EL 15 DE MAYO ES EL DÍA INTERNACIONAL DE LA FAMILIA: ¿DIRÁN ALGO LOS POLÍTICOS EN CAMPAÑA?

El 26 de mayo hay elecciones europeas y municipales en España, y autonómicas en la mayoría de las regiones. Once días antes, el miércoles 15 de mayo, se celebra el Día Internacional  de la Familia (que en Madrid coincide con el patrón de la ciudad, San Isidro Labrador). Esta fiesta la estableció en 1993 la Asamblea General de las Naciones Unidas, pero las entidades políticas españolas le prestan poca atención.

“Celebramos el Día Internacional de la Familia de puntillas, como si la célula fundamental de la sociedad fuera algo negativo o retrógrado, cuando es el motor de la sociedad y la respuesta correcta frente a la violencia creciente y la despoblación“, lamentó el presidente del Foro de la FamiliaIgnacio García-Juliá.

Desde el Foro resaltan que los ataques a esta institución “se están convirtiendo, por desgracia, en algo habitual desde las instituciones”.

Como ejemplos de estos ataques, el Foro enumera algunos:

– Se reduce a los padres a meros ‘guardadores‘;
– se habla de ‘pobreza infantil’, cuando lo que hay es pobreza familiar;
– a la crianza de los hijos ahora se la considera  ‘trabajo reproductivo‘;
– el matrimonio es considerado ‘opresión patriarcal’, y se facilita el divorcio como liberación;
– un discurso presenta a la maternidad como algo machista;
– la educación de los hijos se quiere entregar al Estado (o a cualquiera antes que a los padres)
– se vende la misma familia como una opresora de las libertades individuales en lugar del lugar de encuentro y crecimiento que es…

¿En la campaña electoral se habla de la familia?

“Hasta ahora”, analiza el presidente, “las campañas electorales servían para que los políticos hablaran de la familia e intentaran llevarlas a su terreno con promesas que, en su mayoría, quedaban sin cumplir o muy rebajadas. En cambio, ahora, en esta campaña permanente que vivimos últimamente, la mayoría de los partidos rehuyen la palabra [familia] y, los que lo hacen, se centran sobre todo en el aspecto económico, que no es todo lo que esta institución requiere”.

Reforzar a la familia, invertir en ella, daría como resultado un tejido social más fuerte y la recuperación de valores para la juventud que terminarían con muchos de los grandes males actuales, como son la creciente agresividad y violencia de los jóvenes, la violencia contra la mujer, la despoblación y las adicciones“.

POR RELIGIÓN EN LIBERTAD

DOMINGO 26 DE MAYO, ELECCIONES EUROPEAS Y LOCALES 2019 (III), PROGRAMA ELECTORAL

PARA TI,  ¿QUÉ ES LO MÁS IMPORTANTE?
VOTA, FAMILIA Y VIDA

SÍ A LA VIDA

Respetaremos la ley y el derecho natural a la vida, desde la concepción hasta la muerte natural. Todos tienen derecho a la vida.

Reivindicamos el derecho a la vida por encima del “derecho a abortar”.

Ayudaremos a las familias a tener los hijos que deseen.En la actualidad el relevo generacional se sitúa en 1,31 hijos por mujer.

Exigiremos que en los centros de planificación familiar se informe a las embarazadas sobre las alternativas y consecuencias del aborto.

Impulsaremos políticas pro-vida como la adopción.En España se practicaron 94.123 abortos en 2017.

Facilitaremos a los adolescentes formación en educación sexual y afectividad, siempre con el consentimiento de los padres.

SÍ A LA LIBERTAD DE EDUCACIÓN

Promoveremos la libertad de educación.

Ofreceremos a los padres la formación necesaria para acompañar a sus hijos en las diferentes etapas de la vida.

Invertiremos en Investigación + Desarrollo + Innovación en la universidad, en el sector industrial y empresarial.
Trabajaremos por una ciudad más sostenible y ecológica.

Garantizaremos la educación pública de calidad basada en valores.
Respetaremos el ideario de los padres en las aulas, evitando el adoctrinamiento ideológico.

Estableceremos mecanismos de ayuda y apoyo a los alumnos y las familias en los casos de fracaso escolar y problemas de integración social.

Respetaremos los fundamentos culturales de España.

SÍ AL BIEN COMÚN

Impulsaremos el Estado del Bienestar en la actualidad quebrado.

