MITOS, FALACIAS Y MENTIRAS PARA JUSTIFICAR EL ABORTO

 

MITOS, FALACIAS Y MENTIRAS PARA JUSTIFICAR EL ABORTO

 

1.“Nosotras parimos, nosotras decidimos”

No es cierto que podamos decidir cualquier cosa sobre nuestro cuerpo (p.e. nadie puede mutilarse) pero, además, el hijo no es parte del cuerpo de la mujer, sino que es un ser distinto a ella (como demuestra el estudio de ADN). De ahí la falsedad del slogan del derecho al propio cuerpo, porque de lo que se trata con el aborto es librarse del cuerpo del otro.

2.“Es la mujer quien decide si desea o no ser madre”

Por supuesto que sí, nadie puede obligar a que una mujer sea madre. Lo que ocurre es que una mujer embarazada ya es madre y sólo puede decidir serlo de un hijo vivo no muerto (si lo mate antes de nacer).
3.“El embrión-feto sólo es vida en potencia y aún no es una persona”

Falso…Existe evidencia científica de que hay una nueva vida (distinta de la madre) tras la fecundación y que dicha vida es humana (presencia de secuencias genómicas ALU). Este nuevo ser es a la vez realidad completa (su genotipo queda fijado en el momento de la concepción) y potencia a lo largo de toda su vida (se realiza sin solución de continuidad en su desarrollo fenotípico).

Si se aceptase que no existe ser humano hasta que posea las “cualidades propias de la persona” (como algunos afirman) se llegaría a una peligrosísima situación: la de que el ser humano no existe si no es en función no de su existencia sino de una definición cualitativa, que variará según quien lo decida. Es la vía de las “vidas indignas de ser vividas” (de los nazis). Y si una de las cualidades fuera la capacidad de sobrevivencia autónoma (como también afirman algunos) sería indiferente que la libertad para abortar se fijara en las primeras semanas o en el noveno mes.

4.“Nadie puede imponer su criterio ético a otros”

Cierto, pero no se trata de imponer una ética determinada sino de impedir que se destruyan vidas humanas indefensas (en lo que todos deberíamos coincidir con independencia de nuestras creencias, como ocurre con el rechazo social a la pena de muerte).

5.“Las leyes permisivas respecto al aborto no obligan a nadie: quien no quiera abortar que no lo haga”

Este es el mismo argumento utilizado en su día  a favor de la esclavitud: quien no quiera tener esclavos que no los tenga (pero no se lo impidan a otros).

Pero, además, como ha señalado Benigno Blanco:

-Las leyes permisivas frente al aborto crean una violencia estructural que induce a la mujer a abortar presionada por un entorno que sólo le ofrece esa “solución” a su problema.

-La legalización del aborto introduce violencia en nuestro ordenamiento jurídico para solucionar los problemas.
-El aborto legal supone que el Estado no tiene porqué proteger la vida de algunos seres humanos, con las consecuencias negativas para la sociedad que ello supone.

Dr. Santos Rull Segura 

Junta Directiva del Partit Família i Vida a Catalunya

5 pensamientos en “MITOS, FALACIAS Y MENTIRAS PARA JUSTIFICAR EL ABORTO

  1. Creo que todo lo expuesto se basa en el Derecho a la Igualdad de los nacidos y los por nacer. A todo ser humano se le debe reconocer jurídico-civilmente la personalidad desde el instante mismo de la concepción, y hasta la muerte natural, y no sólo desde le nacimiento como se establece ahora en el Código Civil. Con esta reforma, que requeriría sólo una Ley Orgánica, se equipararía la protección de todo el ordenamiento jurídico a todos los seres humanos y todo el derecho positivo debería interpretarse conforme a esta definición. No harían falta leyes como la de Gallardón. Y el voto particular de Tomás y Valiente en la STC, quedaría sin argumentación.

  2. Y, casualidad, entre las mujeres defensoras del aborto, por qué será que la gran mayoría de ellas o nunca ha estado embarazada o, cuando lo ha estado, siempre ha llevado a termino el embarazo?. Si es que, siempre tiene que salir alguien como tu, Raquel, a criticar a los hombres por dar su opinión sobre este tema. Otra estrategia más para intentar lograr unos propósitos carentes de todo fundamento científico. Y te recuerdo que un embarazo se produce por la fusión de un espermatozoide procedente de un hombre con el óvulo procedente de una mujer. Y también te recuerdo que el sexo cromosómico del bebé viene definido por el cromosoma sexual aportado por el espermatozoide. Así que ni se te ocurra volver a negar la legitimidad de la opinión de los hombres sobre este asunto porque la realidad es opuesta a lo que dices. Y que conste que soy mujer

Deja un comentario