EUTANASIA EN LOS PAÍSES BAJOS: LOS ANCIANOS SON ELIMINADOS CONTRA SU VOLUNTAD Y A PESAR DE SU RESISTENCIA

Tres veces dijo que no, pero le apliqué la eutanasia igualmente. Y lo haría de nuevo“.

Marinou Arends, la médico holandés que sedó y mató a una anciana contra su voluntad, testifica. El 22 de abril de 2016, sedó e puso una inyección letal a una anciana demente en contra de su voluntad.

Absuelta por el tribunal de La Haya el pasado mes de septiembre, decisión confirmada en abril por el Tribunal Supremo holandés al que el juez había remitido el caso “en interés de la ley”, hoy la médico, una geriatra jubilada, ha decidido revelar su identidad. Y para explicar por qué “lo haría de nuevo”.

La mujer tenía 74 años. Arends descubre que hace años la anciana había firmado un papel en el que declaraba que le hubiera gustado recibir la eutanasia si hubiera estado encerrada en un asilo. “Mi primer pensamiento fue, ‘tienes que hacer algo’, ‘tienes que tomar en serio una petición de eutanasia’. La médico asegura de que ya lo ha hecho con otros pacientes, que ha considerado cada solicitud de muerte asistida. Pero en el caso de anciano con demencia ya ni siquiera piensa en ello: “En realidad no tengo muchos problemas aquí, el café es bueno, me gusta la vista, me siento aquí con mi periódico.” Quiero vivir un poco más.” Pero, ya sabes:

Cuando bebíamos té, siempre se quejaba de su terrible estado, de que no podía hacer nada y estaba siempre tan cansada. Siempre estaba triste, triste, rebelde, inquieta“.

Arends está cada vez más convencida de que su eutanasia es la mejor solución para aliviar su sufrimiento y el marido de la anciana, que tenía poder notarial para tomar decisiones sobre su esposa, estaba de acuerdo. Pero hay un problema: la mujer dijo que la eutanasia sólo debería aplicársele “a petición mía, cuando crea que es el momento adecuado“, y cuando “esté en plenas facultades” para solicitarla. Para Arends, el hecho de que la mujer sufra de demencia avanzada no es una objeción, “la ley establece que como médico, puedes e incluso tienes el deber de interpretar un testamento“.

Tres veces Arends le pregunta a la mujer “qué piensas si te ayudo a morir” y tres veces la anciana responde que no, añadiendo “creo que estamos yendo demasiado lejos”. Y esto, paradójicamente, refuerza la voluntad de Arends:

un médico también debe tener en cuenta la manera cómo se pronuncian las respuestas“.

La eutanasia quedó programada para la mañana del 22 de abril de 2016. El marido, la hija y el yerno de la anciana también están presentes. Arends decide no preguntarle más a la mujer si quiere morir.

Pídele algo a una persona incapaz y sólo obtendrás una respuesta dictada por la emoción del momento. Sabía que entraría en pánico. Había visto el tipo de dolor que le había causado al hacerle estas preguntas semanas antes. Mucho miedo, frustración, ira“.

Para evitar todo esto, la doctora vierte un medicamento para sedarla en el café de la anciana, sin explicarle que pronto la matarán.

La médico no se detiene en lo que sucedió después, cuando la anciana parece haberse dormido y recibe la primera de las tres inyecciones necesarias para matarla. Porque es entonces cuando el horror tiene lugar: la anciana se despierta, entiende lo que está pasando, comienza a temblar, intentando escapar. Pero Arends la inmoviliza en la cama y completa el procedimiento. La mujer muere en unos minutos.

Tras los acontecimientos, la Comisión de Control de la Eutanasia supuestamente “reprochó” al médico haber “ido demasiado lejos”, haber sedado a la mujer en secreto y no haberle informado de que sería asesinada. Sin embargo, Arends fue absuelta. Más de doscientos médicos holandeses han expresado su horror por la conducta de Arends. Esta decisión significa la autorización de la eutanasia en Holanda para todo aquel que ya no pueda expresar o renovar su elección al final de su vida. Hoy en día, en los Países Bajos, la gente muere, asesinada a la fuerza, mientras los parientes te inmovilizan en la cama y el médico te da tres inyecciones letales con la convicción de que está haciendo su trabajo: “Tenía que ayudarla”, “No podía abandonar”, “Lo haría de nuevo”.

Publicado por Michel Janva en Le Salon Beige

POR JORDI SOLEY PARA FORUM LIBERTAS

LA FARMACÉUTICA SANOFI PASTEUR DESCARTA SEGUIR USANDO CÉLULAS DE BEBÉS ABORTADOS

sanofi pasteur

La mayor farmacéutica de vacunas del mundo cambiará el uso de la línea MRC-5 de células fetales humanas por otra de monos

La francesa Sanofi Pasteur ha marcado un camino relevante pata las empresas farmacéuticas al descartar seguir usando células de bebés abortados en su medicamento Poliovax, contra la polio.

La farmacéutica más grande de vacunas del mundo usaba la linea de células fetales MRC-5, que procedían de un bebé que fue abortado en 1966.

Esa decisión habría afectado también a otras partes del catálodo de vacunas de Sanofi Pasteur, que ha dejado de usar el MRC-5 también con Pentacel y Quadracel, también vacunas usadas contra la polio.

Como alternativa, la farmacéutica usará células Vero, que provienen de los monos. También continuará produciendo la vacuna antipoliomielítica IPOL, que ya utilizaba células Vero.

No solamente la línea MRC-5 de células fetales ha sido usada, existen otras como es el caso de la WI-38, usada para cultivar los virus usados en las vacunas contra el sarampión, las paperas, la rubeola, la polio, la rabia y la varicela.

Sanofi Pasteur y el uso de células fetales por la industria

El uso de células provenientes de bebés abortados por la industria no es algo nuevo.

Ya en 2011 saltó la noticia de que la multinacional Pepsico utilizaba restos de fetos humanos que fueron eliminados mediante abortos para las investigaciones que llevan a cabo con la finalidad de mejorar sus productos.

