Portugal recoge los frutos de un trabajo que España dejó a medias

España Portugal

23-10-2020

El contraste con lo que sucede en el país vecino es incómodo porque pone en evidencia una década perdida para España

Hace unos días se ha sabido que el Fondo Monetario Internacional (FMI) considera a España como la economía avanzada que peor cerrará este año 2020. Después de un verano de falsas esperanzas para el turismo, la previsión es que el PIB caiga un 12,8%.

Sin embargo, a diferencia de lo que algunos comentaristas han afirmado, no toda la culpa de las malas cifras españolas la tiene la dependencia del turismo. Los datos así lo demuestran.

Según el Consejo Mundial por los Viajes y el Turismo, en España el turismo representó en 2018 un 14,6% del PIB. Según las mismas fuentes, en Portugal, el turismo se elevó el 2019 hasta el 19,1% del PIB.

Sin embargo, la previsión económica del FMI para Portugal 2020 es sensiblemente más optimista que para España: una caída de la actividad de un 10%. Se trata de un buen dato, inferior incluso a la caída que se prevé para el conjunto de la zona euro (-10,2%).

Otros indicadores cruciales son igualmente más prometedores para Portugal que para España.

En 2019, el paro en Portugal era del 6,5%. Este año, el FMI prevé que pase al 8,1% antes de volver a bajar a un 7,7% en 2021. En España ya firmaríamos para tener estas cifras. La tasa de paro a finales de 2019 era del entorno del 14%. El FMI  espera que en 2020 el paro español se sitúe en el 16,8% y se mantenga en el mismo nivel el próximo año.

Portugal recoge los frutos de un trabajo que España dejó a medias

Si Portugal sale mejor parado que España a pesar de su dependencia del turismo no es casualidad. Lisboa recoge los frutos de un trabajo duro y constante que ha llevado a cabo desde la gravísima crisis de la deuda pública que el país atravesó entre 2011 y 2014.

El gobierno conservador portugués de Pedro Passos Coelho dirigió entre 2011 y 2015 un inmenso esfuerzo para corregir el déficit público y hacer a la economía portuguesa más competitiva.

En 2015, un nuevo gobierno, esta vez del socialista António Costa, prosiguió con el programa de reformas de Passos Coelho y llevó a cabo un nuevo recorte del gasto público.

Esta última década, el déficit y el peso del sector público portugués sobre el PIB no han parado de reducirse, y la presión fiscal se ha relajado incluso con un el gobierno de izquierdas. Por primera vez en la historia de la democracia portuguesa, Lisboa cerró el ejercicio 2019 con superávit presupuestario (un 0,2%).

Mientras tanto, las reformas iniciadas por el gobierno de Mariano Rajoy en España fueron interrumpidas por la llegada al poder de Pedro Sánchez en 2018. Desde entonces, la presión fiscal ha aumentado el equivalente a un 1,5% del PIB. Pero esto no ha contribuido a reducir el déficit, que de hecho ha crecido.

Los presupuestos que Sánchez prepara para 2021 profundizan en esta dicotomía: contemplan nuevas subidas de impuestos, al tiempo que prevén que el agujero del déficit siga creciendo.

Una vez más, el contraste con lo que sucede en el país vecino es incómodo porque pone en evidencia una década perdida para España.

Hace unos días se ha sabido que el gobierno socialista español quiere subir el techo de gasto público un 53,7%. Una medida «sin precedentes» como ha señalado, orgulloso, el vicepresidente segundo y líder de Podemos, Pablo Iglesias.

En paralelo, el gobierno socialista portugués ha anunciado un aumento del gasto mucho más contenido del 20%. Mientras que Lisboa parece seguir apostando por la moderación y el compromiso con la economía, en Madrid se ha instalado la fiebre del gasto.

Portugal ya sobrepasa a España en competitividad

La estabilización de las finanzas públicas en Portugal han venido acompañadas de una diversificación de la economía. Así lo demuestra el índice de competitividad que elabora la Comisión Europea desde hace años. Como exponía ForumLibertas en un artículo reciente, en 2009 cuatro comunidades autónomas españolas se situaban en la mitad elevada del ranking europeo de competitividad económica. Eran Cataluña, País Vasco, Madrid y Navarra.

Hoy, no sólo ninguna de ellas mantiene su plaza, sino que la mitad norte de Portugal y la región de Lisboa las han superado y entrado en la parte superior del ranking europeo. Un dato más: cuando se observa el incremento de gasto en Investigación y Desarrollo entre el 2007 y el 2017, Portugal supera también a España.

En definitiva, y como yaafirmaba la división de estudios de La Caixa a finales del 2019, Lisboa ha realizado durante la última década un inmenso trabajo a favor de la competitividad y la reducción de los desequilibrios estructurales. Durante el mismo periodo, España ha dado marcha atrás.

