MATRIMONIO Y BIEN COMÚN. Los 10 principios de Princeton

  1. El matrimonio es una unión personal, para toda la vida, entre un hombre y una mujer.
  2. El matrimonio es un bien humano de ideas profundas, que eleva y perfecciona nuestra naturaleza social y sexual.
  3. Por lo general, los hombres y las mujeres casadas disfrutan de una vida mejor.
  4. El matrimonio protege y promueve el bienestar de los hijos.
  5. El matrimonio sostiene la sociedad civil y promueve el bien común.
  6. El matrimonio es una institución que crea riqueza, al aumentar el capital humano y social.
  7. Cuando el matrimonio se debilita, aumentan las desigualdades, ya que los niños sufren las consecuencias de crecer en hogares sin unos progenitores comprometidos con la familia.
  8. Una sociedad que cree en el matrimonio protege la libertad política y fomenta un gobierno controlado.
  9. Las leyes que rigen el matrimonio importan de una manera significativa.
  10. “Matrimonio civil” y “Matrimonio religioso” no pueden estar rígida y totalmente desasociados el uno del otro.

The Witherspoon Institute- Social Trends Institute

Antropología de la ideología de género

La peculiaridad de esta nueva antropología, (la ideología de género) que constituye la base del Nuevo Orden Mundial, es evidente sobre todo en la imagen de la mujer, en la ideología del Women’s  empowerment (empoderamiento de la mujer), nacida de la conferencia de Pekín. El objeto de esta ideología es la autorrealización de la mujer; sin embargo, los principales obstáculos que se oponen a ella y a su realización son la familia y la maternidad. Por esto la mujer debe ser liberada, en modo particular, de aquello que la caracteriza, vale decir de su especificidad femenina. Esta última se anula, en efecto, a través de una Gender equity and equality (ideológia de genero), ante un ser humano indistinto y uniforme, en cuya vida la sexualidad no tiene otro sentido que el de una droga voluptuosa, de la cual se puede hacer uso sin ningún criterio.

Joseph Ratzinger, ciudadano alemán y filósofo, 1997

 

El homosexualismo político, contra la escuela diferenciada: denuncian a dos escuelas católicas por “reprimir” la homosexualidad

El Observatorio contra la Homofobia denuncia a los centros concertados de educación diferenciada Viaró Global School y La Farga por recomendar un libro que explica las enseñanzas de la Iglesia sobre sexualidad

El Observatorio contra la Homofobia ha pedido este mismo jueves a la Generalitat que intervenga contra dos escuelas de Barcelona alineadas con el movimiento católico Opus Dei por, supuestamente, recomendar contenidos “inapropiados” y “posiblemente homófobos”. Así lo ha explicado el presidente del organismo, Eugeni Rodríguez, al diario Nació Digital. Los dos centros concertados son el Viaró Global School -que ofrece una oferta educativa de diferenciación de sexos-, y La Farga -que también la oferta a partir de primaria-, ambos en Sant Cugat del Vallès.

Ahora que el homosexualismo político está dotado de un aval legislativo, gracias a la Ley antidiscriminación LGTBI, que privilegia a este colectivo por encima del resto de la ciudadanía, el lobby gay se siente legitimado para imponer su dictadura de pensamiento a todas las organizaciones o manifestaciones que no piense según sus dogmas.

Tanto el Observatorio contra la Homofobia como la diputada del PSC Marta Moreta han señalado que hasta hace poco los dos centros recomendaban la lectura del libro La moral sexual explicada a los jóvenes, del teólogo belga y arzobispo emérito André Leonard (editorial Palabra), considerada una lectura espiritual y de formación. El libro, según contemplan, considera la homosexualidad una “tendencia anormal” y, en el capítulo dedicado a las relaciones entre personas del mismo sexo, las equipararía con personas “sádicas, cleptomanía o piromanía”, según sotienen los denunciantes.

Ante esta situación, Rodríguez afirma que al amparo de la ley 11/2014 para combatir la homofobia emplazarán la Generalitat a intervenir porque el artículo 11 así lo establece.

Conscientes de la persecución a la que están siendo sometidas en estos momentos, el libro ya no consta entre las lecturas recomendadas en la web de estas dos escuelas. La dictadura de pensamiento impone que se tenga que guardar silencio ante una ley que permite estos atropellos contra la libertad de conciencia y de pensamiento.

La consellera Bassa defiende que se están haciendo “pasos firmes” para aplicar la ley

Moreta exige que se aplique la ley y que el Gobierno no se escude en que “no hay dinero” para intervenir en situaciones como estas. “Podemos regularlo, la Generalitat debe actuar. No puede ser que se quede al margen porque es un tema muy ético”, sostiene la diputada del PSC. Después de que la dirigente socialista denunciara la situación este miércoles en el Parlamento, la consellera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Dolors Bassa, aseguró que no le constaba ninguna denuncia sobre estos libros en estas escuelas y animó al grupo socialista a aportar información sobre el caso. Bassa también aseguró que se están ultimando tanto el decreto que regula el procedimiento sancionador como los protocolos de actuación y reivindicó que el Gobierno está haciendo “pasos firmes” en el despliegue de la ley.

