QUINTA Y DEFINITIVA FASE DE LA REACCIÓN DE LA UE CONTRA EL COVID-19

El Tribunal Constitucional alemán ha interferido en las preparaciones del fondo de recuperación económica que está ultimando la Comisión Europea

El fondo de recuperación económica debería completar la quinta y definitiva fase de la reacción de la UE contra la crisis del coronavirus. Hay que reactivar la economía. Después de una crisis sin precedentes, se necesita un fondo de recuperación también sin precedentes. Los estados miembros de la UE se han puesto de acuerdo sobre la arquitectura de este fondo, la Comisión Europea lo está elaborando a toda marcha, pero el trabajo aún no está terminada .

La cita del 6 de mayo no se ha podido respetar. Parece que no falta mucho para que el fondo sea presentado en público. Las ideas centrales son su gran dotación (unos dos billones de euros), que esté situado en el marco del presupuesto de la UE y que a través de este presupuesto se puedan canalizar importantes recursos a los países que lo necesiten.

El comisario europeo de Economía, el italiano Paolo Gentiloni , ha declarado recientemente que el fondo debe ser una mezcla de créditos y transferencias y que sus prioridades se basarán en dos criterios: el de los países más afectados (Italia, España) y el de los sectores más tocados, como el turismo . El objetivo es evitar que una crisis común (simetría) termine provocando efectos muy diferenciados en función de los países (asimetría). Todos los países no están en la misma situación, depende mucho de la importancia en cada país de los sectores más afectados. Además, los países europeos tienen un poder fiscal muy diferente. El apoyo al empleo y a la dimensión social también será esencial, y sólo habrá condicionalidad respecto a su uso para temas sanitarios o de prevención.

El portavoz principal de la Comisión Europea, Eric Mammut , declaró el 5 de mayo que la Comisión Europea está trabajando intensamente en su propuesta para relanzar la economía europea. No obstante, ha dicho que su plan no llegará de forma inmediata: “La propuesta no llegará mañana, sino sólo cuando la tengamos preparada” . Esto lo afirmaba después de que, pocas horas antes, el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, hubiera apresurado la presidenta de la Comisión Europea, la alemana Úrsula von der Leyden, en “aclarar ya el calendario y la ambición de su propuesta para reactivar la economía “.

La Comisión Europea no está concentrada únicamente en la preparación del fondo de recuperación. Dos ejemplos lo demuestran.

El primero es que acaba de hacer públicas sus primeras previsiones económicas que miden el impacto del coronavirus.   Alertan de una recesión económica de proporciones históricas para toda la zona euro y aún más pronunciada para España, que se convierte en la economía que más cae junto con Italia y Grecia. En concreto, el PIB español se reduciría este año en un 9,4%, a lo que seguiría un repunte en 2021, que se quedaría en un 7%, lejos pues de recuperar el camino perdido. Este año, el déficit se dispara hasta el 10,1%; la deuda, el 115,6% y el paro, el 18,9%. Entre los grandes, Italia y Francia tienen una caída de su PIB similar al español, mientras que Alemania tiene uno de los mejores comportamientos y se contraerá un 6,5%.

El segundo ejemplo es la conferencia virtual de donantes para el coronavirus que la Comisión Europea acaba de lanzar en el marco del G-20 , con la colaboración de la OMS (Organización Mundial de la Salud) y de países como el Reino Unido, Japón, Arabia Saudí y de actores privados, como la fundación Bill Gates, para conseguir un mínimo de 7.500 millones de euros para facilitar el acceso a productos terapéuticos, diagnósticos y vacunas a escala mundial. En la conferencia virtual se han registrado ausencias destacadas, como la de Estados Unidos . Su presidente, Donald Trump, ya anunció en abril que retiraría la financiación a la OMS. Aparentemente, el lema   America firsttambién se aplica en el ámbito sanitario. A su vez, China ha rebajado al máximo el nivel de su representación y ha delegado al nivel de embajador. “Como europeos, tenemos la obligación de ayudar a los lugares del planeta menos preparados, como África y América Latina”, declaró el griego Margaritas Schinas, vicepresidente de la Comisión Europea. Buenas intenciones de una conferencia que se ha fijado el objetivo de evitar el uso restringido de la vacuna contra el coronavirus.

Lo que no estaba previsto es que, en plena preparación del plan de recuperación, estallara el 5 de mayo una sentencia del Tribunal Constitucional alemán declarando parcialmente contrario a la Constitución alemana el programa de compra de deuda del Banco Central Europeo (BCE) iniciado en marzo de 2015 en la Eurozona (programa de compras de deuda pública, PSPP, Public Sector Purchase Programme ), cuando el BCE era presidido por el italiano Mario Draghi .

El alto tribunal, en respuesta a una demanda de un grupo de economistas alemanes, ha dictaminado que algunas de las acciones del BCE violan los principios constitucionales de Alemania. En consecuencia, establece que el Bundesbank , el banco central alemán, debe dejar de comprar deuda pública dentro de tres meses si el BCE no justifica antes la proporcionalidad de las adquisiciones para encuadrarlas en el mandato de la institución, que es la estabilidad de precios.