Es por eso que el país vecino está mucho mejor preparado que nosotros para hacer frente a las consecuencias de la Covid-19. Todo ello, dejando de lado el hecho de que el gobierno portugués ha obtenido resultados mucho más positivos que el español en su lucha contra la epidemia.

POR FORUM LIBERTAS

TRES ANOMALÍAS DE LA “PIRAMIDE EDUCATIVA” ESPAÑOLA

pexels-caleb-oquendo-3042432

Igual que una pirámide demográfica descompensada puede suponer un obstáculo para la prosperidad económica de un país, también una “pirámide educativa” poco ajustada al mercado pone en riesgo la inserción laboral. Es el caso de España, donde muchos jóvenes no pasan de la enseñanza obligatoria, y donde la Formación Profesional (FP) de nivel medio –que en otros países sirve de trampolín al empleo– no termina de resultar atractiva.

Estas dos anomalías contribuyen a dibujar una pirámide educativa inusualmente estrecha por la zona central, la que representa los estudios posteriores a la Secundaria pero previos a la enseñanza superior. La tercera, la poca extensión del aprendizaje en la empresa dentro de los estudios de FP, supone una clara desventaja respecto a los graduados de otros países.

Primera anomalía: adiós a las aulas tras la ESO

La elevada tasa de alumnos que dejan los estudios tras la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) es una peculiaridad del sistema educativo español. Con todo, ha ido disminuyendo con el paso de las generaciones, aunque con pequeños repuntes atribuibles en gran mediada a los ciclos económicos. Según Education at a Glance 2020, la última edición del informe de estadísticas educativas de la OCDE, entre la generación que hoy está entre los 55 y los 64 años, más de la mitad se quedó en esta etapa educativa, mientras que esto solo ha ocurrido con un 30% de la generación de sus hijos (lo que aun así sigue suponiendo más del doble que la media europea).

A partir del año 2008, cuando la crisis económica estalló en España, el descenso del abandono temprano se aceleró, lo que en su momento se atribuyó a la falta de oportunidades para los menos formados en el mercado laboral. Sin embargo, la tendencia positiva ha continuado incluso después de 2015, en un escenario de recuperación económica y de mayores expectativas laborales para los poco formados.

Los datos de la OCDE aún no permiten apreciarlo, pues muchos de los egresados en estos años aún no han cumplido 25, pero así lo indican otros informes de ámbito nacional. Por ejemplo, en los Indicadores comentados sobre el sistema educativo español, recientemente presentados por la Fundación Europea Sociedad y Educación y la Fundación Ramón Areces, se puede ver que la tasa neta de matriculación en Secundaria de 2ª etapa (Bachillerato o FP media) a los 17 años ha subido 14 puntos, hasta alcanzar casi el 80%.

Los jóvenes llegan en mayor proporción a este nivel de estudios, y lo hacen con menos edad. En ambos fenómenos tiene mucho que ver el descenso de la tasa de repetición. Si en 2007 más de un 42% de los alumnos llegaban a los 15 años con algún curso de retraso, hoy el porcentaje es “solo” del 30%.

Muchos repetidores

El proyecto de nueva ley educativa pretende restringir la repetición, lo que disminuiría aún más el abandono temprano. Aunque se comprende el temor de que en el camino se rebaje la exigencia académica, lo cierto es que la mayor proporción de repetidores en España con respecto a Europa no cuadra con los resultados en pruebas externas como PISA, realizada a alumnos de 15 años –repetidores incluidos–, pues el porcentaje de los estudiantes españoles que no alcanzan el nivel mínimo en lectura y matemáticas no está muy lejos de la media.

Además de la repetición, un factor que ayuda a explicar el persistentemente alto índice de abandono temprano en España es la menor penalización que recibe en el mercado laboral. Por ejemplo, mientras que en la media europea los que abandonan tras esta etapa tienen una tasa de empleo del 58%, 15 puntos menos que los de Bachillerato, en España la tasa es del 63%, y el castigo, de solo tres puntos. Por otro lado, el premio salarial por continuar los estudios es algo menor que en la media europea.

Segunda anomalía: poca FP de nivel medio

Un segundo desequilibrio en la “pirámide educativa” española tiene que ver con el bajo porcentaje de estudiantes que escogen un itinerario de FP. Entre la población de 25 a 34 años, solo uno de cada cuatro ha finalizado sus estudios en este camino, tomando en conjunto la FP media y la superior. En Europa, la tasa está cerca del 40% (ver Aceprensa, 4-11-2019).

La diferencia, con todo, queda amortiguada por el atractivo que tiene en España la FP superior. Si solo se cuenta la de nivel medio, la tasa europea (25%) duplica sobradamente a la española (11%).