Promoveremos la plena ocupación para que las familias vivan dignamente. Impulsaremos un proyecto de viviendas para los jóvenes.

Reduciremos el gasto en la administración municipal eliminando las duplicidades.

Bajaremos los impuestos. Reduciremos el endeudamiento. Garantizaremos un gasto público responsable. Garantizaremos que las subvenciones cumplan la finalidad para la que  han sido concedidas.

Promoveremos la asistencia  y la inserción social de las víctimas de la pobreza y la exclusión social.

Rehabilitaremos social y laboralmente a  las personas marginadas y sin recursos.

SÍ A LA FAMILIA

Impulsaremos el mandato de la Unión Europea en políticas pro-familia, reforzando la familia formada por un hombre y una mujer, los cuales, unidos en matrimonio, son la comunidad natural y el mejor lugar para educar a los niños.

Favoreceremos con medidas fiscales y económicas a las mujeres que libremente optan por desarrollar su tarea profesional en su propio hogar.

Promoveremos la mediación para las familias en peligro de ruptura, favoreciendo la resolución de conflictos y preservando la unidad familiar.

Fomentaremos medidas para conciliar la vida laboral y familiar.
Ante las iniciativas legislativas que se promuevan, se buscará siempre la defensa de la familia y la vida sin excepción.

Potenciaremos las unidades de medicina paliativa en los centros médicos para atender a los enfermos terminales y facilitar la atención en su domicilio.

LA LEY NATURAL OFUSCADA POR EL RELATIVISMO ANTI O TRANSNATURAL QUE LLEGA A TENER CONSAGRACIÓN JURISPRUDENCIAL A NIVEL EUROPEO POR EL TEDH

Mientras que los derechos del hombre en la Declaración Universal de Naciones Unidas de 1948 reflejaban los derechos naturales, la afirmación del individualismo ha ido generando nuevos derechos antinaturales, como el derecho a la eutanasia o al aborto, los cuales, a su vez, han llevado a la aparición de derechos transnaturales que garantizan que se pueda redefinir la naturaleza, como es el caso del derecho a la eugenesia, a tener un hijo o al cambio de sexo. De manera más profunda, esta evolución manifiesta una enorme transformación de la concepción de la dignidad humana, que tiende a ser reducida a la sola voluntad individual, o al espíritu en oposición al cuerpo, y que plantea la negación de la naturaleza y sus condicionamientos como una liberación y un progreso. Esto lo afirma Grégor Puppinck, que es doctor en Derecho y director del Centro Europeo para el Derecho y la Justicia (ECLJ) por sus siglas en inglés, con sede en Estrasburgo), un experto que colabora con organizaciones internacionales y con los servicios diplomáticos de la Santa Sede. Acaba de publicar un importante ensayo sobre los derechos del hombre: Les droits de l’homme dénaturé [Los derechos del hombre desnaturalizado],

Entiendo que va en la línea de lo que el pensador español Josep Miró califica como la cultura de la desvinculación. Es decir, la deriva del mundo posmoderno en la negación de la realidad y de los vínculos humanos que son necesarios para la convivencia en sociedad.

En todo caso, la concepción de derechos antinaturales o transnaturales llevan a la desvinculación del ser humano, porque por ejemplo la ideología de género niega la existencia de la realidad biológica que está por fuera del ser humano, le precede objetivamente a su existencia. Y eso determina que las cosas no son lo que son sino lo que el sujeto “percibe” que son. Así se llega al absurdo de afirmar que una mujer que no quiere estar embarazada, aunque esté encina, no está embarazada. O que un hombre que se autopercibe como mujer, en realidad es una mujer. O que un pene que está en un cuerpo de mujer en realidad deja de ser un órgano sexual masculino y pasa a ser femenino, o tantos otros disparates.