El contenido del libro

En un resumen sobre el libro de Leonard, el arzobispo emérito asegura que “resistirse a una tendencia homosexual” garantiza “muchas posibilidades de que esta tendencia no se haga irreversible ni profunda”. “Será una dificultad, no un grave obstáculo”, explica en línea con lo que enseña el Magisterio de la Iglesia católica. Además, considera que las relaciones sexuales con personas del mismo sexo corresponde a una “regresión del instinto sexual” y las enmarca en un “clima afectivo tormentoso”.

Leonard también asegura que “la única solución auténticamente cristiana al problema” de la homosexualidad es “la castidad integral”, algo que la Iglesia enseña desde hace 2.000 años. Exactamente lo mismo, dice, que por aquellos “heterosexuales que no pueden casarse”. Por lo que no se trata de una visión puramente del homosexual, sino que la Iglesia entiende la sexualidad con un sentido procreador y dentro del matrimonio, fuera de esas dos componentes el dogma obligaría a la abstención.

Según el teólogo belga, un cristiano “está llamado por el Señor a situarse en frente” de realidades como la masturbación, la homosexualidad, la fecundación artificial y el aborto, así como las relaciones pre-matrimoniales, el divorcio y la contracepción.

Por ForumLibertas.com

DARSE DE ALTA EN EL LINK

http://partidofamiliayvida.us6.list-manage1.com/subscribe?u=32cb3e5686ce23da12b47f962&id=74ed31480d

CRÍTICA Y DESCALIFICACIÓN DEL TRANSHUMANISMO

Fukuyama (2004) considera el Transhumanismo como la ideología actual más peligrosa para los sistemas democráticos, porque atenta contra el principio de igualdad al introducir una fuerte asimetría social. Tiene razón:

El proyecto trasnhumanista nace en una sociedad marcada por unas condiciones objetivas, materiales y concretas, que determinan una desigualdad creciente. Las “mejoras” que propugna no son generalizables en su mayoría, como no lo son los “Ferraris”, ni volar en busines. Radicalizando la desigualdad convirtiéndola irreversible por su naturaleza biológica. La película Gattaca escenifica bien un escenario trashumante. Es la causa de que las grandes fortunas de los nuevos oligopolios globalizados tecnológico-financieros, que ocupan los primeros lugares de las cotizadas en Wall Strettapoyan el transhumanismo con dinero y el formateado de las mentes de los ciudadanos.

La segunda crítica se refiere al marco ético dentro de lo que vivimos, marcado por el hiperindividualismo, el hedonismo y el deseo de posesión, la cupiditas de sexo, dinero y poder. En este contexto, la ola trasnhumanista destruirá aún más la debilitada cohesión moral.

La tercera objeción radica en el olvido de la dimensión natural del ser humano. Somos animales racionales, y no solo entes pensantes, y esta condición determina unas exigencias que el transhumanismo ignora. La lectura de Animales Racionales Dependientes de MacIntyre, es obligada

La cuarta crítica se refiere a los proyectos concretos: Por ejemplo: ¿cuánto cuesta y quién paga prolongar la vida hasta los 500 años? ¿Es ético y sostenible la idea de poblar el mundo de una élite de super viejos? Solamente la implantación de la eutanasia por la mayoría lo haría viable. Otro filme “Soylent Green”, “Cuando el destino nos alcance, nos escenifica ese futuro.

En el fondo, el Transhumanismo es la eterna tentación humana del demiurgo, forjado en una sociedad preparada por la ideología de género y la cultura desvinculada, donde todo lo que puede hacerse y pagarse, debe ser realizado.

Por Forum Libertas

¿Cuál es el futuro de nuestra sociedad?

Para garantizar la continuidad de nuestro Estado de Bienestar debe haber medidas políticas eficaces. En la actualidad, el sistema público de pensiones depende de la recuperación económica del país, del empleo que se genere y de la aplicación de políticas de natalidad que supongan un impulso para la demografía española.

El envejecimiento de la sociedad y la falta de nacimientos han provocado la inversión de la pirámide poblacional. La esperanza de vida cada vez es mayor, el número medio de hijos por mujer desciende paulatinamente con el paso del tiempo (actualmente está en 1,33).

El capital humano, que es cada persona que forma parte de la sociedad, incide de manera directa en el crecimiento económico de un país: población activa, por tanto futuras pensiones; progreso técnico (a mayor número de nacimientos, más creación e innovación en el futuro); reemplazo generacional o la atención a mayores o dependientes miembros del núcleo familiar.

Según el informe del INE sobre la proyección de la población española entre 2014 y 2064, de seguir así, el porcentaje de población mayor de 65 años, que actualmente se sitúa en el 18,2% pasaría a ser el 24,9% en 2029 y del 38,7% en 2064. Entre 2014 y 2028 nacerían en torno a 5,1 millones de niños, un 24,8% menos que en los 15 años previos. En 2029 la cifra anual de nacimientos habría descendido hasta 298.202, un 27,1% menos que en la actualidad. En este momento somos alrededor de 46 millones de habitantes pero a partir de 2050, si no se hace nada por evitarlo, seremos 40 millones.