Los bancos centrales de cada país son los que ejecutan los programas de compra del BCE, siguiendo sus directrices.

Dos horas después de conocer la sentencia del Constitucional alemán, la Comisión Europea se alzó en su contra , recordando que el derecho europeo tiene primacía sobre el derecho nacional y que las sentencias del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) son vinculantes para todos los tribunales de los estados miembros. Hacía referencia a una sentencia del TJUE de diciembre del año 2018, que avaló el programa de compra de activos del BCE para mantener la estabilidad de la zona euro. La Comisión también dio pleno apoyo a la independencia del BCE para definir la política monetaria de la UE. Lo que no precisó la Comisión es que la competencia del TJUE se circunscribe estrictamente al derecho comunitario. Fuera de este ámbito, el Tribunal Constitucional alemán tiene la última palabra en su paísy el TJUE actuaría ultra vires , es decir, más allá de sus poderes o de su competencia, si no lo respetara.

La actual presidenta del BCE, la francesa Christine Lagarde , es partidaria de continuar la línea de Mario Draghi. Al principio de la crisis sanitaria, ella misma tuvo unos primeros momentos de duda sobre qué hacer, pero reaccionó enseguida y el Consejo de Gobierno del BCE (que ella preside) decidió, en relación con el coronavirus, que estaba “completamente comprometido a hacer lo que sea necesario dentro de su mandato”.  Esta declaración tranquilizó a los mercados.

Christine Lagarde y su vicepresidente, el español Luis de Guindos , no se sienten amedrentados por la sentencia del Tribunal alemán. La presidenta, dos días después de la sentencia, parafraseando el mítico whatever it takes de Mario Draghi, ha declarado que “los bancos centrales, incluido el BCE, se guían por su mandato, por lo que haremos todo lo necesario para cumplirlo” .

Luis de Guindos, aprovechando una comparecencia telemática ante la Comisión Económica del Parlamento Europeo, ha declarado en la misma línea lo siguiente: “Seguiremos totalmente comprometidos a hacer todo lo que sea necesario y poner en marcha y recalibrar todos los instrumentos para evitar la fragmentación en los mercados, y la primera línea de defensa es el mercado de deuda soberana “.

Ambos coinciden en afirmar que el momento actual es absolutamente excepcional y esto exige y justifica claramente que la actuación del BCE vaya más allá del uso de las herramientas convencionales de la política monetaria. Ahora es mucho lo que está en juego porque la Eurozona ya tiene encima la peor recesión en noventa años y muchos países y empresas podrían tener muchas dificultades para financiarse sin el apoyo decidido y total del banco central en el mercado de la deuda.

La sentencia del Tribunal Constitucional alemán es relevante para la trascendencia económica del tema tratado, para abrir un cisma político en la misma Alemania entre partidarios y contrarios de la línea Draghi-Lagarde y para desencadenar una polémica jurídica en el corazón de Europa al afirmar que “el Tribunal Constitucional Federal no está obligado por la decisión del TJUE de diciembre de 2028, sino que debe realizar su propia revisión para determinar si las decisiones del Eurosistema permanecen dentro de las competencias que le confiere el derecho primario (Tratados ) de la UE “.

Con esta sentencia, la alta magistratura alemana ha interferido en las preparaciones del fondo de recuperación económica que está ultimando la Comisión Europea, y amenaza aún más el margen para la reivindicación de Italia, España y Francia de recibir financiación de sus socios a fondo perdido para evitar inundarse en un mar de deudas.

Según destacados conocedores del derecho comunitario, esta controversia podría terminar de forma razonable si se cumpliera lo que el Constitucional alemán reclama a las autoridades alemanas y en particular en el Bundesbank, como miembro del consejo del BCE, es decir, que se justifique la proporcionalidad de las medidas adoptadas y se acepte la justificación por parte del Tribunal Constitucional alemán. Al final, seguramente que la sangre no llegará al río. Es muy probable que Ángela Merkel no lo permita.

La implicación política y económica de la sentencia del Constitucional alemán es que el BCE no puede seguir siendo el salvador único de la Eurozona . Su expansión cuantitativa (compra masiva de activos financieros) pasa a estar sujeto a más escrutinio y no puede ser ilimitada. Los mercados tienen presente que el balance del BCE ya supera los 5,4 billones de euros -el 45% del PIB de la Eurozona- y que se ha multiplicado por 2,5 desde marzo de 2015. Junto a la política monetaria, se echa en falta una política fiscal.

A la espera de que se haga público el plan de recuperación económica contra el coronavirus, la conclusión de los últimos acontecimientos es que ha llegado la hora de una verdadera política fiscal comunitaria que no dependa tanto de la muleta monetaria del BCE. La crisis del coronavirus debería convertirse, al menos, en el gran revulsivo para dar un paso adelante en el proceso de integración europea hacia el logro del pilar fiscal que le falta a la Unión Económica y Monetaria (UEM).