Puppinck lo que está denunciando en su obra es la fuerte impronta que este pensamiento relativista está teniendo lamentablemente en los jueces que integran el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que ha tomado un papel fundamental en la consagración de supuestos derechos humanos que en verdad no son tales. Como ya hemos dicho, el relativismo ideológico está pasando a tener consagración legal y jurisprudencial en varios Estados, organismos internacionales y jurisdiccionales. Consolidando una dictadura de la ideología de género y del pensamiento único, muy peligrosa y muy tiránica. En efecto, en relación a esto el citado autor afirma: “por muy poderosa y coherente que pueda ser la ideología de la dignidad no encarnada, está condenada a chocar contra la resistencia de la naturaleza humana: hay algo en el hombre que resiste a su desnaturalización. La naturaleza humana se defiende y vuelve a nosotros. Es lo que podemos ver, por ejemplo, con el testimonio de personas concebidas en vientre de alquiler, que sufren toda su vida e intentan conocer a sus padres, sus hermanos, sus hermanas. Esta necesidad de conocer el propio “origen biológico” demuestra que las dimensiones física y psíquica son indisociables, que el hombre no es sólo una voluntad, que el hombre es, por naturaleza, la unión armoniosa del cuerpo y del alma. Y sólo como tal podrá realizarse plenamente.”

Creemos que se impone una fuerte reacción de los juristas y de la sociedad en general, en denunciar y oponerse a estas concepciones que no humanizan al hombre, sino que por el contrario lo deshumanizan, instrumentalizados por ideologías anti o transnaturales.

POR CARLOS ÁLVAREZ DE FORUMLIBERTAS

DOMINGO 26 DE MAYO, ELECCIONES EUROPEAS Y LOCALES 2019 (I)

 

Comunicado: La candidatura presentada por PFyV a las elecciones europeas del 26 de mayo de 2019 no ha sido aprobada al carecer de avales.

De nuevo y ante la injusta discriminación que sufrimos una parte de los españoles en la restricción en el ejercicio de nuestro derecho al sufragio y en igualdad de condiciones, cuando la misma Constitución sanciona la igualdad y la participación como medio de modificar, leyes, gobiernos,… solo nos queda apelar al voto nulo con una frase: ¡SÍ A LA MATERNIDAD, SÍ A LA VIDA! para que sea escuchado el Partido Familia y Vida en defensa de los que no se deja nacer.

Junta Directiva Nacional PFyV

25 DE MAYO, ACTOS DE APOYO A LA MATERNIDAD, LA SOLUCIÓN ES LA ADOPCIÓN

SÍ A LA MATERNIDAD

SÍ A LA VIDA

AYUDA A PROTEGER LA MADRE, AYUDA A PROTEGER AL BEBÉ

El Partido Familia y Vida le invita a participar  en los actos  del 25 de mayo

ALBACETE: 22:00 a 22:30 h, Plaza del Altozano.

ALICANTE: 21:00 h, Avda. General Marvà, 10.

ANSOAIN: 20:00 a 21:00 h, C/ Berriobide, 40, bloque 2, planta baja.

BADAJOZ: 20:00 h, C/ Rey Mudafar (transversal a Carolina Coronado).

BARCELONA: 20:30 h, Hospital de Santa Creu i Sant Pau, Avda. de Gaudí.

CÓRDOBA:

ELX: 20:30 h, Avda. de la Llibertat, 86.

GIJÓN: 20:00 h, C/ Acebal y Rato, 6

GRANOLLERS: 3er sábado, 17:300 a 19:30 h, Hospital General de Granollers.

GRANADA: 19:00 h, Av. de Andalucía, 28, delante de la Policlínica Litoral

JAÉN: 17:00 a 18:00 hParque de las Palmeras delante de la Pl. de las Batallas.

LORCA: 21:15 a 22:15 h,  Canal San Diego, 1.

MADRID: 20:00 h, C/ Hermano Gárate, 4.

MALAGA: 17:30 h, C/ Alemania, 15.

MURCIA: 21:00 h, Avda. Juan de Borbón, 22.

OVIEDO: 19:00 a 20:00 h, Avda. Buena Vista, 6 Baja, en Pl. Escandalera.

PAMPLONA: 20:00 h, delante del Parlamento Foral de Navarra C/ Navas de Tolosa, 1.

PAMPLONA: 20:15 h, Ermita de la Universidad de Navarra.

SAN ROQUE: 18:30 a 19:30 h, Comarca del “Campo de Gibraltar”, Cruce de Taraguilla.

SANT CUGAT DEL VALLÈS: 3er sábado, 20:00 a 21:00 h, Plaza Lluís Millet.

SANTA CRUZ DE BEZANA: 22:00 23:00 h, C/ Respuela, 4 bajo.

SEVILLA: 20:00 a 21:00 h, C/ Ronda de Triana, 14.

