Grupos de bioética sobre la eutanasia: “sin abordar las causas sociales es intolerable”

eutanasia

El Institut Borja de Bioètica-URL, la Cátedra de Bioética de la Universidad P. Comillas, la Cátedra Andaluza de Bioética de la Universidad Loyola y el Grupo de Bioética de la Universidad de Deusto, se han posicionado

La nueva Ley de Eutanasia que está a punto de ser aprobada por iniciativa del Gobierno ha estado sometida a un debate reducido como consecuencia de la voluntad de PSOE y Podemos de secuestra el debate.

A pesar de ello, el consultivo Comité de Bioética se manifestó contundentemente en contra de la norma y rechazó al 100% las bases por medio de las cuales se sostiene la Ley.

Ahora, otro órgano de bioética, el Grupo de Bioética de UNIJES (Universidades Jesuitas), se ha pronunciado a propósito del proyecto de ley.

Del congreso que reunió al Institut Borja de Bioètica-URL, la Cátedra de Bioética de la Universidad P. Comillas, la Cátedra Andaluza de Bioética de la Universidad Loyola y el Grupo de Bioética de la Universidad de Deusto, se ha querido resaltar, según la Revista Ecclesia lo “mucho aprendido, comprendido y compartido en estos últimos treinta años en todo lo relativo a los proceso del final de la vida. Todos estamos de acuerdo en la licitud de una adecuación del esfuerzo terapéutico, en el rechazo de tratamientos fútiles, en dejar morir en paz, en el derecho a rechazar tratamientos desproporcionados, el valor de las voluntades anticipadas, el valor de una información adecuada y del consentimiento informado, el derecho a saber y no saber, la importancia de planificar los cuidados al final de la vida”.

Del mismo modo, en el comunicado se resalta la total oposición a la “obstinación terapéutica, el ensañamiento o el alargar sin sentido la existencia. Hay que dejar morir en paz a las personas”.

La manifestación de una discrepancia de fondo en el planteamiento de esta nueva ley no significa, sin embargo, que no se entiendan las complicadísimas circunstancias que debe atravesar una persona para concluir que su mejor opción es poner fin a su vida.  “Pero nuestra comprensión y compasión no nos lleva a pensar que lo mejor es que sus deseos de morir sean atendidos y se conviertan en un derecho. Estas situaciones dramáticas necesitan pasar por una deliberación común, por un proceso de diálogo social para preguntarnos todos qué debemos hacer. Como sociedad, la respuesta que demos a estas situaciones refleja nuestra grandeza y sensibilidad moral”, afirman desde el Grupo de Bioética de UNIJES.

También se ha querido aprovechar la ocasión para brindar al ámbito cultural, social, político, espiritual y religioso el que se puedan dar otras respuestas a estas situaciones. Ante el riesgo de “fragilizar el tejido de la vida», cabe señalar que una ley de eutanasia no favorece necesariamente a los más vulnerables. A juicio de UNIJES, y como ya pudimos ver en el reciente estudio elaborado por el experto en ética Kaspar Raus, de la Universidad de Gante, «la mayoría de las peticiones de eutanasia tienen una causa social como la soledad, la depresión, el sentimiento de ser una carga para la familia y la sociedad, el abandono, la necesidad de afecto y calor humano, la muerte de alguien querido, las dificultades económicas o de vivienda, la falta de ayudas y de atención social, la falta de reconocimiento.  Otorgar un derecho sin abordar las causas sociales de muchas peticiones es un acto intolerable”.

“Establecer una ley de eutanasia como prestación sanitaria realizada por médicos no ayuda a la medicina ni a los médicos”.  Esta es una de las conclusiones de UNIJES que se suma a la crítica directa de ofertar como prestación sanitaria la ley de eutanasia en este momento de crisis económica y social tendrá un efecto devastador sobre los cuidados paliativos.  Bajo el criterio de este Grupo de Bioética, “España no puede aprobar hoy una ley eutanasia cuando más de 80.000 personas anualmente no reciben cuidados paliativos de calidad”.

En esa misma dirección, se ha manifestado que esta proposición de ley no ha sido ampliamente dialogada, que no obedece a una demanda objetiva y que no se está tomando en serio la autonomía y la dignidad de las personas.

