RECONSTRUCCIÓN Y AMISTAD CIVIL

reconstrucción

Vaya por delante una premisa: la salida de la crisis económica provocada por la pandemia depende en gran manera de las condiciones políticas.

La reconstrucción necesita de la amistad civil, esta no existe, y eso es malo para todos nosotros, los ciudadanos de a pie. ¿Cómo podemos resolverlo? Asumiendo la realidad, que es la única forma de transformarla. Y tal cosa significa saber de dónde salimos para conocer a donde vamos.

Y salimos de una gestión desastrosa del gobierno. No me extenderé en los hechos que avalan el calificativo. Bastará con uno que los resume. España tiene 25 de cada 100 muertos europeos por coronavirus, a pesar de que nuestra población es solo de 9 cada 100. Esta tragedia no ha sido asumida por el gobierno, sino que responde a ella con engreimiento e irresponsabilidad. Solo lo encrespado de la política partidista difumina el cúmulo de errores, desatinos y contradicciones, con los que se ha obtenido este resultado, que tiene en la gente de más de 70 años sus principales víctimas, y en el cinismo de Pablo Iglesias, el último responsable bajo el Estado de Alarma de las residencias para la gente mayor, al más destacado enemigo de la amistad civil, porque el favor de la provocación lo protege de sus culpas.

Estos daños se extienden a la economía a base de declaraciones confusas, que van de las nacionalizaciones a la “derogación íntegra de la reforma laboral”, hasta la falta de planes sólidos, como muestra la secuencia contradictoria sobre el turismo. Todo ello siempre amenazado por un desconfinamiento, que en gran medida funciona a ciegas por falta de capacidad de detección e intervención.

Enunciar escuetamente todo esto no es pesimismo. Son ganas, muchas, de que hagamos bien las cosas, pero para lograrlo hay que advertir de los errores e incompetencias, porque es la única forma de remediarlas. Para los partidarios de quienes nos gobiernan, la crítica es mala, seguramente lo es para las etiquetas políticas, pero es necesaria para el país, porque solo entendiendo de dónde venimos podemos andar mejor hacia donde debemos avanzar.

¿A dónde vamos?

Debemos reconocer que salimos mal, que no estamos más fuertes, ni unidos, sino todo lo contrario, y que si el Covid-19 no desaparece, así, sin más, como el SARS-CoV (2002-2003), vamos a vivir peligrosamente un periodo indeterminado, y la recuperación no será en V, ni tan siquiera en U, sino en L con un brazo horizontal dotado de agudos dientes de sierra.

¿Y esto por qué? Pues básicamente porque si los datos no se equivocan, el 95% de la población es susceptible de infectarse, y entre un 28% y un 33% de los portadores son asintomáticos; ni ellos mismos saben que son un peligro

Ante esta situación se opera una desescalada con insuficientes medios y basada en una regulación rococó, confusa, que favorece la indisciplina ciudadana, en lugar de aplicar medidas obligatorias y efectivas, como el uso obligatorio de mascarillas siempre y la prevención en los lugares cerrados. España necesita aplicar test masivos en una proporción, como el mínimo, del doble de la actual, dotarse de unos 200 rastreadores por millón de habitantes, sobre todo en los territorios mas críticos, reforzar la asistencia primaria en miles de médicos y personal sanitario para normalizar la asistencia a otras patologías, intervenir rápidamente y atender residencia a residencia, hogar a hogar, a la población de riesgo.

Sobre esta base sí que puede asentarse el plan de reconstrucción. Pero este no saldrá bien parado de la pugna política.

Solo cabe una medida alternativa. Las organizaciones de sociedad civil, empresariales, sindicales, sociales, profesionales, bajo el liderazgo de algunas personalidades acreditadas por sus resultados empresariales y sociales, deben constituir una comisión operativa que elabore y presente un plan concreto y definido que sea presentado a la opinión pública primero, y a la Comisión del Congreso después. Solo si se genera un fuerte constreñimiento social que confine a oposición y gobierno a trabajar sobre una pauta común, se producirá el principio de colaboración necesaria, que es la condición donde levantar la amistad civil.

