EL PIB ESPAÑOL SUFRE UN DESPLOME HISTÓRICO DEL PIB DEL 18,5% EN EL SEGUNDO TRIMESTRE

 

 

La economía española entró en recesión técnica en el segundo trimestre del año tras registrar un desplome del PIB del 18,5% entre abril y junio, su mayor caída trimestral en la serie histórica que maneja el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que arranca en 1970. Hasta ahora, los mayores retrocesos trimestrales del PIB habían sido el del primer trimestre de este año (-5,2%) y el del primer trimestre de 2009 (-2,6%).

Con la fuerte contracción del PIB en el segundo trimestre, que coincide prácticamente con la vigencia del estado de alarma por la crisis sanitaria, España entra de nuevo en recesión técnica al sumar dos trimestres consecutivos en negativo.

Es la tercera vez en el siglo XXI en que la economía española afronta una recesión: durante la crisis de 2008 entró en ella en dos ocasiones, la primera vez en el cuarto trimestre de 2018 (saliendo de ella en el segundo trimestre de 2009) y la segunda en el segundo trimestre de 2011. Esta segunda recesión duró más tiempo, hasta el cuarto trimestre de 2013.

El periodo abril-junio se ha visto afectado de lleno por la paralización de numerosas actividades económicas como consecuencia de la declaración del estado de alarma (finalizó el 21 de junio, a sólo nueve días de terminar el segundo trimestre), lo que ha provocado un retroceso de la economía sin precedentes en la historia reciente. Durante dos semanas de abril la actividad se paralizó completamente y sólo funcionaron los servicios esenciales.

Esta caída del PIB en el segundo trimestre se aproxima bastante a las previsiones que habían realizado distintos organismos. La AIReF había pronosticado un descenso del 20%, el BBVA lo situaba en el entorno del 17% y el Banco de España estimó que la contracción del segundo trimestre oscilaría entre el 16% en el mejor escenario y el 21,8% en el peor, con una caída media del 20%.

El retroceso trimestral de la economía española supera al registrado en otros países europeos, como Alemania (-10,1%) y Francia, que acaba de publicar también su dato de PIB: -13,8% en el segundo trimestre.

CAÍDA INTERANUAL HISTÓRICA DEL 22,1%

En tasa interanual, el PIB del segundo trimestre se contrajo un 22,1%, frente al descenso del 4,1% del trimestre anterior, según los datos avanzados este viernes por el INE. Se trata del mayor retroceso interanual de toda la serie. Hasta ahora, la mayor contracción anual del PIB era la del segundo trimestre de 2009, cuando la economía española bajó un 4,4% interanual.

La demanda nacional restó 19,2 puntos a la variación interanual del PIB en el segundo trimestre, tasa 15,5 puntos inferior a la del primer trimestre y la mayor contribución negativa de la serie histórica. Por su parte, la demanda externa restó 2,9 puntos, lo que supone 2,5 puntos menos que en el trimestre pasado.

EL CONSUMO DE LOS HOGARES SE HUNDE UN 21% ENTRE ABRIL Y JUNIO

Los datos trimestrales muestran un hundimiento del consumo de los hogares del 21,2%, sin precedentes en la serie histórica. Por el contrario, el gasto público aumentó entre abril y junio un 0,4%, mucho menos de lo que lo hizo en el primer trimestre (+1,8%), mientras que el gasto en consumo de las instituciones sin fines de lucro y al servicio de los hogares avanzó un 0,5%, tres décimas menos que en el trimestre precedente.

La inversión, por su lado, registró en el segundo trimestre un recorte histórico del 22,3%, con caídas del entorno del 25% o superiores tanto en el caso de la inversión en vivienda como en maquinaria y bienes de equipo.

Las exportaciones e importaciones también se desplomaron en el segundo trimestre, un 33,5% en el primer caso y un 28,8% en el segundo. Las ventas al exterior venían de decrecer un 8,2% en el trimestre anterior, mientras que las importaciones cayeron en el primer trimestre un 6,6%, mucho menos de lo que lo han hecho en el segundo.

DESCENSO INTERANUAL RÉCORD DE LA INVERSIÓN

En términos interanuales, el consumo de los hogares mostró un retroceso del 25,7%, su mayor caída en la serie histórica, mientras que el gasto público mantuvo el pulso y aumentó un 3,5% respecto al segundo trimestre de 2019, una décima menos que en el trimestre anterior. El gasto en consumo de las instituciones sin fines de lucro, por su parte, moderó su crecimiento interanual hasta el 3%, tres décimas menos que en el primer trimestre.

