LEY DE EUTANASIA: “NO SERÁ PUNIBLE LA CONDUCTA DEL MÉDICO QUE CAUSARE LA MUERTE DE UNA PERSONA”

Ley de Eutanasia

Los letrados del Congreso de los Diputados han terminado el Dictamen de la Ley de Eutanasia, que podría aprobarse en marzo

Los letrados del Congreso de los Diputados han terminado este jueves 26 de noviembre el Dictamen de la Ley de Eutanasia impulsada por el Gobierno de coalición entre el PSOE y Podemos.

Ese dictamen incorpora las enmiendas transaccionales que se aprobaron en la Ponencia previa y empeora la naturaleza homicida de la norma y del texto inicial.

La nueva propuesta podría incurrir en aspectos inconstitucionales. Una de las sorprendentes afirmaciones de la norma es la que entra en directo conflicto con el Juramento Hipocrático de los galenos, que dice así: “No será punible la conducta del médico que con actos necesarios y directos causare o cooperare a la muerte de una persona, cuando esta sufra una enfermedad grave e incurable o enfermedad grave, crónica e invalidante, en los términos establecidos en la normativa sanitaria”.

La Ley de Eutanasia “reconoce el derecho de toda persona que cumpla los requisitos previstos en esta Ley a solicitar y recibir la prestación de ayuda para morir”.

El capítulo II “establece los requisitos para que las personas puedan solicitar la prestación de ayuda para morir y las condiciones para su ejercicio. Toda persona mayor de edad y en plena capacidad de obrar y decidir puede solicitar y recibir dicha ayuda, siempre que lo haga de forma autónoma, consciente e informada, y que se encuentre en los supuestos de enfermedad grave e incurable o de enfermedad grave, crónica e invalidante causantes de un sufrimiento físico o psíquico intolerables. Se articula también la posibilidad de solicitar esta ayuda mediante el documento de instrucciones previas o equivalente que existe ya en nuestro ordenamiento jurídico”.

La Ley de Eutanasia establece que “la muerte como consecuencia de la prestación de ayuda para morir tendrá la consideración legal de muerte natural a todos los efectos, independientemente de la codificación realizada en la misma“.

En relación a la objeción de conciencia del personal sanitario se establece la peligrosa deriva de que “las administraciones sanitarias crearán un registro de profesionales sanitarios objetores de conciencia a realizar la ayuda para morir”.

El siguiente paso parlamentario exige ahora que el texto se someta a debate en la Comisión de Justicia del Congreso, donde se debatirán y votarán las enmiendas que han quedado aún activas.

Posteriormente pasará al Pleno del Congreso de los Diputados al tratarse de una Ley Orgánica porque afecta a Derechos Constitucionales. Es posible que ese trámite se dé el próximo jueves, 17 de diciembre, y si se aprueba, pasará al Senado, para volver al Congreso, si allí se aprobase alguna enmienda. Eso sería, como muy pronto, a principios de marzo.

Aunque no es un calendario seguro, sí que es el previsible y vale la pena para hacerse a la idea de los plazos veloces que prevé el Gobierno para sacar una Ley de Eutanasia tremendamente polémica, y que no ha protagonizado un debate serio, riguroso y necesario con los agentes sociales tales como colegios de médicos, asociaciones de enfermos y la ciudadanía, en general.

POR FORUM LIBERTAS

BASTA YA DE GOBIERNOS PORNÓGRAFOS. EDUCACIÓN SEXUAL Y PORNOGRAFÍA

La edad de iniciación va bajando, y hoy la edad de acceso, según los últimos estudios, está en los 11 años

La mayoría de jóvenes acceden a la pornografía cuando ni siquiera son adolescentes, a los 12, 13 años y un 75% son chicos. Según estudios recientes, más de la mitad de los adolescentes españoles entre 14 y 17 años ven regularmente porno por Internet, es decir son adictos. Pero la edad de iniciación va bajando, y hoy la edad de acceso, según los últimos estudios, está en los 11 años. Con la próxima implantación del 5G, que permitirá conectar los dispositivos a una velocidad 40 veces superior que ahora, el problema se agravará todavía más.

La generalización de la oferta y del consumo de pornografía es un gravísimo problema social. En primer término, para los menores, pero también para las mujeres y los adultos, por la adicción que crea. Su peligrosidad reclama una acción de los poderes públicos equivalente a la emprendida con el tabaco o el juego on line y las casas de apuestas. La pornografía supone un claro desprecio a la dignidad de las personas que aparecen en las grabaciones, especialmente de las mujeres, al ser presentadas como puros objetos sexuales, tratadas sin ninguna consideración. También favorece la violencia contra la mujer. Provoca que la violencia física y verbal se normalicen en la llamada “escalada de conducta”, lo cual se traduce en los delitos de violencia sexual, cada vez más frecuentes. Crea adicción y hace dependientes a las personas, especialmente a los niños y jóvenes, que se habitúan a una vivencia enfermiza de la sexualidad. Abre la puerta a modalidades nuevas y sofisticadas de prostitución, fuera de todo control. Provoca que los consumidores se familiaricen con prácticas sexuales de riesgo. Descontextualiza la sexualidad, situándola al margen de las relaciones interpersonales y de la dignidad de la persona humana.