Se trata de organizar la fuerza de las instituciones civiles, también las de la Iglesia, como Cáritas, para concretar un plan de reconstrucción que a su vez fuerce a la colaboración política. Si nos quedamos mirando el combate entre partidos, solo conseguiremos que todos perdamos.

POR FORUM LIBERTAS

ELLEN BROWDER ESCRIBÍA “FAKE NEWS”. ANTIGUA PERIODISTA EN COSMOPOLITAN: MENTIMOS A LAS MUJERES

Sue Ellen Browder escribía “fake news” antes de que éstas se llamaran así. Ahora, Browder, periodista en de la revista Cosmopolitan durante 20 años, describe lo que se dedicó a escribir esos años como “propaganda”.

¿El objetivo? Vender a las mujeres la idea de que la liberación sexual es el camino hacia la realización personal de la mujer soltera.

“La propaganda es muy sofisticada”, explica Browder a The Daily Signal. “Es una verdad a medias, una verdad seleccionada y una verdad fuera de contexto“.

“La propaganda no se usa para vender sólo productos”, añade. “También se usa para vender ideas“.

Antes de escribir para Cosmopolitan, Browder trabajaba en un pequeño diario, el South Bay Daily Breeze, a las afueras de Los Ángeles. Cuando ella y su marido se quedaron embarazados sin esperarlo, la reacción en el periódico no fue de gran entusiasmo: “Me dijeron que sólo podía trabajar durante los primeros cinco meses del embarazo y que tenía que dejarlo”, recuerda Browder.

Esa experiencia convirtió a Browder, que nació y se crió en un pequeño pueblo de Iowa, en una feminista.

Era el año 1969 y ser despedida por estar embarazada fue una llamada de atención. La situación hizo que Browder, que se graduó en la Escuela de Periodismo de Missouri, se diera cuenta de que las mujeres tenían mucho trabajo  por hacer.

Ser feminista en aquel entonces era muy diferente de lo que significa hoy en día, cuando muchos perciben el movimiento como anti-hombres y pro-aborto.

El movimiento feminista luchaba por la igualdad de oportunidades para las mujeres en la educación y el trabajo“, dice Browder sobre sus primeros pasos. La revolución sexual, por otro lado, “luchaba por todo tipo de libertades sexuales”.

Entonces, ¿cómo quedaron los dos tan entrelazados? En parte, dice Browder, gracias a la propaganda que ella misma escribió.

A partir de 1971, Browder trabajó bajo la dirección de la legendaria Helen Gurley Brown, quien fue editora jefe de Cosmopolitan durante más de 30 años y autora del best-seller de 1962 “Sex and the Single Girl”.

Siguiendo las indicaciones de la revista Playboy, Brown convirtió la revista en un emporio internacional. Fue ella quien les dio a sus periodistas una lista impresa de reglas a seguir, que incluía instrucciones sobre cómo inventar partes de sus historias para sonar más convincentes.

Browder todavía posee su copia original de las reglas a día de hoy. Al hojear las páginas, lee dos ejemplos en voz alta:

A menos que seas una autoridad reconocida en el tema, las declaraciones profundas deben ser atribuidas a alguien apropiadoincluso si tienes que inventar a esa autoridad en el tema …

Intenta localizar algunos de los edificios, restaurantes, clubes nocturnos, parques, calles, así como historias en ciudades que no sean Nueva York, aunque deliberadamente tengas que situarlos en otros lugares. La mayoría de los periodistas viven en Nueva York, el 92% de nuestros lectores no.

Al situar susr historias sobre mujeres que tienen aventuras sexuales extravagantes en lugares como Cleveland y Des Moines, Browder dice, “la revista difundió sus costumbres por todo el país y por toda la cultura pretendiendo que estaban mucho más difundidas de lo que realmente estaban“.

