DINÁMICAS PARA EL GRAN CRACK

el gran crack

Son evidentes algunas dinámicas que avanzan imparables sin que ni gobiernos, opinión publicada y opinión pública asuman el gran riesgo que significan. De hecho, a pesar de la evidencia de su peligro, no figuran en la agenda política. Quizás acabe siendo cierto aquello de que los dioses ciegan a aquellos que quieren destruir. Esperemos que no.

Estas tendencias son tan evidentes que resulta fácil visualizarlas.

La primera se refiere al automóvil, y puede esquematizarse así:

  1. El coche es malo para la ciudad, porque genera daños a las personas, desde la contaminación a la colonización del espacio.
  2. Se desarrollan nuevos hábitos y tecnologías que reducen su uso
  3. La combinación de algoritmos, trasportes públicos de nuevas generaciones, nuevos modos de movilidad personal y usos optimizados de vehículos
  4. El coche va siendo expulsado de la ciudad que es el lugar donde más abunda y queda reducido a cubrir determinadas distancias y la comunicación rural.
  5. Se compran cada vez menos coches, por consiguiente, desciende cada vez más la producción, se reduce la ocupación, la exportación y el PIB. De hecho, esto ya ha sucedido en Alemania, y está empezando a suceder en España, como refleja el último índice de la actividad industrial, y eso solo por el impacto de los motores diésel.
  6. Los países exportadores de coches registran una contracción de su PIB, un empobrecimiento, y crece el paro si otros sectores no absorben una mano de obra muy cualificada de altos salarios.
  7. Países como Alemania, Francia, Italia, el Reino Unido y por descontado y de una manera importante, España se verían afectados y con ellos se multiplicarían los efectos en toda Europa.
  8. Los coches eléctricos y híbridos además de no resolver siempre el problema de la contaminación, solo lo trasladan a los puntos donde se genera la energía, si esta es contaminante, reemplazarán parcialmente el parque actual de automóviles, porque serán estos en su conjunto los que se verán desplazados por nuevas formas de movilidad, y por la limitación de su uso en el espacio urbano.

Esta transformación posee efectos muy benéficos, pero al mismo tiempo puede generar un fuerte impacto económico negativo que puede ser planificado con tiempo si forma parte de las agendas políticas. Hasta ahora no es así, y este es el peligro de que avance sin previsión.

Otra gran amenaza es el gran endeudamiento total (sector público, familias y empresas) y de manera especial el de la administración. En el caso español entre el 2008 y el 2017 los costes de la deuda se han doblado, pasando de 16.679 millones de euros a 32.266 millones, y es ya la tercera partida más importante del gasto público después de la Seguridad Social y las transferencias a ayuntamientos y comunidades autónomas. Es más de cinco veces superior a lo destinado a investigación.

En este caso el esquema es:

  1. El endeudamiento público es muy superior al del inicio de la crisis
  2. Ha continuado creciendo o, bien su reducción ha sido muy modesta
  3. Al mismo tiempo se ha producido una pésima distribución de los costes de la crisis y de los beneficios de la recuperación que ha perjudicado a las rentas inferiores y a una parte importante de la clase media.
  4. La única respuesta política aceptada es aumentar el gasto público para paliar la desigualdad generada. Los partidos y gobiernos carecen de autoridad moral y capacidad para emprender otros caminos.
  5. Lo cual dificulta la reducción del déficit o lo aumenta
  6. Lo cual aumenta su coste y reduce la posibilidad de gastar en otros ámbitos, sean pensiones, sanidad o investigación.
  7. La nueva ola tecnológica no solo afectará a los empleos menos cualificados, sino a determinados ámbitos de nivel superior. Todo aquello que la IA pueda hacer se verá afectado. Con el tiempo se generarán nuevas ocupaciones, pero la sincronización entre creación y destrucción de ocupación no es en ningún caso evidente
  8. Todo ello redundara en una reducción de los ingresos fiscales, si no se crean nuevas figuras impositivas
  9. El resultado en un cruce entre tensión política de necesidades mal resueltas y desequilibrio económico

Todo esto, todas las crisis, se verán afectadas, porque el instrumento de medida sobre si vamos bien o mal, el PIB, que siempre ha presentado serias limitaciones, ya resulta plenamente inadecuado para guiar las decisiones colectivas y las políticas públicas en la tercera década del siglo XXI

