíamos dicho, un poco indignados, hace 20 años, ‘Vamos, eso es totalmente imposible‘. Y mirando hacia adelante, no hay razón para creer que este proceso se detendrá en caso de demencia incapacitada. ¿Qué pasa con el prisionero que tiene una sentencia de por vida y anhela desesperadamente la muerte? ¿O los niños discapacitados que sufren de manera insoportable y desesperada según sus padres? No creo que estemos en una pendiente resbaladiza, en el sentido de ir hacia el desastre. Más bien es un cambio que no es catastrófico, pero que requiere que sigamos participando como comunidad“.

Este pasaje del artículo del Dr. Keizer sugiere que los dos lados del debate sobre la eutanasia se han centrado en la palabra equivocada. En lugar de discutir sobre si existe una pendiente resbaladiza – porque están de acuerdo en ello – deberían centrarse en el significado de “desastre”.

POR JORDI SOLEY PARA FORUM LIBERTAS

EN FRANCIA SE PODRÁ ABORTAR HASTA UN DÍA ANTES DEL NACIMIENTO

Francia

Alliance Vita calificó la reforma como “una ruptura ética total”, ya que la “ley cuestiona seriamente los derechos de los más frágiles de nuestra sociedad, ignorando los principios fundamentales de la ecología humana”

En Francia se podrá abortar hasta un día antes del nacimiento de un bebé. Un paso en la radicalización de la visión del aborto y de la cultura de la muerte que cobra fuerza en el país galo.

Infocatólica ha informado de que la Asamblea Nacional de Francia, una de las dos cámaras que componen el parlamento, aprobó un proyecto de ley que introduce el aborto libre durante todo el embarazo bajo la causal de “angustia psicosocial”, que significa que se puede abortar hasta justo antes de que el niño nazca.

“La interrupción del embarazo se considera sobre la base de que la continuación del mismo pone en grave peligro la salud de la mujer, pudiendo este peligro resultar de la angustia psicosocial”, así se reformó el artículo 20 de la Ley de Bioética, votado en segunda lectura en la Asamblea Nacional la noche del 31 de julio al 1 de agosto, explica Aciprensa.

De los 577 miembros de la Asamblea Nacional de Francia, solo participaron en el debate 101 diputados. De estos, 60 votaron a favor de las enmiendas y 37 en contra; los otros cuatro se abstuvieron.

Alliance Vita, un grupo provida francés, calificó la reforma al proyecto de Ley de Bioética como “una ruptura ética total”, ya que la “ley cuestiona seriamente los derechos de los más frágiles de nuestra sociedad, ignorando los principios fundamentales de la ecología humana”.

Además criticó que la votación fuera realizada “en plena noche, sin previo anuncio ni estudio de impacto, de una enmienda que hace estallar el marco del aborto en Francia al añadir un criterio inverificable de ‘angustia psicosocial’ para la interrupción médica del embarazo, permitiendo un aborto hasta el último día del mismo”.

El Obispo de Montauban, monseñor Bernard Ginoux, también se pronunció en Twitter. “Voto de la Asamblea Nacional. Así mueren las civilizaciones y es así como el espíritu de un pueblo se reduce a la nada. Los que vendrán después de nosotros corren un gran peligro”, expresó.

El proyecto de Ley de Bioética ahora regresará al Senado de Francia para una segunda lectura, donde puede ser nuevamente enmendado, antes de ser sometido a votación por un comité conjunto de las dos cámaras a finales de 2020. Sin embargo, la decisión de la Asamblea Nacional es definitiva cuando no se puede llegar a un consenso.

El antecedente de Francia: Nueva York y Holanda

Esta radicalización del aborto ya ha sucedido en otros lugares del planeta como en la ciudad de Nueva York y en Holanda.

Como ya informó en 2019 ForumLibertas, Nueva York aprobó entonces la norma más extrema que jamás haya habido en Estados Unidos en materia del aborto. La capital permite desde entonces a las mujeres abortar a sus bebés hasta, incluso un día antes del nacimiento del mismo.

La situación resulta paradójica a la vez que dramática porque si una madre tiene un hijo y lo asesina, comete un infanticidio y es ilegal, si lo hace el día anterior aduciendo problemas de bienestar es perfectamente legal.