Una de las ideas que Cosmopolitan quería propagar era la idea de que el aborto era un “derecho” de la mujer, años antes de que la Corte Suprema lo declarara un derecho protegido por la Constitución.

Browder detalla la historia de cómo un pequeño grupo de feministas insertó el aborto en la agenda del movimiento feministaen su libro de 2015 “Subverted: Cómo ayudé a la revolución sexual a secuestrar el movimiento feminista“. A partir de ese momento quedó establecida una narrativa: “Básicamente, “Todas las mujeres lo quieren”. Así es como funciona la propaganda”, dice Browder.

Aunque Browder estaba casada y vivía un estilo de vida tradicional bastante diferente de lo que ella propugnaba en las páginas de Cosmopolitan, también fue corrompida por su influencia. En un momento dado, las ideas de esas páginas influyeron en la decisión más personal que ella y su marido pudieran tomar.

A los 27 años, Browder estaba felizmente casada y tenía dos hijos. Cuando se quedó embarazada de un tercero, ella y su marido decidieron abortar. Era 1974, el año después de Roe contra Wade. “No me di cuenta de la experiencia traumática que sería más tarde en mi vida, de lo mucho que me atormentaría.”

Unos 20 años después, en 1994, la última pieza de Browder apareció publicada en Cosmopolitan. Unos 10 años después, se convirtió al catolicismo y buscó la ayuda de la Iglesia para superar su trauma post aborto.

“Cuando empieces a traicionar la verdad, ésta empieza a perseguirte”, dice. “Te atrapará al final. Y es por eso que aunque sabía que estábamos inventando historias, aún así me sentí absorbida y pensé que el aborto estaría bien.”

El aborto de Browder no es lo único por lo que ha pedido perdón. En su libro confiesa la verdad sobre la propaganda que escribió para Cosmopolitan, a pesar de que esto arroja una sombra vergonzosa sobre su carrera como periodista.

“No quiero atribuirme más mérito del que merezco por todo este mal, pero creo que, sin duda, formé parte del imperio del mal, si se quiere decir así”, dice a The Daily Signal. “Y lo que me gustaría… para las jóvenes de hoy en día [es] decirles la verdad para que puedan ver cómo mi generación se equivocó, por qué nosotros nos equivocamos y cómo pueden hacerlo mejor”.

Para hacerlo mejor, dice Browder, las mujeres pro-vida deben reclamar el movimiento feminista.

“El feminismo pro-vida existe y… de hecho, el feminismo pro-vida es el auténtico feminismo del siglo XXI”, sostiene.

Pero reclamar el feminismo no será fácil, añade. Requerirá que las niñas y las jóvenes rechacen las ideas que se les venden en las páginas de Cosmopolitan y en casi todas partes.

Browder se pregunta: “¿Por qué Cosmopolitan tuvo tanto éxito? Porque atrajo a los anunciantes. ¿Y por qué atrajo a los anunciantes? Porque funcionaba. Cuando una joven, una joven insegura, lee estas revistas y piensa que tiene que tener perfume, cosméticos, productos para el cabello, ropa bonita, viajes de solteros… abortos, anticonceptivos, cuando piensa que tiene que tener todas estas cosas, va a gastar mucho dinero.”

Y añade:

Te dicen por un lado, “Sé tú misma”; por otro lado, te dicen, “No eres lo suficientemente buena de la forma en que eres, compra todas estas cosas para ser hermosa”. ¿Por qué no eres hermosa tal como eres?

Aquí está el perfume que necesitas. Y por cierto, tus manos tampoco se ven muy bien. Y tu color de pelo está mal. Oh, y cuando te canses de oír eso, toma un poco de helado y un poco de alcohol para acompañarlo, porque entonces estarás demasiado gorda y tendremos que ponerte a dieta.

