En Cataluña 1 de cada 3 alumnos estudia en una escuela concertada.

Una escuela concertada es un centro educativo de gestión privada parcialmente financiado por la administración pública. En 1985, con la aprobación de la LODE, se estableció la fórmula para que tanto los centros públicos como los centros privados que deseen acogerse a los conciertos económicos, puedan trabajar con objetivos educativos compartidos pero respetando la idiosincrasia y objetivos particulares de cada escuela.

Esta solución ha permitido compatibilizar una enseñanza pública al alcance de todos con la libertad de poder elegir entre el abanico educativo que exigen las familias en Cataluña.

En la práctica la fórmula aplicada representa que en el año 2012, el coste por alumno en la escuela pública era de € 7.056 mientras que en la concertada era de € 3.114. Esto deja la escuela concertada en una posición de gran debilidad ya que el coste añadido por alumno que las familias tienen que sufragar era de € 3.942 este año 2012.
Evidentemente, en periodos de crisis como el que estamos atravesando, el número de alumnos se reduce y los equilibrios económicos para poder mantener los diversos proyectos educativos concertados, son casi imposibles y derivan en menos medios para los alumnos y sueldos más bajos para los profesores.

Así pues, se puede afirmar que la escuela concertada cumple la función de sostener económicamente la escuela pública, aunque ahorrando mas de 3.942€ por alumno al estado.

Cuando se presentan ataques contra las escuelas concertadas, como la iniciativa de ley que “Catalunya Si que es Pot” ha presentado en el Parlamento Catalán este mes de Marzo de 2016, con el apoyo del PSC y de la CUP y con la abstención de Ciudadanos, las razones hay que buscarlas en la intolerancia de estos grupos en aceptar la diversidad en los modelos educativos actuales. Así, se oponen a que los padres que lo deseen puedan elegir modelos de educación cristiana para sus hijos, modelos que priorizan la educación de otros idiomas, modelos de educación diferenciada por sexos o cualquier otro iniciativa educativa, afirmando que estas diferencias deberían contemplar sólo en formatos totalmente privados. De hecho, eliminar los conciertos nos llevaría, no sólo al desastre económico, sino también a crear un modelo exclusivo sólo para las clases económicamente más poderosas que redundaría en un recorte de libertades de todas las otras familias.

Desde el “Partido Familia y Vida” queremos sumarnos a la posición de defensa de la política de conciertos que en esta ocasión se ha salvado gracias a los votos de “Junts pel Sí”. Es más, creemos que estos ataques a la educación concertada lo son más bien sólo para ciertas escuelas que han elegido modelos de educación cristiana y con diferenciación de hombres y mujeres. En este caso, el ataque se vuelve un tema muy serio, ya que vulnera los derechos humanos básicos y representa una grave caída en la calidad democrática de nuestra sociedad.

 

Josep Mª Clotet, presidente

Junta Directiva Catalana de PFyV

Un pensamiento en “En Cataluña 1 de cada 3 alumnos estudia en una escuela concertada.

  1. Totalmente en desacuerdo. ¿Quiere saber qué es lo que ahorra la escuela concertada?
    – Colegios en zonas rurales porque no es negocio
    – Profesorado de compensatoria, Pedagogía terapéutica y Audición y lenguaje porque no valora al tipo de alumnado (minorias etnicas, niños con nee)
    – Cobra a los padres,un dinero para alimentar sus fundaciones, y no deja entrar a quien no puede hacerlo, porque es clasista
    – Explota al profesorado en relación a la escuela pública. Más horas docentes menos contratación de profesorado por lo tanto menos gasto.
    -Cobran a los padres por usar biblioteca, y otras instalaciones.
    – Lo de la Enseñanza religiosa es un bulo, le recuerdo que muchas ordenes religiosas nacieron con una clara opción por los pobres y ahora están montadas en el euro
    – Hay que pagar al equipo psicopedagógico
    – Las cuotas de las ampas son más caras que en la pública
    – Los uniformes del cole tambien son negocio

Deja un comentario