La inversión se hundió un 26,8% interanual en el segundo trimestre, una caída sin precedentes en los registros. Hasta ahora, el mayor retroceso interanual se había experimentado en el segundo trimestre de 2009 (-20,4%).

Las exportaciones retrocedieron un 38,6% respecto al segundo trimestre de 2019, en contraste con el descenso interanual del 6,1% experimentado en el trimestre anterior, mientras que las importaciones se desplomaron un 33,1% y venían de decrecer un 5,5% en el primer trimestre.

CASI 3,34 MILLONES DE EMPLEOS MENOS EN UN AÑO

El INE señala que la situación provocada por el coronavirus hace que ciertas variables, como las horas efectivamente trabajadas, sean más relevantes en los momentos actuales a la hora de medir la evolución del empleo. «Se considera que esta variable, frente a los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, es la que refleja de manera más clara los efectos inducidos en el empleo por la pandemia y las sucesivas medidas adoptadas para combatir sus efectos», apunta.

El empleo de la economía, en términos de horas trabajadas, cayó en el segundo trimestre un 21,4% respecto al trimestre anterior. Esta tasa es de menor magnitud que la de los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo (del -17,7%, lo que supone 15,8 puntos menos que en el primer trimestre) debido a la reducción que se observa en la jornadas medias a tiempo completo (-4,5%).

En términos interanuales, las horas trabajadas decrecen un 24,8%, tasa 20,6 puntos inferior a la del primer trimestre. Por su parte, los puestos equivalentes a tiempo completo retroceden un 18,5%, esto es, 17,9 puntos menos que en el primer trimestre, lo que supone que en un año se han destruido casi 3,4 millones de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo.

El deflactor implícito del PIB aumentó un 1,3% respecto al mismo trimestre de 2019, tres décimas menos que en el trimestre pasado, mientras que la remuneración de los asalariados bajó un 13,1% interanual, tras reducirse el número de asalariados en un 16,4%. El excedente de explotación, por su parte, cayó un 26% en el segundo trimestre, su mayor descenso en la serie histórica.

El PIB a precios corrientes registró una disminución interanual del 21,1%, hasta los 244.877 millones de euros, con lo que retrocedió a niveles de hace 14 años. Concretamente, no se registraba un valor tan bajo desde el segundo trimestre de 2006.

31-07-20 POR CARLOS LÓPEZ

PARA

EURIBOR BLOG SOBRE EL EURIBOR Y LA ECONOMÍA 

¿CÓMO SE PUEDE ESTIMULAR EL AHORRO SI LOS PRECIOS DE LOS PRODUCTOS ESTÁN CAROS Y LOS SUELDOS BAJAN?

 

El estímulo debería partir de arriba, de los gobernantes, empezando con medidas para no castigar el ahorro, como las subidas de impuestos. Los ciclos económicos de bonanza no duran para siempre.

El ahorro no es algo que surja de un día para otro, sino que es una decisión que da sus frutos a medio y largo plazo. Si los sueldos se estancan o bajan, la única salida para ahorrar es reducir el gasto: esto es algo que, sin demasiadas alharacas, los ciudadanos hacen mejor y más rápido que las Administraciones Públicas.

POR EXPANSIÓN – ECONOMÍA PARA TODOS – FAMILIA

ESPAÑA CONCEDE CADA AÑO 14.000 MILLONES DE EUROS EN SUBVENCIONES A FONDO PERDIDO

 

Dinero por el desagüe, moneda de euro bajando por un concepto de ...

Francisco Coll Morales es economista y coordinador del servicio de estudios de la Fundación Civismo.

En España todos los años se conceden subvenciones anuales por un valor superior a los 14.000 millones de euros, un 1% del PIB y una cifra catorce veces superior a la destinada a material sanitario durante la pandemia (1.000 millones).

Así concluye el artículo que desde Fundación Civismo hemos realizado tratando de evaluar un gasto que, como vemos, podría ser muy matizable. Un gasto que, de reducirlo, permitiría aliviar nuestro nivel de déficit en hasta un 10%. De acuerdo con las previsiones del Banco de España, tras la pandemia del coronavirus, el déficit, que cerró 2019 en el 2,8% del PIB (tres décimas más que el ejercicio anterior y por encima del compromiso del 2%), podría elevarse hasta situarse en el 11%, en torno a unos 110.000 millones de euros.