POR FORUM LIBERTAS

LA CRISIS ACELERA LA DIGITALIZACIÓN DE LA BANCA

Banca

Si el sector de la banca lleva años avanzando en la digitalización, a pesar de la resistencia de parte de los clientes, la pandemia ha acelerado la transformación del sector

La situación actual ha obligado a la banca a enfocar sus estrategias digitales para gestionar la situación del coronavirus y la crisis que precederá la pandemia. Uno de los grandes retos es la adaptación a la situación de reducción máxima de actividad y que afecta a todos sus clientes, y por tanto a su propia actividad como entidad financiera.

Los grandes bancos españoles han hecho balance del primer trimestre. Unas cuentas marcadas ya por el impacto de la pandemia del COVID-19. Aunque la paralización en Europa llegó a finales de marzo con la implantación de medidas de confinamiento, las principales entidades ya han provisionado 3.800 millones de euros para afrontar el previsible deterioro de su negocio en 2020.

Reservas millonarias en un momento de incertidumbre en torno a la duración de la crisis y, por tanto, a cuál será el golpe final. En el negocio bancario, uno de los desafíos es si la caída del crédito en hipotecas y al consumo se compensará por el aumento de los préstamos a empresas.

Esta es la situación en un contexto de restricción de movimientos, donde la digitalización marca un punto de inflexión: aumentan los clientes digitales, incluso los más reticentes por edad, crecen las ventas por canales remotos y suben las operaciones realizadas por gestores a distancia. Una consecuencia de la pandemia que, según los directivos de la banca, en muchos casos ha llegado para quedarse. La digitalización de la banca en esta crisis no solo se percibe en su relación con los clientes sino también en las fórmulas que utilizan en su día a día. Los servicios centrales de la banca trabajan estos días prácticamente al completo en remoto y las redes de sucursales han visto reducido el número de empleados presenciales, en muchos casos, a la mitad.

POR FORUM LIBERTAS

PREDICCIONES DE CINCO EXPERTOS: CÓMO SERÁ EL MUNDO DESPUÉS DE LA EPIDEMIA

La epidemia global de coronavirus aún no se ha terminado, pero sus consecuencias políticas, económicas y sociales ya se empiezan a hacer sentir.

Recogemos las opiniones de cinco expertos sobre cómo será el mundo después de la epidemia. Las siguientes predicciones y comentarios provienen de historiadores, economistas y politólogos internacionalmente reconocidos.

Yuval Noah Harari: dos elecciones cruciales

El historiador israelí es especialmente conocido por su best seller de historia mundial Sapiens y su secuela Homo Deus en que prevé un siglo XXI dominado por la búsqueda humana de poderes “divinos”.

En un influyente artículo en el Financial Times, Harari afirma que la crisis del coronavirus nos está haciendo plantear dos elecciones cruciales para el futuro de la humanidad: la primera es entre la vigilancia totalitaria y el empoderamiento ciudadano. La segunda es entre el aislamiento nacionalista y la solidaridad global.

Según Harari, para lograr poner fin a la epidemia, los gobiernos lo pueden hacer de varias maneras combinando estas cuatro opciones. Pero las elecciones que hagan contra la Covid-19 tendrán consecuencias que irán mucho más allá de la pandemia e influirán fuertemente en el modelo de sociedad y el orden internacional. El autor concluye esperando que la cooperación internacional y la confianza en los ciudadanos permitirán una victoria decisiva no sólo sobre la enfermedad sino contra las futuras crisis del siglo XXI.

Stephen M. Walt: un mundo menos abierto

Stephen M. Walt es profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Harvard y conocido por sus postulados realistas. Según afirma, la epidemia del coronavirus reforzará el estado y los sentimientos nacionalistas. También se acelerará el auge del Extremo Oriente respecto a Occidente, contribuyendo a borrar aún más deprisa el aura que aún les queda a Europa y los Estados Unidos.

Walt piensa que la esencia del sistema político internacional, “la conflictividad”, se mantendrá. La Covid19 frenará la hiperglobalización actual hasta cierto punto, ya que ciudadanos y empresas buscarán la estabilidad y esta se encuentra esencialmente en los gobiernos nacionales. La combinación del virus con la falta de preparación y la falta de liderazgo llevarán a la humanidad hacia un mundo “menos abierto, menos próspero y menos libre”.

Joseph Stiglitz: la necesidad de internacionalizar la crisis

Joseph Stigilitz es profesor y Premio Nobel de economía, conocido por sus tesis en favor de un capitalismo social. Según afirma, la crisis sanitaria actual tendrá consecuencias catastróficas para las economías emergentes y los países más pobres.

Stiglitz espera que los gobiernos de todo el mundo se den cuenta de que cooperar para superar la crisis no sólo es moralmente deseable, sino que es provechoso para sus intereses individuales. Esto se explica, dice, porque mientras la epidemia siga existiendo en alguna parte, supone una amenaza en todas partes.

G. John Ikenberry: la resistencia de las democracias

G. John Ikenberry es profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Princeton y conocido por sus teorías liberales. Según él, en un primer momento la crisis de la Covid-19 dará alas tanto a los defensores del autoritarismo estatal como a los liberales internacionalistas. Todos verán en la crisis motivos que justifican sus postulados.

