LA DEUDA ESPAÑOLA ALCANZA MÁXIMOS HISTÓRICOS

La pandemia del coronavirus ha desencadenado un fuerte aumento de la deuda española sin precedentes, alcanzado el equivalente a casi el 104% del Producto Interior Bruto

Durante los primeros siete meses de este año 2020 la deuda pública española ha crecido en 102.000 millones de euros (8,6%). Como referencia que permite comprobar la magnitud de la evolución baste señalar que en todo 2019 la subida fue de 15.500 millones de euros (1,3%). La deuda pública española vuelve a batir máximos y se sitúa en 1.291.212 millones de euros, casi 1,3 billones de euros, equivalente a casi el 104% del Producto Interior Bruto de nuestro país.

El ligero incremento de la deuda en julio se debe al aumento del endeudamiento en el área de otras unidades de la Administración Central y mínimamente en la Seguridad Social, que han tenido que hacer un esfuerzo extra de gasto debido al impacto de la crisis del coronavirus, como consecuencia del establecimiento del estado de alarma el 14 de marzo y los reales decretos aprobados para paliar la crisis. Mientras, Estado, Comunidades Autónomas y corporaciones locales redujeron algo su endeudamiento respecto a junio.

Así, la deuda del Estado apenas bajó en julio un 0,06% respecto al mes de junio, con 652 millones menos, hasta la cifra de 1,153 billones de euros, permaneciendo en sus máximos históricos. Respecto al año anterior repuntó un 9,6%, sumando más de 100.813 millones en los últimos 12 meses. Asimismo, la deuda pública de las Comunidades Autónomas también bajó algo en julio, con un descenso respecto a junio de 1.409 millones de euros, un 0,5% menos, hasta los 303.446 millones.

Por el contrario, en el último año, la deuda regional ha crecido un 1,3%, añadiendo 4.010 millones de euros. A su vez, las corporaciones locales rebajaron su deuda en el séptimo mes del año, con una ligera caída de 23 millones, hasta los 25.026 millones de euros, pero presentan una reducción interanual del 5,4%, con 1.442 millones de euros menos de endeudamiento. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) ya ha alertado de que recuperar los niveles precrisis (95,5% a cierre de 2019), requerirá dos décadas de consolidación fiscal.

El avance mensual que publica el Banco de España no da la ratio que esa cifra supone sobre el conjunto del producto interior bruto del país. Tomando como referencia el tamaño de la economía al concluir 2019, la deuda estaría situada ya en el entorno del 14% del PIB, la cota más alta desde 1906. Desde entonces, sin embargo, la crisis del coronavirus ha restado un 5,2% a la economía en el primer trimestre del año y otro 18,5% en el segundo, en los mayores descalabros desde que hay registros. Así, tomando el dato preliminar proporcionado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) para los últimos cuatro trimestres, en junio el tamaño del PIB había descendido ya hasta los 1,17 billones de euros. Con estos datos, entre la subida del endeudamiento y la caída de la economía, el ratio de deuda sobre PIB estaría en el entorno del 110%, el más alto desde el 123% de 1903.

Hay que tener en cuenta que la crisis ha incrementado ya el gasto público en 26.000 millones adicionales y ha restado 72.000 millones de euros a la recaudación, según las estimaciones publicadas esta semana por la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas), lo que amenaza con disparará el déficit del 2,8% de 2019 al entorno del 12% a finales de este año. Un desfase entre ingresos y gastos que correrá a cuenta de un mayor endeudamiento.

POR FORUM LIBERTAS

LA DEUDA PÚBLICA DE ESPAÑA SUPERA EL 100% DEL PIB Y ALCANZA MÁXIMOS NO VISTOS DESDE 1908

nueva-banco-espana-deuda.jpg

Foto de Alamy

  • La deuda pública alcanza un récord histórico de 1,258 billones
  • El nivel de endeudamiento respecto al PIB se sitúa en el 101,4%
  • Los ingresos públicos se han desplomado, mientras que el gasto se dispara

    La crisis del coronavirus está dejando un agujero en las finanzas públicas españolas notable. El fuerte desequilibrio generado entre ingresos y gastos ha llevado a la deuda pública a alcanzar niveles que no se veían desde 1908, tras tocar el 101,4% del PIB. Los datos publicados de mayo muestran un aumento de más de 20.000 millones en un solo mes hasta una deuda total de 1,258 billones de euros. De esta forma, la deuda que acumulan las administraciones públicas supera los niveles vistos durante y después de la anterior crisis y hay que remontarse más de un siglo atrás para encontrar unos niveles de deuda similares.