TALAVERA DE LA REINA:

TERRASSA: 3er sábado,  de 18:00 a 20:00 h, Hospital Universitario Mútua de Terrassa.

TOLEDO:

TORRENTE: 21:00 a 22:00 h, Estación Metro-Avda., en la Avenida al Vedat de Torrent.

VALENCIA: 20:30 h, C/ Pedro II el Cerimoniós, 7.

info@partidofamiliayvida.es

ES04-0081-0001-13-0001452053

NOTA: Si quieres organizar un acto a favor de la Vida en tu ciudad, contacta con nosotros, envía un e-mail y te facilitaremos una pancarta, material y la información sobre los trámites. El derecho a la Vida lo merece.

VENEZUELA

 

Familias hermanas de Venezuela desde el Partido Familia y Vida, todo nuestro cariño, nuestro amor y nuestro apoyo en este tiempo tan difícil y duro que les esta tocando vivir.

Estamos a su disposición como no puede ser de otra manera.

Junta Directiva Nacional Partido Familia y Vida

¿DA IGUAL TENER PADRE Y MADRE QUE “PADRES” DEL MISMO SEXO? VARIOS EXPERTOS EXPLICAN POR QUÉ NO

 

Reproducimos por su interés el documentado artículo aparecido en Religión en Libertad sobre un tema crucial, el de la “homoparentalidad”:

Un psicoanalista italiano, Giancarlo Ricci, se halla en el punto de mira del lobby gay por sostener que no es lo mismo ser criado por un padre y una madre que por dos “padres” o dos “madres”.

Un compañero de profesión, Stefano Parenti, ha salido en su defensa en La Nuova Bussola Quotidiana, citando casos y estudios que documentan “la vida complicada de los hijos de parejas gay”:

La función del padre y de la madre es esencial y constitutiva del recorrido del crecimiento“. Ésta es la frase “incriminada” que ha levantado una polvareda alrededor del psicoanalista Giancarlo Ricci, actualmente en espera de ser juzgado por una comisión deontológica en el colegio de psicólogos de Lombardía. Como amigo y compañero de profesión no puedo dejar de ofrecerle todo mi apoyo. Poniéndome en la piel del estudioso y profesional me pregunto: ¿qué puede decirnos la psicología sobre la afirmación de Ricci? En otras palabras, la ciencia psicológica, que sabemos que es mucho menos “pura” que otras muchas ciencias “duras” como la física y la biología, ¿corrobora o refuta la afirmación que está bajo acusación?

La problemática de los hijos sin padre

Hace ya bastante tiempo que mi interés se centra en los hijos sin padre, es decir, en esos niños y adolescentes que crecen en un núcleo familiar formado sólo por la madre, o por la madre y su nuevo compañero, o por la madre y un padre que está ausente física y/o psicológicamente. Las investigaciones que se han ocupado de los fatherless [sin padre], como he podido documentar en un librito que lleva el homónimo título de Fatherless. L’assenza del padre nella società contemporanea [Sin padre. La ausencia de padre en la sociedad contemporánea], han revelado una desventaja para los “sin padre” respecto a los hijos que crecen con una pareja de progenitores intacta y partícipe. Ya sea que se investiguen los componentes cognitivos, el rendimiento escolar, los aspectos relacionales, la autoestima o, más en general, la salud mental, los “fatherless” corren un riesgo mayor de desarrollar dificultades.

Muchos fundadores de escuelas psicológicas concuerdan con este punto. Sigmund Freud, por ejemplo, escribió: “No sabría indicar una necesidad infantil tan intensa como la necesidad que tienen los niños de ser protegidos por su padre“. Esto en lo que respecta a la paternidad.

La problemática de los hijos sin madre 

La mayor parte de los estudios de psicología infantil se centran, sin embargo, en la función materna. Uno de los marcos conceptuales más importantes, la famosa “teoría del apego”, sostiene que un determinado tipo de madre, por ejemplo, una madre centrada exclusivamente en sí misma (como las madres adolescentes o las madres deprimidas), o una madre emotivamente ambigua respecto a su hijo, genera una tipología de vínculo de apego del niño a sí mismo que se define como “inseguro”. El niño con un apego inseguro sufre más ansia, desarrolla más fácilmente una escasa autoestima en la adolescencia y tiene, a largo plazo, más posibilidades de dar inicio a una psicopatología en edad adulta. Esto nos dice que si una madre está ausente, el hijo se verá afectado por ello. Hay, además, otro tipo de apego que es llamado desorganizado y que tiende a desarrollarse en presencia de lutos o violencias o por la incapacidad de gestionar acontecimientos significativos, como la pérdida de una figura de apego.