POR FORUM LIBERTAS

258 BEBÉS FUERON ABORTADOS AL DÍA EN ESPAÑA EN 2017

Baleares, Madrid y Cataluña las comunidades donde las mujeres más abortan; Extremadura, La Rioja y Ceuta y Melilla, las que menos. Se incrementa en un 1% el número de abortos

94.123 madres decidieron abortar a sus bebés antes de que nacieran en España en 2017. La cifra constituye un 1% más que el ejercicio de 2016 lo cual significa el primer incremento porcentual en el último lustro. Por lo tanto, casi 258 bebés dejaron de nacer en España en 2017, una cifra además de dramática incomprensible en una sociedad en la que la crisis de natalidad está poniendo en evidencia una crisis del estado de bienestar a medios plazo que afectará a las pensiones, ya que no se llega a la tasa de reposición necesaria para que las nuevas generaciones paguen las pensiones a las antiguas, que no están asumiendo su responsabilidad demográfica aportando el capital social que suponen los hijos.

De todas maneras, que la tendencia hubiera sido a reducirse no debe de llamar a engaño: desde que se implementara la posibilidad de adquirir sin receta médica la píldora abortiva del día después, no se conocen las cifras oficiales de las mujeres que acuden a ese método antes que al aborto. Es por eso que la tendencia había sido decreciente, aunque eso no significara que las métodos abortivos se estuvieran reduciendo, es más que probable que se estuvieran incrementando.

Abortos por comunidades autónomas

En relación a las regiones que abortan más y las que abortan menos, las últimas cifras del informe del aborto del Ministerio de Sanidad revelan que las autonomías con mayor tasa de aborto por mujer es Baleares (13,94 abortos por cada mil mujeres), seguida de Madrid (13,07), Cataluña (12,89) y Asturias (12,73), frente a las tasas más bajas de Extremadura (6,06) y La Rioja (6,09), además de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla (4,80). La media de tasa de abortos española por cada mil mujeres es de 10,5.

En relación al perfil de mujeres que abortan, el informe revela una clara tendencia: cada vez más las mujeres que abortaron tenían menos de 20 años. Además, un 36% de la cifra total de mujeres que abortaron, no estaban usando en esos momentos métodos anticonceptivos. La tasa de abortos por mujeres menores de 20 años es de 8,84, pero, aunque esté por debajo de la media, se está incrementando y existe una clara tendencia en ese sentido.

Siguiendo el análisis del perfil de madres que decidieron abortar a sus bebés, el 89,7% alegó que lo hacía a petición propia, mientras que el resto, un 6,38%, lo habría hecho porque era un embarazo que suponía un grave riesgo para su vida o su salud. De todas maneras, en la actualidad España tiene una Ley del aborto basada en plazos y no en supuestos, por lo que las razones son meramente informativas. Sin embargo, revela que cuando con la anterior Ley previa a la reforma que realizó el Ejecutivo del ex presidente Rodríguez Zapatero, la mayoría de mujeres que abortaban (por encima de los 100.000 abortos anuales) lo hacían por riesgo psicológico o físico para la madre, sería falso, ya que ahora que no es necesario alegar esa razón para que se practique el embarazo, ha caído en picado el porcentaje de madres que abortan por esa razón.

Los datos del Ministerio revelan que el 28,2% de las mujeres que abortaron vivían en pareja con hijos, un 17,7% con padres u otros familiares sin hijos y el 10,2% en pareja sin que conste si tenían descendencia. Una gran parte de los abortos (66.089) se realizaron por debajo de la octava semana de gestación y otros 22.427 entre la semana 9 y la 14.