POR FORUM LIBERTAS

LA ALIENACIÓN PARENTAL EXISTE, ES UNA TRISTE REALIDAD

Varios Estados la están legislando en protección del interés superior de los niños y adolescentes

NUEVO ESTUDIO RESALTA LA TRAUMATIZACIÓN PSICOLÓGICA QUE SUFREN LOS NIÑOS TRAS LAS SEPARACIONES VIOLENTAS DE SUS PADRES PROPICIADAS POR EL FEMINISMO.

Se presentó en el Reino Unido el Estudio de Alienación Parental 2020, con una muestra de casi 2.000 padres separados, se pudo observar la traumatización psicológica que sufren los niños. Las separaciones violentas, con vidas llenas de conflictos y odio, como promueve el feminismo, marca mucho la vida actual y futura de los menores.

Good Egg Safety CIC es un destacado grupo defensor de la seguridad infantil, con este trabajo se plasma la devastación de la salud mental que se viene realizando con los niños. El estudio dejó algunos puntos, que detallaremos a continuación, que nos alertan sobre todo el mal que el feminismo viene realizando a la familia y sus integrantes, en particular a los menores.

Los hallazgos clave de la encuesta fueron:
  • Casi la mitad de los encuestados no ha visto a su hijo durante más de seis meses.
  • 1 de cada 10 no ha visto a su hijo por más de 5 años.
  • Al 58% se les han infringido sus órdenes de arreglos secundarios, la mayoría de las veces.
  • El 80% ha experimentado impactos adversos para la salud.
  • El 55% ha sufrido un grave impacto financiero.
  • 16 encuestados habían contemplado o intentado suicidarse.

Tras una investigación de más de un año, el estudio expone un problema que los padres no atienden y mellan en el bienestar de los niños. Aislar a los menores de padres o familiares paternos, es una actitud egoísta de proporciones endémicas que promueve el feminismo en su ataque al patriarcado, por sobre la salud de los niños.  (Fuente: CANVA)

A esta noticia, hay que sumar la reciente aprobación en Puerto Rico de la Ley de Alienación Parental, (https://www.primerahora.com/noticias/policia-tribunales/notas/ya-es-ley-proyecto-de-enajenacion-parental/) que se agrega a una lista ya comenzada en otras legislaciones.

Por tanto, apreciamos como los hechos nos han dado la razón cuando hace tres años publicamos nuestro trabajo sobre el tema en Argentina. (https://www.pensamientocivil.com.ar/doctrina/2674-comenzamos-hablar-alienacion-parental)

En nuestro trabajo ya decíamos: “LA SITUACION PLANTEADA EN EL DERECHO POSITIVO.”                                                                                                                                                                   “En todos los ordenamientos jurídicos de Familia un tema muy importante, cuando los padres se separan, es decidir, con la mira puesta siempre en el interés superior de los menores, quien o quienes tendrán la guarda y quien la tenencia de los hijos. Siendo ideal que la misma sea compartida.

Si bien la Convención de los Derechos del Niño, art. 9º. y las códigos y leyes de familia preceptúan como norma directriz que es un derecho de los niños tener contacto con ambos padres, (art. 12 del CNA uruguayo), salvo que razones de conveniencia o salud aconsejen excepcionalmente la exclusión de alguno, buscando la mejor formación de los menores, en los hechos, el padre que no tiene la tenencia muchas veces para a ser un mero visitante y la guarda compartida solamente un nombre sin contenido efectivo.”

Otra buena noticia es que la bancada oficialista en el Senado del Uruguay está ajustando un Proyecto de Ley de “Co parentalidad” que consagrará la responsabilidad co parental de los padres en relación a sus hijos menores, sobre la base del proyecto de tenencia compartida que el exsenador Luis Lacalle, hoy presidente de la República, presentara en la Legislatura anterior en la Cámara de Senadores y la bancada del FA oficialista, se lo archivara.