Los gobernantes tienen la responsabilidad de incentivar lo que es bueno para el bienestar y desincentivar lo que no lo es.

Desde el Foro de la Familia hemos propuesto en numerosas ocasiones una serie de medidas de apoyo a la natalidad. Desde favorecer la estabilidad matrimonial, hasta profundizar la legislación en apoyo de la familia con necesidades especiales, sobre todo, la familia numerosa, con cargas de dependencia y/o la monoparental sobrevenida o impulsar políticas de fomento y apoyo a aquellas familias que se hagan cargo de la atención de sus mayores, estimulando la convivencia entre las diferentes generaciones en el hogar familiar.

Además, proponemos otras medidas referidas a aspectos económico-fiscales.

Para proteger a la familia, el Foro de la Familia ha desarrollado una serie de propuestas de política familiar para orientar a las Administraciones Públicas.

Se deben llevar a cabo medidas de apoyo explícito a la familia en el ámbito del Estado, de las Comunidades Autónomas y de los Ayuntamientos. Pero además, también se debe incorporar la perspectiva de familia en el resto de políticas públicas: pensar en la familia en todos y cada uno de los pasos que da la Administración fortalece a la sociedad.

Propuestas de políticas familiares para el Estado.

En el documento Medidas de política familiar del Estado presentamos 50 iniciativas de ámbito estatal para hacer frente al abandono en el que hoy se encuentra sumida la familia. Tratan de ayudar a la maternidad, derecho de familia, adopción, menores, entre otras. Algunos ejemplos concretos:

  1. Aprobación de una Ley que incorpore la perspectiva de familia a todas las políticas públicas y garantice un mínimo de protección a la familia en todo el territorio nacional.
  1. Introducir en todos los contratos del Sector Público criterios de puntuación positiva a las empresas que acrediten políticas familiares y de conciliación debidamente certificadas.
  1. Elaboración de un Proyecto de Ley Básica de Prevención y Mediación Familiar para apoyar la estabilidad matrimonial, ayudar a superar las crisis familiares (según las recomendaciones del Consejo de Europa), y promover Centros de Orientación Familiar públicos y privados.
  1. Creación de una Red de Apoyo a la Mujer Embarazada, que incluya el derecho a la percepción de un salario social si resulta necesario para la viabilidad del embarazo.

Propuestas de política de familia en las Comunidades Autónomas.

En las Medidas de Política Familiar para Comunidades Autónomas proponemos 100 iniciativas que pueden ser adoptadas fácilmente por estas Administraciones Públicas atendiendo a sus competencias. Por ejemplo

  1. Aprobación de un Plan de homologación con la Unión Europea en recursos públicos dedicados a apoyo a la familia, de forma que en el año 2020 la Administración Autonómica dedique el 2,8% del PIB autonómico a políticas familiares en términos de contabilidad Eurostat.
  1. Incentivar y promover entre las empresas la homologación del horario laboral al horario Europeo para así facilitar la similitud entre horarios escolares y laborales.
  1. Fomentar en los centros públicos una mayor autonomía organizativa y pedagógica que facilite la calidad de la enseñanza y la competencia entre los centros: neutralidad ideológica.
  1. Suprimir los anuncios relativos a la prostitución o que fomenten actividades contrarias a la dignidad de las personas, especialmente las mujeres, de los medios tanto escritos como audiovisuales.
  1. Reconocer legislativamente la figura del mobbing maternal, entendida como toda discriminación laboral de la mujer por el hecho de ser madre, promoviendo su erradicación como práctica y protegiendo la maternidad desde un punto de vista laboral.

Propuestas de política familiar en los Ayuntamientos.

En las Medidas de Política Familiar para los Ayuntamientos incluimos 25 propuestas de actuación para los gobiernos locales en materia de progreso social desde la perspectiva de familia, y no sólo desde un enfoque meramente asistencial. Los entes locales pueden llevar a cabo muchas iniciativas –de apoyo a las familias jóvenes, a las familias con hijos en edad escolar, a familias con personas dependientes,…- porque es la administración más cercana y consciente de las necesidades de las familias de su municipio. Por ejemplo:

  1. Las promociones públicas de viviendas deberán contemplar en la fase de proyecto un cupo de viviendas para familias numerosas del 5% y un mínimo de una.
  1. Contemplar reducciones en el Impuesto de Bienes Inmuebles de familias numerosas, con especial reducción a las de categoría especial.
  1. Apoyo al familiarismo: apoyo económico a las organizaciones que desarrollen programas de orientación familiar, ayuda a mujeres gestantes en situación de desamparo, a mujeres con niños a cargo en situación de conflicto, atención a familias numerosas, viudedad, etc.

POR FORO DE LA FAMILIA 

La Federación Madrileña de Familias Numerosas califica de maquillaje caducado la propuesta del PP

La FEDMA considera que “el gobierno se equivoca en querer combatir el envejecimiento poblacional, pero con recetas que han provocado ese envejecimiento”

La Federación Madrileña de Familias Numerosas observa con “preocupación” la propuesta familiar que el Partido Popular pretende llevar a su próximo congreso de febrero, a la que tachan de “maquillaje caducado”.