POR FORUMLIBERTAS

IDEOLOGÍA DE GÉNERO: CONFERENCIA A CARGO DEL DR. ALBERTO BÁRCENA

IDEOLOGÍA DE GÉNERO: CONFERENCIA A CARGO DEL DR. ALBERTO BÁRCENA

 

 

Publicado el 6 abr. 2016 en YOUTUBE
Existe un PROYECTO INTERNACIONAL ratificado y planificado en distintas CUMBRES MUNDIALES (Cairo, Pekín, Estambul,…) auspiciadas por la O.N.U. que persigue, bajo un manto de progresismo y modernidad, suprimir VALORES no solo CRISTIANOS sino VALORES NATURALES que atentan contra la propia DIGNIDAD DEL HOMBRE Y DE LA FAMILIA en concreto. La IDEOLOGÍA DE GÉNERO es por lo tanto una pieza del proceso que estamos sufriendo ya desde hace décadas de INGENIERIA SOCIAL ANTICRISTIANA, aceptada por partidos políticos de distinto signo que obedecen consignas, y que trata de imponer un PENSAMIENTO ÚNICO fundamentado en crear un NUEVO MODELO DE FAMILIA, donde se suprime, por ejemplo, la PATRIA POSTESTAD de los padres en materia de educación, el cambio de los ROLES DE GÉNERO, CRIMEN DE LOS NO NACIDOS, etc… todo ello hábilmente enmarcado en un supuesto pero pernicioso beneficio humano que no es otro que la REDUCCIÓN DE LA POBLACIÓN a espensas de un diabólico DESARROLLO SOSTENIBLE, para lo cual se inyectan en los GOBIERNOS DE LAS NACIONES leyes degradantes y contranatura. La IGLESIA CATÓLICA es, prácticamente, el ÚNICO ESCOLLO para esta ideología de género. Hay pués, un PLAN con unos MEDIOS y un OBJETIVO a conquistar por parte de estos INGENIEROS SOCIALES.

CRISIS DE LA DEMOCRACIA O CRISIS LIBERAL

La democracia liberal vive una profunda crisis que afecta a las instituciones de gobierno, todo el Occidente y también América Latina. Desde muchos puntos de vista, certifica el diagnóstico que la cultura de la desvinculación, hegemónica en todas las sociedades que sufren la crisis, debía necesariamente conducir a una situación de este tipo.

El debate sobre la gran crisis del sistema liberal en Cataluña y España, y en menor medida, en todo el mundo, se está haciendo, sobre todo, desde dos perspectivas, la del progresismo liberal y la del liberalismo. Son visiones, no sólo limitadas, sino que parten de las premisas que, precisamente, han conducido a la crisis. Están insertadas en el marco de referencia que precisamente es el causante, un defecto muy acusado en los enfoques liberal progresistas, y también, si bien menos, en el del liberalismo a secas.

A pesar de que no lo expliciten, estas posiciones parten de un implícito común: el mismo que formulaba Fukuyama en “El fin de la democracia y el último hombre“, y que viene a decirnos que la democracia liberal no es una tradición política más, sino el estadio final de todas ellas, el Non Plus Ultra, y que más allá sólo existen tinieblas. De ahí la abundancia de descalificaciones a toda crítica que se aparte del recto camino, una práctica nada extraña para el liberal progresismo.

El mismo The Economist, una de las biblias del liberalismo, se vio en la necesidad de hacer un manifiesto, en diciembre pasado, que comenzaba así:

El liberalismo hizo el mundo moderno, pero el mundo moderno se está volviendo en contra de él. Europa y América se encuentran en medio de una revuelta popular contra las élites liberales, a quienes se considera autosuficientes e incapaces, o que no están dispuestos a resolver los problemas de la gente común “.

La presunción es notable reduciendo el mundo moderno al liberalismo, pero algo grave debe pasar si la revuelta es popular.

En realidad, lo que estamos viviendo no es tanto una crisis de la democracia, sino la forma en que un determinado liberalismo la ha venido entendiendo. Y esto comprende la gran dimensión económica de la crisis, pero también los maximalismos en los que ha incurrido y que se manifiesta incapaz de revisar. En nombre del liberalismo político todo es procedimental y todo se puede modificar, decretando como se han de educar sexualmente a los hijos en la escuela pública, cómo debe ser el matrimonio, o la inexistencia de toda condición humana del concebido. Pero al mismo tiempo decreta dogmas intocables: la perspectiva de género, convertida en doctrina de Estado, el laicismo como exclusión de la religión del espacio público. En nombre del liberalismo se dictamina cómo deben comportarse las parejas dentro de los hogares, y cómo han de distribuir su tiempo. El Estado desregulariza la economía en nombre de la libertad de mercado, pero interviene dentro de los hogares, de los dormitorios de cada familia. Quiere el Estado del bienestar, pero promueve conductas individualistas que destruyen la comunidad necesaria para que el bienestar exista. Es incoherente con sus propios postulados, y los resultados son las contradicciones inasimilables que le estallan.