Como ya se ha dicho, la falta de alumnos en FP media se debe en parte a la elevada tasa de abandono temprano. Pero no solo. Incluso entre los que siguen, la proporción de los que se decantan por el itinerario académico (Bachillerato) en vez del profesional es bastante más alta en España que en Europa.

Como explica Manuel T. Valdés en Indicadores, entre 2007 y 2014, en plena crisis, la matriculación en FP media subió sustancialmente. Sin embargo, ese crecimiento tenía “truco”, pues se debió enteramente a los adultos que habían abandonado las aulas tiempo atrás y que volvían a la educación ante la falta de trabajo. De hecho, la tasa neta de matriculación, que solo tiene en cuenta a los estudiantes con la edad prevista para esos cursos, descendió ininterrumpidamente en aquellos años, mientras la de Bachillerato subía.

Abandonos en FP

Parece que en los últimos años ha cambiado la tendencia, quizás por los cambios introducidos por la LOMCE, como habilitar una opción de “estudios aplicados” (que orientan a la FP media) en el último curso de la ESO, o reforzar la FP básica. Sin embargo, una cosa es que accedan más, y otra que se titulen: los que cursan estos estudios tienen la tasa de abandono más alta de todo el sistema educativo: más de un tercio lo dejan antes de terminar.

En cuanto a la inserción laboral de los egresados, los números en España son algo peores que los de Europa, incluso teniendo en cuenta que aquí el desempleo juvenil es más elevado para todos los niveles educativos. En la mayoría de los países, los titulados en FP media tienen una mayor tasa de empleo que los de Bachillerato en los comienzos de su carrera profesional, aunque esta ventaja se va diluyendo con el paso del tiempo hasta ser poco significativa. En España, llega incluso a convertirse en desventaja –aunque ligera– a partir de los 45 años. Tampoco el salario anima a decantarse por este itinerario. Si en la media de Europa los que dejan sus estudios tras el Bachillerato cobran un poco más que los de FP, ya desde sus primeros años de trabajo, esta diferencia es especialmente abultada en España. Además, con los años la brecha se va ensanchando.

Tres anomalías de la “pirámide educativa” española

POR FERNANDO RODRÍGUEZ-BORLADO PARA ACEPRENSA

 

LOS ERTES PELIGRAN TRAS NO LLEGAR A UN ACUERDO

ERTE

Las reuniones entre la los sindicatos, la patronal y el gobierno aún no han llegado a un pacto consensuado, a una semana de la finalización del plazo de los ERTE

A una semana de la finalización de los ERTE actuales, aún el gobierno, la patronal y los sindicatos no han llegado a un mutuo acuerdo con el gobierno de España. Aún no está claro cuál será el mecanismo de protección que tendrán los trabajadores afectados por los cierres de empresas en plena segunda ola del coronavirus. Los recursos del Estado comienzan a escasear para hacer frente a los ingentes gastos que afronta y la “cirugía fina” o “tijera” asoma en esta nueva prórroga para los 740.000 trabajadores aún en “paro temporal”. Pese a todo, aún hay voluntad de extender las ayudas hasta finales del próximo enero si se desencalla el punto muerto en que están varadas las partes

Los agentes sociales no aceptan los recortes que pretende el Gobierno, que cosecha su primer revés en este terreno. La sectorialización de los ERTE en esta nueva prórroga amenaza con dejar fuera a sectores clave muy intensivos en mano de obra para centrarse en los que Trabajo ha identificado como los más estancados (turismo, agencias de viaje, ocio y cultura, y transporte). La lista deja fuera multitud de actividades que solo estarán protegidas en caso de rebrote, un aspecto que rechazan las patronales y UGT. Los empresarios amagan con no firmar hasta que no haya algún tipo de cobertura.

José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social, responsable de las exoneraciones de las que gozan las empresas en ERTE en cuanto a las cotizaciones sociales a abonar a la Seguridad Social, apuesta por “diferenciar” a los negocios que puedan acogerse a los ERTE, porque «no todo el mundo precisa el mismo nivel de apoyo». El ministro defiende la aplicación de “elementos de flexibilidad” con un “mayor nivel de especialización”. En este sentido, ha reconocido que existe una gran limitación presupuestaria.

La ministra de Empleo, Yolanda Díaz, ha reconocido que el punto de las cotizaciones sociales es el que más controversias está generando en el seno del diálogo social con sindicatos y empresarios. Aunque también ha admitido que no serán ERTE generalizados, Díaz ha aclarado que “hay que proteger la actividad paralizada, y todo lo que tiene en su entorno también. Ese es el perímetro es el que hay que proteger”.