Esta rebaja del agujero presupuestario que supondría la eliminación de las subvenciones contrasta con la que provocarían otras medidas como la reforma del IRPF que propone Unidas Podemos y que, con unos ingresos adicionales de 328 millones de euros, solo supondría una reducción del déficit del 0,3%. Lo mismo menguaría si se pusiese fin a las SICAV (entre 300 y 350 millones de euros); un 0,77% por la Tasa Tobin (que generaría 850 millones de euros); y un 1% por el impuesto a la banca que se pretende implantar con el fin de recuperar el capital desembolsado para rescatar a las cajas de ahorro, en el caso de que con él se recaudaran 1.200 millones de euros más.

Un porcentaje similar al de las subvenciones, también en torno al 10% del déficit, podría lograrse con la tasa COVID que el Gobierno propone aplicar, pero ello sin contar con que los 11.000 millones de ingresos extra que prevé Unidas Podemos estén sobreestimados -tal y como también reflejan los técnicos de hacienda, que prevén una recaudación estimada en 9.000 millones-, al no contemplar externalidades negativas de este impuesto en las grandes fortunas, en forma de fuga de capitales y cierre de empresas, como ya está ocurriendo con muchas empresas ubicadas en el sector industrial.

Cada vez más subvenciones

La cuantía de las subvenciones se ha incrementado en España un 210% en los últimos 25 años. Sin embargo, como se señala en el estudio, el problema no reside en su importe, sino en la falta de control y seguimiento que se hace a estas subvenciones. Así, el estudio detecta varias deficiencias graves en el sistema de concesión, como la falta de homogeneidad que implica la descentralización autonómica en esta materia; las duplicidades, que los Programas Estratégicos de Subvenciones (PES) no contengan información sobre los impactos que estas generan; que no se liguen a objetivos estratégicos definidos y perseguidos por la comunidad autónoma; la falta de transparencia (dado que, en muchas ocasiones, los PES no se publican por no cumplir los requisitos); o el abuso de la concesión directa, que dificulta la medición de objetivos y va en contra de lo estipulado en la propia Ley General de Subvenciones (LGS). En resumen, una serie de problemas que, acorde con los estudios realizados sobre dicha temática, hacen de las inversiones un gasto imprudente, esclavista y, sobre todo, antidemocrático.

El informe que publicamos aboga más por la puesta en marcha de mecanismos de control que traten de convertir las subvenciones en inversiones, más que en suprimir las cuantías en su totalidad. No solo por el hecho de que nuestro país destina un escaso presupuesto a inversiones, sino porque dichas subvenciones resultarían mucho más productivas en un escenario en el que el déficit y la deuda asfixian nuestras cuentas públicas, como está ocurriendo. Por tanto, no sirve de nada gastar dinero público sin control si posteriormente no se hace un seguimiento para evaluar el efecto de esas entregas en la economía real. Y es que, debemos tener en cuenta que, de acuerdo con las previsiones del Banco de España, dicha deuda podría ascender, tras disiparse la pandemia y estabilizarse la situación, hasta el 122% del PIB. Todo ello, teniendo en cuenta que el país será rescatado por la Unión Europea, con unas condiciones entre las que se encuentra la devolución del 50% de las ayudas, que serán reembolsables.

Por tanto, esta evaluación para determinar dónde se puede contener el gasto cobra especial relevancia en contextos como el de la pandemia, en el que ha quedado patente el escaso colchón fiscal del que dispone España: ni con unos avales por valor de 183.000 millones de euros la inyección del Gobierno español resulta comparable a la que han realizado en Alemania o Países Bajos, cuyo superávit les ha permitido aplicar estímulos para salvar la economía. Las subvenciones, tal y como reflejan las auditorias realizadas en materia de gasto público, son una partida de la que podrían extraerse recortes, pudiendo aprovechar esta vía para comenzar con unos ajustes que, tarde o temprano, exigirá Europa en base a las condiciones establecidas para la llegada del rescate.

En conclusión, es preciso comenzar a tomar conciencia sobre una situación que, tal y como reflejan las cuentas públicas, ha hecho insostenible un sistema que, ya era deficitario. Además, con una cuña fiscal que se muestra en el 39,5%, en un registro promedio de los países de la OCDE que se situaría en el 36%, España refleja una mayor carga tributaria en su economía. Una carga tributaria que, saliendo de una situación en la que la economía ha quedado plenamente descapitalizada, podría tener efectos muy negativos en situaciones en las que, como propone Iglesias, se sigan creando tasas, en lugar de mejorar la eficiencia recaudatoria del país. Por tanto, teniendo en cuenta que tenemos partidas que nos permiten gastar de forma más eficiente y reducir el gasto, es absurdo seguir subiendo impuestos para, después, seguir drenando dinero público a gastos improductivos y esclavistas.