Los liberales niegan su responsabilidad en el ascenso de los movimientos il·liberales a base de alinearse de manera acrítica con la globalización. Los liberales han creado las condiciones para el il·liberalismo. Han cometido una especie de suicidio al identificarse con un régimen de globalización que mucha gente en muchos países ya no acepta. Y ha extendido las causas de la disconformidad al alinearse con una fobia anticristiana notabilísima, y ​​al hacerse con la perspectiva de género y el feminismo de la supremacía, el woman power, del “nosotros siempre tenemos razón, toda acusación nuestra es una sentencia”.

El liberalismo ha mostrado su incapacidad para responder bien a dos grandes retos: la ruptura de la solidaridad generacional en perjuicio de los jóvenes, y la crisis ambiental con el cambio climático como principal, pero no único, exponente.

Acusar de autoritaria, fascista, chovinista toda reacción crítica, considerar que una democracia il.liberal es perversa, ciega su comprensión.

Otro liberalismo es posible, el perfeccionista que postula Raz, como autoridad más conocida, la concepción de la doctrina social cristiana en todas sus variantes, el comunitarismo que de Sandel a Etzioni aporta una mirada diferente, o aún más, el de MacIntyre y su articulación aristotélica – tomista – marxiana.

No, no es la democracia la que está en riesgo, sino el liberalismo como es entendido por la mayoría desvinculada, aquel que pone en riesgo las instituciones que hacen posible la democracia.

EL MULTIMILLONARIO GEORGE SOROS APOYA AL LOBBY DEL ABORTO CON 246 MILLONES DE DÓLARES

Estos grupos, que incluyen Planned Parenthood y el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales, temen que Kavanaugh pueda votar algún día para derrocar a Roe v. Wade

En su episodio del The Ingraham Angle del 26 de septiembre de 2018, Laura Ingraham, de Fox News, habló sobre los lazos del multimillonario George Soros con los grupos del lobby del aborto, especialmente los que actualmente protestan por el nombramiento del juez Brett Kavanaugh en la Corte Suprema de Estados Unidos. Soros ha estado durante mucho tiempo estrechamente conectado con grupos pro aborto, dando a millones de dólares para financiar sus esfuerzos. Pero de acuerdo con la nueva información del Centro de Investigación de Medios, Soros recientemente donó más de 246 millones de dólares a a 100 organizaciones socias de la Marcha de la Mujer, los grupos que actualmente protestan contra la nominación del juez Kavanaugh en Washington, D.C.

Estos grupos, que incluyen Planned Parenthood y el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales, temen que Kavanaugh pueda votar algún día para derrocar a Roe v. Wade, la decisión de 1973 que legalizó el aborto en todo el país. Compañeros del evento de la Marcha de las Mujeres excluyeron a las mujeres pro vida e insistieron en que el aborto legal fuera parte de su lista de principios fundamentales. Ahora, han pasado de protestar contra el presidente Trump a protestar por su candidato a la Corte Suprema.

“Estamos organizando una acción directa e impactante, sin arresto, para asegurarnos de que el Senado sepa que #WeBelieveChristine y exija que #CancelKavanaugh y voten no sobre su confirmación”, dijo el grupo. Algo que ya se decidió, ya que el Senado dio luz verde al nombramiento el pasado fin de semana.

Kavanaugh, enemigo del negocio del aborto

La Marcha de la Mujer, Planned Parenthood y el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales han expresado su desaprobación sobre el nombramiento de Kavanaugh desde que se anunció su candidatura por primera vez. Estos grupos, especialmente Planned Parenthood, han sido financiados en gran medida por Soros. Solo Planned Parenthood ha recibido 21,2 millones de dólares de Soros desde 2000.