POR FORUM LIBERTAS

“SOMOS JUSTOS CUANDO DAMOS A CADA UNO LO SUYO”

 

“SOMOS JUSTOS CUANDO DAMOS A CADA UNO LO SUYO”

“El empresario, con la justa retribución  de los empleados, de acuerdo con las leyes civiles justas y con la recta conciencia. No será raro que, a veces, haya que remunerar por encima del mínimo exigido por la ley, pues pueden darse circunstancias en las que, cumpliendo lo estrictamente legal, lo establecido, se falte a la justicia con ese mínimo estipulado: pueden darse despidos legales pero injustos, salarios de acuerdo con las leyes pero que ofenden la dignidad de las personas…”

“Al cristiano le importa, sobre todo, ser justo ante Dios, y esto le llevará a cumplir más allá de lo meramente establecido por las leyes, teniendo en cuenta las circunstancias personales y familiares de quien trabaja a su cargo.”

“La economía tiene sus propias leyes y mecanismos, pero estas leyes no son suficientes ni supremas, ni esos mecanismos son inamovibles -insiste el Magisterio de la Iglesia- como un orden independiente y soberano, sino que ha de estar sometido a los principios superiores de la justicia social, que corrijan los defectos y deficiencias del orden económico y tengan en cuenta la dignidad de la persona.” Pío XI

“La justicia social exige también que al trabajador no se le deje a merced de las leyes de la competencia, como si su trabajo se tratara sólo de una mercancía ” San Juan Pablo II; y una de las principales preocupaciones del Estado y de los empresarios “debe ser ésta: dar trabajo a todos” San Juan Pablo II, pues el paro forzoso es uno de los mayores males de un país y causas de otros muchos en la persona, en las familias y en la sociedad misma.

FRANCISCO FERNÁNDEZ

ESPAÑA: 20 MILLONES DE PERSONAS, A CARGO DEL ESTADO

Miranda_de_Ebro_-_Tesorería_de_la_Seguridad_Social_y_Agencia_Tributaria_2

Un factor decisivo en la vida económica de cada persona es de quién dependen sus ingresos. Se actúa de modo distinto según que el origen de la renta sea el Estado, la empresa, los clientes, los rendimientos del capital invertido… Y si algo ha cambiado ya en la economía post-Covid en España, es que cada vez más personas reciben sus ingresos del Estado. En esta coyuntura, unos 20 millones de personas se encuentran en esta situación.

(Actualizado el 1-07-2020)

https://www.aceprensa.com/sociedad/economia/espana-20-millones-de-personas-a-cargo-del-estado/

POR IGNACIO ARÉCHAGA PARA ACEPRENSA

 

EL PARO EN ESPAÑA AUMENTA

La pandemia sigue afectando a la economía española, manteniendo la mayor tasa de paro desde mayo del 2016. La Comunidad Autónoma más afectada es la Comunidad Valenciana.

Según los últimos datos publicados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), el paro en España ha aumentado en 5.107 personas respecto al mes anterior. El volumen total de parados alcanzó al finalizar junio la cifra de 3.862.883 desempleados, la más alta del registro desde mayo de 2016. El Ministerio ha explicado que en el aumento del desempleo registrado en junio ha repercutido, “de manera significativa”, el grupo de demandantes sin empleo anterior. El 48% del total de estos demandantes, casi 15.000, se han registrado en la Comunidad Valenciana para optar a la oferta pública de empleo como “auxiliar planes de contingencia playas COVID19” que requería la inscripción en las oficinas del SEPE como requisito.

Se reduce el paro en todos los sectores excepto en la agricultura. El desempleo cae, sobre todo, en el sector servicios, con 27.319 parados inscritos menos; de manera significativa en la construcción, con 15.927 desempleados inscritos menos, más del triple de caída del año anterior y También se reduce en la industria, con 7.770 desempleados inscritos menos. La agricultura suma 25.342 personas paradas más, como viene siendo habitual en el mes de junio, por la finalización de la campaña de la fruta. El 71% de este incremento se concentra en Andalucía.

En el mes de junio se acelera el ritmo de crecimiento de la contratación y se han firmado 308.985 contratos más que en mayo, hasta un total de 1.159.602. La contratación acumulada en los primeros seis meses de 2020 ha alcanzado la cifra de 7.299.478. En junio de 2020 se han registrado 114.393 contratos de trabajo de carácter indefinido. Representan el 9,9% de todos los contratos. Los contratos indefinidos del mes de junio se dividen, en cuanto a la duración de su jornada, en 66.593 a tiempo completo y 47.800 a tiempo parcial.

El resto de contratos, hasta completar el total de 1.159.602 del mes de junio de 2020, son 4.947 de carácter formativo y 1.040.262 de otro tipo de contratos temporales. Dentro de este último grupo destacan: Obra o Servicio Determinado (de jornada a tiempo completo) con el 32,11% del total de todos los contratos, seguido de Eventuales por Circunstancia de la Producción (de jornada a tiempo completo) con el 25,88%. Los contratos temporales con jornada a tiempo parcial suponen el 27,09%.