Francisco Coll Morales es economista y coordinador del servicio de estudios de la Fundación Civismo

POR FRANCISCO COLL MORALES EN OKDIARIO 30/05/2020

¿QUÉ ES LA AIREF?

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal española (AIReF) es un organismo independiente de control fiscal creado en 2013 por el Gobierno español, a iniciativa de la Unión Europea y como desarrollo de un mandato constitucional. Su objetivo es garantizar el principio de estabilidad presupuestaria, así como la sostenibilidad financiera del país.1​ El 14 de noviembre de 2013, se publicó la Ley Orgánica 6/2013, que creaba la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal española (AIReF). La AIReF pertenece a la Red de Instituciones Fiscales Independientes de la Unión Europea, creada en 2015.

POR WIKIPEDIA

EFICACIA, EFICIENCIA, HONRADEZ Y AUSTERIDAD

¿Cómo anda España y sus administradores en el vigente sistema político democrático de eficacia, eficiencia, honradez, austeridad?

La deuda pública, el déficid, nos lo dicen.

Si queremos mejorar España, quizás hemos y han de mejorar los que tienen responsabilidades en la política y en la administración y  crecer en la virtud de la rectitud de intención al tomar decisiones.

Huir del mangoneo, la improvisación, asumir las responsabilidad del cargo y las consecuencias de los actos, evitando el escaqueo, la dejación de responsabilidades desde el primero hasta el último. Crecer en generosidad, y por supuesto no esperar nunca nada a cambio por hacer lo que toca.

MEDIDAS FISCALES ESPAÑOLAS ANTE LA COVID-19 FRENTE A LAS APLICADAS POR LOS PRINCIPALES PAÍSES EUROPEOS

La crisis del coronavirus es un hecho extraordinario en la historia moderna, desde 1918 con la gripe española, no había habido una epidemia que condicionara a tanta gente en su día a día. Por tanto, ante un hecho extraordinario es lógico pensar que merece una respuesta extraordinaria con medidas fiscales. Así que la cuestión que surge es:

El gobierno español, desde el punto de vista de la política fiscal, ¿ha reaccionado de forma extraordinaria por ahora, en comparación a los vecinos europeos?

Para poder saberlo hay que tener en cuenta dos aspectos. Por un lado, que lo relevante no es el valor absoluto de las políticas, por ejemplo, se ha destinado 1 billón de euros al sector sanitario, sino el relativo, es decir, se ha destinado el 1% del PIB al sector sanitario. Por otra parte, hay que tener en cuenta que las diversas políticas fiscales tienen naturalezas diferentes. No es lo mismo una ayuda directa a un autónomo, que el aplazamiento de un impuesto o el crédito sin interés por parte del estado que pueda dar a una empresa. Por lo tanto, toma una especial relevancia la correcta segmentación de los diferentes tipos de políticas fiscales. Precisamente a continuación defino en qué segmentos he agrupado las diferentes políticas.

Impulso fiscal inmediato: son los gastos gubernamentales adicionales destinados por ejemplo a recursos médicos, mantenimiento de puestos de trabajo, subvencionar pymes o inversiones públicas e ingresos perdidos (como la cancelación de determinados impuestos y contribuciones a la seguridad social). Este tipo de medidas provocan inmediatamente el deterioro del saldo presupuestario.

Aplazamientos: varios gobiernos han decidido aplazar determinados pagos, incluidos los impuestos y las contribuciones a la seguridad social, que en principio deberían ser devueltos posteriormente. Estas medidas mejoran las posiciones de liquidez de particulares y empresas, pero no anulan sus obligaciones. Por tanto, estas medidas provocan un deterioro en el saldo presupuestario de 2020, pero mejorará más adelante. Aquí también se incluye aplazamientos en el pago de préstamos o servicios públicos.

Otras provisiones de liquidez y garantías: estas medidas incluyen garantías a la exportación, asistencia de liquidez o líneas de crédito. Algunas de estas medidas mejoran la posición de liquidez del sector privado, pero a diferencia de los aplazamientos que son automáticos y se aplican generalmente a los grupos objetivos, las líneas de crédito necesitan la acción de las empresas afectadas. Las líneas de crédito y las garantías quizás no debilitarán el saldo presupuestario en 2020, pero sí que puede crear pasivos contingentes que podrían convertirse en gastos reales en 2020 o bien a posteriori.