El interés superior de los niños, niñas y adolescentes, previsto en el art. 9 de la Convención de los Derechos del Niño y por el art. 12 del CNA, finalmente empezará a cumplirse en el país, poniendo freno a al acción de los colectivos feministas radicales de género que usan a los niños como medios o instrumentos al servicio de su ideologizada causa, promoviendo la obstrucción parental y la realización de denuncias falsas, sin importarles el daño que causan a los niños con el alejamiento que los jueces de violencia doméstica suelen decretar contra los denunciados, que no verán a sus hijos por meses, según da testimonio el film documental uruguayo de próximo estreno “Victimas por Decreto”.

POR  CARLOS ÁLVAREZ COZZI

PARA

FORUM LIBERTAS

LOS HOGARES MULTIGENERACIONALES, AL ALZA EN LOS PAÍSES ANGLOSAJONES

abuelo nieto en casa

Tener a los abuelos en casa va siendo tendencia cada vez más en varios países. En EE.UU., por ejemplo, en tres cuartos de siglo se ha constatado una suerte de “montaña rusa” en este asunto: si en 1950 el 21% de la población vivía en hogares multigeneracionales, la proporción cayó al 12% en 1980, para volver a escalar en 2009 hasta el 17%. Hoy, según el Pew Research Center, un 20% de los estadounidenses (unos 64 millones) viven en esa modalidad.

¿Todos a gusto? No parece. Ian Marcus Corbin, investigador de la Harvard Medical School, lo ilustra con el ejemplo de esos norteamericanos hoy ya teñidos en canas que nacieron en una época de despegue del confort material y de revalorización de la independencia personal como ideal. “Los babyboomers sacaron adelante sus vidas y criaron a sus hijos en sintonía con esos conceptos. Ahora, al final de su existencia, pasar sus últimos días con sus hijos y nietos parece casi la admisión de un fracaso y una terrible imposición a la independencia y la movilidad de las generaciones más jóvenes”.

Según Corbin, son criterios que habría que superar. “Podemos y debemos reconsiderar la fetichización estadounidense de la independencia y su relacionado sentido de la interdependencia como cosa de vergonzosa debilidad. Dicho con sencillez: todos somos débiles y todos necesitamos de otros. Esto no es causa de sonrojo, o un problema que pueda ser gestionado de lejos o tecnologizado. Es una parte buena y hermosa del ser humano”.

https://www.aceprensa.com/familia/los-hogares-multigeneracionales-al-alza-en-los-paises-anglosajones/

POR ACEPRENSA

LA PANDEMIA DEL COVID-19 HUNDIRÁ MÁS LA NATALIDAD ESPAÑOLA

natalidad

Cae en España una natalidad ya crítica y se suman nuevas trabas para tener hijos

La crisis de natalidad en España es una de las más profundas de Europa, un continente ya de por sí sumido en una caída demográfica severa como consecuencia de la falta de nacimientos.

En el país se dan dos circunstancias que alimentan la situación: una crisis de natalidad preexistente y la falta de apoyo a la maternidad en el país.

Según indica el catedrático de Geografía Humana y presidente de la Universidad Internacional de La Rioja, Rafael Puyol, en declaraciones a La Vanguardia, en España se arrastra ya varios con crecimiento vegetativo negativo en el que mueren más personas de las que nacen.

“Los malos datos de este crecimiento vegetativo negativo –afirma el experto– se repetirán en el 2020 por la pandemia y seguramente también en el 2021 por la baja natalidad”. “La mujer española –sigue– tiene una media de 1,23 hijos y el primero a los 32 años. Son datos muy flojos. La recuperación será muy difícil”.

Aunque España se sitúa en los 47 millones de habitantes (un récord) es gracias a la inmigración, cuyo flujo ha frenado radicalmente la pandemia.

Los nacimientos han descendido un 40% en la última década. En el 2008, justo antes de la crisis, cuando cada mujer tenía una media de 1,44 hijos, hubo 519.779 nacimientos, que bajaron a 369.302 diez años después.

España pierde cada año más mujeres en edad reproductiva. Las que tienen entre 24 y 40 años, por ejemplo, responsables de más del 85% de los nacimientos, son hoy menos de cinco millones, un descenso del 2,5% con respecto al 2017.

Un saldo vegetativo negativo

España tiene un saldo vegetativo negativo (nacimientos respecto a defunciones de la población residente, descontando a los no residentes) de 31.245 personas, algo que ocurre por segunda vez en la última década pero de forma mucho más pronunciada. La primera vez fue en 2015, aunque la diferencia fue mucho menor, de 1.976 muertes más.