Estos datos nos proporcionan una medida de la esencialidad de la función materna y paterna, y de su ser constitutivos en el recorrido de crecimiento de los hijos. A estos datos parecen oponerse las investigaciones sobre homoparentalidad, es decir, sobre las “parejas” de personas del mismo sexo que conviven y que adoptan un hijo. Cuando escribí Fatherless decidí no ocuparme de este tema, porque los estudios que había examinado estaban viciados por graves errores metodológicos, sobre los que caía la sombra del fanatismo ideológico, como confirmó posteriormente Roberto Marchesini (“Genitori omosessuali: e i figli?”, en Studi Cattolici).

El análisis demoledor de la doctora Canzi 

No obstante, había que desarrollar una profundización específica porque en los últimos tiempos las investigaciones sobre la homoparentalidad se han convertido en el estandarte de concepciones políticas e ideológicas. Elena Canzi, psicóloga y colaboradora del Centro di Ateneo Studi e Ricerche sulla Famiglia de la Universidad Católica de Milán, se ha ocupado de cubrir este vacío y ha publicado un pequeño volumen titulado: Omogenitorialità, filiazione e dintorni. Un’analisi critica delle ricerche (Vita e Pensiero, Milano 2017).

Le estoy muy agradecido a la Dra. Canzi por este texto tan importante, escrito de la mejor manera posible porque se atiene única y exclusivamente a la investigación científica. En su libro no hay divulgación, no hay argumentaciones filosóficas, teológicas o contextuales, sino simplemente un análisis frío y lúcido de la bibliografía. Tal vez lo que le ha faltado al debate científico es precisamente esta actitud seria y rigurosa, como se ha visto por lo acaecido en torno al Giornale Italiano di Psicologia, cuyo número dedicado a la homoparentalidad ha levantado no pocas polémicas.

El texto de la Dra. Canzi se divide en tres secciones. En la primera leemos una voluminosa presentación escrita por Eugenia Scabini Vittorio Cigoli, dos nombres que en el mundo de la psicología no tienen necesidad de presentaciones.

La profesora Scabini ha sido durante veinte años Decana de la Facultad de Psicología de la Universidad Católica de Milán, pero, sobre todo, ha sido directora, durante un periodo aún más largo que el anterior, del Centro de Estudios e Investigación sobre la Familia.

Vittorio Cigoli, además de ser uno de los más importantes terapeutas en el ámbito de la familia y profesor universitario, ha sido director de la Alta Scuola Agostino Gemelli de la Universidad Católica.

Una tesis forzada

Juntos, estos dos grandes profesores no sólo han llevado adelante las investigaciones sobre la familia tanto en el ámbito de la investigación como en el terapéutico, sino que han elaborado un modelo teórico de los vínculos familiares y un paradigma capaz de interactuar con los ámbitos de la prevención y la intervención. Basta decir que su definición de “familia”, resultado de estudios antropológicos, sociológicos y psicológicos, aparece hoy en múltiples tests de especialistas, tanto italianos como extranjeros. La definición dice: “La familia es una organización que mantiene y une las diferencias fundamentales del ser humano: la diferencia de estirpe, la diferencia de generación y la diferencia sexual“. Basta este último pasaje para intuir que allí donde no haya diferencia sexual, difícilmente habrá familia.

En la presentación del libro, Scabini y Cigoli son bastante explícitos: hablan de “problemas metodológicos” refiriéndose a las investigaciones (p. VII); llevan la mirada a los “problemas estructuralmente inherentes a la situación de homoparentalidad (uno solo es el padre o la madre y el otro es el denominado ‘progenitor social’), con los inevitables desequilibrios que comporta dicha doble presencia del mismo progenitor, junto a la ‘desigualdad procreadora’” (p. VIII); y sentencian que “del corpus de las investigaciones resulta evidente lo forzado de la tesis de la ‘no diferencia’” entre hijos de parejas homosexuales e hijos de parejas heterosexuales (p. IX). Denuncian una utilización política de la investigación empírica, que “tiene que ser reconocida y apreciada por lo que es capaz de ofrecer y que no debe cargarse con tareas ajenas a ella, como justificar una nueva concepción antropológica de la filiación” (p. XVI).