Por lo tanto, de los tres tipos de medida, únicamente la primera es la que supone un gasto directo por el Estado.

¿Pero cuál es de estas medidas la que puede ser más útil?

Mario Draghi, el ex presidente del Banco Central Europeo, publicó el 25 de marzo de 2020 en el Financial Times, un artículo donde presentaba algunas de las medidas necesarias para afrontar la crisis del coronavirus. Un escrito que se podría resumir en que es necesaria la movilización de un máximo de recursos, tanto nacionales como europeos, para hacerle frente. En concreto ponía el énfasis en “las subvenciones al empleo y el paro y el aplazamiento de los impuestos son pasos importantes que ya han introducido muchos gobiernos. Pero proteger el empleo y la capacidad productiva en un momento de pérdidas dramáticas de ingresos requiere un apoyo inmediato de liquidez “. Por lo tanto, Draghi está situando el impulso fiscal inmediato como el mecanismo más útil para combatir las consecuencias económicas del virus.

En la siguiente tabla se presenta el % de deuda sobre el PIB de las políticas fiscales aplicadas por los principales países europeos hasta el 26 de marzo segmentadas en los grupos anteriormente definidos.

Fuente: datos estimados por Bruegel “The fiscal response to the economic fallout from the coronavirus”

Como se observa en la tabla, el impulso fiscal inmediato es la tipología de política con menos presencia, un hecho esperable teniendo en cuenta que es la que supone un gasto para el Estado. Además, hay que tener en cuenta los estabilizadores automáticos, es decir, aquellas ayudas que el Estado da de forma automática si se cumplen unos requisitos, como podría ser la ayuda para los parados, y que para el caso de los países europeos suponen unos gastos muy elevadas.

Así pues, siguiendo la opinión de Draghi, pondré el foco en el impulso fiscal inmediato. España es el que presenta un menor gasto sobre PIB (0,7%), en cambio Alemania (4,4%) se sitúa significativamente por encima del resto de países en esfuerzo fiscal. Para el caso alemán esta reacción era lógica, ya que su deuda pública es sensiblemente inferior a la del resto de países y por lo tanto tiene más margen para poder endeudarse. En cambio el caso español es más difícil de argumentar. En 2018 España tenía una deuda pública inferior a la italiana, 97,6% frente al 134,8% de Italia y similar al francés, 98,4%. Por lo tanto, teóricamente el miedo a endeudarse en exceso no debería ser una razón para el gobierno español a no destinar más recursos propios a luchar contra el virus. Además, hay que tener en cuenta el apoyo explícito de la Comisión Europea a que se utilicen todos los recursos necesarios para hacerle frente.

Pero el caso español podría ser aún más sorprendente y problemático si la falta de reacción del gobierno español se tradujera en una destrucción de empresas y puestos de trabajo aún mayor debido a los estabilizadores automáticos antes mencionados, ya que el Estado debería endeudarse más para hacer frente. De hecho, y en esta línea, el departamento de estudios de un medio tan poco sospechoso como es Bloomberg, exclama en un artículo el 6 de abril ( “Spain ‘s Government Must Do More Now oro Face a Debt Spiral”) como puede ser que España no esté reaccionando de forma más contundente contra el virus. La razón de esta opinión es que según sus estimaciones, si España no actúa de forma más contundente, estiman que la deuda pública alcanzará el 116% del PIB en 2021 y será muy difícil que baje en los próximos años. En cambio, si se toman hoy medidas más agresivas, el aumento de la deuda sería temporal y ya en 2021 se habría situado por debajo del 100% de la deuda. Por lo tanto, España con su política de contención fiscal más que evitar un aumento desbordante de la deuda estaría provocando lo contrario.

Resumiendo, el gobierno teóricamente más social de Europa es el que está gastando menos en la lucha contra el coronavirus. Además, parece que el exceso de endeudamiento no es un problema sino más bien al contrario. En consecuencia la pregunta que surge con fuerza es: ¿por qué hoy el Gobierno no apuesta decididamente por salvar el máximo de empresas y puestos de trabajo posible y evitar así, no sólo una crisis económica, sino también una crisis (o conflicto) social ?