Ya en su momento, a comienzos del mes de mayo, cuando lo peor de la crisis sanitaria y económica se hacía notar, entidades como la Fundación de las Cajas de Ahorro (Fedea) dejaron constancia de que si los afectados por un Expediente de regulación temporal de empleo perdían definitivamente su trabajo la tasa de paro del segundo trimestre de 2020 se dispararía al 34%. Según las previsiones más halagüeñas, 2020 cerrará con una tasa de desempleo que rozará el 20%.

Todo dependerá de la campaña de verano y de la evolución de la enfermedad y su impacto en el empleo, sobre todo en lo relativo a los sectores más golpeados por la pandemia. Atendiendo a los datos dados a conocer este jueves por el Ministerio de Trabajo, el sector servicios de restauración (comidas y bebidas) es el que mantuvo a lo largo de junio más trabajadores sujetos a un ERTE, con más de 365.000 personas, el 20% del total.

POR FORUM LIBERTAS

QUINTA Y DEFINITIVA FASE DE LA REACCIÓN DE LA UE CONTRA EL COVID-19

El Tribunal Constitucional alemán ha interferido en las preparaciones del fondo de recuperación económica que está ultimando la Comisión Europea

El fondo de recuperación económica debería completar la quinta y definitiva fase de la reacción de la UE contra la crisis del coronavirus. Hay que reactivar la economía. Después de una crisis sin precedentes, se necesita un fondo de recuperación también sin precedentes. Los estados miembros de la UE se han puesto de acuerdo sobre la arquitectura de este fondo, la Comisión Europea lo está elaborando a toda marcha, pero el trabajo aún no está terminada .

La cita del 6 de mayo no se ha podido respetar. Parece que no falta mucho para que el fondo sea presentado en público. Las ideas centrales son su gran dotación (unos dos billones de euros), que esté situado en el marco del presupuesto de la UE y que a través de este presupuesto se puedan canalizar importantes recursos a los países que lo necesiten.

El comisario europeo de Economía, el italiano Paolo Gentiloni , ha declarado recientemente que el fondo debe ser una mezcla de créditos y transferencias y que sus prioridades se basarán en dos criterios: el de los países más afectados (Italia, España) y el de los sectores más tocados, como el turismo . El objetivo es evitar que una crisis común (simetría) termine provocando efectos muy diferenciados en función de los países (asimetría). Todos los países no están en la misma situación, depende mucho de la importancia en cada país de los sectores más afectados. Además, los países europeos tienen un poder fiscal muy diferente. El apoyo al empleo y a la dimensión social también será esencial, y sólo habrá condicionalidad respecto a su uso para temas sanitarios o de prevención.

El portavoz principal de la Comisión Europea, Eric Mammut , declaró el 5 de mayo que la Comisión Europea está trabajando intensamente en su propuesta para relanzar la economía europea. No obstante, ha dicho que su plan no llegará de forma inmediata: “La propuesta no llegará mañana, sino sólo cuando la tengamos preparada” . Esto lo afirmaba después de que, pocas horas antes, el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, hubiera apresurado la presidenta de la Comisión Europea, la alemana Úrsula von der Leyden, en “aclarar ya el calendario y la ambición de su propuesta para reactivar la economía “.

La Comisión Europea no está concentrada únicamente en la preparación del fondo de recuperación. Dos ejemplos lo demuestran.

El primero es que acaba de hacer públicas sus primeras previsiones económicas que miden el impacto del coronavirus.   Alertan de una recesión económica de proporciones históricas para toda la zona euro y aún más pronunciada para España, que se convierte en la economía que más cae junto con Italia y Grecia. En concreto, el PIB español se reduciría este año en un 9,4%, a lo que seguiría un repunte en 2021, que se quedaría en un 7%, lejos pues de recuperar el camino perdido. Este año, el déficit se dispara hasta el 10,1%; la deuda, el 115,6% y el paro, el 18,9%. Entre los grandes, Italia y Francia tienen una caída de su PIB similar al español, mientras que Alemania tiene uno de los mejores comportamientos y se contraerá un 6,5%.

El segundo ejemplo es la conferencia virtual de donantes para el coronavirus que la Comisión Europea acaba de lanzar en el marco del G-20 , con la colaboración de la OMS (Organización Mundial de la Salud) y de países como el Reino Unido, Japón, Arabia Saudí y de actores privados, como la fundación Bill Gates, para conseguir un mínimo de 7.500 millones de euros para facilitar el acceso a productos terapéuticos, diagnósticos y vacunas a escala mundial. En la conferencia virtual se han registrado ausencias destacadas, como la de Estados Unidos . Su presidente, Donald Trump, ya anunció en abril que retiraría la financiación a la OMS. Aparentemente, el lema   America firsttambién se aplica en el ámbito sanitario. A su vez, China ha rebajado al máximo el nivel de su representación y ha delegado al nivel de embajador. “Como europeos, tenemos la obligación de ayudar a los lugares del planeta menos preparados, como África y América Latina”, declaró el griego Margaritas Schinas, vicepresidente de la Comisión Europea. Buenas intenciones de una conferencia que se ha fijado el objetivo de evitar el uso restringido de la vacuna contra el coronavirus.