Sin embargo, en último término las democracias liberales sabrán adaptarse, como lo hicieron durante las décadas de los años 30 y 40 del siglo pasado. Ikenberry toma el ejemplo de los Estados Unidos del presidente Franklin D. Roosevelt. Consciente del elevado grado de dependencia de las sociedades modernas las unas de las otras, Roosevelt concibió un orden para la postguerra basado en una apertura económica y política controlada por reglas de juego compartidas.

Aunque habrá una primera reacción basada en el nacionalismo, Ikenberry afirma que la tendencia a largo plazo estará marcada por una nueva forma de internacionalismo pragmático y protector.

Éric Zemmour: ¿seguro que nada volverá a ser como antes?

Éric Zemmour es uno de los columnistas políticos más leídos y polémicos de Francia, y es conocido por su defensa del estado y de un nacionalismo democrático.

Según Zemmour, son numerosos los dirigentes occidentales que, debido al coronavirus, parecen haber tomado un “camino de Damasco” pasando de posiciones en favor del liberalismo internacional y la Unión Europea a la defensa del papel preeminente del estado. Todo el mundo afirma que “nada volverá a ser como antes”.

No obstante, según Zemmour, esta afirmación ya se ha utilizado en otras crisis, como la financiera de 2008 o el movimiento de los Chalecos Amarillos en Francia. La resistencia al cambio del actual sistema internacional liberal es muy fuerte, observa el columnista. Y numerosos dirigentes parecen querer hacer un cóctel imposible combinando el retorno de la soberanía nacional en materia industrial y europeísmo del mercado único.

Zemmour piensa que el estado saldrá de la crisis sanitaria aún más empobrecido y exhausto, y será difícil dar marcha atrás en un modelo internacional económico y político que ha costado décadas construir. El columnista duda pues de la capacidad de los países europeos de reforzar sus capacidades.

POR FORUM LIBERTAS

NO, EL CARDENAL CAÑIZARES NO SE HA SALTADO EL ESTADO DE ALARMA

cardenal cañizares

Algunos medios de comunicación aseguran que el estado de alarma obliga a que los centros de culto permanezcan cerrados y que el arzobispo hizo algo ilegal

“El cardenal Cañizares se salta el estado de alarma y abre la basílica de València”, así ha titulado el diario La Vanguardia, como otros diarios también han hecho, el hecho de que el el cardenal arzobispo de Valencia Antonio Cañizares haya abierto la basílica de València con motivo del día de la Virgen de los Desamparados.

“Pese a la orden del estado de alarma, que obliga a que los centros de culto permanezcan cerrados, el cardenal arzobispo Antonio Cañizares hizo caso omiso a la prohibición y abrió la basílica de València con motivo del día de la Virgen de los Desamparados. De este modo, unos 200 feligreses se saltaron el confinamiento para acudir a la oración, según confirmó el concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano”, afirma el diario catalán.

La realidad es bien distinta, lo que realmente está establecido es que el estado de alerta no suprime de un plumazo los derechos fundamentales contemplados por la Constitución, sino que solo restringe la práctica de alguno de ellos, y que en el caso que nos ocupa de manera explícita, no afecta a la apertura de templos, ni que en su interior se encuentren algunos fieles. Sólo está prohibidas las celebraciones como bautizos y comuniones, y, como, es lógico cualquiera aglomeración que no contemple las distancias de seguridad.

¿Cumplía las normas de distancia de seguridad el encuentro de los aproximadamente 200 fieles que acudieron a la cita? Ese sería el debate real sobre este hecho, sin embargo, algunos medios de comunicación prefieren desinformar afirmando cuestiones que son del todo falsas. De hecho, la Basílica de la Virgen de los Desamparados ha argumentado que podía abrir las puertas del templo en horario normal y como cualquier otro domingo.

El cardenal Cañizares fue ayudado por la Policía Local

De hecho, tal y como reconoce La Vanguardia en las imágenes difundidas por las redes sociales, el cardenal arzobispo abre las puertas de la basílica y de fondo se oye la megafonía de la Policía Local de València recordando a los ciudadanos que se separen y mantengan “la distancia de seguridad”. “En ningún momento se percibe que la autoridad policial inste a desconvocar el oficio religioso, pese a estar prohibido por orden ministerial”, se puede leer en el artículo. La razón es que no está prohibido que los centros de culto abran sus puertas.

Lo contrario, como se ha visto en algunas iglesias durante el confinamiento se trataría de un atentado a la libertad religiosa y al ejercicio del culto y un referente muy peligroso de la actuación del Estado sin respetar los límites constitucionales.

El concejal de Protección Ciudadana del Ayuntamiento, el socialista Aarón Cano, ha calificado de “irresponsabilidad” y de “muy grave”, según reporta La Vanguardia el hecho.