Desde el principio, los grupos pro-aborto se han alarmado de que Kavanaugh tenga un historial de decisiones pro-vida en los casos relacionados con el aborto. Kavanaugh votó en contra, por ejemplo, de permitir que una adolescente indocumentada en un centro de detención obtuviera un aborto bajo el razonamiento de que haría al gobierno de los Estados Unidos “cómplice” en un asunto que es moralmente cuestionable. También votó a favor de la libertad religiosa cuando argumentó que el mandato anticoncepción de la era de Obama violaba los derechos de las organizaciones religiosas. Si bien Kavanaugh nunca ha hecho una declaración pública a favor o en contra de Roe v. Wade, los grupos a favor del aborto temen que vote para anularlo.

POR FORUMLIBERTAS.COM

ORBÁN Y EL PARLAMENTO EUROPEO, AUTODESTRUCCIÓN CONTROLADA

Parlamento Europeo

La votación muy mayoritaria del Parlamento Europeo a favor de iniciar el procedimiento para suspender de voto a Hungría, y que, en la práctica, de consumarse, significaría la salida de este país de la UE, acentúa el proceso de desintegración de la Unión Europea.

Han votado a favor de la moción la socialdemocracia, los liberales y los verdes, pero además lo ha hecho una parte nada desdeñable del Partido Popular Europeo (PP), nórdicos, Benelux, con Juncker como martillo de herejes, y la mayoría de la CDU de Angela Merkel, pero no su aliado tradicional, la CSU bávara. Por países y junto con Hungría, la mayoría contraria a la resolución procede de los países del Este, lo cual ya es un signo relevante del fondo del problema. Por la parte española han votado a favor de abrir el procedimiento PSOE y Ciudadanos, mientras que el PP se ha decantado mayoritariamente por la abstención, con tres votos a favor de Orbán.

Digamos las cosas por su nombre. Con los actuales criterios del Parlamento Europeo, el Tratado de Roma de 1957, que está en el origen de la actual Unión Europea, nunca se hubiera desarrollado, y la internacional demócrata cristiana, que fue la mayor organización política mundial, nunca hubiera reunido en un mismo ámbito organizativo a los conservadores alemanes con los revolucionarios dominicanos.  Claro que entonces existía una pieza clave, tanto en Europa como en la organización demócrata cristiana mundial, que ha desaparecido, la DC italiana.

El intento de descalificación del gobierno de Orbán, que obtiene amplias mayorías en las elecciones y que funciona con un programa económico de fuerte impacto social que se sitúa a la izquierda del PSOE en sus medidas concretas, responde a una razón de ideología política. El Fidez húngaro considera que puede construirse una democracia que no responda a la tradición liberal, mientras que verdes, socialdemócratas y liberales, y una parte de los populares, consideran que el liberalismo es algo así como el fin de la historia, el grado supremo al que puede llegar la humanidad en su gobernación. El implícito en todo esto es que el criticado y desacreditado – en este caso- de Fukuyama “El Fin de la Historia y el Ultimo Hombre” es el que rige la mentalidad dominante en Europa. A lo que en su momento se dijo que no, la visión del liberalismo como estadio final, ahora la razón práctica política dice que sí, a pesar de que en estos momentos la crítica contra este modelo está más fundamentada que nunca.

Ahora mismo, la Unión Europea se encuentra embarcada con el problema del Brexit, la posición beligerante de Trump y la pérdida de la tradicional cohesión Occidental, el estúpido litigio con Rusia, a la que aboca a una alianza creciente con China, olvidando que en realidad Europa geográficamente es poco más que una península de la gran masa terrestre ruso-asiática. Unas perfectas malas relaciones con Turquía, a la que se la paga con largueza para contender a los inmigrantes y refugiados, una amenaza de los grupos de la Yihad, dentro y fuera, en la frontera próxima del Sahel, una situación del euro todavía no bien resuelta y serias dudas sobre la capacidad para soportar una nueva crisis, una arquitectura de competencias europea que se demuestra inadecuada y alejada del principio de subsidiariedad en unos casos, mientras que en otros, defensa, inmigración, energía, relaciones internacionales, cada uno va a su bola, y la emergencia creciente de partidos populistas críticos con el actual sistema.

Y en medio de esta confusión e incertidumbre abren la “batalla de Hungría”, como antes han abierto la de Polonia, que equivale a forzar l crisis con otros países del Este que ven en Bruselas un conglomerado político de tintes supremacistas, que los considera democracias subdesarrolladas.