En agosto de 2010, la multinacional de refrescos había firmado un acuerdo de cuatro años con la compañía Senomyx para desarrollar endulzantes potenciados para sus bebidas. Por este trabajo PepsiCo pagó 30 millones de dólares por la investigación y futuras regalías de sus productos que en el futuro sean manufacturados con esta tecnología.

Un año después de la polémica, la empresa de bebidas abandonó aquel programa.

POR FORUM LIBERTAS

EL DEMOLEDOR TESTIMONIO DE UN MÉDICO: “CON LA LEY DE LA EUTANASIA PROBABLEMENTE HABRÍAN MUERTO MÁS PERSONAS”

Ley de eutanasia

El doctor Martínez-Sellés, cardiólogo y experto en bioética explica si hubiera sido igual el tratamiento a los pacientes coronavirus con la ley de la eutanasia aprobada

Esta crisis sanitaria del COVID-19 está dejando testimonios que erizan los pelos de la piel, es el caso de El doctor Martínez-Sellés, cardiólogo y experto en bioética, que se ha prestado a hacer una entrevista en el canal de Youtube de Álvaro Gil Ruiz para hablar de la Ley de Eutanasia que prepara el actual Gobierno de PSOE y Podemos.

Martínez-Sellés responde en la entrevista a tres cuestiones fundamentales: la primera es si después de experiencia de la pandemia cobra más sentido una Ley de cuidados paliativos, que también está en trámite por iniciativa de Ciudadanos, aunque más retrasada que la de eutanasia.

La segunda cuestión que aborda el cardiólogo es la “pendiente resbaladiza” que supone la eutanasia y responde a la siguiente pregunta: ¿hubiera aumentado el número de víctimas mortales del COVID-19? Finalmente, Martínez-Sellés reflexiona sobre si hubiera sido igual el tratamiento a los pacientes coronavirus con la ley de la eutanasia aprobada. 

Al principio y al final del vídeo también aparece el testimonio de Pedro, un farmacéutico jubilado, que está enfermo de COVID-19, aunque ya ha superado la fase más complicada.

POR FORUM LIBERTAS

INFOBAE, UN DOCUMENTAL SOBRE EL ORIGEN DEL CORONAVIRUS ASEGURA QUE EL PARTIDO COMUNISTA CHINO OCULTÓ QUE ES SINTÉTICO Y SE FILTRO DE UN LABORATORIO

 

“El origen del coronavirus de Wuhan” es una investigación sobre los virus sintéticos que creaba la microbióloga Shi Zhengli en la ciudad donde comenzó el brote de COVID-19, la improbabilidad de que el SARS-CoV-2 sea de origen natural y la censura de Beijing

 

Fragmento de “El origen del Coronavirus de Wuhan”, de Joshua Philipp, publicado en el canal de YouTube de Crossroads.

Según un nuevo documental que indagó en el origen del nuevo coronavirus, que al 11 de abril había causado casi 1.800.000 casos de COVID-19 en el mundo, con casi 110.000 muertes, es improbable que la causa de la pandemia que ha detenido el planeta se halle en el mercado de animales de Wuhan, como ha insistido en presentar el gobierno de China. En el trabajo, que puede verse completo en el canal de YouTube Crossroads del periódico The Epoch Times, el periodista Joshua Philipp trazó un camino alternativo que conduce al laboratorio de bioseguridad nivel 4 del Instituto de Virología de esa ciudad, donde, como agravante, el SARS-CoV-2 podría haber sido un diseño o recombinación de fragmentos de distintos virus para facilitar su ingreso a los humanos, parte del estudio que realiza la científica Shi Zhengli.

Según Philipp, quien “escribe sobre subversión, guerra sin restricciones y el espionaje manifiesto de China”, según su perfil de Twitter, antes de que saliera del mercado —donde por otra parte no se venden murciélagos, presunto portador primero del coronavirus— el virus tendría que haber entrado allí, ya que hay pruebas científicas, desde el comienzo de los contagios, de que existieron casos que no se vinculan con ese lugar, además de distintas manifestaciones del intento de Beijing por controlar la narrativa de la trayectoria del COVID-19.

Según Joshua Philipp, es improbable que la causa de la pandemia que ha detenido el planeta se halle en el mercado de animales de Wuhan, como ha insistido en presentar el gobierno de China. (China Daily via REUTERS)

Como parte de una investigación para el periódico que se publica en varios idiomas, fundado por John Tang y otros ciudadanos estadounidenses de ascendencia china vinculados al movimiento espiritual Falun Gong y bloqueado en China continental, Philipp comenzó por rastrear la primera comunicación oficial, un documento del 30 de diciembre de 2019 de la Comisión Nacional de Salud, que hablaba de “ocurrencias sucesivas de casos de neumonía de origen desconocido” y solicitaba a los centros de salud que denunciasen casos similares. Al día siguiente se mencionó el Mercado de Huanan, en Wuhan, que el 1 de enero de 2020 fue clausurado, mientras otro documento gubernamental hablaba de “pruebas evidentes de transmisión entre humanos”.

Tras la desinfección del lugar, algo que en El origen del coronavirus de Wuhan Philipp comparó con “la destrucción de la escena del crimen”, el Instituto de Virología del Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades de China (CCDC) anunció que “33 de las 585 muestras ambientales del Mercado de Huahan revelaron contenidos del ácido nucleico del nuevo coronavirus, y que el virus fue exitosamente aislado, lo cual sugiere que el virus se originó en animales salvajes que se vendían en el mercado”.

Eso equivalió a la conclusión oficial del Partido Comunista Chino (PCC): el virus comenzó en un centro de venta de vida silvestre para el consumo humano.

Días después un artículo de Science desafió esa hipótesis: “El mercado de animales de Wuhan podría no haber sido la fuente del nuevo coronavirus que se disemina globalmente”. El texto citó un estudio publicado en The Lancet, en el cual se analizaban 41 casos de COVID-19 atendidos en el hospital Jin Yin-tan, el primero de la ciudad destinado a esta enfermedad. Sean Lin, ex director de la rama de virus del Instituto Militar de Investigaciones Walter Reed (WRAIR), interpretó el trabajo para el documental de Crossroads: “Tiene información importante, como que el comienzo de los síntomas en el primer paciente fue el 1 de diciembre y no tuvo relación con el Mercado de Huanan“.