Sentada en su apartamento, sin el más mínimo maquillaje, Browder, que ahora tiene 74 años, se ríe de lo ridículo de las ideas que una vez dijo a las mujeres que eran el secreto de la felicidad y el éxito.

Pero luego se pone seria, reflexionando sobre el daño que ha hecho y el daño que tales revistas y sitios web continúan haciendo.

“Ahora estamos liberadas, nos dicen. ¿Lo estamos?”, se pregunta. “Por un lado, sí. Podemos ir a la universidad. Podemos obtener un título. Podemos ser médicos, abogados, ingenieros. Podemos hacer todo esto. Podemos ganar mucho dinero”.

“Pero”, se detiene Browder, mirando el iPhone en su mesa de la cocina, “¿estamos realmente liberadas si nuestras chicas tienen eso en sus bolsillos antes de que puedan pensar?

Publicado por Kelsey Bolar en The Daily Signal

POR FORUM LIBERTAS

LA DESTRUCCIÓN CULTURAL QUE SUFRIÓ EUROPA EN EL S. XIX

Olivier Guez

El escritor francés Olivier Guez,  nacido en 1974 hace una interesante reflexión, acerca de la destrucción cultural que sufrió Europa en el S.XIX y que recoge el periodista Manuel P. Villatoro para ABC 

“La cultura nunca ha sido una garantía. En Europa, a finales del siglo XIX, hubo una cultura de la destrucción. Buscaban romper la herencia judeo cristiana. Si vemos todos los movimientos de vanguardia, buscaban destruir lo que las generaciones anteriores habían hecho. Eso va desde el futurismo al supremacismo. Después de la Primera Guerra Mundial todos los movimientos de masas, desde el fascismo hasta el bolchevismo, fueron la producción del hombre nuevo. Algunos eran muy cultos, pero pusieron la cultura al servicio de la destrucción. Y Mengele, que tenía una cierta cultura, fue un ejemplo de esto.” (Josef Mengele médico nazi, conocido por Ángel de la muerte)

POR OLIVIER GUEZ, PARA ABC

PREDICCIONES DE CINCO EXPERTOS: CÓMO SERÁ EL MUNDO DESPUÉS DE LA EPIDEMIA

La epidemia global de coronavirus aún no se ha terminado, pero sus consecuencias políticas, económicas y sociales ya se empiezan a hacer sentir.

Recogemos las opiniones de cinco expertos sobre cómo será el mundo después de la epidemia. Las siguientes predicciones y comentarios provienen de historiadores, economistas y politólogos internacionalmente reconocidos.

Yuval Noah Harari: dos elecciones cruciales

El historiador israelí es especialmente conocido por su best seller de historia mundial Sapiens y su secuela Homo Deus en que prevé un siglo XXI dominado por la búsqueda humana de poderes “divinos”.

En un influyente artículo en el Financial Times, Harari afirma que la crisis del coronavirus nos está haciendo plantear dos elecciones cruciales para el futuro de la humanidad: la primera es entre la vigilancia totalitaria y el empoderamiento ciudadano. La segunda es entre el aislamiento nacionalista y la solidaridad global.

Según Harari, para lograr poner fin a la epidemia, los gobiernos lo pueden hacer de varias maneras combinando estas cuatro opciones. Pero las elecciones que hagan contra la Covid-19 tendrán consecuencias que irán mucho más allá de la pandemia e influirán fuertemente en el modelo de sociedad y el orden internacional. El autor concluye esperando que la cooperación internacional y la confianza en los ciudadanos permitirán una victoria decisiva no sólo sobre la enfermedad sino contra las futuras crisis del siglo XXI.

Stephen M. Walt: un mundo menos abierto

Stephen M. Walt es profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Harvard y conocido por sus postulados realistas. Según afirma, la epidemia del coronavirus reforzará el estado y los sentimientos nacionalistas. También se acelerará el auge del Extremo Oriente respecto a Occidente, contribuyendo a borrar aún más deprisa el aura que aún les queda a Europa y los Estados Unidos.