    La fuerte caída de la actividad a la que se enfrenta España está generando una merma de los ingresos públicos, a la vez que se están disparando los gastos por la activación de los estabilizadores automáticos (prestaciones de paro, Ertes…) y del gasto discrecional para suavizar el golpe.

    Ya se podía anticipar que el dato no iba a ser bueno, puesto que en los cinco primeros meses del año el déficit del Estado se ha duplicado hasta los 32.252 millones, en términos de PIB equivale al 2,88%, lo que representa un drástico aumento respecto a mayo de 2019. A esto había que sumarle el dato de las comunidades autónomas, la Seguridad Social y las entidades locales (ayuntamientos), que también han presentando un desequilibrio, aunque menor que el del Estado.

    Según explicaban desde el Gobierno, cuando se publicó el dato oficial de déficit del Estado (no incluye el resto de administraciones, solo la central), este comportamiento se debe a la caída de la actividad por el confinamiento necesario para combatir la pandemia, lo que ha provocado un descenso de los recursos del 10,6%, destacando un desplome de ingresos por IRPF del 31,5% respecto al mismo periodo del año anterior. Asimismo, las medidas adoptadas por el Gobierno para mitigar los efectos sociales, económicos y laborales de la crisis conllevan un aumento de los gastos del 10,8% hasta mayo.

    Las operaciones del Estado de ese mes de mayo se encuadran en un contexto económico y social extraordinario, situación que ya empezó a tener impacto a mediados del mes de marzo tras la declaración del estado de alarma. Mes a mes se ha podido ir comprobando como la deuda pública crecía aun mayor ritmo que en ejercicios pasados.

    Las estimaciones sobre el déficit público con el que terminará España este 2020 son muchas, pero todo hace indicar que el desequilibrio anual de las cuentas públicas podría estar entre el 10 y el 15%, lo que unido a una caída del PIB (el denominador en la ecuación deuda/PIB) de entre el 9 y el 15% -según el Banco de España-, podría disparar la deuda pública hasta niveles que superen el 120% del PIB.

    La última vez que superó el 100%

    La deuda pública alcanzó el 100,9% en el primer trimestre de 2015, cuando España ya estaba recuperándose de la crisis de deuda soberana que asoló parte de Europa (entre 2010 y 2012) con un crecimiento sólido, pero la tasa de paro aún se encontraba por encima del 20% (tiene un coste en prestaciones y merma los ingresos por cotizaciones y otros impuestos). Ese año, el déficit público aún fue del 5,2% del PIB, lo llevó a que la deuda creciese levemente.

    Desde entonces y pese al crecimiento de la economía nacional, la deuda se ha movido relativamente poco. Los déficits públicos registrados con todos los gobiernos y una inflación que lleva años controlada, impiden que la deuda pública sobre PIB (se usa el PIB nominal para este ratio) haya caído de forma importante durante este último ciclo de crecimiento. El valor más bajo se registró en el cuarto trimestre de 2019 cuando cayó al 95,5%.

    El coronavirus amenaza con rescatar la leyenda negra de la deuda pública española

    El coronavirus amenaza con rescatar la leyenda negra de la deuda pública española

    La nota positiva sobre todo este endeudamiento público es el reducido pago por intereses de la deuda, que a la postre es uno de los factores más relevantes para la sostenibilidad de la misma. El pago por intereses de la deuda se ha reducido desde el 3,5% del PIB en 2013 a poco más del 2% en 2019 y bajando. Mientras que el Banco Central Europeo siga apoyando a la deuda soberana con los vastos programas de compras de bonos en el mercado secundario, que están llevando los intereses que pagan todos los países por emitir deuda a mínimos históricos, la carga financiera de la deuda seguirá siendo reducida.