POR FORUM LIBERTAS

JUSTICIA

 

La justicia es la virtud cardinal que permite una convivencia recta y limpia entre los hombres. Sin esta virtud, la convivencia se torna imposible; la sociedad, la familia, la empresa dejan de ser humanas y se convierten en lugares donde el hombre atropella al hombre. La justicia regula la convivencia de la sociedad humana en cuanto humana, es decir, basada en el respeto de los derechos personales; ” es principio fundamental de la existencia y de la coexistencia de los hombres, como también de las comunidades humanas, de las sociedades y de los pueblos” S. Juan Pablo II

Un aspecto de esta virtud atañe  a las relaciones con el vecino, con el compañero, con el amigo, con el colega y, en general con toda persona: regula estas relaciones entre los hombres entre sí, dando a cada uno lo que le es debido. Otra faceta de la justicia se refiere a los deberes de la sociedad en relación a lo que a cada individuo le corresponde. Por último, existe otro plano de la justicia, que regula aquello que cada individuo concreto debe a la comunidad a la que pertenece, al todo del que forma parte.

La justicia en una sociedad viene de quienes la componen. Son las personas quienes proyectan en la sociedad su justicia o su injusticia, sobre todo quienes en ellas tienen más responsabilidad. Y esto es válido en la familia, en la empresa, en la nación o en el conjunto de naciones que componen el mundo. Si de verdad queremos que la justicia impere en una sociedad – ya se trate de una aldea o de la nación -, hagamos justos a los hombres que la componen: que cada uno de nosotros comience a ser justo en ese triple plano: con quienes nos relacionamos cada día, con quienes dependen de nosotros, dando lo que debemos a la sociedad de la que formamos parte. Esta es la primera obligación moral de la justicia, ser justos en todos los aspectos de nuestra vida: convivir con rectitud y limpieza, ser justos con la familia, con el vecino… con el Estado. La lucha porque impere una mayor justicia en la sociedad es fruto de una serie de decisiones personales, que van modelando el alma de la persona que ejercita esta virtud. Con actos concretos de justicia, el hombre se moverá cada vez con más facilidad por “una voluntad constante e inalterable de dar a cada uno lo suyo” S. Tomás de Aquino, pues en esto consiste la esencia de esta virtud.

Si hay una tarea noble y bella que corresponde al común de los ciudadanos es precisamente la de trabajar, con responsabilidad personal, por una sociedad más justa, recta y limpia.

POR FRANCISCO FERNÁNDEZ

LA PANDEMIA , LA SOCIEDAD DESVINCULADA Y EL ESTADO UNITARIO

sociedad desvinculada

La sociedad desvinculada era la cultura hegemónica que nos destruía como personas y como sociedad antes de la pandemia. Sigue ahí y depende de nosotros, que lo que vaya surgiendo de esta crisis, la acentúe o por el contrario consigamos superarla.

Hay signos esperanzadores, como la solidaridad o el esfuerzo más allá de la profesión de tanta gente, pero también evidencias de todo lo contrario: el mal trato de la gente mayor, que aun perdura, hasta haber llegado al extremo del cribaje por edad. El predominio hasta caer en su propia ilegalidad del estado es otra manifestación, porque la sociedad desvinculada, estadio superior del individualismo de la subjetividad sin freno, conduce precisamente a la creación de un estado intrusivo e inocente de toda responsabilidad, que primero suplanta a la comunidad, para después convertirse en autoritario.

La pandemia está ocasionando en el caso de España esta dinámica, primero por la deriva lógica porque es el estado quien detenta los recursos, pero también por la naturaleza del gobierno español, que lo acentúalas personas importan. Un presidente que presenta de forma alarmante las características de un “cesar augusto”, y la presencia de un partido, Podemos, que entiende la democracia como un medio -que lo es- que solo es útil si sirve a su ideología -cosa que obviamente no es.

Y esto es terriblemente peligroso. Porque precisamente la pandemia expresa en toda su crudeza que las grandes respuestas son del estado; que depende de Europa, pero del propio estado en último término. Lo son las políticas de sanidad. Lo es la red de alerta epidemiológica e intervención inmediata, que ha fallado estrepitosamente, y lo es la respuesta a la crítica situación económica. Ahora mismo, no se si han reparado en ello, 19 millones de adultos dependen, para sus ingresos, del estado: gentes del ERTO, paro, renta mínima, pensionistas y funcionarios. Heterogéneo, sí, pero unidos por un mismo aprovisionamiento económico.

Normalmente, la justificación autoritaria se dice que es debida a la ineficacia democrática. Es quienes venden el ejemplo chino. En realidad, la mayoría de los casos históricos demuestran más bien lo contrario. El propio origen de la democracia en Grecia radica en su mayor eficiencia bélica frente a los ejércitos de pueblos que viven bajo tiranías. Pero no siempre es así, como nos recuerda la República de Weimar, que no supo o no pudo soportar una serie de desafíos terribles: las cargas del tratado de paz primero, y el Crack del 29, después.

Pero lo que sucede en España es distinto. El crecimiento del autoritarismo gubernamental, revestido de una retórica cotidiana que poco resuelve, crece en la medida que crecen los registros de la incompetencia e insensibilidad gubernamental.