Walt piensa que la esencia del sistema político internacional, “la conflictividad”, se mantendrá. La Covid19 frenará la hiperglobalización actual hasta cierto punto, ya que ciudadanos y empresas buscarán la estabilidad y esta se encuentra esencialmente en los gobiernos nacionales. La combinación del virus con la falta de preparación y la falta de liderazgo llevarán a la humanidad hacia un mundo “menos abierto, menos próspero y menos libre”.

Joseph Stiglitz: la necesidad de internacionalizar la crisis

Joseph Stigilitz es profesor y Premio Nobel de economía, conocido por sus tesis en favor de un capitalismo social. Según afirma, la crisis sanitaria actual tendrá consecuencias catastróficas para las economías emergentes y los países más pobres.

Stiglitz espera que los gobiernos de todo el mundo se den cuenta de que cooperar para superar la crisis no sólo es moralmente deseable, sino que es provechoso para sus intereses individuales. Esto se explica, dice, porque mientras la epidemia siga existiendo en alguna parte, supone una amenaza en todas partes.

G. John Ikenberry: la resistencia de las democracias

G. John Ikenberry es profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Princeton y conocido por sus teorías liberales. Según él, en un primer momento la crisis de la Covid-19 dará alas tanto a los defensores del autoritarismo estatal como a los liberales internacionalistas. Todos verán en la crisis motivos que justifican sus postulados.

Sin embargo, en último término las democracias liberales sabrán adaptarse, como lo hicieron durante las décadas de los años 30 y 40 del siglo pasado. Ikenberry toma el ejemplo de los Estados Unidos del presidente Franklin D. Roosevelt. Consciente del elevado grado de dependencia de las sociedades modernas las unas de las otras, Roosevelt concibió un orden para la postguerra basado en una apertura económica y política controlada por reglas de juego compartidas.

Aunque habrá una primera reacción basada en el nacionalismo, Ikenberry afirma que la tendencia a largo plazo estará marcada por una nueva forma de internacionalismo pragmático y protector.

Éric Zemmour: ¿seguro que nada volverá a ser como antes?

Éric Zemmour es uno de los columnistas políticos más leídos y polémicos de Francia, y es conocido por su defensa del estado y de un nacionalismo democrático.

Según Zemmour, son numerosos los dirigentes occidentales que, debido al coronavirus, parecen haber tomado un “camino de Damasco” pasando de posiciones en favor del liberalismo internacional y la Unión Europea a la defensa del papel preeminente del estado. Todo el mundo afirma que “nada volverá a ser como antes”.

No obstante, según Zemmour, esta afirmación ya se ha utilizado en otras crisis, como la financiera de 2008 o el movimiento de los Chalecos Amarillos en Francia. La resistencia al cambio del actual sistema internacional liberal es muy fuerte, observa el columnista. Y numerosos dirigentes parecen querer hacer un cóctel imposible combinando el retorno de la soberanía nacional en materia industrial y europeísmo del mercado único.

Zemmour piensa que el estado saldrá de la crisis sanitaria aún más empobrecido y exhausto, y será difícil dar marcha atrás en un modelo internacional económico y político que ha costado décadas construir. El columnista duda pues de la capacidad de los países europeos de reforzar sus capacidades.

POR FORUM LIBERTAS

PODEMOS INTENTA LEGALIZAR LA PROSTITUCIÓN POR LA PUERTA DE ATRÁS

prostitución

La ministra de Igualdad Irene Montero cuela la prostitución como actividad laboral en la asignación del Ingreso Mínimo Vital que prepara el Gobierno

Irene Montero, ministra de Igualdad está aprovechando la circunstancia actual provocada por la crisis sanitaria del coronavirus para intentar colar la legalización de la prostitución.