Más de un tercio de los primeros casos de COVID-19 no tenían vínculos con el Mercado de Huanan, donde, por otra parte, no se vendían murciélagos, según este documental. (NOEL CELIS / AFP)

Dijo el experto a Philipp: “El hallazgo principal es que en este estudio se contaron 41 pacientes y 14 de ellos resultaron no estar relacionados con el mercado de animales, lo cual representa más de un tercio. Y nadie vende murciélagos en el mercado de animales, además”. El estudio llevaba la firma, como autor principal, del vicedirector del hospital Jin Yin-tan, Chaolin Huang.

Otros trabajos posteriores realizados sobre más pacientes confirmaron lo mismo, como uno sobre 99 casos, “de los cuales 50 no tenían una historia de exposición al mercado de animales” —sintetizó el periodista—, o el análisis de Daniel Lucey, epidemiólogo de la Universidad de Georgetown, quien consideró que “si los datos eran precisos, el primera caso de infección por el virus sería de noviembre de 2019 dado el periodo de incubación; es decir que el virus tendría que haber llegado al mercado antes de haber salido”.

No obstante, “los criterios que emitió el hospital [donde se realizó esa primera comprobación] para determinar si un paciente tenía el nuevo coronavirus fueron: 1) una historia de contacto con el mercado de Huanan; 2) fiebre; 3) secuencia completa del genoma”.

Gordon Chang, experto de Asian Affairs, evaluó que en el contexto general “las cifras que recibimos de China sobre nuevas infecciones y muertes son simplemente muy sospechosas”. Agregó: “Sabemos que Beijing suprimió información sobre la epidemia durante seis semanas en diciembre y enero y luego, cuando oficialmente lo reconocieron, el 21 de enero, comenzaron una campaña de eliminación de información”.

Sobre base de un estudio de The Lancet, Science desafió en seguida la versión de las autoridades chinas: “El mercado de animales de Wuhan podría no haber sido la fuente del nuevo coronavirus que se disemina globalmente”.

El brigadier general Robert Spalding, ex director de estrategia del Consejo Nacional de Seguridad estadounidense (NSC) e investigador del Instituto Hudson, agregó que en 2003 él estuvo en China cuando fue el brote del síndrome respiratorio agudo grave (SARS), y que “la respuesta actual, en perspectiva con lo que vi entonces, es exactamente la misma”.

Tras terminar la primera parte del documental, “La historia del mercado de Wuhan”, la segunda, “La misteriosa secuencia genética”, analizó detalles científicos que indicarían que el virus no fue de transmisión natural de una especie a otra ni de origen espontáneo, sino sintético. El 11 de enero Zhang Yong Zhen, del Centro Clínico de Salud Pública de Shanghai, de la Universidad Fudan, publicó un análisis en Nature en el que notó que el causante de la neumonía atípica de Wuhan “se vincula mucho a los dos virus (CoVZC45 y CoVZXC21)“. El documental agregó que esos virus fueron hallados en murciélagos en Zhoushan como parte de una investigación del ejército chino en 2018.

El equipo de Zhang, en realidad, había aislado e identificado la secuencia completa del genoma el 5 de enero, y lo había comunicado a las autoridades. Solo ante el silencio gubernamental la publicó el 11 de enero en Nature. El laboratorio de Zhang fue cerrado poco después.

Para entonces numerosos investigadores internacionales habían utilizado la plataforma BLAST, del Instituto Nacional de Salud (NIH) de los Estados Unidos, y confirmaron esos hallazgos: el virus tenía un 88% de similitud con esas cepas de murciélagos, mientras que mostraba un 79% con el SARS y alrededor de un 50% con el causante del síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS). También se encontró que la proteína de la punta del nuevo coronavirus, que le permite ingresar al cuerpo humano, mostró la peculiaridad de ser igual a la del SARS.

La secuencia genética del SARS-CoV-2 reveló que tenía características de coronavirus de murciélagos que no se pasan a humanos y del SARS, que causó una epidemia global en 2003, como sus puntas que le permiten infectar células (NIH/via REUTERS)

“Es difícil ver una proteína que sea 100% idéntica cuando un virus pasa de una especie a otra”, interpretó el hallazgo Lin en Crossroads. “Eso puede sugerir que quizá el virus fue generado por un proceso de ingeniería inversa”. Con él coincidió Judy A. Mikovits, bióloga molecular y ex directora del Laboratorio de Mecanismos Antivirales del Instituto Nacional de Cáncer (NCI) de los Estados Unidos, quien agregó: “No es posible que sea una mutación natural. Casi con certeza es un evento de recombinación de laboratorio”.

Entonces, evaluó la investigación de The Epoch Times, el SARS-CoV-2 presentaba, por un lado, enorme similitud con dos coronavirus de murciélagos que no se habían pasado a los humanos, los CoVZC45 y CoVZXC21, y por otro lado, con el SARS, que causó una epidemia en humanos.

El Comité de Salud de la provincia de Hubei, de la cual Wuhan es la capital, ordenó: “Se debe destruir las muestras actuales del virus. Queda prohibida la publicación de información sobre las muestras, estudios y datos asociados”. Tras una Carta de Notificación Nº 3 de las autoridades sanitarias nacionales, “la comunidad científica china, antes activa, quedó en un silencio misterioso”, dijo Philipp.

La tercera parte del documental, “Los descubrimientos de la doctora Shi Zhengli”, propuso la posibilidad de que el SARS-CoV-2 sea un producto de laboratorio que por error se escapó de su ámbito de contención. Shi lleva años de investigación de murciélagos y coronavirus y es la persona que halló cómo pasan de otras especies —entre ellas, los murciélagos— a los humanos. Desde 2015 trabaja en el Instituto de Virología de Wuhan en el área de virus sintéticos y su laboratorio cuenta con los recursos para la manipulación de estos microorganismos, según Philipp.