Un solo dato para no extenderme en el análisis. Somos el país de Europa con las medidas de confinamiento, y por tanto de parálisis económica, más duras y, a su vez, el que menos ha definido cómo y cuándo va a ser el desconfinamiento. Se está aceptando inanemente ignorar toda previsión -modificable claro, pero previsión- sobre nuestro futuro, y con ello se nos niega el derecho a opinar sobre ella. Nos hemos entregado a Sánchez e Iglesias. Se podrá razonar la bondad de tal cesión de muchas maneras, pero si se da un paso atrás para ver todo el panorama, el pasado y lo que ha de venir, hay que reconocer, que es una cesión muy peligrosa, porque nada que no sean afirmaciones abstractas permite pensar que el resultado de lo que hagan será bueno.  ¿Cómo puede serlo si en medio de tanta muerte y dolor tramitan la ley para legalizar la eutanasia?

La respuesta a todo esto surge del necesario afrontamiento cristiano. Surge de desarrollar y fortalecer las comunidades, organizarlas y darles más sentido y brío, de luchar por la subsidiariedad, la que forja el capital social que vamos a necesitar más que nunca, ahora que el capital económico será escaso. Mas comunidad, y no más estado.

La respuesta surge también de la formación de la conciencia que surge de la fe en Jesucristo, libre de la intromisión del estado y de la ideología. La respuesta surge de preguntarnos en términos encarnados en realidad qué significa y cómo se realiza nuestra oración, pidiendo al Señor que establezca su Reino en la tierra, y cuál es nuestra misión en todo ello. Cuando decimos que cuanto más anhelamos el cielo y la tierra nuevos, más trabajamos para mejorar el mundo, ¿qué significa todo esto ahora y aquí?

POR JOSEP MIRÓ I ARDÈVOL EN FORUM LIBERTAS

LA ECONOMÍA PODRÍA TARDAR TRES AÑOS EN RECUPERARSE

Recuperarse

El último estudio de Funcas calcula que la economía española tardará tres años en recuperarse por el estallido de la pandemia. La asociación pide reforzar los ERTE para mitigar el impacto de la crisis

Según un nuevo estudio de Funcas, la economía española tardará tres años en recuperarse. Se estima que al cierre de este año el Producto Interior Bruto (PIB) se situará todavía cinco puntos por debajo del nivel observado en el último trimestre de 2019 y que en 2021 la diferencia seguirá siendo de algo más de dos puntos.

Esta advertencia está muy en línea con la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que apuntó a esos mismo cinco punto de diferencia, e incluso con la del propio Gobierno. En el plan de estabilidad que remitió la pasada semana a Bruselas, el Ejecutivo ya reconocía que al cierre de 2021 no habría tenido tiempo de recuperarse y que la recuperación en V que avanzó al comienzo de la crisis no se producirá.

Funcas cree que estos expedientes son claves para impedir una tasa de desempleo más elevada y, por tanto, una crisis económica más profunda y una recuperación más lenta. Funcas entiende que el presupuesto destinado es necesario, aunque vaticina que los más de 17.000 millones presupuestados por el Ejecutivo en el plan remitido a Bruselas la semana pasada se podrían quedar cortos.

La crisis del coronavirus va a impulsar con fuerza tanto el endeudamiento como el déficit de España, que, según la AIReF se verá abocada a poner en marcha ajustes que lo reduzca a lo largo de los próximos años. La autoridad fiscal cree que es imprescindible que el Gobierno se ponga a trabajar con rapidez en un plan de reequlibrio. La lucha contra la pandemia también disparará el déficit público y la deuda, por encima del 10% y hasta el 115%, respectivamente, según las estimaciones de Funcas, que aboga por que la parte de deuda y déficit ligada directamente a paliar la epidemia quede en el balance del BCE para no constreñir la actuación de los países, mientras que las medidas que se conviertan en permanentes, como la renta mínima, se acompañen de un plan de ingresos para poder recuperarse.

Se calcula que en el segundo trimestre del ejercicio se alcanzará una tasa de paro del 19,9%, pero que ascendería hasta el 34% si se tiene en cuenta a todos los trabajadores que se encuentran afectados por un expediente temporal de regulación de empleo. Para finales de 2020, anticipa que el número de trabajadores afectados por el parón se haya reducido hasta el 22,4%, con una proporción mucho menor de ERTE, pero mayor de desempleados, ya que pronostica que la tasa de paro alcanzará el 20,5% en diciembre.

POR FORUM LIBERTAS

LA SOCIEDAD QUE AMABA LO PATOLÓGICO

La pandemia revela con fuerza el bien y el mal que puede hacer el estado según cómo es gobernado, y la importancia de los valores y virtudes de quienes lo dirigen. Y este es – así debe ser- el foco de nuestra atención, crítica y exigencia. Pero es irracional e injusto olvidar la responsabilidad de la sociedad, el conjunto de relaciones interpersonales, interfamiliares e institucionales propias de nuestra vida colectiva, de nuestras comunidades.

Nuestra sociedad, la que sufre la Covid-19, está marcada por una cultura hegemónica, la desvinculaciónque la ha debilitado y en buena medida desestructurado, porque ha cambiado el sistema consuetudinario de valores, sin reparar en costes personales y sociales, pero también económicos, hasta el extremo de convertirnos en una sociedad que vive instalada en lo patológico, lo ama, lo incentiva, y se olvida y rechaza todo modelo de vida buena.