La FEDMA considera que “el gobierno acierta en el diagnóstico, pero se equivoca en el tratamiento: quieren combatir el envejecimiento poblacional, pero con recetas que son las que precisamente han provocado ese envejecimiento”. El colectivo que aglutina a 100.000 familias de la Comunidad de Madrid asegura que “ampliar el concepto de familia no es protegerla, sino diluirla”.

También afirma que es incoherente fomentar la “maternidad subrogada” o vientres de alquiler. “El Consejo de Europa se ha posicionado en contra, los movimientos de mujeres han denunciado que es un intento de mercantilizar el cuerpo de la mujer; los únicos que lo defienden son los colectivos homosexuales porque es la única manera que tienen de satisfacer su deseo de tener hijos; ¿de verdad que esta es la ‘renovada’ política familiar del PP”, se pregunta María Menéndez, vicepresidenta de la FEDMA.

“Si de verdad quieren combatir el envejecimiento poblacional que planteen políticas con perspectiva de familia en lugar de tratar de vestir experimentos que ya han fracasado”, añade. Así, las familias numerosas proponen medidas para prevenir las rupturas familiares como ha recomendado en sendas ocasiones el Consejo de Estado. “Los datos son escalofriantes.

Según el INE, en el 2015 se celebraron 165.172 matrimonios y se rompieron 101.357. ¿Pretendemos frenar el envejecimiento poblacional sin afrontar el drama de la desmembración familiar?, ¿la solución pasa porque los niños asuman que pueden tener dos papás o dos mamás?”, se pregunta Menéndez.

La solución, señala la vicepresidenta de la FEDMA, “pasa por proteger jurídicamente la familia por ser un fin en sí misma que procura cohesión social, educación, cohesión intergeneracional y relevo generacional”. Y eso se traduce, según Menéndez, en el retorno de las ayudas existentes y la plena aplicación, “sin las actuales restricciones”, de la Ley de Familias Numerosas.

“Las familias numerosas somos una escuela de vida que permite educar a los hijos en virtudes y valores imprescindibles para crear una sociedad libre, justa y honesta”, señala Menéndez. Las familias –dice– aportan hijos, garantizando el relevo generacional que permite –entre otras cosas- la sostenibilidad del sistema de pensiones. “En Madrid somos 100.000 familias pero en España somos más de 550.000, donde viven más de 3 millones de personas, casi el 10% de los españoles. Somos el futuro. Y esperamos que los partidos asuman también que sin regar el presente no florecerá el futuro que todos deseamos”, concluye la vicepresidenta de la FEDMA.

POR  en FAMILIA, ZDERECHA

El 37% de las trabajadoras españolas tiene un contrato temporal cuando la media comunitaria es del 15,5%. ¿Para cuándo una conciliación familiar posible?

Para la mitad de las mujeres entre los 30 y 44 años, tener un hijo ha alterado significativamente su vida laboral, obligándolas a una reducción de la jornada, al abandono temporal o definitivo del trabajo.

La existencia de hijos no explica por sí sola la dificultad de conciliación entre trabajo y familia. Sí lo hace una tasa de empleo femenino y una debilísima fecundidad de hijos por mujer.

Los países que forman parte de la Unión Europea tienen una alta tasa de fecundidad y registran la mayor actividad laboral femenina del resto de los países no incorporados a la UE. Un factor peculiar de España, que incide en la baja natalidad, es que el 37% de las trabajadoras tiene un contrato temporal cuando la media comunitaria es del 15,5%.

Es frecuente que en una familia joven ambos cónyuges tengan un contrato temporal, lo cual influye en sus decisiones de natalidad. La mayoría de las mujeres de los países de la Comunidad Europea creen que el modelo ideal es aquel en el que ambos cónyuges tienen un trabajo de similar dedicación y se reparten el cuidado de los hijos. Pero menos de la mitad vive en una familia de esas características.

La actividad laboral femenina no impide traer hijos al mundo e incluso formar familias numerosas. Esta es la opinión sobre el trabajo y los hijos, de un autor del siglo pasado cuando recordaba a los padres que “no duden en tener una familia numerosa, porque lo prioritario no es la búsqueda del éxito profesional, sino transmitir a los hijos aquellos valores humanos y cristianos que dan el verdadero sentido a la existencia”.

En esta sociedad decadente hay que valorar al niño en toda su dimensión y trascendencia como una persona en desarrollo y que los adultos parece que tienen un empeño especial en ir “contra natura”, degradando su integridad física y moral. No deben olvidar esas madres, crueles, que sus hijos no son suyos, son hijos de Dios.

“Las desventuras de la niñez repercuten sobre toda su vida y dejan una fuente inagotable de melancolía en su corazón”, afirma P. Brulat.

Por Clemente Ferrer, Hispanidad.com

¿Mujer discriminada? La discriminación es la maternidad

Son muchos los ámbitos laborales y las oficinas de selección de personal en los que se pregunta a la mujer joven que intenta acceder a un puesto de trabajo si tiene previsto ser madre

La profesora Núria Chinchilla, experta en conciliación de vida laboral y familiar, me comentaba en cierta ocasión que la discriminación de la mujer en el mundo laboral no se da por ser mujer, sino por ser madre.