Por último, desde el Grupo de Bioética de UNIJES desean una sociedad más pendiente del otro, capacitada para ofrecer cada vez más coberturas, una escucha profesional, que permita a los enfermos tener el apoyo social, económico y psicológico para enfrentar el dolor. Este comunicado es un nuevo llamado a reforzar los cuidados paliativos de calidad para todos los ciudadanos y sobre la necesidad de abrir «diálogos serenos» para abordar esta realidad.

POR FORUM LIBERTAS

CÁRITAS: SEIS MEDIDAS PARA PALIAR EL IMPACTO DEL CORONAVIRUS ENTRE INMIGRANTES Y REFUGIADOS

impacto del coronavirus

 

Cáritas presenta al Gobierno español un “plan de choque” para “evitar la irregularidad sobrevenida y proceder a una regularización extraordinaria” de las personas migrantes y refugiadas

El impacto del coronavirus sobre la población exige respuestas que atenúen los efectos de esta pandemia, sobre todo entre los colectivos en situación de especial vulnerabilidad como los refugiados.

Al respecto, Cáritas ha presentado al Gobierno español un “plan de choque” con 6 medidas para “evitar la irregularidad sobrevenida y proceder a una regularización extraordinaria” de refugiados e inmigrantes.

Cabe recordar que el Covid-19 está generando un aumento de la desigualdad y la exclusión social en España y, en ese sentido, los migrantes se ven afectados especialmente.

A todo ello se suma el hecho de que, aunque España es el país europeo más permisivo con ellos, los inmigrantes y refugiados en situación irregular se enfrentan constantemente a la cuestión de si serán acogidos o se les cerrará el paso.

inmigrantes y refugiados

Inmigrantes rescatados a su llegada al puerto de Motril, ¿qué futuro les espera con el coronavirus?

Mayor riesgo para los migrantes

Así las cosas, la declaración del estado de alarma ante el impacto del coronavirus ha incrementado los “peligros reales que esta crisis está suponiendo para la situación de las personas más vulnerables y de los riesgos que se ciernen en su futuro más inmediato”.

Este es el caso de las personas migrantes y refugiadas”, insiste Cáritas, y la preocupación por los derechos de estas personas ante la crisis provocada por el Covid-19 “se concreta en dos situaciones”:

– El incremento de los casos de irregularidad sobrevenida como consecuencia de la imposibilidad de renovar autorizaciones de residencia y/o trabajo.

– El aumento del número de personas en situación irregular que no han tenido acceso a una primera autorización.

inmigrantes y refugiados

Inmigrantes y refugiados, ahora más invisibles para la sociedad

Un “plan de choque” necesario

Ante este escenario, Cáritas ha elaborado un documento remitido al Gobierno en el que “propone poner en marcha un ‘plan de choque’ que resuelva o palíe en lo posible las consecuencias de esta crisis en las personas refugiadas y migrantes”.

Las soluciones que se puedan poner en marcha deben contemplar dos objetivos: “mantener a las personas migrantes y refugiadas en situación de regularidad administrativa” y “buscar una solución jurídica estable para quienes no han accedido en estos años a una autorización”.

“Es decir, evitar la irregularidad sobrevenida y proceder a una regularización extraordinaria”, concreta Cáritas.

El documento advierte además de que “la realidad posterior al Covid-19 en el ámbito de la extranjería puede situar al país en un escenario de colapso administrativo, muy parecido al que se está fraguando ya en el ámbito judicial”.

En ese sentido, cobra relevancia el término de “plan de choque” propuesto en el documento con seis medidas concretas, ya que el objetivo es que estas medidas “tengan un efecto inmediato”.

caritas y los refugiados

La acción de Cáritas tiene en cuenta a los migrantes en situación de vulnerabilidad

Las 6 medidas propuestas por Cáritas

A continuación, reproducimos las 6 medidas concretas ante el impacto del coronavirus propuestas por Cáritas:

1. Permitir el empadronamiento de personas extranjeras con documento de identidad de país de origen y/o pasaporte vencido, así como la renovación bianual de quienes les venza en los próximos seis meses.