La Fiscal General del Estado, en la presentación de la memoria del año 2018, reconoció la relación entre pornografía y violencia sexual contra la mujer. Estos y otros motivos hacen necesario que los poderes públicos, legislativo, ejecutivo y judicial, se impliquen a fondo para limitar con rigor el comercio y difusión de la pornografía.  Los poderes públicos han demostrado su capacidad de limitar con eficacia prácticas perjudiciales para la salud, como el consumo de tabaco en los espacios públicos.

El problema es que no lo hacen. Al contrario estimulan en los adolescentes la práctica sexual sin límites.

Este es un último ejemplo : La Generalitat de Cataluña promueve entre los adolescentes probar prácticas sexuales “tabú”. En esta página se recomienda a los jóvenes que prueben los juguetes sexuales, practiquen el sexting,  y la penetración anal. Su texto en este último caso dice así “Esto no es para todos, pero hay gente que lo disfruta mucho. Y el sexo anal no es sólo para chicos gay, es para todos los que quieren experimentarlo! Incluso entre las chicas se puede hacer con la ayuda de juguetes sexuales. Sin embargo, recuerde que los condones también deben usarse porque también podemos tener infecciones de transmisión sexual a través del sexo anal”. Formidable educación para nuestros adolescentes. Y luego se extrañan de la difusión de la pornografía.

Esta es una página de la web Adolescentes, patrocinada por la Generalitat de Cataluña, concretamente por la Dirección General de la Juventud.

Que no ignoran el problema lo muestra que la propia web señala que más de la mitad de los adolescentes han visto películas pornográficas y que quieren imitar sus conductas.

En definitiva, el escenario es este: la pornografía es un grave problema en nuestra sociedad, en general y especialmente en los mas jóvenes, a pesar de ello los poderes públicos no solo no abordan su limitación como hacen con el juego, el tabaco, el alcohol, el exceso de velocidad, sino que fomentan con dinero de los presupuestos una educación sexual y una visión de la sexualidad que lleva aparejada el encontrar “normal”, “desinhibida”, “liberada” prácticas sexuales que en realidad son los fundamentos de la pornografía.

¿Cómo se puede funcionar bien con tales contradicciones? ¿ ¿Cómo se pueden llenar la boca y gastar contra los abusos sexuales, las “manadas”, la violencia contra la mujer y a la vez promover la educación sexual que lo estimula?

Es necesario decir basta. Hay que acabar y hay que luchar para terminar con tanta pornografía, en este caso también política. Basta ya de gobiernos pornógrafos

POR FORUM LIBERTAS

DESCUBRIR EL BIEN COMÚN PARA SUPERAR LA POLARIZACIÓN

pexels-dio-hasbi-saniskoro-3280130

La vuelta del bien común a la escena del pensamiento político resulta sintomática porque revela las fallas de las que adolece el modelo liberal. Es también muestra de que existe cierto consenso sobre la necesidad de otorgar mayor protagonismo a lo que los ciudadanos comparten, así como de armonizar los valores individuales con los colectivos.

Cualquiera que conozca someramente la evolución de la filosofía política sabrá que la idea de bien común es una de la más inspiradoras y constantes de su historia, desde Platón hasta Rawls, y que desborda el campo de esta disciplina para entrar, de lleno, en el ámbito económico. En la discusión moral contemporánea, aparece en los nuevos debates sobre temas tan vivos y polémicos como el medio ambiente, la responsabilidad social de las empresas, el alcance de los sistemas de salud, el problema de la desigualdad o la importancia de la solidaridad, entre otros.

Si tuviéramos que realizar un diagnóstico, podríamos decir que obviar el bien común es una de las principales razones por las que el liberalismo ha fracasado. Sin embargo, y a pesar de que resulta omnipresente en el panorama ideológico contemporáneo, ha llegado a entenderse por bien común cosas tan dispares que, para que se convierta en el revulsivo que requiere la política, no hay más remedio que superar las “nociones falsas” que de él circulan, como explica Chad Pecknold, profesor de la Universidad Católica de América (First Things, 23-04-2020).

El yo frente al nosotros

Una relectura del bien común debería evitar que termináramos confundiéndolo con el interés general, un concepto creado para satisfacer las demandas colectivas en sociedades que carecen de una identidad compartida. O que, como ocurre especialmente en gran parte de las corrientes de izquierdas que emplean la expresión, como la “Economía del Bien Común” propuesta por Christian Felber, se reduzcan sus exigencias a una cuestión de bienestar material, demonizando el afán de lucro, los bienes particulares y el mercado.