Refrendaba algo que no pocos hemos constatado. Quienes trabajamos o hemos trabajado en el mundo universitario, periodístico o profesional no vemos reales algunas afirmaciones que se hacen acerca de la discriminación femenina, presentándola como algo continuo, habitual y generalizado. En la universidad tenemos incluso más alumnas que alumnos, y evidentemente no se las discrimina en las notas ni se les aplica mayor presión de trabajo, en las redacciones de los periódicos se comparte la actividad y los sueldos –hoy casi todos muy bajos- son iguales para ellos y ellas, en los despachos profesionales hombres y mujeres trabajan codo a codo en las mismas condiciones, no son pocas las mujeres médicos en hospitales y ambulatorios, cada vez hay más mujeres directivas y empresarias, y aumentan las que están presentes en el campo político, etc. Quizás la discriminación se da más en otros niveles y en está claro que en bastantes cometidos la mujer cobra menos por el mismo trabajo que sus compañeros varones.

Pero, sobre todo, surge el problema cuando la mujer es madre. Ahí sí. Son muchos los ámbitos laborales y las oficinas de selección de personal en los que se pregunta a la mujer joven que intenta acceder a un puesto de trabajo si tiene previsto ser madre. Y en muchas empresas son descartadas si expresan tal deseo. Más grave aún, se producen despidos de mujeres embarazadas, aunque se argumente otra cosa porque nadie se atreve a dar la verdadera razón de cancelar el contrato laboral.

Que la mujer trabajadora sea madre puede sin duda implicar alteraciones en la marcha laboral de su empresa. No puede negarse. Durante cuatro meses se acoge a la baja maternal y luego en muchos casos debe atender a su hijo, las madres trabajadoras tienen problemas de conciliación, con dificultades adicionales si los niños están enfermos o de vacaciones. Para determinados puestos de trabajo es cierto que todo ello puede resultar una complicación importante, mientras en otros empleos las bajas son más fácilmente sustituibles sin perjuicio de la calidad del trabajo. Pero no hay que olvidar que se dan otras contrapartidas positivas. Está demostrado que aquellos patronos o responsables laborales que conocen y respetan la dignidad de la persona humana, que entienden el valor de la familia, que saben calibrar que el trabajo es muy importante pero que la persona es mucho más que una simple máquina de trabajo y de consumo, ven con alegría que sus empleadas tengan hijos y saben que las dificultades en el trabajo son superadas. Que sus empleados se sientan felices con su familia da buenos resultados en la empresa. A largo plazo, además, hombres y mujeres con hijos aportan más en sus puestos de trabajo porque a raíz de que en sus vidas requieren estabilidad cambian menos de empresa y tienden a esforzarse más al sentir en mayor grado la responsabilidad de conservar el empleo que quienes no tienen cargas familiares.

A nivel social, por otro lado, ¿adónde va una sociedad en que las familias no tienen hijos? Vivimos un grave invierno demográfico. En nuestro país y en todo el entorno europeo no se alcanza ni de lejos al relevo generacional. Estamos alrededor de 1,3 hijos por mujer, y con tendencia a bajar, cuando para la simple sustitución de las generaciones hacen falta el 2,1.

Por si fuera poco, vivimos inmersos en una ofensiva ideológica contra la maternidad. En lugar de considerarla como lo que es, algo grande, ¡dar hijos al mundo!, se repite una y otra vez que es una limitación de la mujer, que ser madre trae tantas cortapisas que la hace casi inasumible por excesivamente pesada. ¡Qué pocos felicitan a una mujer embarazada de su segundo hijo! Y si es del tercero ya es casi un clásico referirse a ella como “¡Pobrecita!” si se le tiene cierto cariño, y a sus espaldas quizás considerarla “tonta”.

En el marco de esta ideología de género que todo lo impregna y que la mayor parte de personas han asumido –o van tragando- sin atinar que estamos ante una de las mayores perversiones ideológicas de la historia de la humanidad, algunos van aún más lejos y plantean la maternidad como una opresión de la mujer.

Parece que son pocos los que se dan cuenta que la grandeza de la mujer tiene precisamente una base fundamental en esta capacidad de dar vida. Si, además, se da el salto al plano sobrenatural, reconociendo el valor de la persona humana como hijos de Dios, tal consideración positiva de traer nuevas vidas al mundo se dispara hasta el infinito.

Por Daniel Arasa

4 años de la ley del aborto: Golpe muy fuerte contra el Uruguay democrático e inclusivo

MONTEVIDEO, 17 Oct. 16

Este lunes 17 de octubre se cumplen 4 años desde que se despenalizó el aborto en Uruguay, durante el Gobierno de José Mujica, decisión que “significó que el Estado uruguayo reconociera y promoviera oficialmente como legítima unapráctica que desconoce el valor inherente de cada individuo”.