POR FORUM LIBERTAS

EL CORONAVIRUS Y LA DESIGUALDAD EN ESPAÑA: 8 PROPUESTAS PARA FRENAR LA EXCLUSIÓN SOCIAL

 

Ante el Covid-19, Oxfam Intermón propone una “fase de emergencia para que nadie se quede atrás” y otra de “recuperación para salir de la crisis sin incrementar la desigualdad”. Proteger el empleo, a los autónomos y a las familias son algunas iniciativas

El coronavirus y la desigualdad están íntimamente relacionados en España. Tanto es así que la exclusión social se ha hecho mucho más presente en todas las ciudades de nuestro país tras el progresivo incremento de contagios por Covid-19.

Ante este escenario, Oxfam Intermón hace ocho propuestas para que el Covid-19 frene el aumento de exclusión social. Su proyecto incluye una “fase de emergencia para que nadie se quede atrás” y otra de “recuperación para salir de la crisis sin incrementar la desigualdad”.

Entre las medidas que plantea, cabe destacar la protección del empleo, de los autónomos y de las familias en una primera fase. Y garantizar una renta mínima, un sistema fiscal progresivo y que la UE responda de forma unida en la segunda.

Cabe recordar que, a finales del pasado mes de enero, Oxfam Intermón constataba en un estudio que la desigualdad social en España estaba “desbocada”. “Nuestro país sigue siendo el cuarto más desigual de la UE”, advertía.

Al respecto, la Iglesia se ha movilizado en toda España ante el coronavirus y la desigualdad y ha emprendido más de 200 acciones para paliar las consecuencias sociales derivadas del aumento de contagios.

Desde sus diferentes diócesis, ha emprendido iniciativas que tienen que ver con el acompañamiento, la ayuda a los más afectados y el garantizar el servicio a todos ellos.

proteger ante el Covid-19

Propuestas para la fase de emergencia

Oxfam Intermón considera que “la crisis del coronavirus impacta más fuerte a los colectivos más vulnerables: cuidadoras, cajeras de supermercado, repartidores, autónomos…”

De hecho, “las familias pobres tienen viviendas más pequeñas, trabajos más precarios, salud más frágil y más dificultad para apoyar en la educación de hijos e hijas durante el confinamiento”, destaca en su informe.

Así, aunque las medidas adoptadas por el Gobierno “van en la dirección de no dejar a nadie atrás”, se hace necesario implementar “medidas complementarias para asegurar que ninguna persona queda excluida y el coste de la crisis se reparte de forma aún más equitativa”, agrega.

Con ese objetivo, “que nadie quede atrás”, esta ONG propone en una primera fase estas cuatro medidas:

  1. Proteger el empleo: Prohibir despidos masivos durante dos meses, completar el salario de las personas más vulnerables que vayan a un ERTE, y garantizar la prestación de desempleo al 100% de las personas paradas.
  2. Proteger a los autónomos: Asegurándoles acceso a liquidez y el no pago de cuotas mientras dure esta situación.
  3. Proteger a las familias: Prohibir los desahucios y exonerar el pago del alquiler para viviendas pertenecientes a la banca y socimis mientras dure la crisis y, en el caso de viviendas propiedad de pequeños arrendadores, que el Estado asuma el pago de alquiler. Garantizar la equidad educativa.
  4. Proteger a las personas que han quedado fuera de estas medidas: Prohibir despidos masivos temporalmente, evitar los despidos de las trabajadoras del hogar y abonar las cotizaciones, proteger a los migrantes…

sociedad desigual

Objetivo, la necesaria recuperación

En una segunda fase para actuar ante el coronavirus y la desigualdad, Oxfam Intermón considera que es necesario adoptar medidas para salir de la crisis sin incrementarla.

“Es importante plantear una salida de la crisis que abogue por la equidad. Una salida de la crisis que paguen quienes más tienen para rescatar a quienes menos tienen”, destaca.

Para ello, considera que es esencial tener en cuenta estas cuatro iniciativas:

  1. Renta mínima garantizada: Que asegure unos ingresos dignos para todos los hogares, los que estaban en la pobreza severa antes de la crisis y los que puedan caer en ella ahora.
  2. Poner la vida en el centro: Es imprescindible aprender de esta situación y poner la vida y los cuidados en el centro de nuestro sistema económico y social.
  3. Sistema fiscal progresivo: Para hacerlo de una manera equitativa hay que grabar la riqueza y el capital con la puesta en marcha de un Impuesto a la Banca y la Tasa a las Transacciones Financieras.
  4. Que la UE responda de forma unida: España debe empujar para que la UE responda de forma unida y solidaria a la crisis del coronavirus, evitando repetir medidas de austeridad y asegurando que se flexibiliza el déficit.

familias pobres

El coronavirus sí entiende de desigualdad

“Pese a que cualquier persona puede infectarse del virus, este no es ciego al nivel de renta de las familias”, indica el informe; y subraya algunos ejemplos:

– La tasa de hacinamiento es 2,3 veces superior a la media en el 10% de los hogares más pobres de la población.