Desde el flanco conservador también se insiste en el reparto equitativo de la riqueza cuando se habla de bienes distintos a los privados. Marco Rubio, senador republicano, ha empleado la expresión “capitalismo del bien común” para aproximarse a las preocupaciones sociales de los ciudadanos y poner de manifiesto que el logro de la igualdad económica constituye una de los principales objetivos de la ideología que suscribe. Esta versión del capitalismo defiende el mercado, pero apoya que la sociedad en su conjunto pueda beneficiarse del crecimiento económico, promoviendo políticas públicas para mejorar la vida de los ciudadanos.

Obviar el bien común es una de las principales razones por las que el liberalismo ha fracasado

Descubrir el bien común para superar la polarización

POR JOSEMARIA CARABANTE PARA ACEPRENSA

VI MARCHA FAMILIAR POR LA VIDA 18-10-20

 

http://casaguadalupe.es/wp/

CC Casa Guadalupe

 

Este año, por razones obvias, la Marcha familiar por la vida se hará de manera escalonada, en grupos de máximo cinco personas, a partir de las 11:30, desde la Carpa Gigante como otros años. Se ruega respetar todo el reglamento referente a la pandemia y mantenerse con la mascarilla antes y después de la marcha o carrera y guardar las distancias aconsejadas.

Se ha añadido un reto individual, consistente en realizar cuatro vueltas completas al Parque, completando así 21.197 km (aprox.), que comenzará a las 10.30 de la mañana, con la intención de terminarlas a las 13 horas.

Se trata de disfrutar y ayudar a Casa Guadalupe, que está acabando de instalar una sede nueva en Terrassa.

Como otros años , se anima a traer leche infantil Hero y demás ayudas de primera necesidad para las criaturas.

Más info:

Reto:

https://www.migranodearena.org/reto/mitja-marato-vallparadis-de-terrassa-per-casa-guadalupe

Cursa:
https://runedia.mundodeportivo.com/inscripcio/202055509/

 

 

LOS LAZOS DE LA CARNE: CONDICIÓN DE VERDADERA LIBERTAD

libertad y vínculos

La “liberación” del ser humano respecto de los vínculos familiares y de su realidad biológica supone, en realidad, una condena: sin identidad sexuada no hay matrimonio, y sin él no hay familia. Lo que significa que el cuerpo se convierte en un “algo” disponible, sujeto a las leyes del mercado. Esta es la tesis que defiende Margaret Harper McCarthy en un artículo publicado en la revista First Things.

Los lazos de la carne: condición de verdadera libertad

POR ACEPRENSA

FUENTE: FIRST THINGS

 

“LIBRE DE HIJOS” VS. LIBRE PARA AMAR

Libres de hijos

Nos lo cuenta una joven madre: mientras paseaba por una calle de Oviedo junto a sus tres hijos, un hombre que se cruzó con ellos comenzó a increparla: “Estás loca. ¿No te da vergüenza tener tantos hijos para que sean esclavos del capital?”. La mujer, con escasas ganas de entablar una discusión, se encogió de hombros y siguió camino con su prole.

Que no haya nuevos “esclavos del capital”. O nuevos contaminadores, “tiranos del planeta”. O nuevas víctimas de un orden mundial injusto. Una amplia gama de justificaciones subyace en la base de una tendencia que se extiende en algunos ámbitos: la de proponerse no tener descendencia y quedarse childfree, “sin hijos” por voluntad propia, “libre” de niños, en contraposición al childless, la persona que no puede tenerlos.

Los childfree confiesan las conveniencias o temores para asumir ese estado. Argumentan que no tener hijos les supone un bienestar que no tendrían a plenitud si, en vez de centrar toda la atención en sí mismos, tuvieran que estar atentos a otros. Un hijo puede suponer limitaciones a la libertad de acción y movimiento de sus padres, cuyos intereses quedan subordinados en buena medida a las necesidades de cuidado de los menores. Además, si la crianza y educación de estos ha de hacerse “como Dios manda”, ello implica necesariamente sacrificar tiempo de ocio, dedicar recursos económicos a su educación, a su salud, a su recreación, etc. Todos estos “peros”, sin embargo, se desploman ante el testimonio de personas que, como se verá más adelante, conjugan la paternidad con una rica vida profesional y personal.

https://www.aceprensa.com/familia/libre-de-hijos-vs-libre-para-amar/

POR LUIS LUQUE PARA ACEPRENSA

LA ALIANZA ENTRE PROGRESISMO Y LOS GIGANTES DE LA TECNOLOGÍA

Progresismo tecnología

El declive de la clase media norteamericana

El geógrafo estadounidense Joel Kotkin, conocido por sus trabajos sobre las tendencias demográficas, sociales y económicas de los Estados Unidos, ha publicado recientemente un libro titulado «La llegada del Neofeudalismo».