Así lo indica en un comunicado la organización juvenil Movidos por laVida, quienes afirman además que la aprobación “constituyó un golpe muy fuerte contra el Uruguay democrático, inclusivo y solidario en el que, como jóvenes, deseamos crecer y dejar a las próximas generaciones”.

“Con la legalización del aborto, para el derecho positivo ya no somos valiosos por nuestra mera existencia, por ser simplemente humanos, sino que ahora nuestro valor depende de los afectos que despertemos o la utilidad que prestemos a terceros”, sostuvieron.

La organización señaló además que con el aborto legal “cosificaron al ser humano, le dieron un golpe de gracia a los derechos humanos y al derecho esencial sobre el que se asientan todos los demás: el derecho a la vida”.

La organización resaltó también que quienes aprobaron la ley “no defendieron a la mujer ni su dignidad. La dejaron tan sola como siempre y sin atacar ni una de las causas que la llevan a pensar en el aborto como el camino a recorrer”.

Tras denunciar que el aborto clandestino no se ha reducido, el grupo señala que “casi la totalidad de las mamás que consultan para abortar, ratifican su voluntad y no eligen otra alternativa. Y así vemos que aquellos argumentos son todos demostrados falsos”.

Fuimos permeables al lobby político desatado directa e indirectamente por actores y organismos internacionales”, advirtió la organización, “que presionaron y financiaron campañas para que se legalizara el aborto en nuestro país”.

Afirmaron que “además de ser éticamente inaceptable, Uruguay no necesitaba esta ley, más aún con nuestra baja natalidad y una de las tasas más bajas de mortalidad materna del continente, consolidada desde hace décadas”.

Advirtieron que en el Uruguay de hoy “no solo se continúa promoviendo el aborto por todos los lugares imaginables y especialmente entre los más jóvenes, sino que se ha entrado en un secretismo oficial por el que no conocemos ninguna información referida a los resultados de esta ley desde principios de 2015, cumpliéndose próximamente dos años sin transparencia en la materia”.

Pero a pesar de esta situación, la ONG Movidos por la Vida se comprometió a seguir “bregando para que Uruguay cumpla con su deber de respetar el derecho a la vida de todo individuo desde la concepción”.

“Asumimos nuestra responsabilidad de seguir trabajando desde la sociedad civil, atacando las causas del aborto, educando, protegiendo y empoderando a la mujer embarazada para que salga adelante con su hijo y se desarrolle familiar y personalmente, y así construir un Uruguay más inclusivo y solidario”, destacó la organización.

“La experiencia nos indica que se puede; falta el compromiso colectivo del Estado”, concluyeron su comunicado.

POR ACIPRENSA

La ideología de género en Europa. España como laboratorio

La ideología de género en España

Partamos de lo qué se entiende por ideología de género. El escritor y abogado Jesús Trillo-Figueroa, especialista en la cuestión y autor de varios libros al respecto, afirma: «En España hoy vivimos la hegemonía de la ideología de género, que se ha impuesto en el discurso social, político y legal de nuestro país». Así, el género «se concibe como una realidad independiente del sexo biológico, y se asimila al sexo». No obstante, «Uno nace biológicamente hombre o mujer, y por tanto la naturaleza humana da lugar a personas con condición sexuada. Pero esto no les importa a las ideologías. Y se puede legislar sobre una falsedad, como se ha hecho en España desde 2004. No sólo fue el programa máximo del presidente Zapatero, sino que sigue ahí» (de Revolución jurídica en España: política sexual e ideología de género, XX Semana de la Familia, Diócesis de Zamora, 9 de abril de 2013).

Esta ideología, inicialmente desde su elaboración teórica y, actualmente, desde la praxis, configura una verdadera revolución política, cultural, social y antropológica; ulterior fase del marxismo revolucionario del que en buena medida se nutre, pues persiguiendo el control del poder, pretende transformar la sociedad y dominar a los individuos. Pero, ya antes de alcanzar el poder en España de la mano de José Luis Rodríguez Zapatero, la ideología de género venía ejerciendo una creciente influencia desde poderosos lobbys, como el gay y el feminista radical. Así, han desplegado diversas tácticas: la manipulación del lenguaje; el control de la educación; la penetración en los medios de comunicación. Y desde una perspectiva pseudocientífica vienen manipulando y falsificando diversas estadísticas que “acreditarían” la necesidad de sus políticas; particularmente mediante la denominada discriminación positiva de la mujer, que ignora la prevalencia masculina en el suicidio, la supremacía femenina en la Universidad, y la atención exclusiva a la mujer en diversos programas preventivos de salud, ignorando dolencias típicamente masculinas. Pero para ello se han apoyado en la aprobación de una legislación positiva acorde a esa ideología de género, con sus prácticas perversas de la inversión de la carga penal de la prueba, el fenómeno de las denuncias falsas (particularmente la conocida como «bala de plata»), las prácticas de un auténtico Derecho penal de autor, y la extensión de una subvencionada «industria del maltrato» de la que se benefician económicamente numerosos colectivos feministas y algunas de sus usuarias.

La situación existente, respecto a los avances legislativos y políticos de esta ideología de género en el resto de Europa varía mucho según el país. No obstante, la tendencia es evidente: España marca la tendencia, si bien con antecedentes ya avanzados en otros países.