– El 26% del 10% de la población más pobre habita en viviendas con deficiencias graves.

– La prevalencia de bronquitis crónica es 2,5 veces superior a la media en personas trabajadoras sin cualificación.

– 535.000 hogares carecen de ningún tipo de ingresos.

– Solo 2 de cada 100 euros de los ingresos nacionales se destinan al 10% de la población más pobre.

Oxfam Intermón insiste en que “la crisis del Covid-19 no puede volver a incrementar la desigualdad ni dejar atrás a las personas más vulnerables”, como contempla su informe “Aprendamos de nuestros errores”.

“La crisis de 2008 y las medidas económicas que posteriormente se aplicaron en España se saldaron con un aumento de la diferencia entre los más ricos y los más pobres de un 36%”, concluye el informe.

POR FORUM LIBERTAS

¿ES ESPAÑA CUERNO DE LA ABUNDANCIA? ESO PARECE

 

Sr. @sanchezcastejon:

¿Es España cuerno de la abundancia? Eso parece.

3 de noviembre de 2019 alcanzamos       1.218.054 €

1 de junio de 2018 moción de censura 1.157.177 €

DÉFICIT DURANTE SU PRESIDENCIA   60.877 €

¿Es la OTAN un lujo para el gasto público español?

¿Hay que desplegar unidades militares en el Mediterráneo a pesar de pertenecer a la OTAN?

¿A que espera España a que la OTAN instale una administración digna en Libia?

¿Continuarán las ONG’s gestionando para España competencias internacionales de refugiados al margen del Estado?

¿Por qué Open Arms rechaza la ayuda a desembarcar refugiados en Túnez?

¿Túnez no es digno para el Open?

¿Va a continuar Open Arms y Soros gobernando el Estado?

¿ES ESPAÑA CUERNO DE LA ABUNDANCIA?

Sr. @sanchezcastejon:

¿Es España cuerno de la abundancia? Eso parece.

20 de agosto de 2019 alcanzamos       1.210.509 €

1 de junio de 2018 moción de censura 1.157.177 €

DÉFICIT DURANTE SU PRESIDENCIA   53.332 €

¿Es la OTAN un lujo para el gasto público español?

¿Hay que desplegar unidades militares en el Mediterráneo a pesar de pertenecer a la OTAN?

¿A que espera España a que la OTAN instale una administración digna en Libia?

¿Continuarán las ONG’s gestionando para España competencias internacionales de refugiados al margen del Estado?

¿Por qué Open Arms rechaza la ayuda a desembarcar refugiados en Túnez?

¿Túnez no es digno para el Open?

¿Va a continuar Open Arms y Soros gobernando el Estado?

LA DEUDA SE VUELVE A DISPARAR

La deuda pública española ha superado, por primera vez en la historia, los 1,2 billones de euros. Mientras que en muchos ayuntamientos la deuda se ha reducido, no ha sido el caso de la administración central

Los datos publicados por el Banco de España son reveladores: la deuda española ha superado por primera vez los 1,2 billones de euros. El incremento del pasivo se debe, en gran medida, al aumento de la deuda de la Administración Central del Estado, que acabó marzo con un pasivo de 1.069.790 millones de euros, equivalente al 87,9% del PIB, tras aumentarlo en 22.518 millones, un 4%, en el último año. En términos absolutos, la deuda pública alcanzó su nivel anual más alto de la historia, por encima del ejercicio 2017 (1,144 billones de euros), 2016 (1,107 billones de euros) y 2015 (1,073 billones de euros). De hecho, el saldo de deuda se elevó un 3,3% en términos interanuales y un 2,3% en términos trimestrales.

Respecto a la deuda central, la Seguridad Social se revela como uno de los principales agujeros negros. Su saldo negativo se situó en 43.000 millones, lo cual significa un aumento del 57,4% – 15.705 millones de euros más – respecto a marzo de 2018. Esto significa que el Gobierno está teniendo que gastar más por las subidas de salarios de los funcionarios públicos y las pensiones, los subsidios para parados mayores de 52 años y otras medidas sociales aprobadas en los Consejos de Ministros de finales de 2018 y previos a las elecciones generales del pasado 28 de abril. Es cierto que ha habido cierto incremento de las cotizaciones – en torno a un 5% -, pero esta alza no habría podido compensar la subida de la inversión, como indican los datos del Banco de España.