Ante este cúmulo de desastres, la pregunta es obligada: ¿hay alguien gobernando a Europa, o el Parlamento Europeo es un lugar de recreo donde los diputados en lugar de hacer política de aquel calibre dan rienda suelta a su mala conciencia, atrapada por la política cotidiana en sus estados?

Y para mayor inconsecuencia, el voto parlamentario previsiblemente quedará en nada porque quien en definitiva ha de resolver la cuestión es el Consejo formado por los estados miembros y además por una mayoría cualificada que se revela inalcanzable. En otros términos, lo de Bruselas ha sido un sopapo en los morros de Orban, una “expansión” de los liberales, socialdemócratas y verdes, con la colaboración de Merkel. Ahora ara falta ver los daños futuros. Y en la sombra sobrevuela Soros el especulador.

 

POR FORUMLIBERTAS

POR QUÉ ARGENTINA DERROTÓ UNA LEY ABORTIVA E IRLANDA NO

Por qué Argentina derrotó una ley abortiva e Irlanda no

Temprano en la mañana del 9 de agosto, el Senado de Argentina derrotó firmemente una medida para legalizar el aborto durante las primeras 14 semanas de embarazo

Temprano en la mañana del 9 de agosto, el Senado de Argentina derrotó firmemente una medida para legalizar el aborto durante las primeras 14 semanas de embarazo. (Su ley actual permite el aborto en casos de violencia sexual y en caso de riesgo por la salud de la madre).

El intenso debate, tanto en la cultura en general como en la cámara del Senado, a menudo invocaba un proceso similar que tuvo lugar recientemente en Irlanda, un país con raíces similarmente católicas.

Hay muchas comparaciones instructivas entre cómo se desarrolló el proceso en estos dos países.

Sesgo de los medios

Los activistas por el aborto legal, tanto en Irlanda como en el extranjero, usaron la muerte de Salapita Halappanavar en 2012 para abogar por el final de la Octava Enmienda irlandesa que protege a los niños prenatales. Aunque las investigaciones independientes, incluida la investigación forense, encontraron que Halappanavar murió como resultado de una negligencia relacionada con una sepsis no diagnosticada, los activistas rechazaron la falsa afirmación de que ella murió debido a la ley irlandesaque prohíbe el aborto.

Los medios y los políticos aceptaron esta versión de la historia. El resultado fue una victoria abrumadora para legalizar el aborto, con dos tercios de los irlandeses votando para derogar la Octava Enmienda y protección legal para los niños prenatales.

Los activistas del aborto, tanto en Argentina como en el extranjero, usaron el asesinato en 2015 de una niña de 14 años cuyo novio aparentemente la golpeó hasta la muerte por quedar embarazada e intentó cambiar la ley argentina que protege a los niños no nacidos.

La diferencia fue que una diversidad de opiniones sobre el aborto en los medios de comunicación, y especialmente en la clase política, contribuyó a un debate real entre quienes tienen el poder en Argentina.

Poderosas mujeres pro-vida

Los activistas del aborto tanto en Irlanda como en Argentina fueron ayudados por líderes masculinos que, aunque afirmaban ser antiaborto, «cambiaron» sus puntos de vista por razones poco claras y posiblemente dudosas.

|

El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, hizo campaña contra el aborto pero cambió su punto de vista no solo como impulso para revocar la Octava Enmienda, sino también cuando se vio envuelto en una controversia cuando se reveló que muchas mujeres irlandesas murieron de cáncer de cuello uterino.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, un conservador que se describió a sí mismo como pro-vida, sin embargo señaló que si el Senado hubiera votado a favor de la ley del aborto, habría dejado que se convirtiera en ley al no vetarla. La diferencia en Argentina fue que las poderosas mujeres pro-vida en la legislatura llamaron a su jefe de gobierno.

La senadora Silvina García Larraburu, por ejemplo, cambió explícitamente su voto por antiaborto y acusó a Macri de intentar distraer la atención de la turbulenta economía del país y la falta de apoyo social para las mujeres. La senadora Marta Varela también destacó la hipocresía de afirmar estar por los «derechos de las mujeres», mientras que muchas mujeres sufren a causa de la pésima salud y los servicios sociales.