El caso francés, en relación a la reciente aprobación del «matrimonio homosexual» es significativo. Hollande, pese a haber perdido aceleradamente crédito en los índices de popularidad, fundamentalmente por su política económica, no ha dudado en implantar un programa de ingeniería social, en la estela de Rodríguez Zapatero. No obstante, debemos destacar algunas cuestiones. En primer lugar, la unanimidad en los partidos del centro derecha al oponerse a su aprobación, en consonancia con los valores de su electorado. En segundo lugar, la movilización popular: masiva, sin complejos y a las claras. No han empleado eufemismos para defender al matrimonio. Por último, 10 parlamentarios de la izquierda votaron en contra, lo que indica la existencia de un debate abierto, transversal y plural. Circunstancias que, ciertamente, no concurren en España. No obstante, la situación no tiene por qué, globalmente considerada con otras circunstancias sociales, entenderse como mejor. Y nos referimos a la potentísima presencia de una minoría musulmana que ya ha empezado a movilizarse reclamando la legalización de la poligamia. La sharia, pues, en el corazón de Europa…

La ideología de género en Europea

Decíamos que la tendencia avanza en la dirección del experimento español. Nos referiremos, a título de ejemplo muy significativo, a la resolución A7-0383/2012 de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior, «sobre la situación de los derechos fundamentales en la Unión Europea (2010-2011)» aprobada por el Parlamento Europeo el pasado 12 de diciembre de 2012.

Con la referencia introductoria a 23 normas y articulados fundamentales, y 13 considerandos, recomendaba 197 actuaciones concretas. Además de las orientadas a modo general, recogía otras centradas en el ámbito de discriminación, protección de minorías, igualdad de oportunidades, jóvenes, ancianos y discapacitados, protección de datos, migrantes y refugiados, derechos del niño, víctimas y acceso a la justicia y ciudadanía. Además, las recomendaciones 86 a 99 respondían a «Orientación sexual e identidad de género». Así, la 89 afirma que «Acoge con satisfacción las propuestas de la Comisión relativas a la competencia y la ley aplicable a los efectos patrimoniales de los matrimonios y las uniones registradas; considera, no obstante, que la elección de dos instrumentos diferentes y de un enfoque separado para las uniones registradas y los matrimonios es injustificada; considera que debería imponerse la misma competencia y la misma ley aplicable en ambos casos». Y la 99: «Considera que hay más probabilidades de que se protejan los derechos fundamentales de las personas LGTB [Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales] si estas tienen acceso a instituciones jurídicas como la convivencia, la unión registrada o el matrimonio; acoge con satisfacción que en la actualidad 16 Estados miembros ofrecen estas posibilidades, y pide a los demás Estados miembros que consideren la posibilidad de ofrecerlas igualmente».

Pero, aunque la legislación sobre el aborto no sea una competencia europea, la resolución expresaba en su apartado 79 « (…) su preocupación ante las recientes restricciones del acceso a servicios de salud sexual y reproductiva en algunos Estados miembros, en particular al aborto seguro y legal, la educación sexual y los recortes financieros en el ámbito de la planificación familiar».

Y para asegurarse el cumplimiento de sus políticas «igualitarias», paso a paso, desde la recomendación 86 se «Insta a la Comisión a que proponga una refundición de la Decisión marco del Consejo relativa a la lucha contra determinadas formas y manifestaciones de racismo y xenofobia mediante el Derecho penal, de forma que se incluyan otras formas de delitos motivados por prejuicios, entre otros, por motivos de orientación sexual, identidad de género y expresión de género». Por su parte, la número 49 incluye expresamente « (…) otras formas de violencia y odio contra todo grupo minoritario, incluido el odio verbal; insta a los Estados miembros a que garanticen que los delitos motivados por prejuicios, como los que tienen carácter racista, xenófobo, antisemita, islamófobo, homófobo o tránsfobo, se sancionan en el marco del sistema de Derecho penal (…)».

Mezclando conceptos, tipologías penales diversas, en un tendencioso tótum revolútum, preconfigura una verdadera «policía del pensamiento».

De esta manera, esta resolución A7-0383/2012 escenifica por donde se quiere orientar a Europa desde sus élites políticas: limitando el derecho a la vida, disolviendo la fortaleza del matrimonio y de la familia, imponiendo la ideología de género, y comportándose como policía del pensamiento. Pero todo ello ya venía de tiempo atrás. Es el caso del documento «OPINIÓN de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género (20-09-2011) para la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior sobre la situación de los derechos fundamentales en la Unión Europea. Destaquemos del mismo: «6. Subraya que las mujeres son las principales víctimas de la violencia de género»; «7. Toma nota del conjunto de medidas de la Comisión relativas a las víctimas; lamenta que la violencia contra las mujeres no se tenga en cuenta adecuadamente; pide a la Comisión que ponga en marcha un enfoque político completo contra la violencia de género, así como una directiva que aborde la lucha y eliminación de todo tipo de discriminación y violencia contra las mujeres y las niñas en todos los Estados miembros de la UE»; «9. Acoge con satisfacción la inclusión de los derechos de los transexuales por la Agencia Europea de Derechos Fundamentales en su informe sobre homofobia, transfobia y discriminación por razones de orientación sexual e identidad de género (…) »; «12. Subraya la necesidad de respaldar la reducción de estereotipos y comportamientos discriminatorios mediante programas, medidas y campañas especiales en las que participen Estados miembros, interlocutores sociales, ONG, instituciones y parlamentarios»; «13. Manifiesta su preocupación por los derechos y la salud sexuales y reproductivos de las mujeres en algunos Estados miembros (…) »; «15. Lamenta la calidad relativamente baja de los datos recogidos por los órganos de igualdad en algunos Estados miembros, 16. Destaca la importancia de recoger datos precisos sobre la situación específica de las mujeres en relación con los derechos humanos en la Unión Europea».