Lo que no estaba previsto es que, en plena preparación del plan de recuperación, estallara el 5 de mayo una sentencia del Tribunal Constitucional alemán declarando parcialmente contrario a la Constitución alemana el programa de compra de deuda del Banco Central Europeo (BCE) iniciado en marzo de 2015 en la Eurozona (programa de compras de deuda pública, PSPP, Public Sector Purchase Programme ), cuando el BCE era presidido por el italiano Mario Draghi .

El alto tribunal, en respuesta a una demanda de un grupo de economistas alemanes, ha dictaminado que algunas de las acciones del BCE violan los principios constitucionales de Alemania. En consecuencia, establece que el Bundesbank , el banco central alemán, debe dejar de comprar deuda pública dentro de tres meses si el BCE no justifica antes la proporcionalidad de las adquisiciones para encuadrarlas en el mandato de la institución, que es la estabilidad de precios.

Los bancos centrales de cada país son los que ejecutan los programas de compra del BCE, siguiendo sus directrices.

Dos horas después de conocer la sentencia del Constitucional alemán, la Comisión Europea se alzó en su contra , recordando que el derecho europeo tiene primacía sobre el derecho nacional y que las sentencias del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) son vinculantes para todos los tribunales de los estados miembros. Hacía referencia a una sentencia del TJUE de diciembre del año 2018, que avaló el programa de compra de activos del BCE para mantener la estabilidad de la zona euro. La Comisión también dio pleno apoyo a la independencia del BCE para definir la política monetaria de la UE. Lo que no precisó la Comisión es que la competencia del TJUE se circunscribe estrictamente al derecho comunitario. Fuera de este ámbito, el Tribunal Constitucional alemán tiene la última palabra en su paísy el TJUE actuaría ultra vires , es decir, más allá de sus poderes o de su competencia, si no lo respetara.

La actual presidenta del BCE, la francesa Christine Lagarde , es partidaria de continuar la línea de Mario Draghi. Al principio de la crisis sanitaria, ella misma tuvo unos primeros momentos de duda sobre qué hacer, pero reaccionó enseguida y el Consejo de Gobierno del BCE (que ella preside) decidió, en relación con el coronavirus, que estaba “completamente comprometido a hacer lo que sea necesario dentro de su mandato”.  Esta declaración tranquilizó a los mercados.

Christine Lagarde y su vicepresidente, el español Luis de Guindos , no se sienten amedrentados por la sentencia del Tribunal alemán. La presidenta, dos días después de la sentencia, parafraseando el mítico whatever it takes de Mario Draghi, ha declarado que “los bancos centrales, incluido el BCE, se guían por su mandato, por lo que haremos todo lo necesario para cumplirlo” .

Luis de Guindos, aprovechando una comparecencia telemática ante la Comisión Económica del Parlamento Europeo, ha declarado en la misma línea lo siguiente: “Seguiremos totalmente comprometidos a hacer todo lo que sea necesario y poner en marcha y recalibrar todos los instrumentos para evitar la fragmentación en los mercados, y la primera línea de defensa es el mercado de deuda soberana “.

Ambos coinciden en afirmar que el momento actual es absolutamente excepcional y esto exige y justifica claramente que la actuación del BCE vaya más allá del uso de las herramientas convencionales de la política monetaria. Ahora es mucho lo que está en juego porque la Eurozona ya tiene encima la peor recesión en noventa años y muchos países y empresas podrían tener muchas dificultades para financiarse sin el apoyo decidido y total del banco central en el mercado de la deuda.

La sentencia del Tribunal Constitucional alemán es relevante para la trascendencia económica del tema tratado, para abrir un cisma político en la misma Alemania entre partidarios y contrarios de la línea Draghi-Lagarde y para desencadenar una polémica jurídica en el corazón de Europa al afirmar que “el Tribunal Constitucional Federal no está obligado por la decisión del TJUE de diciembre de 2028, sino que debe realizar su propia revisión para determinar si las decisiones del Eurosistema permanecen dentro de las competencias que le confiere el derecho primario (Tratados ) de la UE “.

Con esta sentencia, la alta magistratura alemana ha interferido en las preparaciones del fondo de recuperación económica que está ultimando la Comisión Europea, y amenaza aún más el margen para la reivindicación de Italia, España y Francia de recibir financiación de sus socios a fondo perdido para evitar inundarse en un mar de deudas.