El empadronamiento, que constituye una obligación y un derecho, es una herramienta básica para el diseño de las políticas públicas y la asignación de recursos humanos y económicos. Será muy difícil poder hacerlo si aumenta el número de personas “invisibles”.

2. Prórroga automática por un año de las autorizaciones de residencia temporal por circunstancias excepcionales recogidas en el título V del Reglamento de extranjería.

Junto al hecho de que mantener a estas personas en una situación de regularidad debería ser una prioridad para el Gobierno, con esta media se aligeraría de manera sencilla y operativa un número importante de expedientes hasta que la Administración pueda reorganizarse.

3. Renovación de autorizaciones de residencia, o de residencia y trabajo a menores tutelados (artículo 35 Loex, y artículos 197 y 198 del Reloex).

La situación de los menores extranjeros tutelados es especialmente sensible, porque mantener para ellos la autorización de residencia y/o trabajo va a ser extremadamente difícil en un contexto de alto desempleo como el que se avecina.

Supondría, de hecho, a que itinerarios de acompañamiento que están dando buenos resultados se trunquen. Por ello, promover la renovación de sus autorizaciones, junto a la posibilidad de que puedan obtener un empleo entre 16 y 18 años permitirá apoyar sus procesos de integración.

4. Facilitar la renovación de autorizaciones de residencia y trabajo para evitar la masiva irregularidad sobrevenida por pérdida de empleo o cotización insuficiente.

El previsible frenazo económico y la subsiguiente caída del empleo va a suponer a medio plazo la imposibilidad de renovación de muchas autorizaciones ligadas a requisitos de contratación: jornada, alta en seguridad social, etc. Esto implicaría la vuelta a la situación administrativa irregular de un grueso muy importante de personas migrantes.

Si se facilita la renovación, tendremos personas aptas y disponibles para el mercado de trabajo. No caerán familias enteras en la irregularidad y no se generaría una sobrecarga más sobre la Administración de Extranjería que, de no tomar esta medida, verá cómo aumentan de forma exponencial los expedientes de solicitud por arraigo, por ejemplo.

5. Suspender la gestión colectiva de contratación al exterior en el caso de los temporeros agrícolas y que se promueva la contratación interior.

El RDL 13/2020 de 8 de abril es una oportunidad para regularizar a personas migrantes que trabajan en el sector agrícola de manera informal. Por ello, entendiendo que la necesidad empresarial de mano de obra está justificada, se debería promover la contratación en este sector de personas en situación irregular y, de forma excepcional, habilitar el procedimiento recogido en el artículo 127 del Reglamento de Extranjería para las personas en situación irregular.

6. Concesión de residencia temporal por circunstancias excepcionales para el sector de los cuidados y la dependencia (artículo 127 del Reglamento de Extranjería).

Muchos migrantes están cubriendo de manera profesional estas necesidades, pero dentro de un mercado informal. Cáritas entiende que es una cuestión de oportunidad, pero también de reconocimiento social a un sector que se ha revelado como clave en esta emergencia. Además, se dispondría de más personal para las residencias de personas mayores o dependientes, en línea con lo que ya se está haciendo para incorporar a personas extranjeras o solicitantes de protección internacional al sistema sanitario.

Estas seis medidas pueden ayudar a que los inmigrantes en situación irregular y los refugiados que provienen de países en conflicto o muy vulnerables, donde se vive “una crisis dentro de una crisis”, tengan por delante un futuro más esperanzador ante el impacto del coronavirus.

POR FORUM LIBERTAS

IX BARÓMETRO, DE LA EMPRESA GAD3, PARA THE FAMILY WATCH

Para los menores de 45 años, tener hijos sigue sin ser prioritario

08/01/2020

Nota de prensa

Prosperar profesionalmente, viajar y formarse, por delante de formar una Familia

El 84% piensa que existen más dificultades ahora para tener una Familia que en otras generaciones

Madrid, 8 de enero de 2020. Estas son algunas de las principales conclusiones del ‘IX Barómetro de la familia The Family Watch’, encargado por The Family Watch a GAD3 y patrocinado por la Fundación Madrid Vivo. El estudio ha sido realizado mediante preguntas telefónicas a 602 familias españolas. 