Las comunidades autónomas no son ajenas al alza de la deuda pública. En su caso, hasta marzo aumentó un 2,4%, hasta los 296.659 millones. Con todo, lo cierto es que su nivel de endeudamiento, gracias a la mejora de su economía, se va reduciendo, quedándose en el 24,4% del PIB, una décima menos – que equivale a unos 1.200 millones – que a finales de 2018. Ello no implica que la deuda de algunas regiones deje de generar la alerta roja de entes evaluadores, como la Autoridad Independientes de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que ya dio la voz de alarma por la situación de la Comunidad Valenciana, que tiene los números rojos más elevados de todas autonomías, con 46.922 millones. Las regiones con una mayor ratio de deuda son la Comunidad Valenciana (41,6%), Castilla-La Mancha (35%) y Cataluña (33,9%), mientras que las más reducidas corresponden a País Vasco (13,8%), Canarias (13,9%) y Comunidad de Madrid (15,2%).

Mientras, las entidades locales son el único estamento que reduce su deuda. Se queda en los 26.000 millones, un 10,4% menos que hace un año. Con todo, el ranking de ciudades más endeudas sigue intacto y liderado por Madrid – que reduce sus números rojos un 1,3%, hasta los 2.726 millones – , seguida de Zaragoza, Barcelona y Valencia, en este orden.

POR FORUMLIBERTAS

LA IGUALDAD DE LA MUJER ¡PAN I ROSAS!

Vamos a celebrar el Día internacional de la mujer. Y como todos los años sobrevendrán ruidos, surgirán voces…, pero después solo quedará el eco, y como todos los ecos, se diluyen y poco a poco desaparecen. Y como todo en la vida, cuando desaparecen los ecos sobreviene el silencio. Y en el silencio se hace inevitable la escucha, que conlleva reflexión y tarea constructiva.

Por encima de mach-ismos y femin-ismos trasnochados, por encima de interpretaciones ideológicas torticeras, por encima de manipulaciones políticas, condicionadas por la búsqueda del voto… aún nos queda mucho por conseguir de aquel grito desgarrador de protesta: “queremos el pan y las rosas”(1912). Que no es solo el grito de aquellas primeras mujeres que iniciaron la primera marcha reivindicativa reclamando sus derechos como trabajadoras, sino el grito unánime de todos –mujeres y hombres- que están convencidos de la indiscutible dignidad de la persona por encima del sexo; pero al mismo tiempo, conscientes de que las diferentes características del hombre y la mujer en la igualdad como personas nos enriquecen y complementan.

Queremos el pan, porque aun siendo conscientes de que se ha avanzado bastante en algunos países en relación con la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres en el aspecto laboral, todavía son muchos los retos que ha de afrontar nuestra sociedad para acelerar políticas efectivas y eficaces de igualdad sobre la brecha salarial entre hombres y mujeres, tasas de paro, distribución de cargas y tareas en el ámbito de la familia y en el cuidado  de personas dependientes, armonización y conciliación efectiva de responsabilidades familiares y profesionales…

Pero también pretendemos las rosas, pues es una invitación a dar pasos en dimensiones de la vida que suponen el derecho a gozar de todas aquellas realidades que están más allá de las relaciones laborales pero que son necesarias para conseguir una vida digna. Esto supone un reconocimiento de la aportación de la mujer al mundo de la cultura, de la ciencia, del arte…; y al mismo tiempo, una valoración justa para participar en igualdad de condiciones con el hombre en las instituciones políticas, económicas, sociales, religiosas…

Pero esta demanda supone un ejercicio educativo de ir más allá para hacer posible una vida íntegra liberada de cualquier forma de dominación. Esto exige un cambio de mentalidad cultural para eliminar roles que consoliden desigualdad y discriminación, hacer imposible toda violencia contra la mujer, su explotación sexual en  forma de prostitución o a través de reclamos publicitarios exaltando la estética comercial de su cuerpo. Para ello, frente a planteamientos radicales, apelamos a la fuerza transformadora de la educación. Es la única vía para construir un mundo de paz, de justicia y de igualdad para todos, sin enfrentamiento de sexos.

    ¡Pan y rosas, para nosotros y para las generaciones futuras!

POR FORUMLIBERTAS.COM