Según destacados conocedores del derecho comunitario, esta controversia podría terminar de forma razonable si se cumpliera lo que el Constitucional alemán reclama a las autoridades alemanas y en particular en el Bundesbank, como miembro del consejo del BCE, es decir, que se justifique la proporcionalidad de las medidas adoptadas y se acepte la justificación por parte del Tribunal Constitucional alemán. Al final, seguramente que la sangre no llegará al río. Es muy probable que Ángela Merkel no lo permita.

La implicación política y económica de la sentencia del Constitucional alemán es que el BCE no puede seguir siendo el salvador único de la Eurozona . Su expansión cuantitativa (compra masiva de activos financieros) pasa a estar sujeto a más escrutinio y no puede ser ilimitada. Los mercados tienen presente que el balance del BCE ya supera los 5,4 billones de euros -el 45% del PIB de la Eurozona- y que se ha multiplicado por 2,5 desde marzo de 2015. Junto a la política monetaria, se echa en falta una política fiscal.

A la espera de que se haga público el plan de recuperación económica contra el coronavirus, la conclusión de los últimos acontecimientos es que ha llegado la hora de una verdadera política fiscal comunitaria que no dependa tanto de la muleta monetaria del BCE. La crisis del coronavirus debería convertirse, al menos, en el gran revulsivo para dar un paso adelante en el proceso de integración europea hacia el logro del pilar fiscal que le falta a la Unión Económica y Monetaria (UEM).

POR FORUM LIBERTAS

BANCO DE ESPAÑA: “UNA PERTURBACIÓN SIN PRECEDENTES”

 

El Banco de España ha advertido que la actual pandemia de coronavirus causará en la economía española “una perturbación sin precedentes” a corto y medio plazo

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos ha descrito la situación actual de pandemia de coronavirus como una “perturbación sin precedentes”. Cos opina que a corto plazo la intensidad en la economía será “muy acusada”. El gobernador del Banco de España señala en un comunicado que las “necesarias medidas” de contención en España y en otros muchos países europeos han llevado a una disrupción “muy severa” de la actividad económica

“La pandemia será un episodio transitorio. Sin embargo, la duración de sus efectos depende crucialmente del éxito de las medidas para reducir los nuevos contagios y, también, de las políticas aplicadas para atenuar el impacto derivado del cese de la actividad de muchas empresas y de las consiguientes pérdidas de empleo”, subrayó el gobernador del Banco de España.

Por todo ello, se alienta a tomar medidas desde los gobiernos. “Las medidas públicas son cruciales para evitar que lo que es una caída transitoria de actividad y rentas de familias y empresas acabe transformándose en una más persistente”. Hernández de Cos pide también que estas medidas se coordinen a nivel continental, ya sea con herramientas ya disponibles como el MEDE o los presupuestos de la UE o con otras nuevas. “Una mayor ambición y coordinación de la respuesta europea no es una opción, es una necesidad”, cierra en su mensaje.

En este sentido, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, abre la puerta a la emisión de eurobonos para rescatar la economía “sin peros”. “Estamos analizando todo, se utilizará todo lo que ayude en esta crisis”, ha dicho la jefa del Ejecutivo comunitario este viernes en una entrevista con la radio alemana Deutschlandfunk.

Por otro lado, la cadena de suministro de alimentos está viviendo en las dos últimas semanas un verdadero test de estrés con el estado de alarma por el coronavirus. Las ventas de los supermercados se han disparado y el sector logístico se ha visto obligado a trabajar a un ritmo muy superior al habitual para abastecer a estas superficies. Y ese inusual ritmo, además de la amenaza de la propia pandemia, lo están empujando poco a poco al colapso.

UNO, la Organización Empresarial de Logística y Transporte, ha advertido hoy de que la complicada situación que atraviesan las empresas de logística y transporte ante la falta de material de seguridad sanitaria básico (guantes, geles y mascarillas) en el mercado. La patronal logística ha solicitado a los ministerios de Sanidad y Transportes la dotación urgente de este material para sus trabajadores porque teme que se produzcan “roturas en la cadena de suministro si estos elementos no acaban llegando a las empresas”.

POR FORUM LIBERTAS

ESPAÑA: UN 1% DE LA POBLACIÓN POSEE EL 21% DE LA RIQUEZA TOTAL

​El número de multimillonarios en España no ha parado de crecer. Al mismo tiempo, la desigualdad en la población española ha aumentado considerablemente

población

España, con una clase media todavía sin estar recuperada a raíz de la crisis económica, ocupa el puesto número 14 de la lista de países con más cantidad de población multimillonaria, es decir, aquellas personas que tienen más de 50 millones de patrimonio. Dentro de esta categoría de multimillonarios se encuentran 2.086 personas.

El número de personas ultraricas residentes actualmente en España se ha incrementado en un 40% en sólo un año, y ya supera las 800.000 personas. Respecto al 2017, ya hay 60.000 ricos más que circulan por las calles españolas.