Esta sociedad patológica la observamos en todos los ámbitos: se centra la atención en la prestación por paro, por pobreza y se gasta una enorme suma de dinero en ello, pero apenas se atiende a cómo evitar el paro y actuar sobre las causas que empobrecen a la población. No hay problema en gastar para tratar a los enfermos de SIDA, en orientar las orgias del chemsex, en situar el preservativo como panacea, pero nada se hace para ayudar a las personas a encontrar la moralidad que les disuada de los excesos, la promiscuidad y la dependencia sexual.

Se niega que exista un modelo de familia y todo se equipara, hasta convertir en canónica la familia monoparental, que es casi siempre una familia desestructurada, o el resultado inesperado de una valiente madre soltera, pero nada se hace para educar e incentivar en el modelo que objetivamente aporta más felicidad y mejores resultados en todos los ámbitos, incluidos el económico y el de salud: el matrimonio estable, dotado de vocación de permanencia y capacidad educadora para los hijos, que es la definición del que debería ser el óptimo familiar, y que coincide con lo que entendemos como matrimonio católico.

Y así podríamos ir señalando caso por caso cómo esta sociedad desvinculada, sus políticas y políticos tratan la realidad, como si en lugar de apostar por el cinturón de sociedad, lo hiciéramos sobre la póliza de seguros, para prescindir de aquel. Estúpido, ¿no?  Pues es lo que hay. Se acepta y razona en función del marco mental que con ello se ha construido, al que en ocasiones no es ajeno un mal pensamiento católico

La pandemia ha revelado como han prescindido de la gente mayor, como ha sido olvidada, maltratada hasta la muerte. Dejada de la mano de Dios en residencias que ahora se constata que no siempre reúnen la condiciones, privadas del acceso al hospital, y si al final conseguían llegar a él, vetadas en la mayoría de los casos el acceso a las UCI, a los vitales respiradores. Para redondearlo se les ha dejado morir solos, aislados, sin la presencia de uno solo de sus seres queridos. Se han aducido falsas razones de seguridad, pero más bien tiene mucho que ver para que la familia no supiera de las indignas condiciones en las que han muerto. Todo esto ha sucedido en cientos, miles de casos en este país. Es un daño terrible que debe ser perdonado, pero para ello es necesario que los responsables soliciten el perdón, cosa que no hacen. Perdón sí, pero también justicia, y en ningún caso olvido.

Pero también hay otra responsabilidad social, la del hábito de mandar a la gente mayor a la residencia. En algunos casos ciertamente puede ser mejor para él, los otros son obligados para conseguir una atención en condiciones, pero lo que no resulta evidente -más bien lo contrario- es que aquellas necesidades se correspondan con todos los ingresados. Hay una cultura del abuelo o abuela, como algo que sobra, que sirve en todo caso para entrañables celebraciones que duran unas horas. Esta sociedad ha roto los vínculos que unían en la convivencia y en la tarea a las tres generaciones vivas. Seguramente no podía subsistir sin adaptaciones al paso de tiempo. Pero lo que se ha hecho no es una adaptación, sino su liquidación y la creación de un nuevo mercado: la atención a los ancianos.

El gobierno griego ha sorprendido con sus magníficos resultados en la lucha contra la pandemia. Con pocos recursos, con un sistema de salud débil, ha optimizado unos resultados que están a años luz del desastre español. Las respuestas del porqué que dan los propios dirigentes griegos contiene cuatro puntos: empezamos antes el confinamiento (en relación con el número de casos), estamos acostumbrados a afrontar las crisis, y otros dos  decisivos: la familia continúa siendo fuerte en Grecia, y no tenemos la costumbre de enviar a nuestros mayores a las residencias.

Amar lo patológico tiene un coste inasumible que la sociedad desvinculada iba interiorizando a base de endeudarse. Ahora, todo ha estallado. No saldremos con bien si no construimos la sociedad del deber y el compromiso, que son manifestaciones de amor.

POR JOSEP MIRÓ I ARDÈVOL EN FORUM LIBERTAS

EL CONTRASTE DEL ESTADO DE ALARMA: EL ABORTO SIGUE SIENDO “ATENCIÓN DE URGENCIA”, PERO NO SE PUEDE IR A MISA

aborto

Un anuncio en el diario El País de la Asociación Derechos sexuales y Reproductivos promueve la cultura de la muerte

El estado de alarma sanitario provocado por la pandemia del Coronavirus está dejando situaciones esperpénticas. Mientras no se está permitiendo que los fieles accedan a las misas, se publicita que el aborto sigue siendo una “atención de urgencia”.

Un anuncio en el diario El País de la Asociación Derechos sexuales y Reproductivos (en su traducción del catalán) promueve la cultura de la muerte a partir del aborto promocionándolo incluso en los tiempos que se vivien.

El anuncio, que se puede ver a continuación, afirma: “La Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) continua siendo una atención de urgencia a la cual se puede acceder a través de los servicios de Atención a la Salud Sexual y Reproductiva (ASSIRs) de referencia en Cataluña”.