Para María José Olesti, directora general de The Family Watch, a la luz de los resultados, “es necesaria una reflexión sobre el papel esencial que tienen las familias y las políticas familiares para el progreso social y por tanto es indispensable fijarse en los 6 puntos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que se centran en las familias: pobreza, salud, educación, igualdad de género, desempleo juvenil y violencia. Por eso pensamos que los estamentos políticos, y en especial el nuevo Gobierno, deberán tenerlos en cuenta a la hora de conseguir que las futuras políticas familiares puedan ser eficaces para las familias y contribuyan a mejorar su futuro”. 

El estudio permite ver la evolución de las principales preocupaciones de los españoles en los últimos años, y este año cumple su IX edición. Así, en el ámbito económico, el pesimismo de las Familias se ha incrementado en más de 20 puntos en el último año (de 36,5% a 57,5%), y piensan que la situación económica será peor durante este próximo año y que su calidad de vida ha disminuido cuatro puntos en el último año.

En este sentido, 8 de cada diez encuestados considera que actualmente existen mayores dificultades para formar una Familia ahora, que en generaciones anteriores, si bien están de acuerdo más de la mitad en tener Familia está bien valorado a nivel social y laboral.

Tener hijos no se encuentra entre las prioridades de los menores de 45 años

La preocupante situación demográfica en nuestro país hace que una vez más se haya tratado de ver con este estudio las razones por las que los españoles en edad fértil no tienen hijos o forman una Familia. Así, preguntando a los menores de 45 años sobre sus prioridades en los próximos 5 años, se ve que, por este orden, prosperar profesionalmente, viajar y ampliar estudios, van por delante de formar una Familia. También se pregunta en el estudio, si los encuestados tienen hijos, y si les gustaría tener más de los que tienen. El 67,4% contesta negativamente.

Sin duda, el apoyo del cónyuge, la estabilidad laboral, poder conciliar, y disponer de recursos económicos son clave para que los menores de 45 años tengan hijos. Menos de la mitad cuenta con el apoyo de las administraciones a la hora de tener hijos. La conciliación, es una de las cuestiones que más ha mejorado en los últimos años y así lo demuestra la encuesta. El 63% de los encuestados considera que puede conciliar mucho o bastante. 

Para Sara Morais, responsable de la encuesta de GAD3, “una de las conclusiones que se extrae del estudio realizado es que los menores de 45 años, a corto plazo, prefieren prosperar profesionalmente, viajar y ampliar sus estudios a formar una familia, lo que explica en gran medida el preocupante dato de natalidad de nuestro país”.

El exceso de publicidad promueve la ludopatía entre jóvenes

Un año más se ha preguntado sobre una de las principales preocupaciones de las Familias, el juego y las apuestas deportivas. El 93% solicita medidas legales que protejan a los menores de la excesiva publicidad, y cree, el 91% que los menores acceden con facilidad a las apuestas online. La proliferación de anuncios de apuestas deportivas ha contribuido en el aumento de esta preocupación, casi 9 de cada 10 considera que la publicidad fomenta la ludopatía entre los jóvenes y el 83% cree que se debe limitar la publicidad durante los eventos deportivos. El 63,8% tiene una mala opinión de las empresas de apuestas.

La imagen de los adolescentes es algo que preocupa especialmente a las familias, sobre todo en lo referente a las niñas. El 87,7% piensa que la publicidad muestra a las niñas preadolescentes como mucho más mayores, y que se muestra una imagen idealizada que no es real ni natural para el 85,2%. Culpan en gran medida a la publicidad, ya que tiende a proyectar una imagen hipersexualizada de las niñas para vender más, tal y como así lo consideran el 84%, si bien 7 de cada 10 creen que se acepta de manera generalizada, este tipo de imágenes y el 73,3% considera que los estilismos elegidos por las empresas de moda para publicitar, no son adecuados a la edad de los menores.

La sobreexposición de los menores, sobre todo en las redes, cree que no para de crecer, así lo cree más de un 76% de los encuestados. Esto casa con el hecho de que se da, en general, más valor al aspecto físico que a otros valores/capacidades casi 8 de cada 10 contesta afirmativamente ante esta pregunta. 