Actualmente, en España vive un 2% del total de los millonarios mundiales. “El aumento de la riqueza en España se debe a una multitud de factores. El rebote de la economía ha consolidado el precio de los inmuebles, ha estabilizado el euro y ha mejorado el precio de los activos los últimos 12 meses”, declara Michael O’Sullivan, responsable regional de inversiones de Credit Suisse.

Desde los años 80 España es uno de los casos donde más ha crecido la riqueza personal sobre renta nacional total. Este incremento era del 380%, llegando a representar un 780% en 2007. El motivo se encuentra en el aumento de patrimonio de las familias por la elección de compra de viviendas (en vez de optar por el alquiler), no tan común en gran parte de Europa. Los precios de las viviendas, a consecuencia del aumento de demanda, se triplicaron entre 1985 y 1991. Más adelante, entre 1996 y 2008 se volvieron a triplicar, un fenómeno sólo superado por Japón.

Sin embargo, en materia de igualdad el panorama no es positivo. En España, la media de la riqueza por persona (con datos hasta el 2013) es de 144.000 euros, si bien la mitad de la población menos rica concentra sólo el 7% de esta riqueza a una media de 18.900 euros por persona. En lo alto de los de una renta más alta se sitúa el 10% de la población que aglutina el 57% de la riqueza, a una media de 813.000 euros por persona. Esto quiere decir que la riqueza media de una persona que se encuentra en el 10% de la población más adinerada es 43 veces mayor a la media de quien está entre el 50% de la población menos próspera, una brecha que casi no ha variado en las últimas tres décadas.

Además, el 1% más rico del país tiene en su poder el 21% de la riqueza personal total, con una media de 3 millones por persona. Si a este 1% de la población se le sumaran los 146.000 millones de euros que el informe estima que los españoles más acaudalados tienen sin declarar en el extranjero, la concentración de la riqueza se incrementaría en tres puntos para este colectivo, al pasar del 21 al 24%.

En la actualidad, con un bajo nivel de ahorro por parte de muchas familias, el futuro no es esperanzador, puesto que si la franja de población más rica ahorra más que la población más pobre la desigualdad se incrementará. De este modo, si no hay grandes diferencias en el ahorro, la concentración de la riqueza se mantendrá en niveles estables.

COMBATIR LA POBREZA

Hoy es el día internacional de la erradicación de la pobreza, una de las cuatro patas del partido PFyV (Familia y Vida). Aparte de los dos principios que contiene su propio nombre, también conviene remarcar la libertad de educación y la erradicación de la pobreza. Este último es un punto que hay enmarcar plenamente en el ámbito de los derechos humanos. Sin ningún género de dudas.

Como que una gran mayoría de nosotros vivimos más que bien, frecuentemente no dedicamos un solo segundo de nuestro tiempo a meditar sobre la cuestión. La propia ONU  –mediante programas de ayuda al desarrollo–  nos recuerda que más de mil trescientos millones de seres humanos se encuentran en el umbral de la pobreza. Se ven obligados a pasar con menos  de un dólar diario. En un mundo  tan avanzado como el nuestro, es un contrasentido  –y, al propio tiempo, una aberración–  ver estos contrastes tan marcados.

Ya no se trata solamente de incidir en el área financiera. Entiendo que se ha de ampliar al abanico a la consideración social y humana. Aunque solo sea con el objetivo y el reto de generar las capacidades básicas para que todo el mundo  –sin excepción alguna—viva con un mínimo de dignidad.

Este año, conmemoramos el 70º aniversario de la Declaración Universal de los derechos humanos. Motivo de más, pues, para apoyar la causa y no cesar en el empeño de machacar el tema. Los gobiernos han de demostrar  –con hechos–  que las palabras no se las lleva el viento. La antigua reivindicación de dedicar obligatoriamente el 0’7% del PIB de los países desarrollados a cooperación internacional corresponde a la década de los noventa. Por tanto, a toda la clase política le tendría que caer la cara de vergüenza.

Me parece sumamente oportuno reforzar el contenido del tema que trato hoy con una cita del desaparecido John F. Kennedy, expresidente de los Estados Unidos de América: “Si una sociedad libre es incapaz de ayudar a sus muchos pobres, tampoco podrá salvar a sus pocos ricos”… Porque, donde hay riqueza, también hay trabajo… Mientras que el rico hace lo que le viene en gana. En cambio, el pobre tan solo lo que puede.

En pleno siglo XXI, ¡ cuánta tristeza ! Porque los ricos no dan, pero tampoco piden. Riqueza con tristeza es mucho peor que pobreza… Y, al mismo tiempo, cuando falta paz, también falta pan. Mentalicémonos, ¡pues!

Por Josep Ballbè i Urrit (BARCELONA)