Vida, Rajoy y el toro de la Vega

El gobierno del PP prometió reformar la legislación sobre el aborto  en favor de “la vida”. Los “peperos” aplaudieron. Mostraron la consabida frase de “ya os lo dije” frente a quienes no creíamos en dicha promesa. Se iniciaron los trámites.

Como era de esperar el texto propuesto por el gobierno y posteriormente sujeto a varias indicaciones/modificaciones por los diversos organismos consultivos no legislaba a favor de la Vida.

Cierto que modificaba la actual ley (¡que poca vergüenza quienes dicen –políticos y periodistas- que es una normativa equiparable a las de nuestro entorno!, mentirosos, más que mentirosos!)

Cierto que dicha reforma era, por decirlo de algún modo, volver a la ley del 85 (como se suele decir). Lo que todos en el PP se callaban es que con “ésa” la cifra de abortos en España superaba los 100.000 anuales (una auténtica carnicería!)…por eso, la realidad de la reforma distaba mucho de ser “pro vida” (casi nadie se lee los textos y se dedica a defender posturas con meras soflamas..)

En todo caso era, al menos, un avance, era abrir la via de la reforma, la via de que se puede legislar “de alguna manera” a favor del niño concebido/no nacido. Además, se suponía que dicha reforma iba acompañada de una ley de protección a las embarazadas (aunque nunca se conoció siquiera su borrador). Puedo entender (que no compartir) que algunos “bienintencionados” “pro vida” se lo creyeran y, por tanto, defendieran esa postura (Foro de la Familia y muchos otros..)

La realidad ha puesto a cada uno en su sitio. La reacción (enfado) de los “bienintencionados” ha sido clara; ahora tenemos ya “ley Aido/Rajoy”. Rajoy ha actuado con un desmesurado desprecio hacia su programa, hacia su ministro, hacia su partido, hacia el Congreso, etc. Quien sea del PP, aun siendo pro aborto, debe –debería- estar indignado. Así se gobierna? Un argumento “de fondo” es que no propongo esta ley porque me la van a cambiar en cuanto lleguen “los otros”?. Tomá!!! y toma!!!. Pensamiento profundo el de este presidente que…tiene mayoría absoluta!

A su vez, toda la panda de “mujerzuelas” (sí…las llamo así) y de quienes las apoyan, de todo el espectro político y social (sobre todo en los medios), sin mirarse a las manos pues las tienen manchadas de sangre, anunciaban cual folklóricas su alegría porque se pueda seguir matando  impunemente al ser humano concebido y no nacido. Son las peores “machistas” que uno de puede encontrar. Les importan un bledo los derechos de las mujeres (sólo los suyos) Si de verdad les importara ¿por qué no le buscan a las que se ven obligadas  abortar otras salidas que no sea tener que postrase en el potro para que se les meta mano para matar, trocear y sacar al niño que llevan dentro? Eso, no es violencia contra la mujer?

Los periodistas aparente moderados, ayer y hoy se han dedicado a, nuevamente, marcar distancias.  Defender la “·vida” es “fascista” “de otras épocas ya pasadas”, etc.

Hace sólo, sí. Sólo, una semana, casi todos los medios “bramaban” contra la “brutalidad” de matar a un toro con lanza (y quien se atrevía a defenderlo….uufff…ni te cuento!)…Increíblemente, si defiendes que un ser humano, no sea matado (asesinado?) troceado, aspirado…eres de “otro mundo”, eres de “una minoría”, sectaria, alejada de los cánones democráticos!!!.

Dios mío!…en qué sociedad vivimos! Cómo podemos haber alcanzado cuotas tan increíbles de hipocresía e insensibilidad!

Finalmente, no cabe duda que defender la vida es una opción “radical”, porque el ser humano no es un poco ser, mas o menos ser, mas bien ser, o …y yo qué se, en base a si tiene mas o menso edad. Un ser humano es o no es. No caben “casos” en donde hay colisiones de derechos, de intereses, en donde hay que dilucidar qué hacer. NO!!!. La VIDA de una persona, de un ser humano, es un bien, un derecho SAGRADO. No caben descripciones a medias. Casos donde…NO!!. Sólo cuando estemos convencidos de ello es cuando estaremos construyendo una sociedad mejor. La VIDA no puede estar sujeta al cálculo político. No puede ser que su defensa este sometida a la tiranía de si me da o no votos. Es lo que Partido Familia y Vida viene defendiendo desde su fundación. Esta sociedad moderna, avanzada, no puede no debe permitirse que sus valores fundamentales estén sujetos  las mayorías parlamentarias. Lograr ese convencimiento, esta certeza, es una ardua tarea, pero que siempre merece la pena.

 

Rafael Llorente

Cofundador del Partido Familia y Vida

La Familia vertebra el sistema social

La Familia es la célula que vertebra todo el tejido social y, por lo tanto, resulta imprescindible. Bien es cierto que, en una sociedad libre, no se puede exigir a nadie que adopte un modo de vida concreto: la sociedad, aunque conozca sus necesidades, ha de ser tolerante con cualquier opción que no atente al bien común. Pero una cosa es la tolerancia y otra, muy distinta, es…  Sigue leyendo