Shi Zhengli en la mayor experta china en el paso de los coronavirus entre especies y estaba investigando la generación sintética de microorganismos infecciosos. (Captura de pantalla de Crossroads, de Joshua Philipps/The Epoch Times)

Shi Zhengli en la mayor experta china en el paso de los coronavirus entre especies y estaba investigando la generación sintética de microorganismos infecciosos. (Captura de pantalla de Crossroads, de Joshua Philipps/The Epoch Times)

Tras analizar varios estudios de Shi, realizados entre la epidemia del SARS 2003 y el presente, se centró en uno de noviembre de 2015, publicado en Nature junto con el equipo de investigación del mayor experto en coronavirus de los Estados Unidos, Ralph Baric, de la Universidad de Carolina del Norte (UNC), “en el que se discutía la creación sintética de un virus capaz de autorreproducirse, que tenía como estructura el SARS-CoV, con la proteína de punta reemplazada por una hallada en un coronavirus de murciélagos”, resumió el periodista, lo cual le daba una gran capacidad de infección entre especies.

El aislamiento de tres virus de murciélagos, “uno de los cuales tenía una proteína de punta que interactuaba con los receptores humanos de la [enzima convertidora de angiotensina] ECA”, causó polémica entre los científicos. Simon Wain-Hobson, del Instituto Pasteur de Francia, advirtió en Nature“Si el nuevo virus se filtrara, nadie podría predecir su trayectoria”.

Según Mikovits, la investigación de Shi “prueba o apoya con fuerza la hipótesis de que no es posible que [el coronavirus causante del COVID-19] se haya generado en una transmisión zoonótica natural, sino que tuvo que provenir de un ambiente hospitalario, de laboratorio, casi con certeza las instalaciones de investigación con nivel de bioseguridad 4 en Wuhan”.

En 2018 Shi dio una conferencia sobre coronavirus de murciélagos e infecciones interespecies en la Universidad Jiao Tong de Shanghai; sin embargo, “los registros se borraron del sitio web” de la institución, halló Philipp al buscarlos. Quería analizar otro elemento llamativo que, tras el brote de Wuhan, un grupo de investigadores de la India encontró en el SARS-CoV-2.

Un científico del Instituto Pasteur de Francia advirtió sobre una investigación de Shi: “Si el nuevo virus se filtrara, nadie podría predecir su trayectoria”. (China Daily via REUTERS)

Los científicos publicaron un estudio preliminar sobre la proteína de punta del nuevo coronavirus y hallaron “cuatro secuencias insertadas que no estaban en el SARS” original, sino que provenían del virus de la inmunodeficiencia humana, VIH. “Shi los desacreditó”, siguió el documental. Pero no ofreció una negativa oficial a la afirmación de que el microorganismo causante del COVID-19 pareciera tener fragmentos de material que vive en murciélagos y fragmentos de material que vive en humanos.

“Trabajan en el desarrollo de un coronavirus para huéspedes humanos, lo cual nos lleva a la pregunta de por qué alguien crearía un coronavirus que puede infectar a los humanos”, planteó Spalding. “¿Cuál sería el propósito de esa investigación? ¿Es para un arma? ¿Es para luego vender una vacuna de la cual ser los únicos beneficiarios?”

La penúltima parte del documental, “El secreto del laboratorio P4 de Wuhan”, analizó que tras el aislamiento de Wuhan el 23 de enero Shi publicó en Nature un artículo que apuntó a una fuente natural del coronavirus, los murciélagos, en consonancia con la versión de las autoridades chinas sobre el mercado donde se vendían animales salvajes para gastronomía.

“Al mismo tiempo las autoridades restringieron el acceso a todas las muertas del virus, lo cual impidió que los expertos internacionales se unieran a la investigación, y usaron la televisión nacional para calumniar a los médicos, como Li Wenliang, quien reveló el brote, por difamar rumores”, recordó Philipp al médico que murió por COVID-19. Y diferencia de otros episodios de contención de otros virus en los años recientes, el Instituto de Virología de Wuhan no participó en los esfuerzos.

Tras el aislamiento de Wuhan, Shi publicó un artículo para dar base científica a la versión de las autoridades chinas sobre el origen del nuevo coronavirus. (REUTERS/Juan Medina)

El periodista destacó que, mientras varios científicos “denunciaban, con su nombre real, que el [mal] control de peligro del laboratorio de Shi Zhengli podría haber hecho que el virus de Wuhan se filtrara”, la experta principal en armas bioquímicas de ejército chino, Chen Wei, asumía el control del laboratorio P4. También corrían rumores de que una investigadora del instituto había sido la paciente cero y había muerto, y el presidente Xi Jinping impulsó una ley de bioseguridad, asoció el documental.

En esos días también sucedió algo llamativo, señaló El origen del coronavirus de Wuhan: el Instituto de Virología solicitaba preventivamente una patente para el uso del remdesivir en el COVID-19. Uno de sus directores, hijo de un importante miembro del PCC, Jian Zemin, tiene intereses privados en una compañía farmacéutica, que encabeza otro hijo de la élite comunista.

Fue precisamente en los años del Jian en el poder que dos militares chinos publicaron un informe titulado “Guerra sin restricciones”, donde se discuten “estrategias para que una nación menos fuerte que otra pueda combatirla en el contexto de la guerra moderna”, resumió Philipp. Citó a uno de los autores, Qiao Liang: “Luego de la primera crisis del estrecho de Taiwán comprendimos que si había un combate directo entre las fuerzas ramadas de China y de los Estados Unidos, estaríamos en desventaja. En consecuencia, necesitábamos una nueva estrategia para ayudar a que nuestros militares torcieran el equilibrio de poder”.

Al 11 de abril el COVID-19 llegaba a casi 1.800.000 casos en el mundo, con casi 110.000 muertes. (REUTERS/Yves Herman)

Eso sería la guerra sin restricción, detalló el documental: “Podría estar asociado a lo militar, incluidos guerrillas, terrorismo y guerra bioquímica, o podría no ser militar, como el tráfico de droga, envenenamientos, destrucción ambiental y diseminación de virus informáticos”.