El análisis de las investigaciones llevado a cabo por Elena Canzi se desarrolla en tres capítulos y se abre con los estudios realizados en parejas homosexuales con hijos.

Primer problema: desequilibrio relacional

El primer nudo que afronta la autora atañe a las preferencias, es decir, a las relaciones preferenciales entre el progenitor de nacimiento y el hijo “y, en consecuencia, los conflictos, la competitividad, los celos, como también las fantasías específicas entre el progenitor de nacimiento y el denominado ‘progenitor social’, es decir, la pareja/cónyuge del progenitor de nacimiento que no tiene vínculos genéticos con el hijo” (p. 5). El “desequilibrio relacional hacia la madre de nacimiento” que los hijos demuestran respecto a la “madre social” se ha verificado tanto en las formas lingüísticas utilizadas por los niños de “madres lesbianas en pareja”, que “dicen tener dificultades a causa de la ausencia de un lenguaje adecuado que describa su situación”, como por algunas conmovedoras entrevistas estructuradas, como la de una joven que llama a su madre de nacimiento “momma best” (p. 6).

Otros temas importantes son los del dinero, según los cuales “los hijos nacidos a través de donación de semen dicen que les incomoda el papel que ha tenido el dinero en su concepción” (p. 8), y el de la relación con las familias de origen y la red de amistades: “El único elemento crítico puesto en evidencia por la bibliografía sobre este tema”. A pesar de que la contribución de la investigación, aquí como en todo el ámbito de la homoparentalidad, es parcial y sigue siendo insuficiente, “los pocos datos disponibles indican que las parejas homosexuales con hijos están menos apoyadas por las familias de origen y más expuestas al aislamiento y a la negación por parte de los familiares” (p. 10).

Segundo problema: situaciones de extrema complejidad

En el segundo capítulo el texto llega al núcleo de la cuestión, describiendo las investigaciones realizadas sobre los hijos de parejas homosexuales. “En la major parte de los casos los tipos utilizados no son representativos de la población” (p. 13). De hecho, muchos estudios utilizan cuestionarios self-report para la recogida de datos, es decir, preguntas sobre el estado de los hijos realizados por la propia pareja de progenitores homosexuales. Es fácil intuir los riesgos a los que se exponen dichos instrumentos: “En el caso de los progenitores homosexuales, sobre todo los que planifican el nacimiento de un hijo, es lícito suponer que, al haber invertido muchísimo en esta causa y teniendo una notable presión para que demuestren su adecuación, tenderán a demostrar y enfatizar principalmente los aspectos positivos de su experiencia familiar” (p. 14). “Todo esto nos indica que debemos ser cautos cuando generalizamos los resultados” (p. 13). Veamos algunos.

En lo que concierne el comportamiento de género, “los hijos de progenitores homosexuales, en su recorrido de construcción de la identidad sexual y de género, pueden encontrarse en dificultades porque si son heterosexuales tendrán que gestionar una situación que está en contraste con el modelo de sus progenitores; y si son homosexuales decepcionan sus expectativas. Por otra parte, también en relación al ambiente social sienten que tienen que exhibir estándares de comportamiento de excelencia para confirmar la ‘normalidad’ de su familia; esto suele provocar en ellos un sentimiento de inadecuación” (p. 17). En lo que respecta a la orientación sexual, la autora resume así las investigaciones: “A pesar de la disparidad en los datos de la investigación expuestos y la dificultad en comentarlos, vista la heterogeneidad de los tipos implicados, parece que puede haber una tendencia común; es decir, una mayor posibilidad de actitudes y comportamientos homosexuales (vividos o incluso solamente imaginados) en los hijos criados con progenitores homosexuales” (p. 19).

Otro aspecto significativo es el bienestar psicológico, que suele aparecer a menudo en el barullo mediático que rodea la homoparentalidad. Comenta Canzi al respecto: “Ante todo se evidencia un cuadro ciertamente complejo y no unívoco, por lo que resulta difícil sostener que no existe ninguna diferencia entre los hijos de progenitores homosexuales y los hijos de progenitores heterosexuales”. Y añade: “También es verdad que, a día de hoy, las investigaciones no son capaces de dar respuestas claras y definitivas sobre el estado de salud global de estos muchachos” (p. 27).