El Ministerio de Igualdad anunció recientemente que el refuerzo de las medidas sociales y asistenciales dirigidas a mujeres “en contexto de prostitución”, entre las que planteó la posibilidad de acceder al Ingreso Mínimo Vital que prepara el Gobierno. Ese controvertido ingreso podría ser efectivo en el plazo de un mes.

El Ministerio afirma que las prostitutas son uno de los colectivos “en mayor riesgo de ser afectadas de manera desproporcional por la crisis de COVID-19“. Trata de aguantar su argumentación con el hecho de que “las entidades y ONGs especializadas en la detección, atención e intervención psicosocial han tenido que paralizar en la mayoría de los casos su actividad asistencial y ambulatoria, exponiendo a las mujeres a un escenario de vulnerabilidad y desprotección de derechos”, según afirma el propio Ministerio.

Legalizar la prostitución considerándola actividad laboral

La estrategia de Irene Montero es clara: si las prostitutas accedeal Ingreso Mínimo Vital  se estaría legalizando indirectamente la actividad que realizan considerándola veladamente una actividad laboral.

La manera que tiene el Ministerio de explonerlo es mezclándolo todo, afirma que “con objeto de garantizar las condiciones mínimas de subsistencia, y cuando se adapten a los criterios acordados, las víctimas de explotación sexual y trata con fines de explotación sexual, así como los casos de extrema vulnerabilidad de mujeres en contexto de prostitución, serán incluidas como beneficiarias del Ingreso Mínimo Vital”. ¿Qué tiene que ver una víctima de trata y explotación sexual con una mujer que ejerce la prostitución desde su voluntad?

Así, la propia cartera de Montero reconoce que “se asegurará también que las mujeres en situación administrativa irregular, que son en la mayoría de los casos las principales víctimas de explotación sexual y trata con fines de explotación sexual, tengan acceso a este derecho”. Por lo tanto, se asegurará también que se contemplen como trabajadoras legales.

La ministra Irene Montero está intentando colar la legalización de la prostitución con otra medida. Una estrategia de ocultación aprovechando la situación de desconcierto y de ruido mediático masivo que se vive en la actualidad por el COVID-19.

POR FORUM LIBERTAS

EL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ VUELVE A TROPEZAR

Los días precedentes a la comparecencia de Sánchez en el Congreso de los Diputados para solicitar la prórroga del estado de alarma, hoy miércoles, están resultando nefastos.

Ayer se celebró el correspondiente Consejo de Ministros y tuvo como resultado una sorprendente rectificación de uno de sus acuerdos más esperados. Se trataba de la posibilidad de que los menores salieran a la calle después de tanto tiempo de confinamiento, bajo determinadas condiciones.

La afirmación oficial posterior al Consejo limitaba la salida de los niños a acompañar a los padres en determinadas gestiones, como realizar las compras en supermercados o en farmacias. Esta medida desencadenó rápidamente una gran polémica por lo absurdo de la misma. Primero, porque es más peligroso llevarlos a un lugar cerrado que a un espacio público como es la calle, y segundo porque desde el punto de vista de aligerar la carga del encierro, su efecto era escaso, por no decir nulo. El resultado fue una rectificación en cuestión de horas, con la comparecencia del rostro impasible del Gobierno, Salvador Illa, ministro de Sanidad.

Es sorprendente y preocupante que una medida relativamente sencilla, que ha debido pasar por la reunión de subsecretarios, además del Consejo de Ministros, diera pie a un error de tal dimensión. ¿En qué están pensados tantos altos cargos públicos y el propio presidente del gobierno, para que este sea el resultado? También es alarmante, en la medida que dice muy poco, el reiterado asesoramiento científico que reclama Sánchez para todas sus medidas.

Pero los desaciertos, y no menores, no terminan ahí. Las anunciadas y famosas pruebas masivas para conocer el grado de inmunización de la población, no podrán realizarse porque una vez más el material utilizado es defectuoso, tanto que el Gobierno no solo lo ha retirado, sino que exige a la empresa la devolución del dinero pagado. Esto significa que para llevar a cabo esta medida, que se consideraba clave para el desconfinamiento racional progresivo, tiene que realizarse un nuevo proceso de compra. Un fracaso más en una cuestión estratégica, una de las pocas que permite una prevención eficaz contra el coronavirus que nos ataca: la disponibilidad de test para medir el contagio entre la población.