    La intervención del BCE ha llevado a una buena parte de los países europeos (Alemania o Países Bajos) a recibir intereses gracias a los tipos negativos que presenta una parte relevante de la curva de rendimientos de la deuda soberana de estos países. Aunque en términos agregados estos países aún siguen pagando algo por la deuda (dentro del stock hay deuda emitida hace años cuando los tipos eran altos), el monto ha caído incluso por debajo del 1% del PIB.

    https://www.eleconomista.es/economia/noticias/10672082/07/20/La-deuda-publica-de-Espana-supera-el-100-del-PIB-y-alcanza-maximos-no-vistos-desde-1908.html

    18-07-20 POR VICENTE NIEVES 

    PARA

         

       EL ECONOMISTA.ES

¿LA LLEGADA DEL CORONAVIRUS CAMBIARÁ EL MERCADO INMOBILIARIO?

inmobiliario

 

Vivir en el centro de las grandes ciudades está dejando de ser una prioridad. La posibilidad de tener jardín, terraza, vivir en un ático o incluso vivir lejos de los grandes núcleos urbanos está alterando la demanda del mercado inmobiliario

El confinamiento que está sufriendo la población está afectando a la totalidad de las actividades ordinarias de los ciudadanos. En estas circunstancias excepcionales, el día a día transcurre entre las paredes de sendas viviendas, hecho que con toda posibilidad podrá modificar la demanda en el mercado inmobiliario. El hecho de que el mismo vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, reconociera que se siente afortunado al vivir en una casa con jardín fuera de las grandes urbes es un claro reflejo de este nuevo escenario.

Así lo aseguran desde Metrovacesa: “Esta situación nos hará replantearnos la flexibilidad de nuestros hogares para que puedan evolucionar en el tiempo adaptándose a las necesidades cambiantes de sus ocupantes”. Del mismo modo opina Teresa Marzo, directora general de negocio de Vía Célere, admitiendo que esperan que los clientes “comiencen a pensar en la versatilidad del espacio disponible en algunas estancias”. Espacios exteriores, teletrabajo, cocina, baño o firma digital son algunos de los aspectos que podrían cambiar los hábitos de compra de vivienda tras el coronavirus.

La posibilidad de tener balcón, terraza o, incluso, vivir en zonas con menos densidad de población será un punto a favor cuando el mercado inmobiliario se ponga en marcha. Así se ha detectado en los grandes portales en Internet, donde la búsqueda de viviendas con estas características ha aumentado considerablemente.

El portal Fotocasa ha detectado un incremento el 40% de las búsquedas de vivienda que tienen balcón, terraza y jardín. Sus usuarios utilizan este filtro ahora con más frecuencia que antes de la aparición del virus, “quizá antes no era prioritario para los usuarios que buscaban vivienda pero que ahora sí se está considerando como importante a la hora de buscar un nuevo hogar”, aseguran desde la compañía. En el caso de Idealista, la búsqueda de vivienda en los grandes núcleos urbanos ha descendido por ahora un 5,3%.

En las seis urbes españolas que superan el medio millón de habitantes el comportamiento es más homogéneo, aunque también hay algunos matices. En Madrid las búsquedas de casa en la ciudad han descendido del 63,2% a un 60,8%. En Barcelona la bajada es ligera, la menor de todas, del 51,3% al 49,1%, mientras que en Valencia se amplía a más de seis puntos: del 43,8% al 37,7%. Entre medias se mueven Sevilla (un 56,7% antes del confinamiento y un 53,7% ahora), Zaragoza (82% antes y 77,1% ahora) y Málaga (27,6% de búsquedas previas frente al 24,1% actual).

El espacio vital de la vivienda vuelve a cobrar protagonismo, alterando la demanda en el mercado inmobiliario. Pero, según el mencionado portal, incluso la posibilidad de vivir lejos de las ciudades también se ha disparado en gran medida. En concreto, el filtro de jardín se está usando un 128% más que el filtro de balcón o terraza, algo que indica, además, que muchas personas están dispuestas a dejar el centro de las grandes ciudades para irse a vivir a las afueras o a zonas menos pobladas, donde es más fácil encontrar estas viviendas con jardín.