La sostenibilidad se instala en las familias españolas

La sostenibilidad ha entrado en el ámbito familiar y para un 87,4% de los hogares el reciclaje es un práctica habitual y se educa a los menores en el respecto al medio ambiente en más del 81% de los hogares. Si bien, en la cuestión de la movilidad, se sigue esperando a que se aumenten las ayudas para la compra de vehículos más respetuosos con el medio ambiente, y así lo demanda el 68,5% de los encuestados. Aumenta este año la apuesta por el carsharing (vehículo compartido), con respecto al pasado año, así el 52% lo considera una alternativa frente al 47% del pasado año. En este aspecto, sigue siendo la gran asignatura pendiente el que los planes de movilidad tengan en cuenta a las familias, ya que sólo 3 de cada 10 piensan que sus demandas han sido escuchadas.

POR GAD3 PARA THE FAMILY WATCH 

¿SE PUEDE INVERTIR CON VALORES CATÓLICOS?

Un español crea un fondo de inversión coherente con la Doctrina Social de la Iglesia. Afirma que no por ser moral deja de ser rentable y que fue recibido con entusiasmo porque “la gente tiene necesidad de trascendencia”

“Hay un mito: si inviertes tu dinero con criterios morales, automáticamente sacrificas rentabilidad. ¡Nada más lejos de la realidad!”. La palabras de Borja Barragán desafían los prejuicios del mercado. Pero él está empeñado en hacerlas realidad. Por eso, acaba de crear un fondo de inversión para colocar capitales en compañías que respeten la doctrina social de la Iglesia. ¿Una contradicción? No, al menos para este joven broker, que dejó el mundo de la alta finanza para apostar por las inversiones con integridad. Y está dispuesto a demostrar que se puede invertir según la propia fe, y ser tan rentable como los otros.

“En Europa hay muy pocas alternativas de lo que nosotros hacemos y se cataloga como Faith Consistent Investment, invertir de una manera coherente con tu fe. Este concepto en Estados Unidos y en el mundo anglosajón lleva mucho tiempo pero en Europa, por razones culturales, ni siquiera ha empezado a despegar”, ha explicado Barragán, en entrevista con Vatican Insider.

La idea le vino en la universidad, cuando compartió cursos con religiosos cuyas instituciones ni siquiera tenían conciencia que invertían parte de sus recursos en compañías cuyos principios o acciones estaban reñidos con la doctrina católica. El principal problema estaba en la ausencia de buenos asesores.

Fue así como cayó en la cuenta que los “inversores católicos” no tenían una oferta de productos financieros que les permitiesen invertir con tranquilidad y según sus propios valores. Desde sus tiempos de estudiante de Administración y Dirección de Empresas en la Pontificia Universidad de Comillas, comenzó a hacer prácticas en banca de inversión. Con el tiempo llegó incluso a hacer carrera a nivel comercial. Mientras tanto se quebraba la cabeza: ¿Es factible invertir en católico y ser rentable?

Con esa convicción creó Altum Faithful Investing. Un “bicho especial”, según él mismo reconoce. Que basa su acción en cuatro pilares que los mercados tradicionales jamás tomarían como variables: La promoción de la dignidad humana, de la vida, de la familia y el cuidado del medio ambiente. “Analizamos a las compañías para ver si siguen estos cuatro pilares, siempre buscando invertir para obtener rentabilidad”, explicó Barragán.

Sostuvo que la mayoría de los “fondos éticos” sólo aplican criterios de inversión excluyentes, por ejemplo rechazando de plano el tabaco, el alcohol, etc. En cambio, él aseguró tener una “mirada distinta” y buscar empresas que pongan la economía “al servicio de la persona”. Porque todo tiene su truco.

“Queremos dar una vuelta de tuerca y aplicar el sentido común: ¿por qué no invertiríamos en una empresa de vinos? En este caso, lo que es punible no es el acto de producir vino sino que las compañías instiguen comportamientos adictivos en los consumidores. Hasta ese punto queremos llegar para conocer si, por ejemplo, la campaña de marketing de una empresa promueve un consumo responsable o indiscriminado. Aquí el fin no justifica los medios. El fin, que es obtener un beneficio legítimo, no justifica cómo lo hagamos”, añadió.