También se ha venido anunciando la instalación de un precio máximo para las mascarillas quirúrgicas, como una forma de corregir los aumentos desmesurados de precio que se han aplicado. Es necesario decir, que esta medida no estaba exenta de crítica, en el sentido de señalar que esta situación era consecuencia de un déficit de oferta, y que al fijar un precio máximo, lo único que se conseguiría es el desabastecimiento y el aumento del mercado negro, y que la solución radicaba en forzar la producción española de mascarillas, que por otra parte son un producto de muy baja tecnología y fácil de elaborar.

Al final se ha establecido el precio límite, pero resulta muy elevado. En este sentido, poca garantía significa hacer pagar casi 1€ por una mascarilla quirúrgica, cuyo uso en buenas condiciones apenas si alcanza unos pocos días. La cifra constituye un exceso y no resuelve nada, porque toda la población española, la más necesitada, no puede añadir a su dramática situación económica, el coste habitual de gastarse 96 céntimos de euro para tener una mínima protección. Con esta medida el gobierno certifica la desigualdad en la forma de afrontar la pandemia.

Un cuarto elemento que ha desatado justificadas críticas contra el Gobierno, y ha movido a preocupación, han sido las declaraciones del jefe del estado mayor de la Guardia Civil sobre las actuaciones de esta fuerza para evitar un ambiente crítico contra el Gobierno en las redes sociales. El desmentido que el propio general, a preguntas de los periodistas, ha desplegado esta misma semana, ha complicado más que ha resuelto la cuestión. Porque para justificar su acción se ha referido a aquellas noticias que significan “desconfianza”. Pero resulta evidente que la Guardia Civil no está para medir la confianza o desconfianza que genere la información, sino en todo caso para cortar aquello que objetivamente sean falsedades informativas.

Que la Guardia Civil actúa de una manera que puede vulnerar la libertad de expresión, se ha visto confirmado por el conocimiento de la orden interna de 16 de abril para que se actúe sobre aquellas informaciones que signifiquen promover “la desafección hacia las instituciones de Gobierno”; ni tan siquiera del Estado, sino del Gobierno. Estaríamos así potencialmente delante de una actuación típica de un régimen policial, donde lo que se persigue no es la falsedad demostrada de un hecho generador de alarma, sino aquellos enfoques generadores de desconfianza y desafección hacia quienes nos gobiernan. Es un pésimo precedente, el Congreso debe esclarecer y pedir responsabilidades. Más cuando la propia ministra de educación Celaa ha afirmado esta misma semana que el Gobierno no puede aceptar “mensajes negativos”.

Y por si fueran pocas las dudas de que Sánchez intenta manipular la opinión, se ha destapado que en el Facebook del Ministerio de Sanidad, la gran abundancia de “Like” a las informaciones oficiales, corresponden a una abundante lista de seguidoras de imágenes glamurosas y nombres sofisticados, que con toda razón se considera que proceden de cuentas creadas hace pocos días para realizar esta función artificial de aplauso. En este caso la forma de proceder ha sido tan burda que el resultado es perfectamente ridículo.

Pocas dudas quedan de que Sánchez no gobierna bien, que tiene conciencia de ello, y que ha desplazado el eje de su acción a aquel ámbito donde se mueve más como su gurú oficial, Iván Redondo. Mientras, se sigue prorrogando el confinamiento en las condiciones más duras de Europa.

