La copaternidad: la nueva fórmula relativista, que quiere destruir más a la familia

Se anuncia en Barcelona esta tendencia que propone formar una supuesta ‘familia’ entre desconocidos sin ataduras sentimentales

El relativismo en Occidente está dañando instituciones en las que se basa la estabilidad de las sociedades libres. Una de esas instituciones, tremendamente debilitada, es la familia, en gran medida por el impacto de la perspectiva de género y  de las denominadas nuevas formas de familia, es ahí donde ahora llega la copaternidad.

«¿Quieres ser padre o madre? Te ayudamos a conseguirlo con una persona afín a ti y te acompañamos en todo el proceso hasta el nacimiento del bebé”. Así se anuncia la agencia Copaternidad Barcelona, según informa el diario La Vanguardia.

 Se propicia un encuentro entre dos personas­ de diferente sexo (sin vínculo afectivo entre ellos) para que se conozcan y compartan la crianza de un hijo o hija. Todo ello en igualdad de condiciones y con idénticas responsabilidades, sin que haya que compartir domicilio ni sellar ninguna relación sentimental. Nada muy diferente a lo que ocurre  cuando esas crianzas compartidas se acuerdan entre conocidos -sin que nadie medie en ese pacto, salvo los protagonistas- o cuando una mujer recurre a una persona de su confianza o entorno como donante de esperma.

Copaternidad Barcelona no es un portal de citas ni tampoco una página web en la que ellos se ofrecen a donar su esperma­ y ellas buscan a candidatos para inseminarse con ese semen. La empresa -que quiere hacer negocio de lo que siempre ha sido crear una familia con vínculos emocionales- se presenta como una asesoría en encuentros entre mujeres y hombres que -bajo la cultura del deseo- solo quieren una cosa: ser padres y madres y compartir la crianza de los hijos. Sin ataduras, más allá de comprometerse a que a la criatura no le falte de nada. Y descartando la pareja la idea, a priori, de iniciar una relación sentimental.

La iniciativa pretende vaciar de contenido la institución familiar y poner en el centro el deseo de dos personas de ser padres por encima del derecho de los niños a vivir un contexto familiar estable y fruto del amor entre dos personas.

Carmen Balaguer, antropóloga y alma de esta pionera agencia de copaternidad nacida en Barcelona, define así su filosofía de trabajo: “Esto no es tener un hijo o hija con una desconocida o desconocido; la idea es unir a personas afines por sus aficiones, carácter, profesiones o cultura y crear entre ellas un vínculo”.

Habrá que preguntárselo a los niños.

POR FORUM LIBERTAS

Si deseas recibir las novedades de Familia y Vida suscríbete a SÍGUENOS y las recibiras una vez al mes.

Deja un comentario