En su último tramo, “Enfrentar la pandemia”, el trabajo de Philipp analizó que “el impulso de propaganda, que ha escalado en las últimas semanas, apunta principalmente a desviar la culpa del manejo chapucero que el régimen chino hizo del del virus de Wuhan, sembrar el desacuerdo internacional y presentar la imagen de que el régimen ha contenido el brote”. Los mismos científicos chinos que revelaron información o hicieron denuncias se negaron a los pedidos de entrevista de The Epoch Times, lo cual se describe en la película como “una red gigante de censura del PCC arrojada sobre los virólogos del mundo”.

Ante las pruebas de que “el PCC violó las regulaciones internacionales de salud, los Estados Unidos y la comunidad internacional deben recuperar su sentido y tomar medidas”, concluyó El origen del coronavirus de Wuhan. “Cada vez que [el coronavirus] vuelva —porque va a volver, porque va a estar con nosotros permanentemente ahora, y va a regresar— cada persona que mate, cada persona a la que dañe, será directamente atribuible al PCC”, le cedió el cierre a Spalding, tras recordar que ya desde marzo distintas naciones han comenzado acciones legales y en organismos internacionales para exigir que China pague compensaciones por el daño multimillonario causado a las economías por el COVID-19.

https://www.infobae.com/america/mundo/2020/04/12/un-documental-sobre-el-origen-del-coronavirus-asegura-que-el-partido-comunista-chino-oculto-que-es-sintetico-y-se-filtro-de-un-laboratorio/

POR INFOBAE

INFOGRAFÍA.- LOS 10 HECHOS QUE DEBES SABER DEL CORONAVIRUS

A continuación una infografía nos revela los 10 hechos científicos de esta epidemia mundial originada en China

El noveno coronavirus humano

Son muchas las informaciones que corren sobre este virus, el noveno coronavirus que se detecta que afecte al ser humano. Algunas de esas informaciones son alarmistas, otras catastrofistas y las más tratan el tema con ponderación.

Sin embargo, se hace necesario desarrollar una aproximación científica basada en la razón de los hechos que componen el episodio que protagoniza el coronavirus Covid-19. A continuación, los 10 hechos científicos del coronavirus:

coronavirus

POR FORUM LIBERTAS

ELIMINAR LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

El divorcio es una de las causas de violencia contra las mujeres. Desde que existe el divorcio la violencia contra las mujeres ha ido en aumento.

La solución es promover la mediación para las familias en peligro de ruptura, favoreciendo la resolución de conflictos y preservando la unidad familiar.

La gran beneficiada la mujer.

 

 

SÍ A LA FAMILIA
Impulsaremos el mandato de la Unión Europea en políticas pro-familia, reforzando la familia formada por un hombre y una mujer, los cuales, unidos en matrimonio, son la comunidad natural y el mejor lugar para educar a los niños.

Favoreceremos con medidas fiscales y económicas a las mujeres que libremente optan por desarrollar su tarea profesional en su propio hogar.

Promoveremos la mediación para las familias en peligro de ruptura, favoreciendo la resolución de conflictos y preservando la unidad familiar.

Fomentaremos medidas para conciliar la vida laboral y familiar. Ante las iniciativas legislativas que se promuevan, se buscará siempre la defensa de la familia y la vida sin excepción.

Potenciaremos las unidades de medicina paliativa en los centros médicos para atender a los enfermos terminales y facilitar la atención en su domicilio.

 

¿LOS DERECHOS DEL HOMBRE?

¡Solo el coraje de la resistencia podrá acabar con todas las falsas seducciones de una vida supuestamente emancipada!

En su libro Les Droites de l’homme denaturé , el jurista Grégor Puppinck escribe “¿Los derechos del Hombre? Después de la segunda guerra mundial se veían como una promesa universal de paz y de justicia. Hoy se han convertido en un campo de batalla ideológico, el terreno del enfrentamiento entre civilizaciones contrarias. Porque los derechos del hombre son ante todo el reflejo de nuestra noción del hombre: una noción que ha cambiado mucho desde que se redactó la Declaración universal en 1948. Mientras que la declaración de la posguerra seguía inspirándose en los derechos naturales, el fortalecimiento del individualismo ha generado nuevos derechos antinaturales como el derecho a la eutanasia o al aborto, o a la homosexualidad, que han conducido a su vez a la aparición de los derechos transnaturales transhumanos que hoy garantizan el poder de transformar y redefinir la naturaleza, como el derecho a la eugenesia, el derecho al hijo o al cambio de sexo. En la entraña de esa transformación  se constata una evolución  que evidencia un profundo cambio de la noción de de la dignidad humana, que tiende a quedar reducida exclusivamente a la voluntad individual en detrimento del cuerpo, o al espíritu  en oposición al cuerpo, y que apunta a cualquier negación de la naturaleza y de los condicionamientos como una liberación y un progreso. A partir de ahí, los derechos del hombre acompañan sigilosamente al transhumanismo, facilitando la superación de la democracia representativa.”

Robert Sarah

“Se hace tarde y anochece”

Ed. Palabra

¿DA IGUAL TENER PADRE Y MADRE QUE “PADRES” DEL MISMO SEXO? VARIOS EXPERTOS EXPLICAN POR QUÉ NO

 

Reproducimos por su interés el documentado artículo aparecido en Religión en Libertad sobre un tema crucial, el de la “homoparentalidad”:

Un psicoanalista italiano, Giancarlo Ricci, se halla en el punto de mira del lobby gay por sostener que no es lo mismo ser criado por un padre y una madre que por dos “padres” o dos “madres”.