POR FORUM LIBERTAS

EL IBI SUBIRÁ EN 2020 EN UN GRAN NÚMERO DE MUNICIPIOS

El IBI para el año 2020 aumentará en un gran número de municipios y de capitales de provincia. En total, la actualización del catastro afecta a 1.092 municipios, de los que 1.005 verán revisados al alza sus valores y los 87 restantes registrarán descensos

El impuesto de bienes inmuebles (IBI) subirá en 2020 en 16 capitales de provincia. Además, para los 78 municipios españoles que ahora solicitan la actualización de unos valores cuya última revisión se realizó entre 1984 y 1988 el real decreto prevé un coeficiente de actualización de 1,05 que implica una subida del 5%. Para los 927 municipios que se sitúan en el intervalo entre 1989 y el 2003, se prevé un coeficiente de 1,03 (subida del 3%) y para los 87 ayuntamientos que revisaron sus valores catastrales por última vez entre el 2011 y el 2013 se prevé coeficiente de 0,97 que implica una reducción del 3%.

En total, la actualización del catastro afecta a 1.092 municipios, de los que 1.005 verán revisados al alza sus valores y los 87 restantes registrarán descensos, tal como recoge el Boletín Oficial del Estado de este sábado, que publica también las tablas de los coeficientes para la revisión.

Las capitales de provincia que revisarán al alza los valores catastrales son: Girona (que no lo había actualizado desde 1990), Valladolid y Córdoba (desde 1995), Teruel,Palencia y Cádiz (desde 1996), Jaén, Logroño, Granada y A Coruña (desde 1997), Valencia y Lugo (desde 1998), Huelva (desde 2000) y Sevilla,Huesca y Tarragona (desde 2001).

En dos de los 184 municipios catalanes que han solicitado la revisión, como Montestquiu (Barcelona) o Celra (Girona) no se han revisado los valores desde hace 34 años, en 1985. Los siguientes más antiguos, de 1986, son los de Cercs, Guardiola de Bergueda y Palafolls, en Barcelona y los de Belasau, Caldes de Malavella, Corçca, Puigcerda y Torroella de Montgrí, en Girona.

De acuerdo a los coeficientes publicados en el BOE estos municipios con unos valores catastrales más antiguos (entre 1984 y 1988) deberán subirlos el 5%. A modo de ejemplo, si una de estas viviendas tiene en la actualidad un valor catastral del 20.000 euros, este pasará a ser de 21.000 euros.

Entre los consistorios catalanes que han solicitado revisar sus valores en el 2020 se encuentran los de Badalona, Esplugues de Llobregat, Granollers, L’Hospitalet o Martorell en Barcelona. Los de Girona, Lloret de Mar o Palafrugell, en la provincia de Girona. Los de Tarragona, Reus o Vandellos en la provincia tarraconense. O Vielha e Mijaran en Lleida.

POR FORUM LIBERTAS

LA SEGURIDAD SOCIAL CONFIRMA EL TEMIDO ENFRIAMIENTO DE LA ECONOMÍA

Los datos publicados de empleo por parte de la Seguridad Social confirman que la tendencia de la economía a desacelerarse se va consolidando a lo largo de los últimos trimestres

Octavio Granado, secretario de Estado de Seguridad Social, ha reconocido esta semana que los últimos datos de empleo reflejan un “evidente” enfriamiento de la economía. El número de parados ha aumentado hasta alcanzar los 3,07 millones de trabajadores, con sólo un aumento medio de 3.224 afiliados respecto a agosto (el peor dato desde 2013).

Pese a un agosto y un septiembre no muy buenos, según la ministra de Empleo y Seguridad Social en funciones, Magdalena Valerio, se “está manteniendo el tipo”. Las dos actividades con mejores resultados de empleo ha sido educación, con un incremento de 45.500 nuevos trabajadores, y la administración, 21.600 cotizantes más. Por otro lado, los sectores del comercio y de hostelería registran una caída de 78.000 afiliados.