Maurizio Mosca, uno de los técnicos del European Institute for Gender Equality, con motivo de la cumbre de Madrid de abril de 2013 expresó la urgente necesidad de «unificar las definiciones de violencia de género en Europa» para integrar de forma igualitaria todos los datos. Debido a estas diferencias en la manera de contabilizar las víctimas y de catalogar la violencia, el EIGE sólo puede afirmar que, en los Estados miembro, entre el 12% y el 35% de las mujeres sufren violencia doméstica física. Un ejemplo, entendemos, de manipulación estadísticas y criminalización a priori de los varones europeos. Por otra parte, únicamente cuatros países de la UE (España, Francia, Portugal y Suecia) habían introducido en sus respectivos códigos penales, la definición de violencia de género. Mosca, por último, aseguró que la Ley Integral contra la Violencia de Género en España «es un ejemplo efectivo que debe servir como inspiración política y cultural para toda la Unión Europea».

Es evidente, pues: España experimenta, Europa impone, los demás países se adaptan…

Pero si hemos visto las «sombras» de Europa, veamos sus «luces», que también cuestionan al actual Gobierno del Partido Popular desde otra perspectiva muy distinta: la de la familia.

Familia y Partido Popular

Podemos asegurar que el Partido Popular, mientras mantiene la perspectiva de género, sigue sin apoyar efectivamente a la familia. Así, el Instituto de Política Familiar (IPF) elaboró un informe demoledor, sobre la falta de ayuda a la institución familiar en España, hecho público el pasado 13 de abril de 2013. Titulado «Documentos de la UE sobre la familia. Selección de textos», el estudio revela que España es el país de Europa que menos ayuda a las familias. Y ello a pesar de que «la Unión Europea ha instado a los distintos Estados miembros a que desarrollen políticas de cara a lograr un mayor apoyo a la maternidad, la demografía, la perspectiva de familia, etc.». Tal política sería decisiva tanto para salir de la crisis, como para encarar el rápido envejecimiento de la población europea. Así, nuestro país no destina ni siquiera el 1% de su PIB a las ayudas familiares, que en España, al contrario que en el resto de la Unión Europea, no son universales. Están limitadas a unas rentas tan bajas que, según concluye el IPF, nueve de cada diez familias no pueden beneficiarse de ellas.

Otra cuestión que manifestó el IPF se refiere a la conciliación de la vida laboral y familiar. De este modo, la baja por maternidad en España -de 16 semanas- está por debajo de las 18 recomendadas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), mientras que la de paternidad es de tan solo dos semanas; al tiempo que muchas mujeres siguen siendo discriminadas en sus empresas por el mero hecho de ejercer su derecho a ser madres.

También, desde Bruselas, se recomienda la adopción de políticas fiscales que no discriminen ni perjudiquen a las familias en función de su dimensión, destacando la necesidad de crear subsidios específicos en todos los Estados miembros y los Estados adherentes, en particular para los casos de hijos con discapacidad, familias numerosas o nacimientos múltiples. No obstante, según la denuncia el Instituto de Política Familiar, las ayudas a las familias con necesidades especiales son tan bajas que apenas se las puede considerar una verdadera ayuda.

El informa enumera otros incumplimientos de las recomendaciones comunitarias, destacando que «no se desarrolla una política integral de familia ni se aplica la perspectiva de familia, además de que no se dispone ni de un plan integral de apoyo de familia ni de ley de familia».

Denuncia, igualmente, que España «no está preservando ni garantizando el derecho de los padres a la estabilidad conyugal y el de los hijos a vivir en un hogar estable», pues, a juicio del IPF, la vigente Ley de divorcio exprés incentivó «la cultura de la ruptura en lugar de la reconciliación, disparando las rupturas definitivas y la conflictividad y convirtiéndola en el principal problema de las familias españolas».

Se ha acusado al Partido Popular de carecer de una política cultural, de descuidar la “batalla de las ideas”; de gestionar más que nada la crisis económica heredada del anterior gobierno socialista. Discutible o no el anterior juicio, lo que es incuestionable es su indiferencia ante la situación de las familias españolas; única base sobre la que construir el futuro de la nación.

Por Sr. F.J. Vaquero Oroquieta

5 junio 2013, www.religionenlibertad.com

Observatorio de Bioética, Universidad Católica de Valencia