Un compañero de profesión, Stefano Parenti, ha salido en su defensa en La Nuova Bussola Quotidiana, citando casos y estudios que documentan “la vida complicada de los hijos de parejas gay”:

La función del padre y de la madre es esencial y constitutiva del recorrido del crecimiento“. Ésta es la frase “incriminada” que ha levantado una polvareda alrededor del psicoanalista Giancarlo Ricci, actualmente en espera de ser juzgado por una comisión deontológica en el colegio de psicólogos de Lombardía. Como amigo y compañero de profesión no puedo dejar de ofrecerle todo mi apoyo. Poniéndome en la piel del estudioso y profesional me pregunto: ¿qué puede decirnos la psicología sobre la afirmación de Ricci? En otras palabras, la ciencia psicológica, que sabemos que es mucho menos “pura” que otras muchas ciencias “duras” como la física y la biología, ¿corrobora o refuta la afirmación que está bajo acusación?

La problemática de los hijos sin padre

Hace ya bastante tiempo que mi interés se centra en los hijos sin padre, es decir, en esos niños y adolescentes que crecen en un núcleo familiar formado sólo por la madre, o por la madre y su nuevo compañero, o por la madre y un padre que está ausente física y/o psicológicamente. Las investigaciones que se han ocupado de los fatherless [sin padre], como he podido documentar en un librito que lleva el homónimo título de Fatherless. L’assenza del padre nella società contemporanea [Sin padre. La ausencia de padre en la sociedad contemporánea], han revelado una desventaja para los “sin padre” respecto a los hijos que crecen con una pareja de progenitores intacta y partícipe. Ya sea que se investiguen los componentes cognitivos, el rendimiento escolar, los aspectos relacionales, la autoestima o, más en general, la salud mental, los “fatherless” corren un riesgo mayor de desarrollar dificultades.

Muchos fundadores de escuelas psicológicas concuerdan con este punto. Sigmund Freud, por ejemplo, escribió: “No sabría indicar una necesidad infantil tan intensa como la necesidad que tienen los niños de ser protegidos por su padre“. Esto en lo que respecta a la paternidad.

La problemática de los hijos sin madre 

La mayor parte de los estudios de psicología infantil se centran, sin embargo, en la función materna. Uno de los marcos conceptuales más importantes, la famosa “teoría del apego”, sostiene que un determinado tipo de madre, por ejemplo, una madre centrada exclusivamente en sí misma (como las madres adolescentes o las madres deprimidas), o una madre emotivamente ambigua respecto a su hijo, genera una tipología de vínculo de apego del niño a sí mismo que se define como “inseguro”. El niño con un apego inseguro sufre más ansia, desarrolla más fácilmente una escasa autoestima en la adolescencia y tiene, a largo plazo, más posibilidades de dar inicio a una psicopatología en edad adulta. Esto nos dice que si una madre está ausente, el hijo se verá afectado por ello. Hay, además, otro tipo de apego que es llamado desorganizado y que tiende a desarrollarse en presencia de lutos o violencias o por la incapacidad de gestionar acontecimientos significativos, como la pérdida de una figura de apego.

Estos datos nos proporcionan una medida de la esencialidad de la función materna y paterna, y de su ser constitutivos en el recorrido de crecimiento de los hijos. A estos datos parecen oponerse las investigaciones sobre homoparentalidad, es decir, sobre las “parejas” de personas del mismo sexo que conviven y que adoptan un hijo. Cuando escribí Fatherless decidí no ocuparme de este tema, porque los estudios que había examinado estaban viciados por graves errores metodológicos, sobre los que caía la sombra del fanatismo ideológico, como confirmó posteriormente Roberto Marchesini (“Genitori omosessuali: e i figli?”, en Studi Cattolici).

El análisis demoledor de la doctora Canzi 

No obstante, había que desarrollar una profundización específica porque en los últimos tiempos las investigaciones sobre la homoparentalidad se han convertido en el estandarte de concepciones políticas e ideológicas. Elena Canzi, psicóloga y colaboradora del Centro di Ateneo Studi e Ricerche sulla Famiglia de la Universidad Católica de Milán, se ha ocupado de cubrir este vacío y ha publicado un pequeño volumen titulado: Omogenitorialità, filiazione e dintorni. Un’analisi critica delle ricerche (Vita e Pensiero, Milano 2017).

Le estoy muy agradecido a la Dra. Canzi por este texto tan importante, escrito de la mejor manera posible porque se atiene única y exclusivamente a la investigación científica. En su libro no hay divulgación, no hay argumentaciones filosóficas, teológicas o contextuales, sino simplemente un análisis frío y lúcido de la bibliografía. Tal vez lo que le ha faltado al debate científico es precisamente esta actitud seria y rigurosa, como se ha visto por lo acaecido en torno al Giornale Italiano di Psicologia, cuyo número dedicado a la homoparentalidad ha levantado no pocas polémicas.

El texto de la Dra. Canzi se divide en tres secciones. En la primera leemos una voluminosa presentación escrita por Eugenia Scabini Vittorio Cigoli, dos nombres que en el mundo de la psicología no tienen necesidad de presentaciones.

La profesora Scabini ha sido durante veinte años Decana de la Facultad de Psicología de la Universidad Católica de Milán, pero, sobre todo, ha sido directora, durante un periodo aún más largo que el anterior, del Centro de Estudios e Investigación sobre la Familia.

Vittorio Cigoli, además de ser uno de los más importantes terapeutas en el ámbito de la familia y profesor universitario, ha sido director de la Alta Scuola Agostino Gemelli de la Universidad Católica.

Una tesis forzada

Juntos, estos dos grandes profesores no sólo han llevado adelante las investigaciones sobre la familia tanto en el ámbito de la investigación como en el terapéutico, sino que han elaborado un modelo teórico de los vínculos familiares y un paradigma capaz de interactuar con los ámbitos de la prevención y la intervención. Basta decir que su definición de “familia”, resultado de estudios antropológicos, sociológicos y psicológicos, aparece hoy en múltiples tests de especialistas, tanto italianos como extranjeros. La definición dice: “La familia es una organización que mantiene y une las diferencias fundamentales del ser humano: la diferencia de estirpe, la diferencia de generación y la diferencia sexual“. Basta este último pasaje para intuir que allí donde no haya diferencia sexual, difícilmente habrá familia.