“Al Gobierno obviamente le preocupa, pero intentamos no solo preocuparnos, sino ocuparnos”, ha remarcado el secretario de Estado, que también ha afirmado que en este mes ha afectado a la afiliación de la seguridad social la quiebra de Thomas Cook, las consecuencias que se han vivido por la DANA y una disminución del empleo en las administraciones públicas, concretamente en las comunidades autónomas, bien por el retraso en la toma de posesión de los gobiernos o porque se ha reducido directamente el empleo.

Si se desglosa la evolución del empleo por comunidades, las que salen mejor paradas son el País Vasco, con 2.444 parados menos, Castilla La Mancha (-2.145) y La Rioja (-932). En el lado puesto, encabezando los peores datos, se encuentra Cataluña al aumentar 1.205 el número de desempleados. En esta última Comunidad Autónoma Barcelona es la única provincia que  ha reducido el número de desempleados.

POR FORUMLIBERTAS.COM

¿CAMINO A LA RECESIÓN? SE DISPARA LA DEUDA ESPAÑOLA

En el último trimestre España ha registrado la mayor deuda jamás alcanzada por la economía. Los esfuerzos por la recuperación económica podrían quedar en balde

España ha marcado un máximo histórico en cuanto a endeudamiento se refiere. La deuda en el último trimestre ha alcanzado la cifra de los dos billones de euros, un umbral jamás alcanzado en España. La cifra de deuda pública pone en cuestión la senda de recuperación económica que emprendió España en los últimos años.

Entre septiembre de 2017 y septiembre de 2018, la deuda total con el extranjero ha subido en 76.000 millones de euros. Mientras que la deuda de las Administraciones y la de los bancos también siguen con un comportamiento alcista, creciendo respectivamente 38.000 y 24.000 millones. Sin embargo, la deuda empresarial desciende unos 22.000 millones de euros.

Deuda

En sus últimos informes, el Banco de España y el FMI han alertado de que España padece un problema de alta deuda pública y externa. Y para seguir haciendo frente a esos pagos tiene que generar continuos superávits con el exterior. Lo que a su vez implica que tiene que mantener la competitividad. Hasta ahora España ha combinado crecimientos robustos del PIB con saldos positivos con el exterior, un hecho inimaginable en periodos de expansión anteriores.

Sin embargo, en los últimos meses el saldo se ha deteriorado con rapidez. Todavía aguanta con un 1,4% del PIB frente al 2,1% anotado un año antes. Pero el Banco de España advierte “un posible agotamiento del proceso de ganancia de competitividad observado tras la crisis”. Y una disminución de la deuda pública ayudaría mucho, señalan siempre los organismos internacionales.

bancos

Pese a siete años de superávit con el exterior y cinco de crecimientos, la deuda externa se corrige más lento de lo deseable. Sigue repuntando en euros. Y ha descendido en proporción al PIB desde el 174% al 167%, una medida más apropiada porque tiene en cuenta la capacidad de pago. Aun así, la reducción resulta escasa porque la caída del endeudamiento privado ha sido sustituida por la escalada de la deuda pública. Y el 43% de los bonos españoles están en poder de inversores foráneos, según cifras del Tesoro.

Como destaca el FMI, España es el Estado de la zona euro que más necesidades de financiación presenta en función de su PIB, solo superado por Italia y empatado con Bélgica. En 2018 ha refinanciado un 17% del PIB en deuda pública, por encima de los 200.000 millones. Y hace queEspaña sea muy vulnerable a las subidas de tipos.

Además, los bancos han vuelto a subir la deuda exterior, lo que revela una falta de ahorro interno. Según explican los economistas, lo ideal sería que el país generase el suficiente ahorro como para poder autofinanciarse.

FMI

En el pico de la burbuja, España pedía prestados fuera unos 100.000 millones que se dedicaban a financiar la burbuja inmobiliaria y a la expansión internacional de las grandes empresas y bancos. En aquel momento existía un gran exceso de liquidez mundial, y los inversores se peleaban por encontrar activos seguros y rentables. España y el ladrillo español parecían una buena apuesta, máxime cuando además contaba con el respaldo de la zona euro.