La senadora Silvia Giacoppo denunció el eufemismo «Interrupción voluntaria del embarazo» (el nombre de la moción ante el Senado), señalando que «interrupción» significa que algo puede reanudarse más tarde. Incluso la Vicepresidenta Gabriela Michetti salió en contra de la ley.

La amnistía interfiere

The New York Times, junto con otros medios de comunicación, dieron la impresión de que se trataba de algún tipo de reacción católica contra un movimiento popular por los derechos de aborto. Pero hace ocho años, Argentina se convirtió en el primer país latinoamericano en permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo, una medida que el propio Times señaló que la Iglesia Católica «luchó con un vigor similar a su batalla contra el aborto, organizando protestas que involucran a miles de personas», lo que ha demostrado claramente que no se basará simplemente en lo que dicen sus obispos católicos y otros sacerdotes.

También es difícil argumentar que se trató de un movimiento de aborto de base cuando las ONG del Occidente desarrollado, como Amnistía Internacional y la Federación Internacional de Planificación de la Familia, estuvieron tan involucradas en impulsar la legislación. De hecho, Amnistía Internacional incluso sacó un costoso anuncio de página completa en The New York Timesen apoyo de la legislación, afirmando siniestramente que «el mundo está mirando».

Por «el mundo», Amnistía parece significar el Occidente desarrollado, y su activismo abortista, es un ejemplo clásico de imperialismo neocolonial en una cultura con una comprensión muy diferente del bien.

Cifras cuestionables

Grupos como Amnistía intentaron inflamar las preocupaciones comprensibles sobre el número de muertes por aborto ilegal que supuestamente tienen lugar en Argentina. Otro defensor de la ley, el ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, afirmó que se realizan354,000 abortos clandestinos cada año, pero hay buenas razones para dudar de este número, y especialmente dado que es aproximadamente la mitad del total de nacidos vivos en Argentina. Estados Unidos es uno de los países con mayor tolerancia al aborto en el mundo y tiene una tasa de aborto de solo una cuarta parte del total de nacidos vivos.

Por contexto, puede ser instructivo recordar que uno de los padres fundadores del derecho al aborto en los Estados Unidos, el ex presidente de NARAL, Bernard Nathanson, admitió que simplemente fabricaron números sobre el número de mujeres que morían a causa del aborto ilegal para ganarse la simpatía de su agenda de derechos al aborto.

Aunque es difícil saber cuántas de esas muertes son resultado del aborto ilegal, es, por supuesto, profundamente preocupante que Argentina tenga una tasa de mortalidad materna de 50 por cada 100.000 nacidos vivos. La mayoría de los países desarrollados tienen una tasa menor a 10, a excepción de los Estados Unidos, que ha visto su tasa de inflación a 26.4.

Pero para dar este contexto numérico, se debe comparar a Argentina, no a los países occidentales permisivos al aborto, sino a los países de la región. Considere que el vecino Chile, que tiene leyes de aborto igualmente restrictivas, tiene una tasa de mortalidad materna de solo 20.5 y de hecho vio bajar esta tasa después de moverse para restringir el aborto de manera dramática. Esto da credibilidad a los argumentos de las senadoras argentinas de que el activismo abortista servía como cortina de humo para los problemas genuinos de su país: corrupción y falta de atención médica y otros servicios sociales para las mujeres.

Volviendo a Irlanda, aunque habían prohibido casi todos los abortos, la tasa de mortalidad materna irlandesa era apenas 4.7 veces la del Reino Unido que permitía el aborto, que llegó a 9.2. Que los grupos activistas del aborto, incluida una fuerte presencia de Amnistía Internacional, fueron aún más fervientes al impulsar su agenda en Irlanda plantea dudas sobre si el enfoque en la mortalidad materna en Argentina era genuino.

A diferencia de Irlanda, Argentina pudo resistir las tácticas neocoloniales de grupos activistas externos y mantenerse fiel a sus valores. Su valiente ejemplo puede parecer importante a medida que se utilicen tácticas similares para impulsar los derechos al aborto en otros países de América Latina en los próximos meses y años.

 

Por: n/a | Fuente: Catholic Herald // InfoCatolica.com