En la presentación del libro, Scabini y Cigoli son bastante explícitos: hablan de “problemas metodológicos” refiriéndose a las investigaciones (p. VII); llevan la mirada a los “problemas estructuralmente inherentes a la situación de homoparentalidad (uno solo es el padre o la madre y el otro es el denominado ‘progenitor social’), con los inevitables desequilibrios que comporta dicha doble presencia del mismo progenitor, junto a la ‘desigualdad procreadora’” (p. VIII); y sentencian que “del corpus de las investigaciones resulta evidente lo forzado de la tesis de la ‘no diferencia’” entre hijos de parejas homosexuales e hijos de parejas heterosexuales (p. IX). Denuncian una utilización política de la investigación empírica, que “tiene que ser reconocida y apreciada por lo que es capaz de ofrecer y que no debe cargarse con tareas ajenas a ella, como justificar una nueva concepción antropológica de la filiación” (p. XVI).

El análisis de las investigaciones llevado a cabo por Elena Canzi se desarrolla en tres capítulos y se abre con los estudios realizados en parejas homosexuales con hijos.

Primer problema: desequilibrio relacional

El primer nudo que afronta la autora atañe a las preferencias, es decir, a las relaciones preferenciales entre el progenitor de nacimiento y el hijo “y, en consecuencia, los conflictos, la competitividad, los celos, como también las fantasías específicas entre el progenitor de nacimiento y el denominado ‘progenitor social’, es decir, la pareja/cónyuge del progenitor de nacimiento que no tiene vínculos genéticos con el hijo” (p. 5). El “desequilibrio relacional hacia la madre de nacimiento” que los hijos demuestran respecto a la “madre social” se ha verificado tanto en las formas lingüísticas utilizadas por los niños de “madres lesbianas en pareja”, que “dicen tener dificultades a causa de la ausencia de un lenguaje adecuado que describa su situación”, como por algunas conmovedoras entrevistas estructuradas, como la de una joven que llama a su madre de nacimiento “momma best” (p. 6).

Otros temas importantes son los del dinero, según los cuales “los hijos nacidos a través de donación de semen dicen que les incomoda el papel que ha tenido el dinero en su concepción” (p. 8), y el de la relación con las familias de origen y la red de amistades: “El único elemento crítico puesto en evidencia por la bibliografía sobre este tema”. A pesar de que la contribución de la investigación, aquí como en todo el ámbito de la homoparentalidad, es parcial y sigue siendo insuficiente, “los pocos datos disponibles indican que las parejas homosexuales con hijos están menos apoyadas por las familias de origen y más expuestas al aislamiento y a la negación por parte de los familiares” (p. 10).

Segundo problema: situaciones de extrema complejidad

En el segundo capítulo el texto llega al núcleo de la cuestión, describiendo las investigaciones realizadas sobre los hijos de parejas homosexuales. “En la major parte de los casos los tipos utilizados no son representativos de la población” (p. 13). De hecho, muchos estudios utilizan cuestionarios self-report para la recogida de datos, es decir, preguntas sobre el estado de los hijos realizados por la propia pareja de progenitores homosexuales. Es fácil intuir los riesgos a los que se exponen dichos instrumentos: “En el caso de los progenitores homosexuales, sobre todo los que planifican el nacimiento de un hijo, es lícito suponer que, al haber invertido muchísimo en esta causa y teniendo una notable presión para que demuestren su adecuación, tenderán a demostrar y enfatizar principalmente los aspectos positivos de su experiencia familiar” (p. 14). “Todo esto nos indica que debemos ser cautos cuando generalizamos los resultados” (p. 13). Veamos algunos.

En lo que concierne el comportamiento de género, “los hijos de progenitores homosexuales, en su recorrido de construcción de la identidad sexual y de género, pueden encontrarse en dificultades porque si son heterosexuales tendrán que gestionar una situación que está en contraste con el modelo de sus progenitores; y si son homosexuales decepcionan sus expectativas. Por otra parte, también en relación al ambiente social sienten que tienen que exhibir estándares de comportamiento de excelencia para confirmar la ‘normalidad’ de su familia; esto suele provocar en ellos un sentimiento de inadecuación” (p. 17). En lo que respecta a la orientación sexual, la autora resume así las investigaciones: “A pesar de la disparidad en los datos de la investigación expuestos y la dificultad en comentarlos, vista la heterogeneidad de los tipos implicados, parece que puede haber una tendencia común; es decir, una mayor posibilidad de actitudes y comportamientos homosexuales (vividos o incluso solamente imaginados) en los hijos criados con progenitores homosexuales” (p. 19).

Otro aspecto significativo es el bienestar psicológico, que suele aparecer a menudo en el barullo mediático que rodea la homoparentalidad. Comenta Canzi al respecto: “Ante todo se evidencia un cuadro ciertamente complejo y no unívoco, por lo que resulta difícil sostener que no existe ninguna diferencia entre los hijos de progenitores homosexuales y los hijos de progenitores heterosexuales”. Y añade: “También es verdad que, a día de hoy, las investigaciones no son capaces de dar respuestas claras y definitivas sobre el estado de salud global de estos muchachos” (p. 27).

Otros datos interesantes son los que atañen a la relación de los hijos con los progenitores: “Parece ser particularmente problemático el caso de hijos varones de mujeres lesbianasque parecen tener dificultades en dar valor al propio género, probablemente porque sus madres viven la contradicción de rechazo del varón (como lesbianas pertenecientes a la comunidad lesbiana) y de tener que cuidar de uno (como madres de hijos varones)” (p. 35). Las cosas no son mejores cuando se investigan sus relaciones con sus coetáneos: “En resumen podemos decir que la situación de incomodidad de estos muchachos en relación con sus coetáneos, sobre todo durante la adolescencia, es evidente. […] Los datos puestos a disposición por la investigación […] muestran que, también dentro de contextos en los que desde hace muchos años se han introducido leyes favorables a las uniones homosexuales, los hijos de progenitores homosexuales tiene que afrontar, a pesar de todo, problemas concretos, por lo que su inadaptación es más compleja, profunda, dolorosa y está atravesada por sentimientos de culpa y de vergüenza” (p. 34).