La deuda con el exterior se disparaba. Los bancos españoles acudían al mercado para financiarse emitiendo titulizaciones y cédulas hipotecarias. Y con ese dinero podían seguir prestando. Hasta que cambiaron las perspectivas cuando se inició la crisis. Surgen las fisuras y se percibe que esa deuda ya no tiene el respaldo europeo.

POR FORUM LIBERTAS

CRISIS DEMOGRÁFICA: EL ESTADO DEL BIENESTAR EN PELIGRO

En los últimos años, empeorada a raíz de la crisis económica, la situación demográfica es crítica. La tendencia de la población actual pone en peligro el estado del bienestar

La situación económica de los más jóvenes está obligando a las parejas a que trabajen el máximo de horas posibles. La caída de los salarios para los menos experimentados, junto con el incremento desorbitado del precio del alquiler en las grandes ciudades, está reduciendo la posibilidad de formar una familia. Esto supone un grave problema para la población actual.

Respecto al año 2005 ahora hay muchas menos mujeres en edad fértil que dejan temporalmente el trabajo para poder tener hijos. Entre el año 2005 y el 2017 la tasa bruta de natalidad cayó un 17%, mientras que el número de hijos por mujer es del 1,33. Hay que recordar que hacen falta 2,1 hijos para garantizar la renovación de la población. Con la tendencia actual, España se está convirtiendo en un país envejecido. Este hecho dificultará mantener el estado del bienestar actual.

Según el informe, sin embargo, ha subido de forma exponencial el porcentaje de madres con hijos menores de tres años que se incorporan al mercado de trabajo, casi un 13% más en el periodo analizado. Pero, a pesar del aumento, las mujeres con hijos pequeños son todavía las que menos trabajan mientras que no se observan diferencias significativas en el caso de los hombres, tengan hijos o no.

“España tiene que plantearse si quiere suicidarse demográficamente o llevar a cabo medidas de apoyo”, reclama la socióloga Ángeles Durán, investigadora del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Pide medidas “que duren en el tiempo” más allá del debate que ya está en el Congreso de los permisos iguales e intransferibles para padres y madres cuando nace el hijo. Para Durán, esta es una propuesta con “un impacto más simbólico y pedagógico que real” porque se concentra en un tiempo corto y deja delante unos 30 o 40 años de vida laboral.

La clave, insiste, es un incremento de los servicios públicos para garantizar la cobertura de escuelas infantiles públicas, bonos para la cura de los mayores y descuentos fiscales por quien trabajan y tienen responsabilidades familiares.

Envejece

La población española envejece a una mayor velocidad durante los últimos años. Las defunciones han aumentado un 6,8% más debido a la vejez demográfica que presenta la sociedad actual. La principal causa de muerto ha estado por tumores, siendo este caso más grande entre los hombres (297 por cada 100.000 habitantes) que las mujeres (184,9). Las enfermedades respiratorias copan el segundo lugar en total, más común entre mujeres en este caso (286,9) que en hombres (247,6). Dentro de las causas externas el suicidio continúa ocupando el primer lugar, con 3.602 muertos (el doble que el de las muertes por accidentes de tráfico).

Por distribución geográfica las comunidades autónomas con más tasa de mortalidad corregida son, por orden ascendente, Ceuta (1.083 por cada 100.000 habitantes), Andalucía (1.003), Melilla (971), Murcia (945) y Extremadura (935). Por otro lado, por orden descendente, las comunidades con menos mortalidad son País Vasco (832), la Rioja (821), Castilla y León (795), Madrid (763) y Navarra (793).

La principal causa de muerto entre las comunidades autónomas con mayor tasa de mortalidad fue producida por enfermedades del sistema circulatorio.

POR FORUMLIBERTAS, ECONOMÍA, 25/07/18

USA baja impuestos

graficoelmundo

La reforma fiscal es buena porque los impuestos bajan y deben ser un instrumento de política social, todo impuesto es una confiscación de la propiedad privada.

El impuesto sobre el beneficio es el que más baja. Los impuestos laborales resultan mucho más urgentes. Las cuotas sociales son menores en USA y se reduce el IRPF, aunque menos que en los impuestos de sociedades y finalmente se elimina el Impuesto de Sucesiones.

Por Hispanidad.com