Kotkin se muestra preocupado desde hace años por el declive de la clase media norteamericana, por la deslocalización industrial y la financiarización de la economía. En su último trabajo va un paso más allá y apunta al auge de una «tiranía» extremadamente poderosa gracias a tecnologías intrusivas y la hegemonía cultural.

En «La llegada del Neofeudalismo», el sociólogo describe una inquietante alianza entre la oligarquía tecnológica de Silicon Valley y la inmensa mayoría de los intelectuales, periodistas y comentaristas diversos que establecen y promueven nuevos dogmas en torno a conceptos como el género, el «privilegio blanco» y la globalización.

Aparecen así los dos pilares del sistema neofeudal de Kotkin: los señores por un lado, y el clero de la otra. El investigador apunta que la aspiración de la alianza entre estos dos grupos es sustituir los valores más tradicionales de los que las clases medias han sido el estandarte desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

El autor afirma que esta alianza está llevando una ofensiva contra el «tercer estado», que para él está constituido principalmente por las clases medias. Junto con sus valores tradicionales, éstas habrían sido las vertebradoras de las sociedades occidentales libres de la segunda mitad del siglo XX.

Un sector económico totalmente dominante sobre la sociedad

Según Kotkin, el problema de las empresas tecnológicas actuales radica en la extrema concentración de la riqueza que han ocasionado. De hecho, cinco empresas de este sector suman ya prácticamente el 20% del valor total del S&P 500. La crisis del coronavirus ha acelerado la transición económica hacia las tecnológicas, que definitivamente han dejado atrás a bancos y conglomerados empresariales como valores de más peso.

A ello se añadiría una visión más o menos compartida de los líderes de estas empresas. En efecto, todos muestran una confianza casi ciega en la tecnología como garantía de futuro de la humanidad, y les apasiona el transhumanismo. Elon Musk y su obsesión con la colonización espacial son un buen ejemplo. Según el autor, viven desconectados de las realidades de las clases medias y sociales, y no les interesan problemas como la movilidad social o la descomposición de las familias.

Al peso económico y las particularidades de sus dirigentes se suma la capacidad intrusiva que tienen las empresas tecnológicas en la vida privada de las personas. Aplicando controles cada vez mayores sobre las informaciones que circulan en sus plataformas y mejorando los motores de inteligencia artificial, se puede influir más fácilmente que nunca en la voluntad humana.

Un progresismo hegemónico y censor

Ex-demócrata, Kotkin declara que ya no se reconoce en las izquierdas actuales que imponen la censura por todas partes, y apunta al caso del editorialista Bari Weiss, que dimitió hace unos días del New York Times por las presiones e insultos recibidos de sus colegas. Todo ello por atreverse a mostrar «curiosidad intelectual» ante el consenso ideológico que se ha apoderado del diario, como explica en su carta de dimisión.

Por ejemplo, escribió que el problema de los afroamericanos en los Estados Unidos es más socioeconómico que racial, y equivale a la herejía en los principales medios, como el New York Times, el Washington Post o Los Angeles Times. Kotka afirma que el sesgo es tan monumental que ya no soporta leerlos.

De hecho, desviar la atención hacia temas simbólicos como la personalidad del presidente Trump, pero también el género, la discriminación racial o el cambio climático permite, según Kotkin, alejar los temas verdaderamente peligrosos para la nueva oligarquía, como la justicia social.

El autor deplora que tan sólo un 7% de los periodistas norteamericanos se declaren republicanos, y afirma que la hegemonía del progresismo es aún más aplastante en las universidades, el cine y la música. La presión que efectúan los guardianes de los dogmas se amplifica así hasta hacerse insoportable.

California, el neofeudalismo en la práctica

Para demostrar lo absurdo del sistema que resulta de la alianza de la tecnología y el progresismo, Kotkin apunta a California. Allí, afirma, los gigantes de la tecnología han «matado» el sistema de start-ups de los años 70 y 80, y absorben ahora toda la innovación generada.

Estas grandes empresas son las únicas que se pueden permitir el coste de las políticas medioambientales drásticas propuestas por los progresistas, mientras que los actores más pequeños no les pueden hacer frente.

Kotkin apunta que en California la concentración de la riqueza ha expulsado a las clases populares de ciudades como San Francisco, que sin embargo es considerada un bastión progresista. Paradójicamente, la comunidad afroamericana numerosa en el pasado ha prácticamente desaparecido de la ciudad.

«Si seguimos así, no quedarán más que tribus», sentencia Kotka, que apunta que las tendencias actuales le hacen pensar en la espantosa Revolución Cultural china.

POR FORUM LIBERTAS