Otros datos interesantes son los que atañen a la relación de los hijos con los progenitores: “Parece ser particularmente problemático el caso de hijos varones de mujeres lesbianasque parecen tener dificultades en dar valor al propio género, probablemente porque sus madres viven la contradicción de rechazo del varón (como lesbianas pertenecientes a la comunidad lesbiana) y de tener que cuidar de uno (como madres de hijos varones)” (p. 35). Las cosas no son mejores cuando se investigan sus relaciones con sus coetáneos: “En resumen podemos decir que la situación de incomodidad de estos muchachos en relación con sus coetáneos, sobre todo durante la adolescencia, es evidente. […] Los datos puestos a disposición por la investigación […] muestran que, también dentro de contextos en los que desde hace muchos años se han introducido leyes favorables a las uniones homosexuales, los hijos de progenitores homosexuales tiene que afrontar, a pesar de todo, problemas concretos, por lo que su inadaptación es más compleja, profunda, dolorosa y está atravesada por sentimientos de culpa y de vergüenza” (p. 34).

Tercer problema: el interés del menor, convertido en algo secundario

El tercer capítulo se centra en la adopción y, en particular, en los criterios de valoración de la idoneidad de las parejas aspirantes. “Los agentes sociales están llamados, de hecho, a tutelar el interés del menor adoptable y a valorar las competencias como progenitores de las parejas y su capacidad, aunque sea como previsión (y esto es lo que hace que la tarea sea ardua), de responder a las exigencias de los menores que, a menudo, han sufrido separaciones traumáticas y/o vivido en contextos de crecimiento no adecuados” (p. 45).

Las parejas de personas con tendencias homosexuales presentan diferencias significativas en el ámbito de la exclusividad sexual: “No todas las parejas del mismo sexo son monógamas -declara Canzi, citando a la investigadora Abbie Goldberg-. De hecho, los datos que tenemos a nuestra disposición afirman que la exclusividad sexual no es la norma, sobre todo entre las parejas de hombres gays, en las que los porcentajes de relaciones múltiples se confirman alrededor del 50-60%” (p. 45). Números verdaderamente importantes. También la estabilidad de la pareja homosexual es distinta a la de la pareja heterosexual: “Algunos estudios han documentado que los índices de disolución de las relaciones de parejas homosexuales con hijos son mayores respecto a las de las heterosexuales casadas con hijos” (p. 46).

Otro elemento muy delicado de afrontar en el recorrido de valoración de la idoneidad es la salud mental y física, que “sabemos que influye de manera muy importante en el bienestar de los hijos” (p. 46). “Algunas investigaciones han evidenciado que en la población homosexual, respecto a la población general, hay una mayor incidencia de algunas patologías psicológicas, como trastornos del humor y de ansiedad, y la presencia de pensamientos y/o actos suicidas […] y de comportamientos de riesgo como consumo de alcohol y tabaco” (p 46). Un aspecto ulterior es la carencia de apoyo social por parte de las familias de origen: los progenitores adoptivos homosexuales “declaran que reciben menos apoyo por parte de sus familias de origen” (p. 46). En conclusión: “La adopción por parte de parejas homosexuales se configura, por lo tanto, como un cuadro muy complejo, en el que los niños y los adolescentes tienen que enfrentarse a diversas situaciones de riesgo, a las que se suman también tareas de desarrollo “añadidas” que no tienen ni sus coetáneos no adoptados, ni sus coetáneos adoptados por parejas heterosexuales”.

No es una demostración… pero casi 

La última parte del libro incluye valiosas fichas de las principales investigaciones estudiadas. Así, el lector puede verificar personalmente las argumentaciones de la autora. En conjunto, el texto parece sugerir que crecer con dos madres o con dos padres no es precisamente lo mismo que tener una familia tradicional. Más allá de lo que diga la prensa dominante. Tal vez no se ha demostrado aún que “la función del padre y de la madre es esencial y constitutiva del recorrido de crecimiento”, como ha sostenido Giancarlo Ricci. De dos premisas negativas no se llega a ninguna conclusión afirmativa, sostiene la quinta regla del silogismo retomada también por la Dra. Canzi en el texto. Comprender que Mario no es un pez no significa demostrar que es un hombre. Sin embargo, es verdad que se trata de un paso importante.

POR FORUM LIBERTAS 17/04/2019