Tercer problema: el interés del menor, convertido en algo secundario

El tercer capítulo se centra en la adopción y, en particular, en los criterios de valoración de la idoneidad de las parejas aspirantes. “Los agentes sociales están llamados, de hecho, a tutelar el interés del menor adoptable y a valorar las competencias como progenitores de las parejas y su capacidad, aunque sea como previsión (y esto es lo que hace que la tarea sea ardua), de responder a las exigencias de los menores que, a menudo, han sufrido separaciones traumáticas y/o vivido en contextos de crecimiento no adecuados” (p. 45).

Las parejas de personas con tendencias homosexuales presentan diferencias significativas en el ámbito de la exclusividad sexual: “No todas las parejas del mismo sexo son monógamas -declara Canzi, citando a la investigadora Abbie Goldberg-. De hecho, los datos que tenemos a nuestra disposición afirman que la exclusividad sexual no es la norma, sobre todo entre las parejas de hombres gays, en las que los porcentajes de relaciones múltiples se confirman alrededor del 50-60%” (p. 45). Números verdaderamente importantes. También la estabilidad de la pareja homosexual es distinta a la de la pareja heterosexual: “Algunos estudios han documentado que los índices de disolución de las relaciones de parejas homosexuales con hijos son mayores respecto a las de las heterosexuales casadas con hijos” (p. 46).

Otro elemento muy delicado de afrontar en el recorrido de valoración de la idoneidad es la salud mental y física, que “sabemos que influye de manera muy importante en el bienestar de los hijos” (p. 46). “Algunas investigaciones han evidenciado que en la población homosexual, respecto a la población general, hay una mayor incidencia de algunas patologías psicológicas, como trastornos del humor y de ansiedad, y la presencia de pensamientos y/o actos suicidas […] y de comportamientos de riesgo como consumo de alcohol y tabaco” (p 46). Un aspecto ulterior es la carencia de apoyo social por parte de las familias de origen: los progenitores adoptivos homosexuales “declaran que reciben menos apoyo por parte de sus familias de origen” (p. 46). En conclusión: “La adopción por parte de parejas homosexuales se configura, por lo tanto, como un cuadro muy complejo, en el que los niños y los adolescentes tienen que enfrentarse a diversas situaciones de riesgo, a las que se suman también tareas de desarrollo “añadidas” que no tienen ni sus coetáneos no adoptados, ni sus coetáneos adoptados por parejas heterosexuales”.

No es una demostración… pero casi 

La última parte del libro incluye valiosas fichas de las principales investigaciones estudiadas. Así, el lector puede verificar personalmente las argumentaciones de la autora. En conjunto, el texto parece sugerir que crecer con dos madres o con dos padres no es precisamente lo mismo que tener una familia tradicional. Más allá de lo que diga la prensa dominante. Tal vez no se ha demostrado aún que “la función del padre y de la madre es esencial y constitutiva del recorrido de crecimiento”, como ha sostenido Giancarlo Ricci. De dos premisas negativas no se llega a ninguna conclusión afirmativa, sostiene la quinta regla del silogismo retomada también por la Dra. Canzi en el texto. Comprender que Mario no es un pez no significa demostrar que es un hombre. Sin embargo, es verdad que se trata de un paso importante.

POR FORUM LIBERTAS 17/04/2019

BAYER RELEVA AL JEFE DE SU NEGOCIO ABORTIVO

Stefan Oelrich deja Sanofi y ficha como jefe de la División de Farmacia.

Bayer releva al jefe de la División de Farmacia, que incluye el negocio abortivo. Entra Stefan Oelrich, sale Dieter Weinand.

El Consejo de Supervisión de Bayer incorpora como jefe de la división de Farmacia a Stefan Oelrich (a la izquierda), hasta ahora en Sanofi, para sustituir a Dieter Weinand (a la derecha), que deja la multinacional a partir del 1 de noviembre por razones familiares, informa el grupo en un comunicado. Curiosamente, Weinard se incorpora al el Comité Ejecutivo de la misma empresa que deja Oelrich, Sanofi.

No es un nombramiento cualquiera si tenemos en cuenta que la división de Farmacia es la que más ingresos aporta al grupo -supone la mitad del Ebitda- y en ella se concentra uno de sus negocios más sucios, el abortivo, que ha llevado a los tribunales de varios países, en España o en la misma Alemania, a la multinacional.

El revés en esa división de Farmacia (-4,5%), fue, de hecho, una de las razones, junto a la digestión por la compra de Monsanto, por las que el beneficio cayó un 35% el último trimestre.

Oelrich conoce el negocio abortivo por sus responsabilidades en Bayer, en EEUU y en Salud para la Mujer

Stefan Oelrich es un viejo conocido en Bayer, empresa a las que ha estado vinculado desde 1989, con responsabilidades importantes en Hispanoamérica, Europa y Estados Unidos, hasta 2011, cuando se incorporó a Sanofi.

Sorprendentemente, Oelrich, aparte de sus cargos en Europa en la división de Farmacia (Bélgica o Francia), fue vicepresidente de Marketing Pharmaceuticals de Bayer en Estados Unidos de 2003 a 2005, cuando empiezan a gestarse muchas de las demandas posteriores en ese país por anticonceptivos y abortivos tan mortíferos como el Yaz y Yasmin, que acabado en acuerdo extrajudiciales tras agolparse miles de demandas.

Un sucio negocio, como hemos contado ya, sometido a cerco judicial. En 2014, multinacional germana tuvo que pagar en EEUU más de 1200 millones por casi 9.000 demandas. En España, la Audiencia Nacional ya ha abierto la vía penal contra Bayer por un anticonceptivo, el Essure, que dejó a 30 mujeres estériles.

Como remate, cuando Oelrich regresa de EEUU, ocupa el cargo de vicepresidente y gerente general del departamento de Salud para la Mujer (Women’s Healthcare), uno de cuyos principales cometidos está también en el negocio abortivo y de anticonceptivos.

POR ANDRÉS VÁZQUEZ DE HISPANIDAD.COM