Y continúa, “También siguen operativas las clínicas por el IVE instrumental y el Centro Joven de Atención a las Sexualidades (CJAS) como espacio de atención”. A continuación  el anuncio de El País:

aborto

El aborto, la “gran pandemia mundial”

En relación al aborto y la situación que vivimos, un obispo italiano ha denunciado que “la gran pandemia mundial es el aborto legal”, que mata seis millones de seres humanos al año.

Para monseñor Alberto María Careggio, obispo emérito de la diócesis de Ventimiglia y Sanremo, Italia, existe un virus que hace mucho tiempo se arrastra en el mundo. Hay una gran pandemia que nadie osa apuntar: seis millones de abortos legalizados en el planeta todos los años.

En un artículo publicado en el portal de la diócesis, el prelado asegura que no es posible saber “cuánto tiempo durará la pandemia del coronavirus, ni cuántos días todavía tendremos que oír el boletín de las muertes, los infectados y los recuperados. ¿Qué ocurriría si lo mismo fuese hecho para los más de seis millones de abortos legalizados en todo el mundo? Esa también es una pandemia que mata la conciencia de aquellos que la practican y la de los gobernantes que, al legislar, pretenden eliminar el horror del asesinato“.

Finalmente, concluye, “legalizar no significa para nada moralizar una acción que es contra la vida: se dice popularmente que [el aborto] clama venganza delante de Dios; ¡y bien, es así! El heroísmo de todos aquellos que hacen lo posible para salvar la vida de otras personas con el riesgo propio es más edificante. Eso enuncia que el mal no tiene la última palabra. De la catástrofe y los escombros de esta pandemia, debemos esperar el despertar de esos valores humanos y cristianos, de amor y solidaridad, de altruismo y generosidad, de compasión y ternura, adormecidos, pero no desaparecidos: son y continúan siendo la marca de la mano de Dios que él quería crear al hombre a su imagen, semejanza y sueños de nuevos hombres para una nueva sociedad”.

POR FORUM LIBERTAS

SÓLO LA MADRE DA A LUZ

Los tribunales británicos rechazan las pretensiones de la madre trans

Dar a luz es algo que solamente puede hacer uno de los dos progenitores, la madre, ya que el padre está insuperablemente incapacitado para hacerlo. Obvio, ¿no?

No exactamente, o mejor dicho, ya no, ya que ha tenido que ser una sentencia de la magistratura inglesa, en concreto del Tribunal de Apelación, sobre un asunto que en teoría podría – al menos a nivel jurisprudencial – alterar no pocos equilibrios, la que ha tenido que dejar las cosas claras.

El caso sobre el que ha pronunciado el Tribunal es el de “Freddy” McConnell, de 34 años, un periodista británico con una historia particular. Nacida mujer, para adaptarse a su “identidad de género” comenzó a tomar, a los 25 años, testosterona, sometiéndose a diversas intervenciones, entre ellas una, que tuvo lugar en Florida, de eliminación del pecho.

A pesar de esta transformación, McConnell dio a luz a un niño en 2018 y fue entonces cuando comenzó una batalla legal: la de ser reconocido como el padre del neonato. Sin embargo, el resultado de su apelación a los jueces no ha dado el resultado que “Freddy” esperaba: el año pasado Sir Andrew McFarlane, presidente de la División de Familia y el juez más veterano de Inglaterra y Gales en materia de derecho de familia, ya había establecido que, independientemente de su sexo, las personas que han dado a luz legalmente son y sólo pueden ser las madres. Sir McFarlane también señaló que hay una sustancial “diferencia entre el género de una persona y su condición de padre“. O sea, que puedes sentirte lo que quieras, incluso el bisabuelo de tu hijo, pero si eres la que lo dio a luz, fuiste y sigues siendo su madre.

El veredicto no convenció a “Freddy” McConnell, quien apeló para continuar en su intento de ser registrado en el certificado de nacimiento de su hijo como su padre. Habiendo examinado todos los argumentos, los jueces han vuelto a fallar contra las pretensiones de la madre transexual. Concretamente, Lord Burnett, que es el juez más veterano de Inglaterra y Gales, confirmó la sentencia anterior diciendo que la Ley de reconocimiento de género, que impone que McConnell esté inscrita como madre, no violaba sus derechos a la vida privada y familiar tal como se establecen en el Convenio Europeo de Derechos Humanos. “Nadie, ni siquiera el padre, tiene la responsabilidad parental automática típica de la madre. No se necesita ningún documento de registro en particular a este respecto: el hecho mismo de dar a luz a un niño determina este efecto legal“, recoge Burnett en la sentencia. Es lo que expresaba el antiguo dicho latino, mater semper certa est: con respecto al padre puede haber margen de discusión, pero no sobre la identidad de la madre, estrechamente ligada al parto.

Ante este nuevo rechazo a sus pretensiones, “Freddy” McConnell, ha anunciado que apelará ante el Tribunal Supremo del Reino Unido. Pero ya tenemos claro que dos tribunales ingleses han dictaminado ya que sólo la madre puede dar a luz a un niño, lo que es obvio por naturaleza. Por supuesto, el Tribunal Supremo todavía puede anular todo, pero el escenario parece poco probable.

Pubicado en La nuova bussola quotidiana

POR FORUM LIBERTAS