Pero el bróker quiso ir más allá. Puso como política inderogable de su empresa que el 100 por ciento de los recursos asesorados cumplan la doctrina social de la Iglesia. No valen consultorías a mitad. “Queremos ser coherentes 100 por ciento, creemos que esto es la manera correcta de vivir nuestra fe a la hora de invertir”, insistió. Además, se aseguró que la totalidad de los beneficios distribuibles de Altum sean dedicados a proyectos de evangelización, con tres sectores principales: la oración, la misión y la promoción de vocaciones.

Hasta ahora, la compañía ha financiado una película sobre el perdón cristiano (“El mayor regalo” del director Juan Manuel Cotelo), un orfanato de las Hermanas Franciscanas Misioneras de María en Dakar (Senegal) y el proyecto de regreso de los cristianos a la Llanura del Nínive (Irak) promovido por la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada.

“Existen algunos fondos para los cuales el ticket mínimo era alto y por eso parecía que, para invertir en católico, era necesario ser rico y yo quería huir de eso. Católico es igual a universal y universal es accesible para todos”, constató Barragán. De allí nació la idea de Altum Faith-consistent Equity, un fondo en el cual se puede invertir desde 100 euros en adelante.

Lanzado en mayo último, ha recibido una primera ola de respuesta entusiasta. Para su creador, esto se debe a que “la gente tiene necesidad de trascendencia” y, por sus productos, quienes creen “tienen mayor libertad de poder elegir el bien”. Pero el principal reto es mantener alta la atención, porque las reglas son iguales para todos los que operan en España, como él, registrados ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Barragán sabe que la clave de todo es ser rentable en un mundo “que se debe tomar con pinzas”. Como constató el reciente documento publicado por la Congregación para la Doctrina de la Fe “Oeconomicae et pecuniariae quaestiones. Consideraciones para un discernimiento ético sobre algunos aspectos del actual sistema económico y financiero” (17.05.2018).

Según él, este texto demuestra que la economía está comenzando a cobrar importancia en el mundo eclesiástico y aseguró que está “bien asesorado”, sobre todo cuando “le saca tarjeta roja” a la búsqueda exclusiva del beneficio como guía única de la ingeniería financiera.

“Denuncia la falta de ética a la hora de conducir la acción financiera, donde se ha sustituido la ética por la codicia, y eso ha sido a nivel global. Esto porque no ha habido una regulación, unos líderes bancarios o comités éticos dentro de los bancos que pusiesen un freno. Nos da un buen tirón de oreja a todos para que seamos conscientes de aspectos inmorales que dañan a los mercados financieros”, recordó.

Consideró que el problema de los fraudes y las crisis provocadas desde el mundo financiero depende sobre todo de las personas que se dejan guiar por la codicia.

“El dinero puede dar un buen servicio pero es muy mal señor, ante él se ve dónde está tu corazón. Cuesta porque tenemos muy metido en nuestro ADN que el dinero es un fin y da igual cómo se obtenga, pero tenemos que tener dinero. A ojos de la sociedad aquel que tiene más dinero, es quien tiene más éxito, no importa cómo lo haya obtenido. La visión de Altum es exactamente contraria, que el fin no justifica los medios”, dijo.

Y abundó: “A final de cuentas cada uno de nosotros debe asumir su propia responsabilidad. Tu manera de consumir, tu manera de invertir va a marcar la diferencia. Va a ser la manera de dar testimonio de aquello en lo que crees”.

POR FORUMLIBERTAS.COM ECONOMIA 

INVERSIÓN ESPAÑOLA EN EN I+D

España pierde dos puestos en el ranking de en Inversión en I+D como porcentaje del PIB, con un valor del 1,23% y se sitúa en 18º lugar. Este año a nuestro país le adelantan Italia y Portugal, con 1,26% y 1,25% del PIB respectivamente. Nuestro país presentan un perfil de capacidad baja en este indicador, con un valor cercano a nuestro vecinos del sur de Europa. Este ranking lo siguen encabezando en 2016 países de alto potencial innovador como Suecia, Finlandia o Dinamarca, con más del 3%.

Por ALTRAN