POR FORUM LIBERTAS

LA PROMOCIÓN DE LO NO CRISTIANO – LO PAGANO – SUBSISTENTE

El dios Dióniso, Baco entre los romanos, y su cortejo de sátiros y ninfas hacían, en febrero/marzo, su entrada triunfal en las ciudades marítimas del Mediterráneo en su car(rum)/naval(em) = “carro naval” o “nave”, origen probable tanto de la palabra “carnaval” como de sus fiestas de disfraces, etc. Hacían la entrada “disfrazados” (todo el cuerpo o apariencia externa) o al menos “enmascarados” (solo la cabeza).

Téngase en cuenta que los dioses telúrico-mistéricos -originariamente- se representaban no antropomórfica, sino teriomórficamente, o sea, en “forma” no “humana”, sino “animal”. Y Dióniso -Baco- era uno de ellos. El cristianismo no consiguió ni eliminar  ni sustituir estas fiestas dionisiacas o báquicas tan arraigadas en toda la cuenca mediterránea, especialmente porque iban acompañadas de las famosas representaciones teatrales (tragedias, comedias), presididas por la imagen del dios Diónisio y por su sacerdote supremo en la ciudad. No extraña que ultimamente el paganismo creciente y la masonería hayan promovido la celebración de los carnavales, en España con vacaciones escolares, llamadas de “la Nieve” o “de Primavera”.

POR MANUEL GUERRA GÓMEZ

CARNAVAL, PAN Y CIRCO

Lamentamos que desde instituciones públicas no se  separe lo público de lo privado y se cargue contra la herencia cristiana de nuestros antepasados, con la promoción del carnaval, que ataca  a la sociedad y a la trascendencia de la persona.

Rodeados de desgracias, asesinatos de mujeres, inmigrantes muertos buscando huir de las guerras, tráfico de seres humanos, criaturas abortadas con la  promoción de la administración, familias y trabajadores sin tener lo mínimo necesario para vivir con dignidad, víctimas por la permisividad ante el consumo de drogas, pasividad e indiferencia ante los conflictos militares… y ante todos estos horrores la solución es Pan y Circo, el carnaval, que vergüenza, pues digamos, ¡Nada que celebrar!

UNA HOJA DE RUTA PARA LA AGENDA DE ESPAÑA

 

1/ DIVORCIO, por lo que promovemos la mediación para las familias en peligro de ruptura, favoreciendo la resolución de conflictos y preservando la unidad familiar.

2/ ABORTO, por lo que promovemos la cultura de la vida cimentada en dejar vivir a los concebidos con la ley de conciliación laboral y familiar así como con la mejora de condiciones para las adopciones nacionales.

3/ RELIGIÓN OFICIAL, por lo que promovemos la ley de libertad religiosa en los centros públicos.

4/ IDEOLOGÍA DE GÉNERO, por lo que promovemos la ley de libertad educativa que respete el ideario de los padres en las aulas, evitando el adoctrinamiento ideológico.

5/ EUTANASIA, por lo que promovemos la ley de medicina paliativa, potenciando las unidades de medicina paliativa en los centros médicos para atender a los enfermos terminales y facilitar la atención en su domicilio.

¿Por qué el PSOE está en manos de George Soros, gestionando las políticas de inmigración españolas?

¿Un “político” ha de estar en condiciones de dar razón de sus actos a los afiliados?

LOS DERECHOS DE LA INFANCIA

“Hay que reclamar incesantemente a la comunidad internacional y a las comunidades nacionales que no cesen en la lucha por garantizar a cada niño todos y cada uno de sus derechos. Es un deber de justicia, y cada uno ha de preguntarse qué puede hacer y qué debe hacer, y después llevar a cabo su aportación.

Al hablar de los derechos de la infancia nos hemos de remontar al momento mismo de la concepción y referirnos al derecho a la vida, puesto que antes del nacimiento el niño tiene necesidad de protección especial de hecho y de derecho. Después vendrá la comprensión y el amor de los padres, en el marco de la familia, para poder crecer con normalidad y coherencia, y más adelante, la escuela,…”

POR JOSÉ ÁNGEL SAIZ