En total, contando con la población residente y no residente, el número de nacimientos disminuyó en 2017 un 4,5% respecto al año 2016, mientras que el de defunciones aumentó un 3,2%, según datos provisionales del INE.

Así, durante 2017 nacieron en España 391.930 niños (18.653 nacimientos menos que el año anterior). Desde 2008, cuando nacieron 519.779 niños (lo que supuso el máximo en 30 años), el número de nacimientos se ha reducido un 24,6%.

Las madres, cada vez mayores

El número de mujeres entre 15 y 49 años (en edad de ser madres) se redujo hasta 10,57 millones en 2017. Se mantiene así la tendencia a la baja iniciada en 2009 y que se debe a que ese rango de edades está formado por generaciones menos numerosas nacidas durante la crisis de natalidad de los 80 y primera mitad de los 90.

El indicador coyuntural de fecundidad (o número medio de hijos por mujer) se situó en 1,31 en 2017, con un descenso de tres centésimas respecto al valor registrado en 2016.

De los 391.930 nacimientos que tuvieron lugar en España, 75.564 fueron de madre extranjera, lo que supuso el 19,3% del total (18,5% en 2016).El número medio de hijos por mujer se redujo tres centésimas entre las madres españolas, hasta 1,25, y dos centésimas entre las madres extranjeras, hasta 1,70.

A la cola de Europa en natalidad

Recientemente, el pasado 17 de junio, la Comisión Europea (CE) publicó un balance demográfico de los 27 países de la Unión. El documento pone énfasis en el envejecimiento y el declive demográfico en el que se encuentran abocados, prácticamente sin excepciones.

En la UE, España se sitúa tan sólo por detrás de Malta en términos de baja fertilidad. Con 1,26 hijos por mujer contra 1,55 de media en Europa, nos encontramos particularmente lejos de los 2,1 necesarios según los demógrafos por una demografía sana.

A nivel europeo, 2019 fue el segundo año consecutivo en que la zona UE registró más muertes que nacimientos. Si bien la población total aumentó ligeramente, el incremento se debió exclusivamente al fenómeno inmigratorio.

La caída demográfica europea se inscribe en una tendencia que se inició ya en los años 70 del siglo pasado en Europa occidental, pero que las oleadas migratorias hacia países como Francia, Reino Unido y Alemania han camuflado. En Europa del este, que no atrae inmigrantes, el fenómeno apareció sin atenuantes a finales de los años 80.

El informe de la Comisión afirma que si la tendencia actual se mantiene, el número de europeos disminuirá a partir de 2030 y se situará el 2070 en 424 millones de personas. El equivalente a la pérdida del 5% de la población total actual.

Ayudas a la maternidad

Para revertir esa situación España debería implementar políticas natalistas, hasta la fecha prácticamente inexistentes.

Puyol afirma también a La Vanguardia que “No es posible descender la mortalidad” porque cada vez somos más y vivimos más tiempo, sin embargo, “es necesario ayudar a las familias para que tengan descendencia de manera razonable”.

“Estas políticas natalistas –dice haciendo referencia al cheque-bebé que implementó Zapatero– tienen efecto a corto plazo, pero en realidad pocas familias tienen un hijo a cambio de dinero, aunque sea una ayuda. Lo que es necesario para aumentar la natalidad de forma continuada son políticas integradas de ayuda a la familia que impliquen ventajas en el acceso a la vivienda, desgravaciones fiscales, conciliación familiar en el trabajo, guarderías gratuitas, permisos remunerados, etcétera”.

En España hay 10,4 millones de mujeres y 10,1 millones de hombres que desearían tener hijos pero no han podido por las razones que sean, aunque las principales, son socioeconómicas.

Puyol propone que España aumente el gasto social para amortiguar el descenso de la natalidad que va a causar la pandemia, pero no es optimista. “Arrastramos un déficit social histórico, especialmente con respecto a Europa y no veo que, con todas las urgencias económicas que genera el virus, el Gobierno vaya a tener recursos para la familia y la infancia”.

POR FORUM LIBERTAS